La co­pa me­dio lle­na

La in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la bus­ca re­cu­pe­rar­se de años de es­tan­ca­mien­to en las ex­por­ta­cio­nes. La de­va­lua­ción y la ma­la co­se­cha de uva en Eu­ro­pa le dan im­pul­so. El gran ob­je­ti­vo: Chi­na.

Apertura (Argentina) - - Sumario - Por Ri­car­do Quesada

Or­den, com­pra de comida. Aho­ra arre­glo las flo­res pa­ra mi pro­me­ti­do, con una bo­te­lla de vino pa­ra des­pués del tra­ba­jo. Has­ta aho­ra, hoy es un día per­fec­to”, pu­bli­có ha­ce ca­si tres años la can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se Lady Ga­ga en sus re­des so­cia­les. ¿El vino en cues­tión? Una bo­te­lla de Ála- mos mal­bec, el vino entry le­vel de Ca­te­na Za­pa­ta (US$ 11 en los re­tai­lers de los Es­ta­dos Uni­dos) que, se­gún ase­gu­ran en la bo­de­ga men­do­ci­na, es el mal­bec más vendido del mun­do.

“No te­ne­mos me­di­do cuán­to in­flu­yó en nues­tras ven­tas esa pu­bli­ca­ción. Pe­ro de lo que es­ta­mos se­gu­ros es de que tu­vo un im­pac­to muy po­si­ti­vo no so­lo pa­ra no­so­tros co­mo bo­de­ga, sino pa­ra to­do el vino argentino co­mo mar­ca”, di­ce Gastón Pé­rez Iz­quier­do, CEO de Ca­te­na Za­pa­ta. La pu­bli­ca­ción de Lady Ga­ga, ase­gu­ra Pé­rez Iz­quier­do, no pu­do ser más opor­tu­na: se dio en un con­tex­to de es­tan­ca­mien­to e, in­clu­so, caí­da de las ex­por­ta­cio­nes de vino, que co­men­zó en 2011, con la ins­tau­ra­ción del ce­po cam­bia­rio, y con­ti­núa has­ta aho­ra. En el pe­río­do di­ciem­bre 2016-no­viem­bre 2017 con­tra el mis­mo lap­so de 2015-2016 se re­gis­tró una mer­ma de 0,6 por cien­to en el to­tal de ven­ta de vino em­bo­te­lla­do al ex­te­rior, con un pre­cio por bo­te­lla ex­por­ta­da que se in­cre­men­tó 4,23 por cien­to, se­gún los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles al cie­rre de es­ta no­ta que ma­ne­ja­ba la in­dus­tria.

“En nues­tro país he­mos te­ni­do va­rios años de po­ca com­pe­ti­ti­vi­dad en re­la­ción con el ti­po de cam­bio. Ese es un fac­tor ma­cro­eco­nó­mi­co que in­flu­ye bas­tan­te por­que ha­ce que el pro­duc­to de uno sea más ca­ro fren­te a una ofer­ta in­ter­na­cio­nal. Por eso, fue muy di­fí­cil pa­ra el sec­tor vi­ti­vi­ní­co­la po­der se­guir abrien­do mer­ca­dos. Aun­que pa­ra las em­pre­sas gran­des ya no es tan­to un pro­ble­ma abrir mer­ca­dos, sí lo es con­so­li­dar y me­jo­rar los que tie­nen ha­ce mu­chos años”, de­ta­lla Ro­dri­go Na­zar, pre­si­den­te de Es­co­rihue­la Gas­cón, al tiem­po que ase­gu­ra que otro de los fac­to­res que com­pli­có el pa­no­ra­ma es la per­sis­ten­te in­fla­ción.

Me­nos mer­ca­do

Al­ber­to Ari­zu, di­rec­tor Co­mer­cial de Lui­gi Bos­ca y pre­si­den­te de Wi­nes of Argentina, des­ta­ca que en­tre 2012 y 2015, mien­tras en el mun­do las ex­por­ta­cio­nes de vino cre­cie­ron, la Argentina per­dió mer­ca­do, con lo que la bre­cha con los paí­ses com­pe­ti­do­res se am­plió: “Fue­ron po­lí­ti­cas que le hi­cie­ron mu­cho da­ño al sec­tor. En 2016 y 2017 se me­jo­ró un po­co, con la re­cu­pe­ra­ción de Bra­sil, los Es­ta­dos Uni­dos y mer­ca­dos co­mo el Reino Uni­do, que res­pon­die­ron muy bien, aun­que todavía re­sul­ta di­fí­cil com­pe­tir con el res­to del mun­do”.

