El cer­do pi­sa fuer­te en la me­jor zo­na agrí­co­la

En Monte Buey, la em­pre­sa Isowean tie­ne tres mil cer­das en pro­duc­ción e in­fraes­truc­tu­ra pa­ra lle­gar a 6.000. En Noe­tin­ger, BLD cons­tru­ye una gran­ja que pro­yec­ta al­ber­gar a 5.500 ma­dres.

AgroVoz - - Ganadería - Ale­jan­dro Ro­llán aro­llan@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El sud­es­te de la pro­vin­cia, don­de la agri­cul­tu­ra ha­ce la di­fe­ren­cia por la ca­li­dad de los sue­los – unos de los me­jo­res del mun­do–, el cer­do se es­tá ha­cien­do su lu­gar. Si bien la zo­na cuen­ta con una lar­ga his­to­ria en la pro­duc­ción por­ci­na, que tu­vo al In­ta Mar­cos Juá­rez co­mo su prin­ci­pal bra­zo de ca­pa­ci­ta­ción y trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to, las gran­jas de gran es­ca­la co­mien­zan a dar­le otra fi­so­no­mía a la zo­na. Los tra­di­cio­na­les mo­de­los de pro­duc­ción a cam­po o se­mi con­fi­na­dos le van dan­do pa­so a sis­te­mas en con­fi­na­mien­to, con al­ta es­ca­la, mu­cha tec­no­lo­gía y ba­jo es­que­mas aso­cia­ti­vos.

A tal pun­to que en un ra­dio de 120 ki­ló­me­tros só­lo dos em­pre­sas pro­yec­tan te­ner en pro­duc­ción a 11.500 ma­dres. Una po­bla­ción que con­vier­te a esa zo­na de la pro­vin­cia en una de las de ma­yor den­si­dad de cer­dos del país.

En Monte Buey, en el cen­tro de de­par­ta­men­to Mar­cos Juá­rez, la em­pre­sa Isowean tie­ne des­de 2007 una gran­ja con tres mil ma­dres en pro­duc­ción. Sus ins­ta­la­cio­nes de ci­clo uno es­tán pre­pa­ra­das pa­ra al­ber­gar a un to­tal de seis mil.

Muy cer­ca de ahí, en Noe­tin­ger, la co­rre­do­ra de gra­nos BLD le­van­tó una uni­dad pro­duc­to­ra de le­cho­nes que ya re­ci­bió las pri­me­ras 1.600 ma­dres y que pro­yec­ta al­can­zar una ca­pa­ci­dad de 5.500 cer­das en pro­duc­ción. Cuan­do am­bas es­tén fun­cio­nan­do a pleno, en la zo­na se van a pro­du­cir al­re­de­dor de 330 mil le­cho­nes por año.

En mar­cha

“So­mos una em­pre­sa fa­mi­liar agrí­co­la que a fi­na­les de la dé­ca­da de 1990 co­men­za­mos a pro­du­cir cer­dos”, sos­tu­vo Li­san­dro Cu­las­so, uno de los pro­pie­ta­rios de Isowean. A par­tir de su ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da en el es­ta­ble­ci­mien­to fa­mi­liar, don­de ha­bía 200 ma­dres “ba­jo un es­que­ma bas­tan­te in­ten­si­fi­ca­do”, en 2007 to­mó la de­ter­mi­na­ción de dar el sal­to en la pro­duc­ción. Jun­to con su so­cio Fer­nan­do Villavicencio, otro pro­duc­tor de la zo­na, de­ci­die­ron in­ver­tir en la gran­ja. “La idea era pro­du­cir a gran es­ca­la. Cuan­do

tra­ba­ja­ba en el cam­po me di cuen­ta que el cer­do era lo más ‘in­dus­trial’ que ha­bía pa­ra cre­cer”, jus­ti­fi­có el pro­duc­tor.

Con tres mil ma­dres en pro­duc­ción, Isowean ya lle­va más de 10 años con­vir­tien­do gra­nos de la zo­na en pro­teí­na ani­mal. Pa­ra ello pro­du­ce en la zo­na al­re­de­dor de 25 mil to­ne­la­das anua­les de so­ja y de maíz. En abril pró­xi­mo es­tá pre­vis­to que el es­ta­ble­ci­mien­to su­me 1.500 ma­dres. “El pro­yec­to fi­nal son seis mil ma­dres, pe­ro la idea es lle­gar aho­ra a nue­ve mil”, afir­ma Cu­las­so. Una co­rre­do­ra de gra­nos de Ro­sa­rio se in­te­gró en los úl­ti­mos años a la so­cie­dad co­mo un ter­cer so­cio in­ver­sor del pro­yec­to.

El mo­de­lo de pro­duc­ción de Isowean es aso­cia­ti­vo. La gran­ja se en­car­ga de la pro­duc­ción de los le­cho­nes que son en­gor­da­dos por ter­ce­ros. Por aho­ra, dos pro­duc­to­res in­te­gra­dos ubi­ca­dos muy cer­ca del si­tio uno se en­car­gan de ter­mi­nar los ca­po­nes. Pa­ra ello cuen­tan con in­fraes­truc­tu­ra pa­ra en­gor­dar 46.200 ca­be­zas por año. El sis­te­ma es muy pa­re­ci­do a la ho­te­le­ría, a la ho­ra de de­fi­nir la es­truc­tu­ra de cos­tos y de in­gre­sos. “En­tre­ga­mos el le­chón y el aso­cia­dos po­ne las ins­ta­la­cio­nes el maíz y la so­ja y no­so­tros po­ne­mos los nú­cleos”, afir­ma el pro­duc­tor.

