El desafío de ex­por­tar ideas

Las de­no­mi­na­das in­dus­trias crea­ti­vas re­pre­sen­tan el 2,5 por cien­to del PBI y pue­den ge­ne­rar em­pleo de ca­li­dad. Del di­se­ño a las edi­to­ria­les y los vi­deo­jue­gos, qué pro­ble­má­ti­ca en­fren­tan.

Apertura (Argentina) - - Sumario - Por Eu­ge­nia Igle­sias

En la es­qui­na de Tha­mes y Hon­du­ras, en el co­ra­zón de Pa­ler­mo­soho, es­tá la ca­sa cen­tral de In­fi­nit. El lo­cal de la mar­ca de an­te­ojos tie­ne to­da la es­qui­na plo­tea­da con un di­se­ño en blan­co y ne­gro que vis­te la cua­dra. Ga­briel Han­fling, quien fun­dó la em­pre­sa óp­ti­ca en 1996, po­sa pa­ra las fo­tos en la ve­re­da. Di­ce es­tar acos­tum­bra­do a la ex­po­si­ción, y ad­mi­te ser la ca­ra lúdica de la du­pla fun­da­do­ra –su so­cio, Ja­vier Krus­zel, pre­fie­re el ba­jo per­fil. Des­de la ve­re­da de en­fren­te, su prin­ci­pal com­pe­ti­dor lo mi­ra.

Ray-ban, la mar­ca in­ter­na­cio­nal co­no­ci­da en el mun­do por sus ga­fas con es­ti­lo avia­dor, se ins­ta­ló con su tien­da a unos pa­sos. “Es­te se­ñor de Vi­lla Cres­po com­pi­te con Ray-ban, que se pu­so ahí en­fren­te”, re­nie­ga Han­fling, ha­blan­do de sí mis­mo. La di­fe­ren­cia es­tá en que los pri­me­ros no es­tán so­los. Per­te­ne­cen a Lu­xot­ti­ca, pla­yer ita­liano que con­tro­la el 80 por cien­to de las mar­cas de lu­jo en un mer­ca­do que al­can­za los US$ 28.000 mi­llo­nes.

La ni­ña bo­ni­ta de la eco­no­mía

In­fi­nit pertenece al ru­bro que su­po con­ver­tir­se en el fa­vo­ri­to de los go­bier­nos a lo lar­go del glo­bo. Las in­dus­trias crea­ti­vas, aque­llas que tie­nen al ta­len­to y a la cul­tu­ra co­mo ma­te­ria pri­ma, tam­bién se po­si­cio­na­ron co­mo las ele­gi­das del go­bierno de Cam­bie­mos. Con Reid Hoff­man, fun­da­dor de Lin­ke­din, sen­ta­do en pri­me­ra fi­la, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta dio la bien­ve­ni­da al even­to BA al Mun­do con un dis­cur­so en el que re­cal­có el pe­so del sec­tor. “El 10 por cien­to del PBI de la ciu­dad sur­ge de las in­dus­trias crea­ti­vas. No­so­tros nos pu­si­mos co­mo ob­je­ti­vo que en 10 años te­ne­mos que du­pli­car­lo”, plan­teó.

Son co­ol, son limpias, son ur­ba­nas y jó­ve­nes. Son la ve­det­te del mo­men­to y pro­me­ten ser, ade­más, gran­des ge­ne­ra­do­ras de em­pleo. Las in­dus­trias crea­ti­vas son aque­llas que tie­nen la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar tra­ba­jo a tra­vés de la ex­plo­ta­ción de la pro­pie­dad in­te­lec­tual. Pa­ra el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de la Na­ción, don­de fun­cio­na la Di­rec­ción Na­cio­nal de In­dus­trias Crea­ti­vas, quie­nes en­tran ba­jo es­te pa­ra­guas son las em­pre­sas au­dio­vi­sua­les, edi­to­ria­les, de di­se­ño, de ar­tes es­cé­ni­cas, de vi­deo­jue­gos y de mú­si­ca, aun­que tam­bién se sue­len in­cluir a fir­mas de ar­qui­tec­tu­ra, in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo de soft­wa­re.

