Cul­ti­vos de co­ber­tu­ra Ser­vi­cios am­bien­ta­les

Mo­de­los de pro­duc­ción en el cen­tro de Cór­do­ba lo­gra­ron es­tar nue­ve me­ses sin apli­car her­bi­ci­das. La in­cor­po­ra­ción del cen­teno en el com­ba­te con­tra las ma­le­zas.

AgroVoz - - Página Delantera - Fa­vio Ré fre@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

EL CEN­TENO TE DE­JA LOS LO­TES CO­MO UN PA­TIO. LO SECÁS, VOLVÉS TRES ME­SES DES­PUÉS, Y SI­GUEN LIM­PIOS. Er­nes­to Ta­va­ro­ne, miem­bro de la re­gio­nal Al­ta Gra­cia de Aa­pre­sid

LAS CLA­VES PRIN­CI­PA­LES SON SEMBRARLO AL VOLEO SO­BRE MAÍZ O SOJA SIN CO­SE­CHAR, Y SE­CAR­LO EN AGOS­TO. Mar­ce­lo Scel­so, pro­duc­tor de la re­gio­nal Río Segundo

HOY EN DÍA LOS CA­ÑO­NES APUN­TAN A LA SUS­TEN­TA­BI­LI­DAD. DIS­MI­NUIR EL PE­RÍO­DO DE BAR­BE­CHO ES CLA­VE. Pa­blo Gu­sol­fino, ase­sor de la re­gio­nal Mon­te Cris­to

Mar­ce­lo Scel­so es in­ge­nie­ro me­cá­ni­co pe­ro ha­bla co­mo un agrónomo. Pro­duc­tor y con­tra­tis­ta en las zo­nas de Río Segundo y Las Va­ri­llas vi­vió to­da su vi­da en el cam­po y cuen­ta que, a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1990, co­no­ció la agri­cul­tu­ra del ara­do. Y re­cuer­da cuan­do acom­pa­ña­ba a su pa­dre por los lo­tes, va­de­mé­cum en mano, pa­ra de­ci­dir qué her­bi­ci­da po­dían apli­car.

Po­co tiem­po des­pués, la apa­ri­ción de la soja re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to fue el em­pu­je fi­nal pa­ra que la siem­bra di­rec­ta se ex­ten­die­ra ma­si­va­men­te y pro­vo­ca­ra una trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va his­tó­ri­ca en el agro ar­gen­tino. Pe­ro pa­ra Scel­so, tam­bién ge­ne­ró una “zo­na de con­fort” que de­ri­vó 20 años des­pués en la ex­plo­sión de las ma­le­zas re­sis­ten­tes.

“Se nos ha­bía he­cho to­do fá­cil. Aho­ra la na­tu­ra­le­za nos em­pu­jó a vol­ver a es­tra­te­gias co­mo las que prac­ti­ca­ba mi vie­jo”, sos­tie­ne el pro­duc­tor, miem­bro de la re­gio­nal Río Segundo de Aa­pre­sid. Scel­so com­par­tió un pa­nel con Er­nes­to Ta­va­ro­ne (Al­ta Gra­cia) y Pa­blo Gu­sol­fino (Mon­te Cris­to), en el mar­co de una jor­na­da or­ga­ni­za­da por las tres re­gio­na­les del cen­tro­nor­te pro­vin­cial en el Cam­po Es­cue­la de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agro­pe­cua­rias (FCA) de la UNC.

Li­bre de her­bi­ci­das

El prin­ci­pal eje de de­ba­te fue la uti­li­za­ción de los cul­ti­vos de ser­vi­cios co­mo una es­tra­te­gia sus­ten­ta­ble pa­ra com­ba­tir las ma­le­zas y apor­tar, pre­ci­sa­men­te, otros “ser­vi­cios” a los sue­los, co­mo el apor­te de ma­te­ria or­gá­ni­ca o la re­ten­ción de agua. Y Scel­so fue el aban­de­ra­do al con­tar su ex­pe­rien­cia po­si­ti­va con un ce­real que le per­mi­tió con­tro­lar los “yu­yos” ca­si sin uti­li­za­ción de quí­mi­cos: el cen­teno.

De­ta­lló que en la cam­pa­ña 2016/17 lo sem­bra­ron, al voleo y con avión; en mar­zo so­bre lo­tes de soja y ma­yo so­bre maíz; am­bos sin co­se­char.