La gran­ja de Monte Buey pro­du­ce al­re­de­dor de 90 mil cer­dos por año, lo que sig­ni­fi­can apro­xi­ma­da­men­te 10 mi­llo­nes de kilos de car­ne por año. Su pro­duc­ti­vi­dad es una de las me­jo­res del país: 3.500 kilos de ca­pón por ma­dre al año, ca­si el do­ble del pro­me­dio na­cio­nal que ron­da los 1.800 kilos por año. “Eso es bá­si­ca­men­te ge­né­ti­ca, pe­ro tam­bién ma­ne­jo y es­pe­cial­men­te re­cur­sos hu­ma­nos”, enume­ró Cu­las­so.

La par­ti­ci­pa­ción co­mo em­pre­sa fun­da­do­ra del con­sor­cio ex­por­ta­dor Ar­gen­pork le per­mi­te di­ver­si­fi­car sus ca­na­les co­mer­cia­les. Lo ha­ce en­tre la ven­ta en pie pa­ra el mer­ca­do in­terno y la ven­ta al ex­te- rior den­tro del con­sor­cio. Por arran­car

A po­co más de 100 ki­ló­me­tros de don­de es­tá ins­ta­la­da Isowean, otra gran­ja va a arran­car con la pro­duc­ción. Es la que cons­tru­ye la em­pre­sa co­rre­do­ra BLD con ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir con 5.500 ma­dres. “El vier­nes pa­sa­do ya in­gre­só la pri­me­ra tan­da de 1.600 ma­dres que co­men­za­rán a pro­du­cir el año pró­xi­mo. El plan in­clu­ye que ca­da 40 días van a ir in­gre­san­do más ma­dres en ca­ma­das de 1.600”, ex­pli­có Ignacio Mi­les, di­rec­tor de re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les de BLD.

Su mo­de­lo de pro­duc­ción es tam­bién aso­cia­ti­vo. Se­gún afir­man los pro­pie­ta­rios de la gran­ja, en la que in­vir­tie­ron más de 20 mi­llo­nes de dó­la­res, la ca­de­na se in­te­gra con 22 en­gor­da­do­res que ten­drán a su car­go la ter­mi­na­ción de ca­ma­das de tres mil le­cho­nes. “Con 25 días de vi­da y sie­te kilos, los le­cho­nes se­rán en­tre­ga­dos a los aso­cia­dos pa­ra que los en­gor­den du­ran­te cin­co me­ses y son co­mer­cia­li­za­dos por BLD”, pre­ci­só Mi­les.

El con­tra­to con los en­gor­da­do­res, de los cua­les la em­pre­sa ya cuen­ta con 14 con­fir­ma­dos, pre­ci­sa que de los kilos ga­na­dos por en­ci­ma de 26 kilos, que se tie­ne co­mo cos­to de pro­duc­ción, la ga­nan­cia se re­par­te en par­tes igua­les en­tre la em­pre­sa y el aso­cia­do. Ca­da en­gor­da­dor reali­zó una in­ver­sión de 800 mil dó­la­res y tie­ne que pro­veer­se el ali­men­to pa­ra la ter­mi­na­ción.

“Ele­gi­mos Noe­tin­ger por­que es­tá en un pun­to me­dio, ya que nos per­mi­te es­tar al­go más ale­ja­do del puer­to de Ro­sa­rio, pa­ra ha­cer más ba­ra­to al maíz, pe­ro tam­bién es­tar pró­xi­mo a nues­tra se­de por la es­tra­te­gia de ges­tión”, jus­ti­fi­có Mi­les.

La co­mer­cia­li­za­ción de los ca­po­nes se­rá en la zo­na de in­fluen­cia del en­gor­da­dor. La em­pre­sa pre­vé te­ner pro­duc­to­res aso­cia­dos en Cór­do­ba, San­ta Fe, Bue­nos Ai­res, En­tre Ríos y Men­do­za.

EL PRO­YEC­TO FI­NAL SON 6.000 MA­DRES, PE­RO LA IDEA ES LLE­GAR AHO­RA A NUE­VE MIL CER­DAS. Li­sian­do Cu­las­so, so­cio de la gran­ja Isowean, en Monte Buey

LA VEN­TA DE LA PRO­DUC­CIÓN SE­RÁ EN LA ZO­NA DE IN­FLUEN­CIA DE LOS EN­GOR­DA­DO­RES. Ignacio Mi­les, di­rec­tor de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les de BLD

(ISOWEAN)

Es­ca­la. Ins­ta­la­cio­nes de uno de los en­gor­da­do­res de la gran­ja Isowean. Per­te­ne­ce a la em­pre­sa Cri­sa­be SRL, en Mar­cos Juá­rez, con ca­pa­ci­dad pa­ra en­gor­dar 46 mil le­cho­nes por año.

(BLD)

Cua­ren­te­na. Las pri­me­ras 1.600 ma­dres de BLD ya es­tán en la gran­ja de Noe­tin­ger.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.