A ni­vel na­cio­nal, el Va­lor Agre­ga­do Bru­to cul­tu­ral re­pre­sen­tó $ 140.000 mi­llo­nes en 2016, lo que equi­va­le al 2,5 por cien­to del PBI, se­gún el Sis­te­ma de In­for­ma­ción Cul­tu­ral de la Argentina (Sin­ca). Los sec­to­res que lle­va­ron la pun­ta fue­ron el au­dio­vi­sual (con el 29 por cien­to), la pu­bli­ci­dad (18 por cien­to) y el editorial (con el 13 por cien­to).

El gru­po Cla­ri­dad, editorial que ade­más tie­ne los se­llos He­lias­ta y una­lu­na, na­ció en 1922 de la mano de An­to­nio Zamora, un dipu­tado so­cia­lis­ta es­pa­ñol que se ra­di­có en Bue­nos Ai­res. Fue Gui­ller­mo Ca­ba­ne­llas, abo­ga­do del mis­mo país que lle­gó des­pués de la gue­rra, quien com­pró la fir­ma tras la muer­te de su fun­da­dor y se de­di­có a pu­bli­car li­bros ju­rí­di­cos. Hoy la em­pre­sa se di­vi­de en­tre li­bros clá­si­cos, de de­re­cho y su ra­ma pa­ra ni­ños –una­lu­na–, que se lle­va la ma­yor par­te de las uni­da­des ven­di­das que fue­ron 70.000 en la Argentina y 15.700 en el ex­te­rior en 2017.

Ana Ma­ría Ca­ba­ne­llas, hi­ja del abo­ga­do, es quien es­tá a car­go hoy. Ase­gu­ra que se man­tie­nen co­mo una em­pre­sa me­dia­na que tie­ne que com­pe­tir con la con­cen­tra­ción editorial que vi­ve el sec­tor. “En es­te eco­sis­te­ma es di­fí­cil so­bre­vi­vir”, de­cla­ra fren­te a la caí­da del con­su­mo. Hoy, pa­ra man­te­ner­se com­pe­ti­ti­vos, la editorial im­pri­me en el país so­lo sus edi­cio­nes en blan­co y ne­gro y

ta­pa blan­da, mien­tras que sus tí­tu­los a co­lor y ta­pa du­ra los re­ci­ben de Chi­na.

Otro sec­tor que quie­re dar pe­lea es el de vi­deo­jue­gos. Si bien todavía es un pla­yer me­nor a ni­vel mun­dial (la in­dus­tria in­ter­na­cio­nal mue­ve US$ 110.000 mi­llo­nes se­gún New­zoo), los crea­ti­vos ar­gen­ti­nos bus­can po­si­cio­nar­se co­mo los prin­ci­pa­les pres­ta­do­res de ser­vi­cios de vi­deo­jue­gos a ni­vel re­gio­nal. En la Argentina, fac­tu­ran $ 500 mi­llo­nes al año y em­plean a 2000 pro­fe­sio­na­les en­tre di­se­ña­do­res, ar­tis­tas e ilus­tra­do­res 2D y 3D, pro­gra­ma­do­res, in­ge­nie­ros, guio­nis­tas, tes­ters, pro­duc­to­res y mú­si­cos, se­gún la Aso­cia- ción de Desa­rro­lla­do­res de Vi­deo­jue­gos Ar­gen­ti­nos (ADVA). NGD Stu­dios es uno de los pio­ne­ros en vi­deo­jue­gos del país. Fun­da­da en 2002, la em­pre­sa sur­gió por el in­te­rés de un gru­po de so­cios de crear un jue­go to­tal­men­te des­de la Argentina y pen­sa­do pa­ra el pú­bli­co la­ti­noa­me­ri­cano. Tras cin­co años de de­sa­rro­llo y un pre­su­pues­to de US$ 20.000, Reg­num vio la luz, y mar­có el ca­mino de la com­pa­ñía que hoy cuen­ta más de 30 jue­gos en su port­fo­lio y es­tá di­ri­gi­da por Mar­tín Cao, An­drés Chil­kows­ki, Cé­sar Gua­ri­no­ni jun­to a sus so­cios Ni­co­lás Maier, An­drés Ane­zin y Eu­ge­nio In­saus­ti. Com­pi­ten en un mer­ca­do mun­dial, y ellos apues­tan a lle­gar a los lla­ma­dos hard­co­re ga­mers, es de­cir, aque­llos con­su­mi­do­res pa­ra los que ju­gar re­pre­sen­ta un pa­sa­tiem­po im­por­tan­te en sus vi­das. El mo­de­lo de negocios más re­pre­sen­ta­ti­vo pa­ra ellos es el que se ba­sa en los co­de­sa­rro­llos. Bus­can te­ner co­mo so­cios a gran­des em­pre­sas de vi­deo­jue­gos a ni­vel mun­dial que fon­dean los pro­yec­tos y se pien­san en con­jun­to.