El ce­real fue que­ma­do con agro­quí­mi­cos a me­dia­dos de agos­to y, por de­trás, se sem­bró soja.

“El re­sul­ta­do fue nue­ve me­ses sin apli­ca­cio­nes. La úl­ti­ma vez fue en di­ciem­bre de 2016, con el tri­go en R1. Has­ta agos­to no vol­vi­mos a pul­ve­ri­zar. Y só­lo con gli­fo­sa­to, no hi­zo fal­ta di­cam­ba, 2,4D u otros prin­ci­pios ac­ti­vos”, des­ta­có.

Y es­te apor­te al am­bien­te no sig­ni­fi­có ma­yo­res cos­tos; sal­vo unos 50 mi­lí­me­tros de agua me­nos pa­ra el cul­ti­vo de se­gun­da. “La cla­ve es sem­brar al voleo, que tie­ne un cos­to si­mi­lar al de apli­car fi­to­sa­ni­ta­rios. Si im­plan­tás des­pués de co­se­char, te­nés que ha­cer un bar­be­cho y pa­sar la sem­bra­do­ra, y eso encarece to­do. Y otro fac­tor im­por­tan­te es el mo­men­to de se­ca­do: más allá de agos­to, no con­vie­ne. Por eso hay que sem­brar tem­prano”, ex­pli­có.

Ta­va­ro­ne, que pro­du­ce en Cos­ta Sa­ca­te y Co­lo­nia Ti­ro­le­sa, tam­bién ha pro­ba­do al cen­teno en sus lo­tes con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos.

“Hay que re­cor­dar que es un cul­ti­vo de re­gio­nes se­mi­ári­das, por eso se adap­ta muy bien a nues­tra re­gión. Con ape­nas cin­co mi­lí­me­tros en el sue­lo se desa­rro­lla muy bien”, en­fa­ti­zó.

Pa­ra Ta­va­ro­ne, la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca del cen­teno es que su­pera a otras gra­mí­neas en una cua­li­dad cla­ve pa­ra com­ba­tir las ma­le­zas: la ale­lo­pa­tía. Se tra­ta del fe­nó­meno bio­ló­gi­co por el cual una plan­ta pue­de pro­du­cir com­pues­tos bio­quí­mi­cos ca­pa­ces de fre­nar el cre­ci­mien­to, su­per­vi­ven­cia o re­pro­duc­ción de otras. “El cen­teno ocu­pa y co­lo­ni­za los lo­tes mu­cho me­jor que otras es­pe­cies”, re­su­mió.

Y usó una me­tá­fo­ra pa­ra de­fi­nir su ac­cio­nar: “De­ja los lo­tes co­mo un pa­tio. Lo secás, volvés tres me­ses des­pués, y si­guen es­tan­do lim­pios”.

Cam­bio de men­ta­li­dad

Pa­blo Gu­sol­fino, que ase­so­ra a pro­duc­to­res des­de Mon­te Cris­to has­ta La­gu­na Lar­ga, pien­sa que los ca­sos men­cio­na­dos por Scel­so y Ta­va­ro­ne son un ejem­plo per­fec­to de una de las ne­ce­si­da­des agro­nó­mi­cas fun­da­men­ta­les de es­tos tiem­pos: acor­tar los bar­be­chos, ba­jan­do el uso de agro­quí­mi­cos.

“Hoy en día los ca­ño­nes apun­tan a la sus­ten­ta­bi­li­dad y los cul­ti­vos de ser­vi­cios son una he­rra­mien­ta esen­cial. Dis­mi­nuir el pe­río­do de bar­be­cho es un as­pec­to cla­ve”, re­mar­có.

(LA VOZ)

Ex­pe­rien­cias. Er­nes­to Ta­va­ro­ne y Mar­ce­lo Scel­so pro­ba­ron al cen­teno en sus cam­pos y ase­gu­ran que es un ex­ce­len­te alia­do pa­ra com­ba­tir las ma­le­zas de in­vierno.

(LA VOZ)

Jor­na­da. Las re­gio­na­les Al­ta Gra­cia, Mon­te Cris­to y Río Segundo de Aa­pre­sid mos­tra­ron su año de tra­ba­jo en el Cam­po Es­cue­la de la FCA-UNC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.