El sec­tor tu­vo en 2016 y 2017, ade­más, las dos peo­res co­se­chas de uva de los úl­ti-

mos 70 años, lo que agre­gó pre­sión en los cos­tos de las bo­de­gas e hi­zo más di­fí­cil aún lo­grar una ecua­ción que ce­rra­ra, so­bre to­do en los vi­nos de me­nos de US$ 10 en re­tail, que re­pre­sen­tan el 75 por cien­to del con­su­mo de vino en el mun­do.

En la in­dus­tria hay con­sen­so so­bre que la Argentina se pu­so ca­ra pa­ra cier­to ni­vel de vi­nos y el sec­tor tu­vo que en­fren­tar­se a la dis­yun­ti­va de su­bir los pre­cios en dó­la­res, en un mun­do sin in­fla­ción, o de re­sig­nar ren­ta­bi­li­dad o, in­clu­so, per­der­la, en aras de no ce­der po­si­cio­nes en los mer­ca­dos ya ga­na­dos, con la es­pe­ran­za de po­der re­com­po­ner la ecua­ción de la com­pe­ti­ti­vi­dad en el fu­tu­ro. “No se aban­do­na nun­ca un mer­ca­do mien­tras se lo pue­da abas­te­cer. In­clu­so lo he­mos he­cho con mu­cho es­fuer­zo. Y a ve­ces se man­tie­ne aun cuan­do ba­jan los már­ge­nes”, agre­ga Pé­rez Iz­quier­do.

San­tia­go Ri­bi­sich, ge­ren­te Ge­ne­ral de Tri­ven­to, aporta que la de­va­lua­ción lle­vó un po­co de ali­vio a la in­dus­tria y la fo­to ac­tual es me­jor que un mes y me­dio atrás. Sin em­bar­go, des­ta­ca que, por los tiem­pos que lle­va ex­por­tar, se ne­ce­si­ta una pe­lí­cu­la de ti­po de cam­bio real más com­pe­ti­ti­vo.

“Es muy di­fí­cil y di­ría ca­si im­po­si­ble en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les in­cre­men­tar pre­cios de­bi­do a la al­ta com­pe­ten­cia que en­fren­ta­mos”, su­ma Mar­tín Ra­mos, CEO de Gru­po Pe­ña­flor, due­ña de las mar­cas Tra­pi­che, El Es­te­co y Fin­ca Las Mo­ras, en­tre otras.

En los úl­ti­mos años, las ex­por­ta­cio­nes de vino au­men­ta­ron en pre­cio uni­ta­rio, pe­ro no en va­lor. Has­ta 2008 se po­día te­ner una ren­ta­bi­li­dad ra­zo­na­ble a US$ 18 free on board (FOB) la ca­ja de 12. Hoy, por de­ba­jo de US$ 30 FOB la ca­ja de 12 la ga­nan­cia es muy ma­la y a ese pre­cio se ex­por­tan los vi­nos que se pue­den en­con­trar a US$ 9 en un re­tai­ler de los Es­ta­dos Uni­dos.

“El 75 por cien­to del vino que se con­su­me en el mun­do es­tá de­ba­jo de ese pre­cio y el cos­to argentino nos sa­có una por­ción con­si­de­ra­ble de la ex­por­ta­ción. Esos seg­men­tos fue­ron ocu­pa­dos con mu­cha agre­si­vi­dad por Chi­le, Es­pa­ña y, un po­co me­nos, Ita­lia y Fran­cia”, des­ta­ca Her­vé Bir­nie Scott, di­rec­tor de Bo­de­gas, Vi­ñe­dos y Eno­lo­gía de Moëtt Hen­nessy Argentina, due­ña en el país de Bo­de­gas Chan­don y Te­rra­zas de los An­des.

Pé­rez Iz­quier­do coin­ci­de con es­ta ob­ser­va­ción y des­ta­ca que la Argentina tu­vo que su­bir len­ta­men­te los pre­cios en los úl­ti­mos sie­te años: “Nos íba­mos que­dan­do fue­ra del mer­ca­do e íba­mos que­dan­do fue­ra de una par­te su­per­com- pe­ti­ti­va que es el seg­men­to de US$ 6 a US$ 10 re­tail en los Es­ta­dos Uni­dos. Ese es el gran mer­ca­do”.

