La se­quía en Bra­sil abre in­te­rro­gan­tes so­bre los precios y so­bre la de­man­da chi­na.

AgroVoz - - Página Delantera - Pa­blo Adrea­ni In­di­ca­do­res agrí­co­las

El con­flic­to Chi­na-Es­ta­dos Uni­dos y su im­pac­to di­rec­to so­bre el mer­ca­do glo­bal de so­ja ha pro­vo­ca­do sus­tan­cia­les cam­bios en los flu­jos co­mer­cia­les y en los prin­ci­pa­les paí­ses de des­tino del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

Es co­no­ci­da la es­tra­te­gia de Chi­na de ir re­du­cien­do su de­pen­den­cia de la so­ja ame­ri­ca­na, al­go que se vie­ne con­so­li­dan­do du­ran­te los tres úl­ti­mos años. Si bien el con­flic­to tu­vo su má­xi­mo pun­to en abril pa­sa­do, los chi­nos ya ve­nían re­du­cien­do sus com­pras de so­ja ame­ri­ca­na y au­men­tan­do la de­man­da de Bra­sil, que hoy es el pri­mer ex­por­ta­dor mun­dial de so­ja al gi­gan­te asiá­ti­co.

En es­te pun­to hay que se­guir de cer­ca el im­pac­to que ten­drá en el co­mer­cio glo­bal de so­ja la asun­ción del nue­vo pre­si­den­te del Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, quien ya con­fir­mó su acer­ca­mien­to a los Es­ta­dos Uni­dos y cier­ta dis­tan­cia con el ré­gi­men chino.

En pa­la­bras de Bol­so­na­ro, “Chi­na no es­tá com­pran­do en Bra­sil, es­tá com­pran­do al Bra­sil”. To­da una de­fi­ni­ción que abre la puer­ta a un panorama in­cier­to de di­fí­cil pre­dic­ción.

En la mis­ma ten­den­cia se su­ma la Ar­gen­ti­na, con un vo­lu­men de ex­por­ta­ción de so­ja estimado en­tre ocho mi­llo­nes y 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Nues­tro país no ex­por­tó so­ja a Chi­na du­ran­te el año pa­sa­do de­bi­do a las pér­di­das en la pro­duc­ción co­mo con­se­cuen­cia de la se­quía.

El da­to más im­por­tan­te pa­ra el co­mer­cio mun­dial ha si­do el vo­lu­men de im­por­ta­ción de so­ja en Ar­gen­ti­na, pro­ve­nien­te de los Es­ta­dos Uni­dos, y en si­mul­tá­neo, las ex­por­ta­cio­nes de so­ja ar­gen­ti­na a Chi­na du­ran­te di­ciem­bre.

Otra mo­di­fi­ca­ción sus­tan­cial fue el fuer­te in­cre­men­to de las ex­por­ta­cio­nes de so­ja ame­ri­ca­na a la Unión Eu­ro­pea y a paí­ses de Me­dio Orien­te. Co­mo se pue­de apre­ciar, los cam­bios en la ma­triz del co­mer­cio mun­dial han si­do muy fuer­tes y no hay du­das de que ten­drán su im­pac­to en los precios y en los flu­jos co­mer­cia­les. El prin­ci­pal im­pac­to ha si­do el au­men­to en los precios FOB en los puer­tos de Su­da­mé­ri­ca (Bra­sil y Ar­gen­ti­na en es­pe­cial), y la ba­ja en los va­lo­res de la so­ja ame­ri­ca­na en el FOB Gol­fo.

En nues­tro país, el mer­ca­do bus­ca­ba su ten­den­cia a la ba­ja en los precios de la so­ja dis­po­ni­ble y fu­tu­ra de la nue­va co­se­cha, has­ta que apa­re­ció el cis­ne ne­gro: el im­pac­to de la se­quía en al­gu­nos de los prin­ci­pa­les es­ta­dos pro­duc­to­res de so­ja de Bra­sil, con pér­di­das que no es­tán aún bien de­fi­ni­das, pe­ro que se­gún dis­tin­tas fuen­tes van en un ran­go de cin­co mi­llo­nes a 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

El gol­pe no se hi­zo es­pe­rar y tu­vo su reac­ción in­me­dia­ta en Chica­go, con subas de cua­tro dó­la­res por to­ne­la­da en las úl­ti­mas dos jor­na­das pos­te­rio­res a fin de año.

En Ar­gen­ti­na, el mer­ca­do de so­ja dis­po­ni­ble acu­só subas ma­yo­res a la de Chica­go, lle­gan­do a 248 dó­la­res por to­ne­la­da con­tra 241,5 dó­la­res de la jor­na­da pre­via. Con es­te fuer­te au­men­to en los precios dis­po­ni­bles, los ex­por­ta­do­res se ase­gu­ran de sa­car de la can­cha a los in­dus­tria­les acei­te­ros y co­mien­za a in­si­nuar­se la gue­rra por el fí­si­co en­tre ex­por­ta­do­res y acei­te­ras, que se­rá una cons­tan­te du­ran­te los pri­me­ros me­ses de la co­se­cha.

En cam­bio, los precios de la so­ja nue­va co­se­cha co­pia­ron las subas de Chica­go. En el ca­so de la po­si­ción ma­yo 2019 en el Mat­ba con con­di­cio­nes de ex­por­ta­ción, co­ti­za a 246 dó­la­res por to­ne­la­da, mien­tras que la so­ja in­dus­tria va­lía 243,6 dó­la­res.

Chica­go en­tró en una fa­se cli­má­ti­ca, pe­ro no por la evo­lu­ción de las con­di­cio­nes en el Me­dio Oes­te, sino por lo que ocu­rre en los prin­ci­pa­les es­ta­dos pro­duc­to­res de Bra­sil. En la Ar­gen­ti­na, si bien el clima se vie­ne com­por­tan­do bien en llu­vias, exis­ten zo­nas don­de el ex­ce­so de hu­me­dad ha pro­vo­ca­do pér­di­das en los plan­tíos y hu­bo que ha­cer re­siem­bra.

Al­gu­nos ha­blan de que se han per­di­do en la Ar­gen­ti­na unas 350 mil hec­tá­reas por de­ma­sia­da hu­me­dad. Sin em­bar­go, se dis­po­ne de 10 días más co­mo ven­ta­na de siem­bra pa­ra po­der com­pen­sar de es­ta for­ma par­te de las hec­tá­reas per­di­das.

La pre­gun­ta del mi­llón: ¿ven­der aho­ra o es­pe­rar a que se co­noz­can las pér­di­das de la pro­duc­ción de so­ja en Bra­sil y su po­ten­cial im­pac­to real so­bre los precios?

La mo­ne­da es­tá en el ai­re. Una se­ma­na atrás, la so­ja iba en bus­ca de los 230 dó­la­res por to­ne­la­da y hoy ya es­tá su­peran­do los 245 dó­la­res.

LA PRE­GUN­TA ES SI CON­VIE­NE VEN­DER AHO­RA O ES­PE­RAR A QUE SE CO­NOZ­CAN LAS PÉR­DI­DAS DE LA PRO­DUC­CIÓN EN BRA­SIL.

(LA VOZ/AR­CHI­VO)

Llu­vias. En Ar­gen­ti­na, las pre­ci­pi­ta­cio­nes ayu­da­ron, pe­ro hay zo­nas con ex­ce­so de hu­me­dad que obli­ga­ron a en­ca­rar la re­siem­bra de lo­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.