Crea­ti­vos ma­de in Argentina

Si bien es­te ti­po de in­dus­trias no son nuevas, sí to­man hoy un papel fun­da­men-

tal a la ho­ra de pen­sar so­bre el fu­tu­ro del em­pleo. En­ri­que Avo­ga­dro, fla­man­te mi­nis­tro de Cul­tu­ra de la Ciu­dad, ase­gu­ra que, fren­te a un es­ce­na­rio de cam­bio en la ma­triz pro­duc­ti­va, se ne­ce­si­ta mu­cho em­pleo nue­vo que es­té ca­pa­ci­ta­do pa­ra en­fren­tar los cam­bios que vie­nen: “Hoy tie­nen más vi­si­bi­li­dad. En un mo­men­to don­de to­do tien­de a ser un com­mo­dity, las in­dus­trias cul­tu­ra­les ofre­cen pro­duc­tos, ser­vi­cios y ex­pe­rien­cias que son di­fí­ci­les de re­pli­car por­que es­tán ba­sa­das en el con­te­ni­do ori­gi­nal”.

Se­gún Ale­jan­dra Lu­zar­do, es­pe­cia­lis­ta del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo, los go­bier­nos de Amé­ri­ca la­ti­na es­tán po­nien­do es­fuer­zos en ellas por­que con­si­de­ran que el ta­len­to es un “re­cur­so inagotable” en la re­gión: “Los crea­ti­vos es­tán apor­tan­do soluciones nuevas y dis­rup­ti­vas en sus sec­to­res, pe­ro lo más in­no­va­dor es có­mo han po­di­do traer nuevas soluciones a sec­to­res más tra­di­cio­na­les”. De he­cho, ci­ta un in­for­me de EY pa­ra cuan­ti­fi­car su al­can­ce que ase­gu­ra que, en 2015, es­te ti­po de em­pre­sas em­plea­ron a 1,9 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res en to­da Amé­ri­ca la­ti­na.

La Argentina se abre de a po­co al ta­len­to. Un es­tu­dio de Adec­co mues­tra que el país es­tá en el quin­to pues­to a ni­vel re­gio­nal del ran­king que mi­de a la di­ver­si­dad de ta­len­to pa­ra im­pul­sar la com­pe­ti­ti­vi­dad. Sin em­bar­go, los nú­me­ros son me­jo­res en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, que lo­gró ubi­car­se pri­me­ra en Amé­ri­ca la­ti- na en­tre las ciu­da­des que ge­ne­ran, pro­mue­ven, atraen y re­tie­nen el ta­len­to. “Es­to mues­tra que te­ne­mos ma­te­ria pri­ma”, sos­tie­ne Pa­blo Giam­pie­ri, sub­se­cre­ta­rio de De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co de la Ciu­dad.

