Achi­ca dis­tan­cia

En el de­par­ta­men­to Río Se­gun­do, los Lu­bat­ti siem­bran la so­ja y el maíz a 42 cen­tí­me­tros en­tre hi­le­ras. Un mo­de­lo in­ten­si­vo ob­ser­va­do por co­lom­bia­nos.

AgroVoz - - Página Delantera - Fa­vio Ré [email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

En 1966, Hu­go Lu­bat­ti com­pró las pri­me­ras 190 hec­tá­reas de las ca­si 400 que po­see en la pe­da­nía Im­pi­ra, en el lí­mi­te en­tre los de­par­ta­men­tos Río Se­gun­do y Ter­ce­ro Arri­ba. Re­cuer­da que en ese mo­men­to “ca­da hec­tá­rea cos­ta­ba lo mis­mo que un no­vi­llo de 500 ki­los”, lo que hoy sig­ni­fi­ca un va­lor cer­cano a los 500 dó­la­res. En 1994 ad­qui­rió las úl­ti­mas tie­rras, pe­ro ya a tres mil dó­la­res. Tiem­po des­pués co­men­za­ría el boom de la siem­bra di­rec­ta y la so­ja, que lle­va­ría a que hoy el pre­cio de la hec­tá­rea lle­gue has­ta los 15 mil dó­la­res.

Jun­to a sus hi­jos Iván y Da­mián, los Lu­bat­ti con­for­man una sociedad pro­duc­ti­va que cul­ti­va más de tres mil hec­tá­reas en­tre Oli­va y otras zo­nas de la pro­vin­cia. Cons­ti­tu­ye un ca­so ejem­plar de una em­pre­sa fa­mi­liar que ha­ce de la agri­cul­tu­ra un mo­de­lo de al­ta efi­cien­cia pro­duc­ti­va.

A tal pun­to que fue el ca­so tes­ti­go, ele­gi­do por el Inta Man­fre­di, pa­ra ser ex­hi­bi­do a un gru­po de pro­duc­to­res co­lom­bia­nos que es­tu­vo de vi­si­ta por Cór­do­ba pa­ra co­no­cer el know how del agro ar­gen­tino (ver pá­gi­na 3).

Pre­ci­so e in­ten­so

Cuan­do Hu­go co­men­zó a tra­ba­jar el cam­po, só­lo sem­bra­ba al­gu­nos lo­tes con al­fal­fa y ma­ní. Me­dio si­glo des­pués, jun­to a sus hi­jos prac­ti­ca un mo­de­lo al­ta­men­te di­ver­si­fi­ca­do: el tri­go ocu­pa en­tre 30 y 40 por cien­to de la su­per­fi­cie y, so­bre el ras­tro­jo que de­ja tras la co­se­cha, 70 por cien­to va a so­ja de se­gun­da y 30 por cien­to a maíz.

Pe­ro lo que más dis­tin­gue a los Lu­bat­ti es la in­ten­si­fi­ca­ción: des­de que el con­cep­to de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión co­men­zó a im­po­ner­se, Iván ha si­do uno de los pio­ne-

ros en el uso de esas he­rra­mien­tas en el cen­tro de Cór­do­ba.

Co­mo bo­tón de mues­tra, es­te año aca­ba de in­cor­po­rar su ter­ce­ra sem­bra­do­ra equi­pa­da con Pre­ci­sion Plan­ting. El ob­je­ti­vo: achi­car la dis­tan­cia en­tre hi­le­ras, pa­ra que la so­ja cie­rre el sur­co más rá­pi­do y de­je sin luz ni ai­re a las malezas. Co­mo la olea­gi­no­sa es la que man­da a la ho­ra de ajus­tar la sem­bra­do­ra, el maíz le si­gue el ca­mino: un lo­te tem­prano ya tie­ne plan­tas que su­pe­ran el me­tro y por las que se ha­ce di­fí­cil cir­cu­lar, a raíz de la cer­ca­nía en­tre ellas.

