EN­CUEN­TRO CON DIOS: PA­SA­JES CON GRAN­DES ES­PA­CIOS Y LUZ. nú­me­ro de la suer­te: 8 día de la se­ma­na: miér­co­les

Angeles protectores - - Content -

A con­ti­nua­ción, los Ar­cán­ge­les, sus ca­rac­te­rís­ti­cas y la per­so­na­li­dad de los

na­ci­dos ba­jo su do­mi­nio.

1. NE­MA­MIAH

EL NOM­BRE EN LE­TRAS HEBREAS: NOUN/MEM/MEM/YOD/HE

EL NOM­BRE EN NUMEROS: 14/13/13/10/5 PLA­NE­TA: MAR­TE

SALMO: 113

CAR­TA DEL TAROT: LA RUE­DA

DE LA FOR­TU­NA

Ayuda a los que tra­ba­jan por una cau­sa jus­ta, a pros­pe­rar en to­das las áreas y a li­be­rar a los adic­tos, en­ca­mi­nán­do­los ha­cia una vi­da sa­lu­da­ble. Fa­vo­re­ce a los que tra­ba­jan en ciu­da­des cos­te­ras y a los que se re­la­cio­nan con ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas.

El na­ci­do ba­jo es­ta in­fluen­cia ama­rá ser lí­der por su co­ra­je y su amor por to­das las co­sas, so­por­ta­rá la fa­ti­ga con pa­cien­cia y va­lor. Tra­ba­ja­rá para me­jo­rar a la so­cie­dad y por aca­bar con los pri­vi­le­gios y re­cur­sos de los que no los me­re­cen.

Ten­drá suer­te en los viajes al ex­te­rior y pro­tec­ción con­tra la trai­ción y la ven­gan­za. Será un gran lu­cha­dor con­tra las fuer­zas del mal, gra­cias a su cultura e in­te­lec­to. Ten­drá, además, revelacion­es en los sueños. De­fen­de­rá las buenas cau­sas y edi­fi­ca­rá pla­nes teó­ri­cos. Pro­fe­sio­nal­men­te, es­ta­rá en el li­de­raz­go de par­ti­dos po­lí­ti­cos y en­ti­da­des ofi­cia­les. Asi­mis­mo, lo ha­rá en es­cue­las y co­le­gios.

2. IEIA­LEL

EL NOM­BRE EN LE­TRAS HEBREAS: YOD/YOD/LAMED/ALEPH/LAMED EL NOM­BRE EN NUMEROS: 10/10/12/1/12

PLA­NE­TA: MAR­TE

SALMO: 6

CAR­TA DEL TAROT: EL ERMITAÑO

Ayuda a eli­mi­nar la tris­te­za y a con­fun­dir a los ma­los y fal­sos tes­ti­gos. Pro­te­ge con­tra el mal de ojo. In­flu­ye so­bre los que tra­ba­jan con pro­duc­tos de hie­rro.

El na­ci­do ba­jo es­ta in­fluen­cia se dis­tin­gue por su co­ra­je y ho­nes­ti­dad. Ten­drá la pro­tec­ción de Venus y de los sig­nos co­rres­pon­dien­tes: Tauro y Libra. Será lú­ci­do, de­ci­di­rá con cla­ri­dad de ex­pre­sión to­das las si­tua­cio­nes com­pli­ca­das o com­pro­me­te­do­ras. Fran­co y amo­ro­so, le gus­ta­rán las flores y los ador­nos o cua­dros bu­có­li­cos. Op­ti­mis­ta, ama y des­fien­de la ver­dad para que to­do se reali­ce en or­den. Do­ta­do de afec­ti­vi­dad, sen­ti­do es­té­ti­co, so­li­dez y va­lo­ra­ción de los bie­nes ma­te­ria­les.

Acep­ta su sen­sua­li­dad, y al­can­za la se­re­ni­dad cuan­do sa­tis­fa­ce to­das sus ten­den­cias sin re­pri­mir­se. Al­go in­tro­ver­ti­do, con­tro­la sus ins­titn­tos ex­hi­bi­cio­ne­si­tas. De­tes­ta la ind­cei­sión y apro­ve­cha to­das las opor­tu­ni­da­des. No se arries­ga en na­da que no sea de ca­rác­ter con­ser­va­dor o tra­di­cio­nal y lo­gra un equi­li­brio ma­te­rial y es­pi­ri­tual en su vi­da dia­ria. Pro­fe­sio­nal­men­te, ten­drá mu­cha fa­ci­li­dad para tra­ba­jar en tra­ba­jos de de­co­ra­ción, ven­ta de ador­nos y co­mer­cia­li­zan­do o fa­bri­can­do pro­duc­tos de hie­rro.

