El ama­ri­lla­mien­to en­cen­dió alar­mas en el gar­ban­zo

Fue de­tec­ta­do en el 60% de las plan­tas ana­li­za­das en Je­sús Ma­ría. En el Ins­ti­tu­to de Pa­to­lo­gía Ve­ge­tal del In­ta Cór­do­ba bus­can las cau­sas.

AgroVoz - - Sanidad -

Con un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de las ex­por­ta­cio­nes (se pa­só de 16 mil to­ne­la­das en 2009 a 166.700 en 2017), la pro­duc­ción de gar­ban­zo se afian­zó en el país.

Si bien su cul­ti­vo es­ta­ba con­cen­tra­do en el no­roes­te (Sal­ta, Ju­juy y Tu­cu­mán), en los úl­ti­mos años se con­so­li­dó en el cen­tro-nor­te de Cór­do­ba, con una co­se­cha cer­ca­na al 50 por cien­to del to­tal pro­du­ci­do.

“El pro­ta­go­nis­mo que lo­gró Cór­do­ba en la pro­duc­ción de gar­ban­zos se de­be a la al­ta ca­li­dad de los gra­nos co­se­cha­dos y a las con­di­cio­nes am­bien­ta­les me­nos fa­vo­ra­bles pa­ra la ocu­rren­cia de epi­fi­tias de ra­bia del gar­ban­zo”, ex­pli­ca Sil­vi­na Pas­tor, es­pe­cia­lis­ta en mi­co­lo­gía del Ins­ti­tu­to de Pa­to­lo­gía Ve­ge­tal (Ipa­ve) del In­ta.

Pro­vo­ca­da por el hon­go As­cochy­ta ra­biei, la ra­bia del gar­ban­zo es la en­fer­me­dad más te­mi­da en el cul­ti­vo. “Los pro­duc­to­res en­fo­can sus es­fuer­zos en li­mi­tar el desa­rro­llo de ra­bia, lo que es co­rrec­to, ya que es­ta pue­de pro­vo­car pér­di­das del cin­co a 100 por cien­to”, se­ña­la Juan Ed­wards Mo­li­na, es­pe­cia­lis­ta en pro­tec­ción de cul­ti­vos y epi­de­mio­lo­gía de ese ins­ti­tu­to.

Y agre­ga: “Pa­ra es­to, re­co­men­da­mos com­ple­men­tar va­rias téc­ni­cas, co­mo sem­brar se­mi­llas sa­nas, in­cluir gra­mí­neas en la ro­ta­ción y apli­car fun­gi­ci­das”.

In­vierno des­fa­vo­ra­ble

En la úl­ti­ma cam­pa­ña, las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas del in­vierno fue­ron atí­pi­cas y des­fa­vo­ra­bles pa­ra el gar­ban­zo: hu­bo tem­pe­ra­tu­ras me­dias por de­ba­jo de lo nor­mal, más días con he­la­das en com­pa­ra­ción con la se­rie his­tó­ri­ca y es­ca­sas pre­ci­pi­ta­cio­nes.

“Es­ta com­bi­na­ción de va­ria­bles lle­vó a que las plan­tas su­fran es­trés abió­ti­co y un po­si­ble efec­to re­si­dual de los her­bi­ci­das apli­ca­dos en los cul­ti­vos an­te­ce­so­res, que no fue­ron in­cor­po­ra­dos a la so­lu­ción del sue­lo por fal­ta de pre­ci­pi­ta­cio­nes”, des­cri­be Ed­wards Mo­li­na, en un reporte del In­ta In­for­ma.

Pas­tor aña­de que, tan­to en Cór­do­ba co­mo en el NOA, “se ob­ser­va­ron nu­me­ro­sos lo­tes con plan­tas que pre­sen­ta­ban clo­ro­sis, es­ca­so desa­rro­llo y, en ca­sos más avan­za­dos, ne­cro­sis y muer­te to­tal”, ano­ma­lías que fue­ron de­no­mi­na­das co­mo ama­ri­lla­mien­to”.