No es ca­sua­li­dad, ex­pli­ca Avo­ga­dro, que se tra­te de un fe­nó­meno ur­bano, ya que es en las ciu­da­des don­de hay más aglo­me­ra­ción de es­tos per­fi­les. Y es­tas las re­ci­ben con los bra­zos abier­tos, por­que son usi­nas que no ata­can al am­bien­te y que, a la vez, ge­ne­ran em­pleo de al­to va­lor agre­ga­do. A la vez, son más re­sis­ten­tes a si­tua­cio­nes de cri­sis, por­que cum­plen un rol que no pue­de ser re­em­pla­za­do por una má­qui­na. “Los em­pleos del fu­tu­ro van a es­tar li­ga­dos con la crea­ti­vi­dad e in­no­va­ción, lo que con­lle­va que Amé­ri­ca la­ti­na de­be pre­pa­rar­se pa­ra al­can­zar me­tas am­bi­cio­sas de ca­pa­ci­ta­ción y apo­yo a es­te sec­tor”, su­ma Giam­pie­ri.

Quie­nes tra­ba­jan en el te­ma ase­gu­ran que su im­pac­to, ade­más, de­rra­ma a otras in­dus­trias. “La eco­no­mía crea­ti­va es lo que sur­ge de to­mar el im­pac­to no so­lo de las in­dus­trias crea­ti­vas sino de la re­la­ción de es­tas con el res­to de los sec­to­res”, apun­ta Avo­ga­dro. En es­te sen­ti­do, Mo­ra Sci­lla­má, ex di­rec­to­ra na­cio­nal de In­dus­trias Crea­ti­vas aho­ra tras­la­da­da a la Ciu­dad, coin­ci­de en que son di­na­mi­za­do­ras de otras eco­no­mías: “Re­ba­san el ám­bi­to es­tric­ta­men­te cul­tu­ral. Cual­quier ca­de­na de va­lor de cual­quier sec­tor de la eco­no­mía, in­cor­po­ran­do crea­ti­vi­dad y di­se­ño, va a ha­cer de su pro­ce­so pro­duc­ti­vo un pro­ce­so de me­no­res cos­tos, más com­pe­ti­ti­vo o ca­paz de sus­ti­tuir im­por­ta­cio­nes”.

La em­pre­sa de Han­fling es ejem­plo de ello. Pu­bli­ci­ta­rio de pro­fe­sión, cre­ció vien­do a la com­pa­ñía óp­ti­ca de su pa­dre y de­ci­dió jun­tar am­bos apren­di­za­jes pa­ra su­mar­le in­no­va­ción a sus pro­duc­tos. Su pri­me­ra co­lec­ción le re­qui­rió una in­ver­sión de US$ 200.000 y un lar­go ca­mino has­ta lle­gar a los $ 65 mi­llo­nes de fac­tu­ra­ción con los que ce­rró 2017.

Ven­den 60.000 uni­da­des al año, nú­me­ro que in­clu­ye tan­to su lí­nea so­lar co­mo la de an­te­ojos de lectura. Se de­fi­ne co­mo una em­pre­sa crea­ti­va que di­se­ña des­de los mo­de­los de ga­fas, has­ta sus cam­pa­ñas, fo­to­gra­fías o lo­ca­les, y lo que ter­ce­ri­zan es la fabricación de la pro­duc­ción. Una par­te, la lí­nea pre­mium, se trae de Ita­lia, don­de re­ci­ben com­po­nen­tes de Chi­na y Ja­pón; mien­tras que la lí­nea es­tán­dar se ha­ce en el país: “En la Argentina hay mu­chos pro­duc­tos que no se pue­den fa­bri­car por los ni­ve­les de de­ta­lles que re­quie-

ren. La úni­ca for­ma pa­ra lo­grar po­si­cio­na­mien­to es por es­te mix de pro­duc­ción”, ex­pli­ca el fun­da­dor de la em­pre­sa, que em­plea a 50 per­so­nas.

