La re­vo­lu­ción del fút­bol es orien­tal

Las com­pras com­pul­si­vas en los clu­bes eu­ro­peos sig­ni­fi­can tan­to ries­gos co­mo re­com­pen­sas pa­ra la ima­gen de Chi­na. La tác­ti­ca del go­bierno de Xi pa­ra apun­ta­lar su in­fluen­cia.

Apertura (Argentina) - - Sumario - Por Ben Bland en Hong Kong y Mu­rad Ah­med en Wol­ver­ham­pton

El ates­ta­do pub de Billy Wright en Wol­ver­ham­pton, una ciu­dad de cla­se tra­ba­ja­do­ra en las West Mid­lands de Gran Bre­ta­ña, es un lu­gar in­ve­ro­sí­mil pa­ra ser el pun­to de par­ti­da de la mi­sión mun­dial del pre­si­den­te Xi Jin­ping de apun­ta­lar la in­fluen­cia de Chi­na. Pe­ro mien­tras Ke­vin Ja­mes be­be jun­to con otros hin­chas del club Wol­ver­ham­pton Wan­de­rers cer­ca del pre­dio de en­tre­na­mien­to, rin­de ho­me­na­je al con­sor­cio chino que com­pró el equi­po en ju­lio de 2016. Ha in­yec­ta­do de­ce­nas de mi­llo­nes de li­bras, com­pró ju­ga­do­res ex­tran­je­ros, re­du­jo el cos­to de las en­tra­das y ca­ta­pul­tó al club, cu­yo úl­ti­mo tro­feo im­por­tan­te se re­mon­ta­ba a 1980, a la ci­ma de la se­gun­da di­vi­sión del fút­bol in­glés.

La com­pra de los Wol­ves por Fo­sun en 45 mi­llo­nes de li­bras (US$ 58 mi­llo­nes) for­ma par­te de una am­plia ra­cha gas­ta­do­ra en res­pues­ta al lla­ma­do de Xi de ha­cer una re­vo­lu­ción fut­bo­lís­ti­ca, que hi­zo que mag­na­tes chi­nos in­vir­tie­ran unos US$ 2500 mi­llo­nes en los úl­ti­mos tres años en 20 clu­bes eu­ro­peos, des­de gi­gan­tes co­mo el Man­ches­ter City y el AC Mi­lan a equi­pos más pe­que­ños co­mo el FC So­chaux en Fran­cia o el Nort­ham­pton Town de In­gla­te­rra.

Cua­tro de los prin­ci­pa­les equi­pos en las West Mid­lands –As­ton Vi­lla, Bir­ming­ham City, Wol­ves y West Brom­wich Al­bion, de la Pre­mier Lea­gue– son aho­ra pro­pie­dad chi­na. “Han si­do fan­tás­ti­cos (los de Fo­sun) –ase­gu­ra Ja­mes, quien ha­ce 30 años es abo­na­do del club–. Es­cu­cha­ron a los hin­chas y quie­ren que vuel­van”.

El club po­co a la moda, ubi­ca­do a 220 ki­ló­me­tros de Lon­dres en una re­gión que lle­va de­ce­nios de de­ca­den­cia, pa­re­ce una in­ver­sión ex­tra­ña pa­ra Fo­sun. Aun­que dan ren­ta­bi­li­dad, los in­gre­sos del Wol­ves di­fí­cil­men­te cau­sen gran im­pac­to en la ca­sa ma­triz ra­di­ca­da en Shang­hai, más co­no­ci­da por su negocios far­ma­céu­ti­cos, de bie­nes raí­ces y de ac­ti­vos co­mo el Club Med y el Cir­que du So­leil.

Los ban­que­ros di­cen que mag­na­tes co­mo Guo Guang­chang, de Fo­sun, se ocu­pa­ron de ga­nar­se el fa­vor de Xi, un fa­ná­ti­co del fút­bol, pa­ra ayu­dar a Chi­na a con­se­guir ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal ne­ce­sa­ria pa­ra desa­rro­llar el de­por­te en el país. En 2015, Xi lan­zó un vas­to plan pa­ra con­ver­tir a Chi­na en una fuer­za del fút­bol que cor­po­ri­ce su idea de un “gran re­ju­ve­ne­ci­mien­to” del país. Fo­men­tar la in­fluen­cia de Chi­na en el de­por­te más po­pu­lar del mun­do for­ma par­te de una ini­cia­ti­va más am­plia pa­ra in­cre­men­tar el po­der blan­do del país y dar­le a Chi­na un lu­gar re­le­van­te en la es­ce­na mun­dial.

Mu­chos de los mag­na­tes que en­tra­ron en el fút­bol tam­bién te­nían sus pro­pias mo­ti­va­cio­nes fi­nan­cie­ras y es­pe­ra­ban apro­ve­char el fi­nan­cia­mien­to ba­ra­to pa­ra com­prar los clu­bes an­tes de ven­der­los a cam­bio de una ga­nan­cia. Pe­ro el mun­do fi­nan­cie­ra­men­te dé­bil y emo­cio­nal­men­te in­ten­so del fút­bol eu­ro-

peo con­lle­va ries­gos pa­ra el Par­ti­do Co­mu­nis­ta chino y los mag­na­tes vin­cu­la­dos a la po­lí­ti­ca.

