Una dis­cre­cio­na­li­dad que po­ne en ries­go la pro­duc­ción de so­ja

AgroVoz - - Agrovoz + Mercados - Pablo Adrea­ni In­di­ca­do­res agrí­co­las

El pro­duc­tor agro­pe­cua­rio es­tá acos­tum­bra­do a la in­cer­ti­dum­bre. Co­mo pa­trón de­no­mi­na­dor de su ac­ti­vi­dad tie­ne que con­vi­vir con los in­te­rro­gan­tes cli­má­ti­cos, de pre­cios, del ti­po de cam­bio y del ni­vel de las ta­sas de in­te­rés.

Su­ce­de que la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria es una in­dus­tria a cie­lo abier­to, y el cli­ma im­pac­ta de lleno des­de la siem­bra, la evo­lu­ción del cul­ti­vo y has­ta la co­se­cha. En ca­da una de las eta­pas el cli­ma tie­ne gran in­fluen­cia y po­drá te­ner un im­pac­to po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo en el vo­lu­men de pro­duc­ción fi­nal.

A par­tir de aho­ra, el pro­duc­tor de­be­rá li­diar con un nue­vo fac­tor de in­cer­ti­dum­bre. Nos re­fe­ri­mos a la re­so­lu­ción adop­ta­da por el Go­bierno, apro­ba­da por la opo­si­ción, que le per­mi­te au­men­tar has­ta un má­xi­mo del 30 por cien­to el ni­vel de las re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes a la so­ja, apli­ca­das so­bre el va­lor FOB. Una en atri­bu­ción de for­ma dis­cre­cio­nal y sin ne­ce­si­dad de apro­ba­ción por par­te del Con­gre­so.

La me­di­da ri­ge has­ta di­ciem­bre del 2020, es de­cir cuan­do la Ar­gen­ti­na ten­ga un nue­vo Go­bierno y en el pri­mer año de man­da­to. Re­gi­rá y se apli­ca so­la­men­te pa­ra la so­ja, el prin­ci­pal pro­duc­to de ex­por­ta­ción de la Ar­gen­ti­na.

¿Cuál es su im­pac­to?

Ana­li­ce­mos qué sig­ni­fi­ca dar­le es­ta po­tes­tad al Go­bierno de mo­di­fi­car a vo­lun­tad, siem­pre pa­ra arri­ba por su­pues­to, la pre­sión im­po­si­ti­va so­bre la so­ja. Re­pre­sen­ta que un pro­duc­tor siem­bra hoy so­ja, y de­fi­ne to­da sus es­truc­tu­ra de cos­tos, in­clu­yen­do el pa­go por el arren­da­mien­to del cam­po, en ba­se al cua­dro im­po­si­ti­vo ac­tual: es­to es una re­ten­ción del 18 por cien­to, más el agre­ga­do del “Plan 4 pe­sos”, en el cual el Go­bierno des­cuen­ta cua­tro pe­sos por dó­lar de ex­por­ta­ción. En la prác­ti­ca, es una re­ten­ción mí­ni­ma del 10 por cien­to en el ca­so que el dó­lar co­ti­ce a 40 pe­sos. Hoy con un ti­po de cam­bio en 37 im­pli­ca una re­ten­ción del 11 por cien­to.

Su­pon­ga­mos que lle­ga­mos mar­zo, el Go­bierno no lo­gra re­cau­dar más y de­ci­de au­men­tar un cin­co por cien­to el im­pues­to a la ex­por­ta­ción. No hay que ser un eru­di­to ni un pre­mio No­bel pa­ra dar­se cuen­ta que el pro­duc­tor su­fri­rá una qui­ta en su pre­cio de ven­ta. No te­nía agen­da­do ni el cuán­to ni el cuán­do.

Es de­cir que, al mo­men­to de sem­brar, el pro­duc­tor en­fren­ta un cos­to de pro­duc­ción ya co­no­ci­do y de­ter­mi­na­do en fun­ción del ren­di­mien­to y el pre­cio es­pe­ra­do; y al mo­men­to de la co­se­cha, si el Go­bierno de­ci­de au­men­tar el ni­vel de re­ten­cio­nes, el pro­duc­tor de­be en­fren­tar un au­men­to en su cos­to de pro­duc­ción.

Di­cho en tér­mi­nos de cam­po, por ejem­plo, si el rin­de de in­di­fe­ren­cia de ac­tual de la so­ja, es de 1.450 ki­los por hec­tá­rea, con un nue­vo ni­vel de re­ten­cio­nes el ren­di­mien­to ob­je­ti­vo po­drá su­frir un au­men­to has­ta el ni­vel de la re­ten­ción nue­vo apli­ca­do. Quie­re de­cir que el pro­duc­tor siem­bra so­ja con un cos­to de pro­duc­ción de­ter­mi­na­do y cuan­do co­se­cha su cos­to de pro­duc­ción se mo­di­fi­có; ob­via­men­te ha­cia arri­ba.

El ries­go es que en el ca­so de cam­pos don­de los rin­des no son muy al­tos, o es­tán muy ale­ja­dos de los puer­tos, co­mo el NEA y NOA, el au­men­to de las re­ten­cio­nes sin sa­ber cuán­do ni cuán­to, po­drá te­ner un efec­to ne­ga­ti­vo so­bre la ren­ta­bi­li­dad del ne­go­cio.

Y el efec­to ne­ga­ti­vo po­drá ser de tal mag­ni­tud que de­ja­rá al pro­duc­tor en una si­tua­ción de pér­di­da ne­ta por hec­tá­rea.

En­ton­ces, el pro­duc­tor pa­ra evi­tar en­trar en ro­jo o su quie­bra de­be­rá re­ne­go­ciar con el due­ño del cam­po el mon­to pa­ga­do en con­cep­to de arren­da­mien­to. Bus­ca­rá ba­jar su mag­ni­tud en fun­ción del au­men­to re­gis­tra­do en las re­ten­cio­nes. Así, se vuel­ve a dar el ca­so don­de el pro­duc­tor tie­ne már­ge­nes ne­tos ne­ga­ti­vos, es de­cir a per­di­da, mien­tras el Go­bierno si­gue re­cau­dan­do. Es­to es así por­que las re­ten­cio­nes y to­das es­tas al­qui­mias pa­ra re­cau­dar más, siem­pre se apli­can so­bre el va­lor bru­to de la pro­duc­ción. Cuan­do en reali­dad se de­ben apli­car so­bre el va­lor ne­to, y evi­tar la pa­ra­do­ja de “Es­ta­do ri­co y pro­duc­to­res po­bres”, o di­rec­ta­men­te en quie­bra.

UNA PO­SI­BLE SUBA EN LAS RE­TEN­CIO­NES A LA SO­JA, CO­MO APRO­BÓ EL CON­GRE­SO, PUE­DE SA­CAR DEL NE­GO­CIO A MU­CHOS PRO­DUC­TO­RES.

(LA VOZ)

So­bre tri­go. En el nor­te del país, la so­ja de se­gun­da ya co­men­zó a in­cor­po­rar­se a los lo­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.