3. HARAHEL

EL NOM­BRE EN LE­TRAS HEBREAS: HE/RESH/HE/ALEPH/LAMED EL NOM­BRE EN NUMEROS: 5/20/5/1/12

PLA­NE­TA: SOL

SALMO: 112

CAR­TA DEL TAROT: EL CA­RRO

Ayuda a cu­rar pro­ble­mas en los ór­ga­nos re­pro­duc­to­res, en es­pe­cial, los fe­me­ni­nos. Vuel­ve a los ni­ños obe­dien­tes y res­pe­tuo­sos con sus pa­rien­tes y pa­dres, así co­mo con maes­tros y pro­fe­so­res. El na­ci­do ba­jo es­ta in­fluen­cia será ávi­do de co­no­ci­mien­tos, y bus­ca­rá ins­truir­se en to­das las cien­cias. Será be­llo, ca­ris­má­ti­co y vir­tuo­so. No­ble, con buen hu­mor y va­lien­te, ten­drá una es­pi­ri­tua­li­dad tan ri­ca, que trans­mi­ti­rá sus co­no­ci­mien­tos con de­di­ca­ción y pa­cien­cia, sin mi­rar las ga­nan­cias.

Por este don, en el ca­so de te­ner un ca­nal de ex­te­rio­ri­za­ción, po­drá prac­ti­car cu­ras, pin­tu­ras a tra­vés de su ca­pa­ci­dad de “mé­dium” o tra­ba­jar con orácu­los. En la edad ma­du­ra, ga­na­rá di­ne­ro ines­pe­ra­da­men­te, que usa­rá en par­te para la mi­sión que tie­ne que cum­plir con su exis­ten­cia te­rre­nal.

Ten­drá óp­ti­mas re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, vi­vien­do en armonía con sus hi­jos. Ado­ra­rá ex­plo­rar a los mar­gi­na­dos de la so­cie­dad. Será re­fi­na­do y apro­ve­cha­rá la fuer­za de su án­gel para ser feliz. Pro­fe­sio­nal­men­te, ten­drá éxi­to en ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les, en el área de fi­nan­zas y ad­mi­nis­tra­ción, y po­drá lle­gar a ser res­pe­ta­do por el ni­vel que al­can­za­rá en sus estudios.

Do­mi­na­rá las ideas iné­di­tas y la bio­lo­gía, es­pe­cia­li­zán­do­se en re­pro­duc­ción de plan­tas y ani­ma­les. Ten­drá opor­tu­ni­dad de ga­nar be­cas y de des­ta­car­se in­te­lec­tual­men­te, al al­can­zar al­tos pues­tos en ta­reas de in­ves­ti­ga­ción y or­ga­ni­za­ción.

4. MITZ­RAEL

EL NOM­BRE EN LE­TRAS HEBREAS: MEM/TSAD/RESH/ALEPH/LAMED EL NOM­BRE EN NUMEROS: 13/18/20/1/12

PLA­NE­TA: LU­NA

SALMO: 144

CAR­TA DEL TAROT: LA EM­PE­RA­TRIZ

Ayuda a cu­rar los ma­les del es­pí­ri­tu y a li­be­rar­se de las per­se­cu­cio­nes. In­flu­ye en la fi­de­li­dad y la obe­dien­cia. El na­ci­do ba­jo es­ta in­fluen­cia reúne las cua­li­da­des más be­llas del cuer­po y el alma; por lo tan­to, se dis­tin­gui­rá por sus ta­len­tos y vir­tu­des no­bles. Sa­brá rec­ti­fi­car sus erro­res, por­que en­tien­de que, a tra­vés de las ex­pe­rien­cias es co­mo cons­trui­mos nues­tra per­so­na­li­dad, la en­vol­tu­ra del alma y del ca­rác­ter. Será un tra­ba­ja­dor in­can­sa­ble. Vi­vi­rá una exis­ten­cia ele­va­da, en pos del bien so­cial y po­drá li­be­rar­se de su kar­ma.

Al­can­za­rá, des­de la in­fan­cia, un al­to gra­do de ma­du­rez y es­ta­rá pre­pa­ra­do para el éxi­to, da­do que cum­pli­rá sus ta­reas con se­rie­dad y es­ta­rá en paz con su con­cien­cia. Po­drá ser con­si­de­ra­do un sím­bo­lo del ser hu­mano en su to­ta­li­dad fí­si­ca y es­pi­ri­tual. Pro­fe­sio­nal­men­te, será co­no­ci­do por sus ap­ti­tu­des li­te­ra­rias e in­te­li­gen­cia. Por su ad­mi­ra­ción y res­pe­to por la na­tu­ra­le­za, po­drá tra­ba­jar en bo­tá­ni­ca, jar­di­ne­ría, bio­quí­mi­ca, far­ma­cia, et­cé­te­ra.