Ideas for ex­port

Sci­lla­má ana­li­za que, pa­ra que es­tos sec­to­res sean sus­ten­ta­bles en el lar­go pla­zo, tie­nen que ser ca­pa­ces de pen­sar tan­to en el mer­ca­do in­terno co­mo en el ex­terno. Las ex­por­ta­cio­nes de bie­nes y ser­vi­cios cul­tu­ra­les sig­ni­fi­ca­ron US$ 232 mi­llo­nes en 2016, se­gún el Sin­ca. Sin em­bar­go, todavía hay un lar­go ca­mino por re­co­rrer: la ba­lan­za co­mer­cial de es­te sec­tor es de­fi­ci­ta­ria des­de 2008 y sus ex­por­ta­cio­nes vie­nen en ba­ja des­de 2011. Igual­men­te, la fun­cio­na­ria ad­vier­te que la com­pe­ten­cia no de­be pa­sar por una ven­ta­ja de cos­tos, sino por la ca­li­dad: “Te­ne­mos que pen­sar en nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad en tér­mi­nos de va­lor agre­ga­do”.

El sec­tor de vi­deo­jue­gos fue de los que su­pie­ron for­ta­le­cer­se gra­cias a sus ser­vi­cios en el ex­te­rior. De he­cho, el 95 por cien­to de su pro­duc­ción se des­ti­na a mer­ca­dos ex­ter­nos, se­gún ADVA. En el día a día de NGD Stu­dios, la ma­yo­ría de sus tra­ba­jos se desa­rro­llan en con­jun­to con em­pre­sas fo­rá­neas, co­mo el ca­so de Masters of Orion, el jue­go em­ble­ma de la em­pre­sa. Es­te pro­yec­to, que crea­ron en con­jun­to con la desa­rro­lla­do­ra War Ga­ming, im­pli­có tres años de tra­ba­jo y 50 per­so­nas de­di­ca­das full-ti­me. Fue el pri­mer jue­go de es­te ca­li­bre rea­li­za­do ín­te­gra­men­te en Amé­ri­ca la­ti­na y al­can­zó más de 300.000 usua­rios.

Mar­tín Cao, el CEO de la fir­ma que tie­ne 70 em­plea­dos, ex­pli­ca que los es­tu­dios la­ti­noa­me­ri­ca­nos se po­si­cio­nan con cos­tos todavía por en­ci­ma de paí­ses co­mo In­dia o Chi­na, pe­ro son todavía com­pe­ti­ti­vos com­pa­ra­dos con los Es­ta­dos Uni­dos o la Unión Eu­ro­pea. Sin em­bar­go, lo que ha­ce que con­si­gan un tra­ba­jo o no va más allá del pre­cio: “¿Por qué nos eli­gie­ron a no­so­tros? Con Masters of Orion es­tu­vi­mos en el lu­gar y mo­men­to in­di­ca­do. Les ha­bía­mos lle­va­do un pro­yec­to que les gus­tó pe­ro fi­nal­men­te nos pro­pu­sie­ron ha­cer es­te. Nos pi­die­ron un pro­to­ti­po y lo hi­ci­mos bien. Quin­ce años des­pués de eso, todavía te­ne­mos que sa­lir a bus­car los pro­yec­tos”, ad­vier­te.

