El re­gre­so de los ca­za­do­res de negocios

Apertura (Argentina) - - Portada - Pa­blo Or­te­ga

Pri­me­ro fue el re­torno a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, con la sa­li­da del ce­po cam­bia­rio y el arre­glo con los hol­douts. Lue­go, las se­ña­les de que el rum­bo eco­nó­mi­co se ale­ja­ba del po­pu­lis­mo. Más tar­de, la ra­ti­fi­ca­ción de ese sen­de­ro que arro­jó el triun­fo del ofi­cia­lis­mo en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre úl­ti­mo. La “check list” de los in­ver­so­res –tan­tas ve­ces ex­pues­ta por ana­lis­tas y eje­cu­ti­vos del mun­do fi­nan­cie­ro– con­tem­pla­ba esos re­qui­si­tos pa­ra que la Argentina de­ja­ra de es­tar fue­ra de su ra­dar. “En pri­mer lu­gar lle­gan los ca­pi­ta­les que in­vier­ten en ac­ti­vos fi­nan­cie­ros; des­pués, los que ad­quie­ren em­pre­sas y apues­tan por la eco­no­mía real”, era otro de los va­ti­ci­nios. Los pri­me­ros tres pun­tos fue­ron til­da­dos y aun­que las du­das ma­cro­eco­nó­mi­cas de cor­to y lar­go pla­zo per­sis­ten, el me­ca­nis­mo des­crip­to por aque­llos ana­lis­tas co­men­zó –en par­te– a cum­plir­se. Los fon­dos de pri­va­te equity, que su­pie­ron pi­sar fuer­te en los años ‘90 y ba­ja­ron drás­ti­ca­men­te su per­fil du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, en sin­to­nía con la re­duc­ción de sus apuestas, vuel­ven a es­ce­na. Al­gu­nos nun­ca se fue­ron ni de­ja­ron de in­ver­tir; otros, que con­ta­ban con una mí­ni­ma pre­sen­cia, apu­ran sus pa­sos pa­ra am­pliar su car­te­ra de ac­ti­vos; y otros tan­tos ex­plo­ran el te­rreno con vis­tas a un des­em­bar­co in­mi­nen­te. El en­torno ge­ne­ral, re­su­men los ma­na­gers, cam­bió, al pun­to tal que no so­lo quie­ren apro­ve­char una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad: tam­bién es­tán dispuestos a ha­blar. En un in­for­me que de­man­dó un mes y me­dio de pro­duc­ción, APER­TU­RA pre­sen­ta en ex­clu­si­va los pla­nes de 15 fon­dos de pri­va­te equity. An­drés En­gler se car­gó al hom­bro la ta­rea de in­ves­ti­gar qué es­ta­ba pa­san­do en el eco­sis­te­ma y con­se­guir las en­tre­vis­tas con la ma­yo­ría de los pro­ta­go­nis­tas, des­de nom­bres his­tó­ri­cos de la in­dus­tria co­mo Car­los Gar­cía (Vic­to­ria Ca­pi­tal) y Al­fre­do Iri­goin (Lin­zor Ca­pi­tal) has­ta ar­gen­ti­nos con pa­sa­do re­cien­te en Wall Street que es­truc­tu­ra­ron vehícu­los pa­ra sa­lir a ca­zar negocios en la pla­za lo­cal. A ellos se su­man las es­tra­te­gias de Pe­ga­sus (el fon­do que creó el hoy vi­ce­je­fe de Ga­bi­ne­te Ma­rio Quin­ta­na) y de In­ver­lat, due­ño de Ha­van­na, en­tre otras em­pre­sas, en en­tre­vis­tas he­chas por Fran­cis­co Llo­rens y Flo­ren­cia Lip­po. Los fon­dos in­ter­na­cio­na­les que em­pe­za­ron a son­dear el mer­ca­do lo­cal tam­bién forman par­te del in­for­me es­pe­cial. Y aun cuan­do los eje­cu­ti­vos plan­teen que no de­ben ser vis­tos co­mo de­pre­da­do­res, por­que la in­dus­tria de pri­va­te equity hoy pres­ta aten­ción a otros in­di­ca­do­res, el ins­tin­to por cap­tu­rar la presa más im­por­tan­te lo man­tie­nen. La an­sia­da lle­ga­da de in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas de­pen­de, fun­da­men­tal­men­te, del ho­ri­zon­te de ren­ta­bi­li­dad que ofrez­ca un sec­tor, y esa pro­yec­ción es­tá ata­da a fac­to­res que la Argentina no re­sol­vió todavía. El es­ce­na­rio de nor­ma­li­za­ción era una con­di­ción ne­ce­sa­ria pe­ro no su­fi­cien­te, es­tá cla­ro. Pe­ro mien­tras esos desafíos per­du­ran, ac­to­res que an­tes no aso­ma­ban su ca­be­za le­van­tan el per­fil. Es lo que re­fle­ja es­te nú­me­ro en ex­clu­si­va, con la con­sig­na siem­pre vi­gen­te de an­ti­ci­par ten­den­cias y ofre­cer la ma­yor pro­fun­di­dad. Has­ta la pró­xi­ma,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.