5. UMA­BEL

EL NOM­BRE EN LE­TRAS HEBREAS: VAU/MEM/ALEPH/LAMED EL NOM­BRE EN NUMEROS: 6/13/2/1/12

PLA­NE­TA: VENUS

SALMO: 112

CAR­TA DEL TAROT: LA ES­TRE­LLA

Ayuda a obtener la amis­tad de una per­so­na. Fa­vo­re­ce los estudios de astrología y eso­te­ris­mo e in­flu­ye so­bre las per­so­nas de­di­ca­das a esas áreas. El na­ci­do ba­jo es­ta in­fluen­cia ama­rá los viajes y pla­ce­res ho­nes­tos. In­tro­ver­ti­do y afec­tuo­so, no se adap­ta a los cam­bios re­pen­ti­nos. In­tui­ti­vo, es­ta­rá abier­to a las co­sas a su al­re­de­dor, a pe­sar de no en­vol­ver­se de­ma­sia­do en ellas. Para sn­tir­se bien en una po­si­ción so­cial o la­bo­ral, de­be creer en ella co­mo si fue­ra una re­li­gión. Ne­ce­si­ta so­por­te ideo­ló­gi­co. No le gus­tan las per­so­nas agre­si­vas o in­de­ci­sas. Pa­cien­te, so­por­ta to­do por la per­so­na ama­da o la fa­mi­lia. Si no re­ci­be afec­to, pre

fie­re el ais­la­mien­to. Su fuer­za vi­tal se ma­ni­fies­ta en la pa­ter­ni­dad. Es­ta­ble, bus­ca es­ta­ble­cer en las per­so­nas una ima­gen fi­lial. Será es­ti­ma­do por su equi­li­brio, dul­zu­ra, ama­bi­li­dad y afec­to. No le in­tere­sa mo­di­fi­car la si­tua­ción de un grupo o cla­se so­cial. Or­ga­ni­za­rá su vi­da de acuer­do con su con­cien­cia, ma­ni­fes­ta­da a tra­vés de bue­nos ac­tos y com­pa­ñe­ris­mo. Será amo­ro­so y sen­si­ble, cons­cien­te de la for­ma ade­cua­da de ac­tuar. Su in­te­li­gen­cia es­ta­rá a disposició­n de la po­ten­cia an­ge­li­cal y sus po­de­res. Pro­fe­sio­nal­men­te, será psi­có­lo­go. Ten­drá éxi­to al ex­pre­sar sus emo­cio­nes en ro­man­ces y poe­mas. Se rea­li­za­rá co­mo orácu­lo y as­tró­lo­go.

6. IAH-HEL

EL NOM­BRE EN LE­TRAS HEBREAS: YOD/HE/HE/ALEPH/LAMED EL NOM­BRE EN NUMEROS: 10/5/5/1/12

PLA­NE­TA: SATURNO SALMO: 118

CAR­TA DEL TAROT: LA LU­NA

Ayuda a obtener sa­bi­du­ría, a dis­per­sar ideas lu­mi­no­sas y a cal­mar la vio­len­cia mun­dial. Fa­vo­re­ce la vi­da ho­nes­ta.

El na­ci­do ba­jo es­ta in­flue­cia ama­rá la tran­qui­li­dad, la no­ble­za y las ac­ti­tu­des só­li­das.

Cum­pli­rá con los de­be­res y obli­ga­cio­nes para con­si­go, su fa­mi­lia y su comunidad.

Prac­ti­ca­rá de­por­tes, pe­ro po­drá aban­do­nar cual­quier ac­ti­vi­dad si se enoja. La mis­ma postura ten­drá en el amor. Desa­rro­lla­do es­pi­ri­tual­men­te, sa­brá apro­ve­char su ener­gía para su crecimient­o y el de la hu­ma­ni­dad. Pien­sa más en los de­más que en sí mis­mo. Des­de la in­fan­cia es se­gu­ro y con­tro­la sus asien­da­des. Lí­der na­to, acep­ta in­vi­ta­cio­nes para el man­do que re­ci­ble por su es­ti­lo fuer­te, su ca­pa­ci­dad de ipro­vi­sa­ción y su apre­cio por los desafíos. Tác­ti­co, bus­ca vic­to­rias in­me­dia­tas, ga­na sus ba­ta­llas.