“Has­ta la cam­pa­ña pa­sa­da, la ma­yo­ría de los lo­tes los sem­brá­ba­mos a 52 cen­tí­me­tros. Hi­ci­mos prue­bas a 42, vi­mos que la co­se­cha­do­ra an­du­vo sin pro­ble­mas en el maíz, y es­te año de­ci­di­mos ha­cer to­do a es­ta dis­tan­cia. En rin­des no in­flu­ye de­ma­sia­do, pe­ro sí en el ca­so de la so­ja pa­ra con­tra­rres­tar el pro­ble­ma de las malezas”, in­di­có Iván.

En los lo­tes des­ti­na­dos a la olea­gi­no­sa, la den­si­dad de siem­bra ron­da las 350 mil plan­tas por hec­tá­rea. En maíz, la es­tra­te­gia de­pen­de de la pro­duc­ti­vi­dad de los lo­tes: en los de rin­de más ba­jo (en­tre 80 y 90 quin­ta­les), se co­lo­can unas 65 mil plan­tas; en los me­jo­res, en­tre 80 y 90 mil plan­tas, con re­fuer­zo en la fer­ti­li­za­ción.

ES­TE AÑO DE­CI­DI­MOS SEM­BRAR TO­DO A 42 CEN­TÍ­ME­TROS. LA IDEA ES CON­TRA­RRES­TAR EL PRO­BLE­MA DE MALEZAS. Iván Lu­bat­ti, pro­duc­tor ru­ral en la zo­na de Im­pi­ra

Al­qui­le­res

En Co­lom­bia, el mo­de­lo pro­duc­ti­vo tie­ne una se­me­jan­za con el ar­gen­tino: la ma­yor par­te de la pro­duc­ción agrí­co­la no se rea­li­za en cam­po pro­pio, y son los agri­cul­to­res los que acuer­dan con los pro­pie­ta­rios, ca­si to­dos ga­na­de­ros.

Los pro­duc­to­res co­lom­bia­nos lo con­sul­ta­ron a Iván so­bre los cos­tos de pro­du­cir ba­jo arren­da­mien­to y la res­pues­ta fue: “En el ca­so del maíz se ne­ce­si­ta un rin­de de en­tre 75 y 80 quin­ta­les por hec­tá­rea só­lo pa­ra cu­brir la siem­bra y co­se­cha”.

Pe­ro acla­ró: “Ese fue el cálcu­lo que hi­ci­mos cuan­do co­men­za­mos a pro­yec­tar la cam­pa­ña y a com­prar los in­su­mos en ma­yo, cuan­do el maíz es­ta­ba a 180 dó­la­res la to­ne­la­da. Lue­go se re­im­pu­sie­ron las re­ten­cio­nes y ba­jó a 140 dó­la­res. Aho­ra es­ti­ma­mos que hay que pa­sar la ba­rre­ra de los 80 quin­ta­les pa­ra ga­nar pla­ta”.

De to­dos mo­dos, sub­ra­yó que no só­lo im­por­ta el di­ne­ro sino tam­bién ha­cer una pro­duc­ción sus­ten­ta­ble. “Es im­por­tan­te sa­ber qué pien­sa el due­ño de la tie­rra y co­no­cer­lo, no só­lo pa­ra ga­ran­ti­zar sus­ten­ta­bi­li­dad, sino tam­bién pa­ra que te es­cu­che y com­pren­da cuan­do por ejem­plo hay pro­ble­mas cli­má­ti­cos”, agre­gó Lu­bat­ti.

(LA VOZ)

Sus­ten­ta­ble. La ro­ta­ción es un le­ma en los cam­pos de los Lu­bat­ti: un lo­te con so­ja bro­tan­do so­bre ras­tro­jos de maíz que se cul­ti­vó so­bre tri­go es una mues­tra.

(LA VOZ)

De pri­me­ra. Iván Lu­bat­ti, en un lo­te de maíz tem­prano, les ex­pli­ca a los pro­duc­to­res co­lom­bia­nos las ca­rac­te­rís­ti­cas de su mo­de­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.