Mal­bec de al­ta ga­ma

Sin em­bar­go, el CEO de Ca­te­na Za­pa­ta des­ta­ca que la Argentina tu­vo la in­te­li­gen­cia de po­si­cio­nar al mal­bec, ce­pa em­ble­ma de la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra lo­cal, co­mo un vino de al­ta ga­ma. Eso per­mi­tió que la mar­ca vino argentino no ca­ye­ra to­do lo que po­dría ha­ber caí­do en los mer­ca­dos ex­ter­nos: “Siem­pre tra­ba­jar en los seg­men­tos al­tos de pre­cio te va a pres­ti­giar el pro­duc­to; la de­no­mi­na­ción de ori­gen Argentina, el va­lor del va­rie­tal mal­bec, que es nues­tro em­ble­ma. Y, fi­nal­men­te, eso va a de­rra­mar ha­cia aba­jo”.

“El pio­ne­ro fue Ni­co­lás Ca­te­na, que po­si­cio­nó una mar­ca y creó un con­cep­to de ca­li­dad an­tes que de vo­lu­men. Eso ha ge­ne­ra­do que se pue­da, fren­te a otros mer­ca­dos co­mo el chi­leno, po­der te­ner pro­duc­tos de más al­ta ga­ma que pue­den re­sis­tir pre­cios más al­tos”, di­ce Na­zar y re­co­no­ce que esa es­tra­te­gia ayu­dó a Es­co­rihue­la a po­der sos­te­ner es­tos años ese des­ajus­te ma­cro­eco­nó­mi­co.

San­tia­go Ga­lli, ge­ren­te de Mar­ke­ting y Tu­ris­mo de Bo­de­gas Nor­ton, di­ce que apun­tar a las ga­mas me­dias y al­tas es una es­tra­te­gia más sus­ten­ta­ble a lar­go pla­zo, por­que se ve un tra­de up del con­su­mi­dor mun­dial ha­cia vi­nos más ca­ros: “Te­ne­mos muy bue­nas ca­rac­te­rís­ti­cas eno­ló­gi­cas que ha­cen po­si­ble te­ner ese ob­je­ti­vo”.

Es­te año, con una ven­di­mia es­pe­ra­da con va­lo­res nor­ma­les, la de­va­lua­ción del pe­so de fi­nes de 2017 y la ma­la co­se­cha de uva en Eu­ro­pa, la si­tua­ción pa­re­ce ha­ber­se da­do vuel­ta pa­ra dar­le un res­pi­ro a la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra argentina. “El cam­bio es­ta­ba que­da­do y con la de­va­lua­ción me­jo­ró la con­di­ción de ex­por­ta­ción. La he­la­da que tu­vo Eu­ro­pa ha­ce que to­do el he­mis­fe­rio nor­te ten­ga que su­bir pre­cios. Y hay un reaco­mo­da­mien­to. No es que va­ya­mos a es­tar más ba­ra­tos, pe­ro sí se acor­ta un po­co la dis­tan­cia con otros paí­ses”, di­ce Se­bas­tián Zuc­car­di, di­rec­tor de Fa­mi­lia Zuc­car­di, bo­de­ga que tie­ne en su port­fo­lio las mar­cas Zuc­car­di y San­ta Ju­lia.

agre­ga que, más que la de­va­lua- ción, lo que ha­ce que el con­tex­to sea más fa­vo­ra­ble es la ven­di­mia pro­yec­ta­da pa­ra es­te año, que va a ser su­pe­rior a la de los úl­ti­mos dos. Eso va a per­mi­tir que ha­ya más can­ti­dad de uva pa­ra to­dos los ni­ve­les de vino, des­de los entry le­vel has­ta los de al­ta ga­ma, y agre­ga que, aun­que la ca­li­dad de la uva en los úl­ti­mos dos años fue “ex­ce­len­te”, la es­ca­sez com­pli­có las po­si­bi­li­da­des de lle­gar con pre­cios com­pe­ti­ti­vos a los mer­ca­dos ex­tran­je­ros.

“No exis­te ne­ce­sa­ria­men­te una co­rre­la­ción en­tre ma­las co­se­chas en el he­mis­fe­rio nor­te y me­jo­ra de la per­for­man­ce de nues­tras ex­por­ta­cio­nes, pe­ro des­de lue­go que es un fac­tor a te­ner en cuen­ta al mo­men­to de ana­li­zar la com­pe­ti­ti­vi­dad de otros orí­ge­nes. Pe­ro, efec­ti­va­men­te es­te año habrá me­nos vino dis­po­ni­ble en el mun­do”, ex­pli­ca Ra­mos, de Pe­ña­flor.