So­por­ta­rá si­tua­cio­nes ad­ver­sas, por­que sa­be que el me­dio de ven­cer es la per­se­ve­ran­cia. Lu­cha por una ima­gen dig­na, trans­pa­ren­te y ver­da­de­ra. Las per­so­nas que co­no­ce du­ran­te sus in­nu­me­ra­bles viajes son con­si­de­ra­das ex­pe­rien­cias que en­ri­que­cen su mundo in­te­rior, ca­da vez más lu­mi­no­so. Es un buen maes­tro. Pro­fe­sio­nal­men­te, po­drá ser atle­ta, pro­fe­sor de gim­na­sia u otro de­por­te, o due­ño de un ins­ti­tu­to de de­por­tes. Por su fa­ci­li­dad para man­dar, po­dría en­trar en la po­lí­tia, ser ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas, em­pre­sa­rio o eco­no­mis­ta.

7. ANAUEL

EL NOM­BRE EN LE­TRAS HEBREAS: AYN/NOUN/VAU/ALEPH/LAMED EL NOM­BRE EN NUMEROS: 16/14/6/1/2

PLA­NE­TA: MER­CU­RIO SALMO: 2

CAR­TA DEL TAROT: LOS AMAN­TES

Ayuda a obtener la ver­da­de­ra es­pi­ri­tua­li­dad y la sa­bi­du­ría. Pro­te­ge con­tra los pro­ble­mas de sa­lud, los ac­ci­den­tes y con­ser­va la paz fa­mi­liar neu­tra­li­zan­do la mal­dad de los enemi­gos.

El que na­ce ba­jo es­ta in­fluen­cia tie­ne un es­pí­ri­tu sa­gaz, su­til, in­ven­ti­vo y se dis­tin­gui­rá por su tra­ba­jo. Su con­cien­cia só­lo pro­du­ci­rá pa­la­bras y acciones ver­da­de­ras. Ac­túa co­mo in­ter­me­dia­rio perfecto en­tre el Cie­lo y la Tie­rra. Por su ilu­mi­na­ción, com­pren­de­rá los misterios de las re­la­cio­nes en­tre to­das las co­sas. Es un ini­cia­do, ha­bien­do prac­ti­ca­do la ma­gia para el bien de la hu­ma­ni­dad en otras en­car­na­cio­nes; sa­brá qué ha­cer en es­ta exis­ten­cia en to­do mo­men­to.

Sen­ti­rá avi­dez de co­no­ci­mien­to y apre­cia­rá estudios y lec­tu­ras. Se adap­ta­rá a cual­quier am­bien­te o si­tua­ción con fa­ci­li­dad y ra­pi­dez, sin preo­cu­par­se por la se­gu­ri­dad. Su in­te­li­gen­cia prác­ti­ca, sim­bó­li­ca y or­de­na­da, ha­rá que ten­ga di­fi­cul­tad para en­con­trar la pa­re­ja ideal. No se preo­cu­pa con en­fer­me­da­des, pues cree en men­te sa­na en cuer­po sano. Cuan­do even­tual­men­te se en­fer­ma, se cu­ra so­lo. El ex­ce­so de bon­dad es su gran cua­li­dad, así co­mo su enor­me ge­ne­ro­si­dad. Pro­fe­sio­nal­men­te, será ca­paz de trans­for­mar la his­to­ria co­mo an­tro­pó­lo­go o pa­leon­tó­lo­go. Se des­ta­ca­rá por el es­tu­dio de las fi­lo­so­fías eso­té­ri­cas y es­cri­tos so­bre la vi­da de Cris­to. Ten­drá éxi­to en cual­quier ca­rre­ra, de­bi­do a su enor­me de­di­ca­ción, sa­ga­ci­dad y fa­ci­li­dad de adap­ta­ción.

8. MEHIEL

EL NOM­BRE EN LE­TRAS HEBREAS: MEM/HE/YOD/ALEPH/LAMED EL NOM­BRE EN NUMEROS: 13/5/10/1/12

PLA­NE­TA: MER­CU­RIO SALMO: 321

CAR­TA DEL TAROT: LOS AMAN­TES

Pro­te­ge con­tra la ra­bia, los enemi­gos, los ac­ci­den­tes pro­vo­ca­dos por per­so­nas sin es­crú­pu­los y des­cui­da­das en el trán­si­to.

Fa­vo­re­ce a los que bus­can sa­bi­du­ría,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.