El ar­cán­gel Cha­muel

Angeles protectores - - Contents -

El ar­cán­gel Cha­muel es co­no­ci­do co­mo el ar­cán­gel del amor. Su nom­bre significa “El que ve a Dios” o “El que bus­ca a Dios”.

Su la­bor es fo­men­tar en los se­res hu­ma­nos la gra­ti­tud ha­cia Dios y el amor in­con­di­cio­nal y de­sin­te­re­sa­do. Co­mo el ar­cán­gel del amor, pue­des pe­dir su ayu­da y pre­sen­cia si deseas in­te­grar a tu vi­da sus vir­tu­des do­nes y ser­vi­cios. Ade­más de Cha­muel, tam­bién se le co­no­ce co­mo Ka­mael, Ca­mel, Ca­miel, Cam­niel, Ka­muel, Ke­muel, Kha­mael, Sa­mael y Sha­mael. Se le vin­cu­la ade­más a Ha­niel o Aniel, y a ve­ces am­bos son iden­ti­fi­ca­dos co­mo el mis­mo ser.

El ar­cán­gel Cha­muel y el amor

El ar­cán­gel Cha­muel, co­mo men­sa­je­ro de Dios en to­dos los as­pec­tos del amor, ha si­do re­la­cio­na­do con las pa­la­bras de Je­su­cris­to “Bie­na­ven­tu­ra­dos los lim­pios de co­ra­zón, por­que ellos ve­rán a Dios” (Ma­teo 5:8) y del após­tol Juan cuan­do di­jo que “Dios es amor; y el que per­ma­ne­ce en amor, per­ma­ne­ce en Dios, y Dios en él” (1 Juan 4:16). El amor, co­mo el sen­ti­mien­to hu­mano más cer­cano a lo di­vino, se ex­pre­sa de mu­chas ma­ne­ras en la fi­gu­ra de Cha­muel.

Otros atri­bu­tos del ar­cán­gel Cha­muel

La idea de Cha­muel co­mo el ar­cán­gel del amor se ba­sa en su nom­bre y su iden­ti­fi­ca­ción con el pla­ne­ta Ve­nus. Se le re­la­cio­na tam­bién con el co­lor ro­sa­do, Por eso se le pren­den ve­las ro­sa­das en los ri­tua­les e invocacion­es pa­ra pe­dir su ayu­da. Tam­bién se le asig­na el cha­kra Anaha­ta (cuar­to cha­kra) o cha­kra del co­ra­zón. El día de es­te ar­cán­gel es el mar­tes, que se con­si­de­ra el mo­men­to ideal pa­ra in­vo­car­lo o pe­dir su ayu­da. El día más pro­pi­cio pa­ra rea­li­zar un ri­tual, ora­ción o in­vo­ca­ción pa­ra el ar­cán­gel Cha­muel es el 14 de fe­bre­ro, día de San Va­len­tín, que se po­dría con­si­de­rar co­mo su día.

El ar­cán­gel Cha­muel y vos

Por ser una ex­pre­sión del amor di­vino, el ar­cán­gel Cha­muel te pue­de ayu­dar a pre­pa­rar­te pa­ra re­ci­bir al Es­pí­ri­tu San­to. Le pue­des pe­dir su in­ter­ce­sión cuan­do ne­ce­si­tes pro­tec­ción en con­tra de la ma­li­cia y los ma­los en­ten­di­dos. Pue­de ayu­dar­te cuan­do ne­ce­si­tes en­con­trar al­go que has per­di­do co­mo un ob­je­to es­pe­cial o una re­la­ción. So­lo de­bes te­ner en cuen­ta que su pa­pel no es re­gre­sar­te lo que no es tu­yo, sino acer­car­te a tu pro­pó­si­to di­vino. Si no te ayu­da a re­gre­sar a una re­la­ción pa­sa­da es se­gu­ra­men­te por­que no te con­vie­ne y se­ría un pa­so atrás en tu evo­lu­ción espiritual. Pue­des pe­dir su ayu­da ade­más cuan­do quie­res sa­nar ten­sio­nes ra­cia­les. Si las fuer­zas que ma­tan el amor se ma­ni­fies­tan en tu vi­da, co­mo la cruel­dad, el odio, la adic­ción, la de­pre­sión, los com­por­ta­mien­tos com­pul­si­vos, la ma­la co­mu­ni­ca­ción o el des­pre­cio al propio ser, pue­des pe­dir la ayu­da de es­te ar­cán­gel y sus án­ge­les del amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.