Me­jo­ra fu­gaz

En el cor­to pla­zo, aun­que pue­da ha­ber una me­jo­ra mo­men­tá­nea, no se va­ti­ci­na una sus­tan­cial, es­pe­cial­men­te en las ex­por­ta­cio­nes de vino em­bo­te­lla­do, que re­pre­sen­tan cer­ca del 85 por cien­to de las ven­tas al ex­te­rior. La ra­zón, se­gún Pé­rez Iz­quier­do, ra­di­ca en que desa­rro­llar mer­ca­dos lle­va tiem­po, im­pli­ca via­jar a los paí­ses de des­tino, co­no­cer a los dis­tri­bui­do­res y pen­sar una es­tra­te­gia pa­ra el des­em­bar­co, en­tre otras ac­cio­nes. “Es un tra­ba­jo de hor­mi­ga que la in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la argentina fue desa­rro­llan­do des­de 2000 has­ta 2011 o 2012 en for­ma inin­te­rrum­pi­da de cre­ci­mien­to de dos dí­gi­tos”, ex­pli­ca.

Por eso, to­dos es­tos fac­to­res que alien­tan la vi­sión de cor­to pla­zo ne­ce­si­tan me­di­das que ha­gan que las ex­por­ta­cio­nes de la in­dus­tria se es­ta­bi­li­cen a me­diano y lar­go pla­zo. “Es­tá cla­ro que el con­tex­to argentino pa­ra las bo­de­gas es com­pli­ca­do. Aun­que la in­dus­tria sa­le a com­pe­tir y es exi­to­sa, ha per­di­do mu­cho en com- pe­ti­ti­vi­dad. Y la de­va­lua­ción de fi­nes del año pa­sa­do no cam­bia sus­tan­cial­men­te el atra­so cam­bia­rio. Te­ne­mos que tra­ba­jar en la pro­duc­ti­vi­dad”, di­ce Ra­mi­ro Ba­rrios, ge­ren­te Ge­ne­ral de Clos de los Sie­te, que apun­ta a la ne­ce­si­dad de ba­jar cos­tos lo­gís­ti­cos, la­bo­ra­les y fis­ca­les.

Ma­rio Gior­dano, ge­ren­te Ge­ne­ral de Wi­nes of Argentina, di­ce que la in­dus­tria “no pue­de vi­vir” del ti­po de cam­bio y mar­ca co­mo ejem­plo el ca­so chi­leno: “Ha­ce mil años que tie­ne pro­ble­mas de ti­po de cam­bio y nun­ca de­jó de ex­por­tar. Pe­ro tie­nen otros as­pec­tos vin­cu­la­dos a la com­pe­ti­ti­vi­dad, co­mo los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio que per­mi­ten el in­gre­so de sus vi­nos con ta­sa ce­ro en una gran can­ti­dad de mer­ca­dos. En la Argentina se ve la fal­ta de acuer­dos in­ter­na­cio­na­les du­ran­te dé­ca­das y, aun­que aho­ra se es­tá tra­ba­jan­do so­bre el te­ma, lle­va tiem­po al­can­zar­los”.

En ese sen­ti­do, Ari­zu des­ta­ca la im­por­tan­cia de ver el me­diano pla­zo, por­que la receta de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas con el ti­po de cam­bio es “pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra ma­ña­na”. Y agre­ga: “Va­mos a te­ner que acos­tum­brar­nos a fu­tu­ro a que hay que te­ner una eco­no­mía que se adap­te a mo­men­tos de cam­bio apre­cia­ga­lli do y otros, de­pre­cia­do. La com­pe­ti­ti­vi­dad se va dar con el tiem­po. Hoy los már­ge­nes si­guen sien­do ba­jos si se los com­pa­ra con 10 años atrás y van a se­guir relativamente ba­jos en de­ter­mi­na­dos ni­ve­les de pre­cios has­ta que ha­ya ven­ta­jas lo­gís­ti­cas y se em­pie­cen a fir­mar tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio”. En el sec­tor creen que se es­tá em­pe­zan­do a re­co­rrer ese ca­mino. “La ne­ce­si­dad com­pe­ti­ti­va es­tá por par­te del sec­tor. Y eso lo de­be to­mar el Go­bierno, que son los res­pon­sa­bles y los en­car­ga­dos y tie­nen la po­tes­tad de po­der ne­go­ciar con otros go­bier­nos y rom­per esas ba­rre­ras, pa­ra que por lo me­nos des­de el pun­to de vis­ta aran­ce­la­rio sea­mos igual de com­pe­ti­ti­vos que nues­tros paí­ses com­pe­ti­do­res”, re­cla­ma Na­zar.