El gru­po Cla­ri­dad, que ini­ció su tra­di­ción ex­por­ta­do­ra en 1970, ase­gu­ra que hoy son los li­bros infantiles los

1,9 mi­llo­nes de em­pleos ge­ne­ran las in­dus­trias crea­ti­vas en Amé­ri­ca la­ti­na. Fuen­te: EY, 2015.

que abren las puer­tas en mu­chos mer- ca­dos. Es­tán pre­sen­tes en Amé­ri­ca la­ti­na y los Es­ta­dos Uni­dos, y el año pa­sa­do lo­gra­ron en­trar a Es­pa­ña lue­go de un pe­río­do sin ex­por­tar. “Hu­bo dos mer­ca­dos que siem­pre nos fue­ron rea­cios, Es­pa­ña y Chi­le. Cu­rio­sa­men­te los dos se die­ron vuel­ta. En ma­te­rial de ex­por­ta­ción siem­pre hay al­tos y ba­jos, paí­ses co­mo Ve­ne­zue­la que era nues­tro prin­ci­pal mer­ca­do hoy no exis­ten. En Co­lom­bia ca­da vez hay me­nos li­bre­rías, la prin­ci­pal ca­de­na, Pa­na­me­ri­ca­na, hoy ven­de elec­tro­do­més­ti­cos en la plan­ta ba­ja y los li­bros es­tán al fon­do del lo­cal”, ex­pli­ca Ca­ba­ne­llas.

La em­pre­sa em­plea a sie­te per­so­nas, pe­ro su tra­ba­jo al­can­za a au­to­res, ilus­tra­do­res, tra­duc­to­res y co­rrec­to­res. Ste­lla Ma­ris Ro­zas, su ge­ren­te Ge­ne­ral, ase­gu­ra que se en­cuen­tran con crea­do­res li­te­ra­rios de al­ta ca­li­dad en el país, pe­ro que mu­chos de­ben sa­lir a ven­der sus de­re­chos afue­ra. “Los li­bros ar­gen­ti­nos es­tán ca­ros pa­ra el res­to de Amé­ri­ca la­ti­na. Du­ran­te la cri­sis es­pa­ño­la pa­só que ellos man­da­ban sus de­vo­lu­cio­nes a Amé­ri­ca a pre­cio de cos­to y eso hi­zo que el pre­cio de los li­bros ca­ye­ra. Por eso en el ex­te­rior com­pe­tís con la ca­li­dad”. Su pre­si­den­ta ase­gu­ra que los li­bros de­ben pe­le- ar, ade­más, con la pi­ra­te­ría. La em­pre­sa apues­ta a los lla­ma­dos li­bros ál­bum, que se di­fe­ren­cian por la ca­li­dad de su papel e ilus­tra­cio­nes, por lo que con­si- guen des­pe­gar­se así de su com­pe­ten­cia: “Te­nés que en­con­trar tu iden­ti­dad pa­ra di­fe­ren­ciar­te”, ase­gu­ra Ro­zas.

Pa­ra In­fi­nit, la si­tua­ción es di­fe­ren­te, y todavía apues­ta al mer­ca­do in­terno, pa­ra lo que cuen­tan con sie­te lo­ca­les pro­pios y tie­nen re­pre­sen­ta­ción en 800 óp­ti­cas del país. Po­seen una fran­qui­cia en Uru­guay, y si bien su­pie­ron es­tar en más paí­ses de la re­gión, Han­fling pre­fie­re ser cau­to: “So­mos re­cep­ti­vos si apa­re­ce un so­cio in­tere­sa­do en ha­cer un tra­ba­jo de po­si­cio­na­mien­to, que lle­va tiem­po. No es una res­pues­ta in­me­dia­ta. Si des­em­bar­ca­mos va­mos a ser una mar­ca nue­va que hay que desa­rro­llar, y ese part­ner tie­ne que es­tar dis­pues­to a ha­cer­lo”, ase­gu­ra.

Desafíos a la vis­ta

Pa­ra los más es­cép­ti­cos, las com­pa­ñías de in­dus­trias crea­ti­vas no ge­ne­ran tra­ba­jo in­clu­si­vo. Pa­ra Avo­ga­dro, pue­den ser­lo en la me­di­da en que se ofrez­ca un sis­te­ma edu­ca­ti­vo con opor­tu­ni­da­des igua­li­ta­rias: “Hay una po­si­bi­li­dad muy rá­pi­da de agre­gar va­lor con crea­ti­vi­dad e ir a una dis­cu­sión que tie­ne que ver con un pro­duc­to ori­gi­nal y diferenciado”.