De­bi­do a que es­te cua­dro sin­to­má­ti­co pue­de con­fun­dir­se con di­ver­sos agen­tes bió­ti­cos, ta­les co­mo el Bean leaf roll vi­rus (BLRV), el Al­fal­fa mo­saic vi­rus (AMV) o tam­bién con hon­gos co­mo Fu­sa­rium o Rhi­zoc­to­nia, el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res del Ipa­ve ini­ció una se­rie de es­tu­dios pa­ra de­ter­mi­nar cuá­les son los agen­tes que pro­vo- can es­ta ano­ma­lía que afec­ta la pro­duc­ti­vi­dad.

“Las de­tec­cio­nes cua­li­ta­ti­vas rea­li­za­das en tres lo­ca­li­da­des de Sal­ta, Tu­cu­mán y San­tia­go del Es­te­ro nos per­mi­tie­ron con­fir­mar la pre­sen­cia de Fu­sa­rium y, por pri­me­ra vez en el país, co­rro­bo­ra­mos la exis­ten­cia de BLRV en gar­ban­zo”, afir­ma Pa­tri­cia Rodríguez Par­di­na, es­pe­cia­lis­ta en vi­ro­lo­gía del Ipa­ve.

En Cór­do­ba

Fue­ron los re­le­va­mien­tos rea­li­za­dos en lo­tes pro­duc­ti­vos ubi­ca­dos en la zo­na de Je­sús Ma­ría los que per­mi­tie­ron de­tec­tar ama­ri­lla­mien­to en al­re­de­dor del 60 por cien­to del to­tal de plan­tas.

“De és­tas, el 35 por cien­to pre­sen­ta­ba el te­ji­do vas­cu­lar (mé­du­la de ba­se del ta­llo) ne­cro­sa­do, 20 por cien­to es­ta­ban in­fec­ta­das con el vi­rus BLRV y el 75 por cien­to de los ejem­pla­res te­nía Fu­sa­rium, in­clu­si­ve en plan­tas vi­sual­men­te sa­nas”, de­ta­lla Pas­tor.

Co­mo par­te del es­tu­dio, los in­ves­ti­ga­do­res ais­la­ron, a par­tir de los te­ji­dos afec­ta­dos, ade­más de Fu­sa­rium, tam­bién Rhi­zoc­to­nia y ne­má­to­dos, en me­nor fre­cuen­cia. “Es­to de­mues­tra la com­ple­ji­dad de la etio­lo­gía de la en­fer­me­dad”, ma­ni­fies­ta Pas­tor.

En es­te mar­co, em­pre­sas pro­duc­to­ras de Sal­ta, Tu­cu­mán, San­tia­go del Es­te­ro y de la re­gión cen­tro-nor-

LOS RE­LE­VA­MIEN­TOS QUE DIS­PA­RA­RON LA IN­VES­TI­GA­CIÓN SE HI­CIE­RON EN LO­TES PRO­DUC­TI­VOS DE LA ZO­NA DE JE­SÚS MA­RÍA.

te de Cór­do­ba, jun­to con in­ves­ti­ga­do­res del Ipa­ve, el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Ani­mal del Cha­co Se­miá­ri­do (IIACS) y las es­ta­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­les del In­ta en Sal­ta y Per­ga­mino rea­li­zan es­tu­dios ex­plo­ra­to­rios pa­ra de­ter­mi­nar los agen­tes cau­sa­les.

Im­pac­to

El sal­to pro­duc­ti­vo del gar­ban­zo en Cór­do­ba se pro­du­jo a par­tir del ci­clo 2015/16. En las úl­ti­mas tem­po­ra­das la su­per­fi­cie pro­me­dio du­pli­có y has­ta tri­pli­có los va­lo­res de ca­si una dé­ca­da atrás.

Lo mis­mo su­ce­dió con la pro­duc­ción que se ele­vó de una me­dia de 40 mil to­ne­la­das en­tre 2010/11 y 2014/15 a cer­ca de 90 mil en las cam­pa­ñas si­guien­tes. Así, Cór­do­ba pa­só de re­pre­sen­tar en­tre 25 y 30 por cien­to de las ex­por­ta­cio­nes na­cio­na­les a más de la mi­tad el año pa­sa­do.

(IN­TA IN­FOR­MA)

Afec­ta­dos. Los in­ves­ti­ga­do­res del Ipa­ve es­tán abo­ca­dos a de­ter­mi­nar las cau­sas de la en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.