“Hoy los már­ge­nes si­guen sien­do ba­jos si se los com­pa­ra con 10 años atrás y se­gui­rán así”.

Con la mi­ra­da a Orien­te

Hoy, los prin­ci­pa­les mer­ca­dos de ex­por­ta­ción son los Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y el nor­te de Eu­ro­pa, es­pe­cial­men­te el Reino Uni­do, pe­ro las bo­de­gas es­pe­ran cre­cer en Chi­na que, con 48 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res, es el se­gun­do com­pra­dor mun­dial de vi­nos y que se es­pe­ra que en tres años des­pla­ce a los Es­ta­dos Uni­dos del pri­mer lu­gar. “Con­su­men mu­cho vino, aun­que prác­ti­ca­men­te to­do lo que se ven­de sea fran­cés. La Argentina tie­ne una in­men­sa opor­tu­ni­dad de cre­cer allí y, tam­bién, en to­da la re­gión de Asia Pa­cí­fi­co”, di­ce Pé­rez Iz­quier­do.

El año pa­sa­do, la Argentina fir­mó un

acuer­do mar­co con el em­pre­sa­rio Jack Ma, due­ño de Alibaba, el re­tai­ler más gran­de del mun­do. Es­te con­ve­nio le per­mi­tió a Wi­nes of Argentina tra­ba­jar en con­jun­to con la pla­ta­for­ma de e-com­mer­ce pa­ra abrir la tien­da ofi­cial de vi­nos ar­gen­ti­nos, que se su­ma a las que ya po­seen Aus­tra­lia, Su­dá­fri­ca y Nue­va Ze­lan­da. La tien­da fue inau­gu­ra­da el 11 de no­viem­bre, que es uno de los gran­des días de ven­tas en el país asiá­ti­co. Des­de ese día, se pue­den com­prar 85 mar­cas ar­gen­ti­nas di­fe­ren­tes por me­dio de Alibaba.

“Se tra­ta de una gran opor­tu­ni­dad, ya que las ven­tas de la ca­te­go­ría Vino en In­ter­net cre­cen a do­ble dí­gi­to por año. El ob­je­ti­vo es achi­car la bre­cha de lo que los chi­nos co­no­cen so­bre los vi­nos ar­gen­ti­nos”, ex­pli­ca Ari­zu.

En el sec­tor coin­ci­den que des­de que se ini­ció la tec­ni­fi- ca­ción de las bo­de­gas en los años ’90 la in­dus­tria nun­ca de­jó de tra­ba­jar en la efi­cien­cia. Sin em­bar­go, el au­men­to en el pre­cio de la uva de los úl­ti­mos años, el atra­so cam­bia­rio y la in­fla­ción les ju­ga­ron una ma­la pa­sa­da. “So­mos op­ti­mis­tas. Creo que va a ha­ber una muy bue­na co­se­cha y len­ta­men­te ire­mos re­cu­pe­ran­do los már­ge­nes”, ex­pli­ca Pé­rez Iz­quier­do.

Ga­nar pro­duc­ti­vi­dad y efi­cien­cia fue la cla­ve pa­ra que los már­ge­nes no se re­du­je­ran tan­to en es­tos úl­ti­mos años, des­ta­can y ase­gu­ran que la Argentina no tie­ne un pro­ble­ma de cos­tos de raíz. “Puer­tas aden­tro, por su­pues­to, siem­pre se pue­de me­jo­rar y es­ta­mos en per­ma­nen­te es­tu­dio y re­search pa­ra que la ca­li­dad se va­ya pon­de­ran­do año tras año. Ese es el eje de es­ta in­dus­tria”, ex­pli­ca Na­zar y aporta que lo que es­tá ha­cien­do aho­ra la ma­yo­ría de las bo­de­gas es un es­tu­dio ex­haus­ti­vo de los sue­los pa­ra em­pe­zar a desa­rro­llar co­mo mar­cas las mi­cro­zo­nas de cul­ti­vo.