Cao opi­na que, cuan­do se tra­ta de apos­tar a es­te ti­po de pro­yec­tos, hay que ser cau­te­lo­sos por­que se tra­ta de un sec­tor de al­to ries­go: “Se ne­ce­si­ta siem­pre el apo­yo de los go­bier­nos. Ha­cien­do un vi­deo­jue­go, lo más pro­ba­ble es que te va­ya mal. Por eso re­quie­re ca­pi­tal in­ten­si­vo, por­que la for­ma de mi­ti­gar el ries­go es ti­rar más ti­ros. Eso es lo que fal­ta en los paí­ses emer­gen­tes”. La em­pre­sa, que ter­mi­nó 2017 con más de $ 40 mi­llo­nes de fac­tu­ra­ción, apues­ta a man­te­ner a su equi­po ca­pa­ci­ta­do y pro­yec­ta cre­cer 50 por cien­to es­te año.

Por su par­te, es­te año Cla­ri­dad lan­za­rá To­bo­gán, un se­llo pa­ra ni­ños que pro­pon­drá li­bros de ac­ti­vi­da­des pa­ra que des­cu­bran las le­tras y nú­me­ros a tra­vés de jue­gos. “Es­ta­mos en­tu­sias­ma­dos. Ya hi­ci­mos pre­ven­ta a Uru­guay y Es­pa­ña. Te­ne­mos pre­vis­to lan­zar 22 li­bros pa­ra es­te año con una ti­ra­da de 4500 ejem­pla­res ca­da uno”, ex­pli­ca la ge­ren­te de la editorial que fac­tu­ró $ 10 mi­llo­nes en la Argentina y su­mó US$ 148.000 de sus ven­tas al ex­tran­je­ro.

Pe­se al pa­no­ra­ma in­cier­to, Ca­ba­ne­llas apues­ta al cre­ci­mien­to: “Cuan­do com­pra­mos Editorial Cla­ri­dad no era el me­jor mo­men­to. Nues­tros me­jo­res tí­tu­los no se po­dían co­mer­cia­li­zar, el ré­gi­men mi­li­tar los ha­bía prohi­bi­do, y cuan­do co­men­za­mos con una­lu­na lo mis­mo. Pe­ro si so­lo tu­vié­ra­mos Editorial He­lias­ta es­ta­ría­mos bas­tan­te mal. Así que cuan­do hay cri­sis es mo­men­to de ha­cer cam­bios y es­te es uno de ellos”.

Pa­ra man­te­ner­se vi­gen­te, Han­fling apos­ta­rá a los an­te­ojos re­ce­ta­dos y lan­za­rá una lí­nea de cris­ta­les of­tal­mo­ló­gi­cos. Su sec­tor sintió la ba­ja en el con­su­mo y se vio afec­ta­do por los nue­vos há­bi­tos de com­pra en el ex­te­rior. “Es­toy tra­tan­do de di­ver­si­fi­car la mar­ca en pro­duc­tos nue­vos pe­ro que ge­ne­ren una si­ner­gia que ha­ga que se man­ten­ga viva”, ase­gu­ra el em­pre­sa­rio, mien­tras ob­ser­va de en­fren­te la mar­que­si­na ro­ja con el logo de Ray-ban.

Se­gui­nos en fa­ce­book.com/aper­tu­ra­com en twit­ter.com/aper­tu­ra­com

NGD Stu­dios. An­drés Gua­ri­no­ni y Mar­tín Cao, de la em­pre­sa de vi­deo­jue­gos.

In­fi­nit Ga­briel Han­fling, fun­da­dor de la mar­ca de an­te­ojos que com­pi­te con las mar­cas in­ter­na­cio­na­les.

Cla­ri­dad. Ana Ma­ría Ca­ba­ne­llas, a car­go de la editorial de li­bros infantiles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.