Es­ta es­tra­te­gia es un pa­so más en el de­sa­rro­llo del mal­bec co­mo iden­ti­dad del vino argentino. Des­pués de 20 años de tra­ba­jar es­ta ce­pa co­mo em­ble­ma de la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra, las bo­de­gas apun­tan aho­ra a que se di­fe­ren­cien los dis­tin­tos es­ti­los de mal­bec no so­lo por la pro­vin­cia de ori­gen, sino por las ca­rac­te­rís­ti­cas de sue­lo y cli­ma que tie­ne ca­da fin­ca en par­ti­cu­lar. “Ha­ce 20 años el mun­do prác­ti­ca­men­te des­co- no­cía la va­rie­dad mal­bec. Y la Argentina lo­gró que se vol­vie­ra a to­mar co­mo una va­rie­dad de al­tí­si­ma ca­li­dad. Hoy, el mal­bec ya es co­no­ci­do y es tiem­po de so­fis­ti­car el men­sa­je. Hay que con­tar lo más im­por­tan­te: la di­fe­ren­cia­ción por te­rroir”, se­ña­la Ari­zu.

Quie­nes es­tán tra­ba­jan­do en el es­tu­dio de los sue­los se­ña­lan que se pue­den en­con­trar di­fe­ren­cias en pe­que­ñas par­ce­las de, in­clu­so, dos hec­tá­reas, que pue­den dar co­mo re­sul­ta­do vi­nos de ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes. “Son con­cep­tos nue­vos que no vie­nen ata­dos a una va­rie­dad de­ter­mi­na­da de uva, sino al te­rroir. Se es­tá tra- ba­jan­do mu­chí­si­mo eso. Va a ser una re­vo­lu­ción en el fu­tu­ro”, des­ta­ca Na­zar.

El si­guien­te pa­so, ex­pli­can, es em­pe­zar a tra­ba­jar con las de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen. Ya no se­rá el mal­bec argentino, sino el del va­lle de Uco, Agre­lo, Ca­fa­ya­te o del al­to va­lle del Río Ne­gro. “Si se lo­gran tra­ba­jar bien las de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen, lo­gra­re­mos que se les abra el jue­go a las de­más va­rie­da­des”, con­fían.

En los úl­ti­mos años hu­bo in­ten­tos de ins­ta­lar el to­rron­tés co­mo em­ba­ja­dor de los blan­cos ar­gen­ti­nos, aun­que la es­tra­te­gia no co­rrió la mis­ma suer­te que el mal­bec. Ari­zu se­ña­la que el país tie­ne una deu­da con los blan­cos, que re­pre­sen­tan ape­nas el 15 por cien­to de las ex­por­ta­cio­nes: “La Argentina pro­du­ce char­don­nay, se­mi­llón y sau­vig­non blanc ex­tra­or­di­na­rios. Y no te­ner re­nom­bre ale­ja el 50 por cien­to del con­su­mo mun­dial”. Zuc­car­di coin­ci­de y ase­gu­ra que hay que tra­ba­jar en la ima­gen del país co­mo pro­duc­tor. “Es ne­ce­sa­rio un se­llo de ca­li­dad co­mo país pro­duc­tor. Hay mu­cho tra­ba­jo por ha­cer, re­co­rrer mer­ca­dos y ga­nar pre­sen­cia en don­de ya es­ta­mos”, se­ña­la.

Pa­ra los pró­xi­mos años, la in­dus­tria se mues­tra op­ti­mis­ta y es­pe­ra que, en un fu­tu­ro no muy le­jano, sean ca­da vez más los in­fluen­cers que, co­mo Lady Ga­ga, cuen­ten en sus re­des so­cia­les que es­tán por abrir una bo­te­lla de vino argentino.

Se­gui­nos en fa­ce­book.com/aper­tu­ra­com en twit­ter.com/aper­tu­ra­com

Mar­tín Ra­mos, CEO de Gru­po Pe­ña­flor, prin­ci­pal pro­duc­tor de vi­nos del país. Al­ber­to Ari­zu, de Lui­gi Bos­ca: “Todavía re­sul­ta di­fí­cil com­pe­tir con el mun­do”.

En ba­ja La ex­por­ta­ción de vino vol­vió a caer en 2017.

Gastón Pé­rez Iz­quier­do, CEO de Ca­te­na Za­pa­ta: “Asia es una opor­tu­ni­dad”. Her­vé Bir­nie Scott, di­rec­tor de Bo­de­gas de Moëtt Hen­nessy Argentina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.