Te­mien­do que el re­pun­te de las transac­cio­nes se des­ban­ca­ra, a fi­nes de 2016 el go­bierno em­pe­zó a ajus­tar el es­cru­ti­nio de las ad­qui­si­cio­nes en el ex­te­rior. En agos­to for­ma­li­zó una res­pues­ta res­trin­gien­do las in­ver­sio­nes en sec­to­res que ha­bían vis­to un flo­re­ci­mien­to de lo que con­si­de­ró ope­ra­cio­nes “irra­cio­na­les” con pro­pie­da­des, ci­nes o deportes.

Tras ha­ber dis­pa­ra­do la chis­pa del fre­ne­sí de in­ver­sio­nes, Xi em­pe­zó a des­con­fiar de que se usa­ra su nom­bre pa­ra jus­ti­fi­car ope­ra­cio­nes cues­tio­na­bles, in­di­ca­ron dos di­rec­ti­vos de al­to ni­vel con ac­ti­vos en el fút­bol chino. “En prin­ci­pio, to­dos pen­sa­ban que en tan­to le gus­ta­ra al Em­pe­ra­dor, po­día­mos ha­cer cual­quier co­sa en el fút­bol –di­jo uno en re­fe­ren­cia a Xi–. Pe­ro se ol­vi­da­ron de que el Em­pe­ra­dor tam­bién tie­ne que ser cui­da­do­so so­bre los ries­gos fi­nan­cie­ros en el sis­te­ma”.

El ob­je­ti­vo de Xi de ha­cer que el es­ta­do más poblado del mun­do pa­se de re­za­ga­do del fút­bol a “gran país de­por­ti­vo” es su­ma­men­te am­bi­cio­so. Quie­re cons­truir mi­les de es­cue­las de fút­bol, or­ga­ni­zar un Mun­dial y trans­for­mar la se­lec­ción na­cio­nal, que figura 57° en la cla­si­fi­ca­ción pla­ne­ta­ria, pa­ra que pue­da ha­cer pie en el prin­ci­pal tor­neo in­ter­na­cio­nal del de­por­te.

Es­te “de­sa­rro­llo ex­ten­di­do” de los deportes com­pe­ti­ti­vos ayu­dó a fo­men­tar el atrac­ti­vo de los “va­lo­res de ba­se” de Chi­na y a in­cre­men­tar su “po­der sua­ve y su in­fluen­cia in­ter­na­cio­nal”, de­cla­ró Xi a de­le­ga­dos del con­gre­so quin­que­nal del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, don­de fue con­fir­ma­do co­mo el lí­der más poderoso del país des­de Mao Tse-tung. “Se es­tá acu­mu­lan­do una ola de ener­gía po­si­ti­va en el país”, ase­gu­ró.

El pre­si­den­te de Chi­na no es el pri­mer lí­der au­to­ri­ta­rio que ve en la pro­mo­ción del de­por­te una for­ma de con­se­guir res­pal­do po­pu­lar en ca­sa y me­jo­rar la ima­gen del país en el ex­te­rior. Pe­ro la mag­ni­tud, la am­bi­ción y el sos­tén fi­nan­cie- ro que Pe­kín aporta a pro­yec­tos es­ta­ta­les cla­ve se ubi­can en un ni­vel que ya es­tá trans­for­man­do in­dus­trias mun­dia­les, de la ro­bó­ti­ca a la ener­gía so­lar.

Ex­por­tar el po­der blan­do es di­fí­cil pa­ra el Par­ti­do Co­mu­nis­ta por­que su re­cha­zo de­cla­ra­do de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos y el en­du­re­ci­mien­to de la re­pre­sión a las crí­ti­cas pro­yec­ta un cos­ta­do más du­ro ha­cia el ex­te­rior. El fút­bol, que ca­re­ce de las com­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas de otros sec­to­res co­mo los me­dios o la edu­ca­ción, debería ser un lo­gro más fá­cil.

“Hay mu­chos re­cur­sos en los chi­nos que ad­quie­ren ac­ti­vos de fút­bol en Oc­ci­den­te –se­ña­la Jo­nat­han Su­lli­van, ex­per­to en Ciencia Po­lí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Not­ting­ham que in­ves­ti­ga las am­bi­cio­nes de­por­ti­vas del país–. Es bueno pa­ra Chi­na que­dar in­vo­lu­cra­da con mar­cas cul­tu­ra­les fa­mo­sas en el mun­do co­mo el Atlé­ti­co Ma­drid o el Mi­lan”.

La in­ver­sión es­ti­ma­da de US$ 2500 mi­llo­nes en clu­bes eu­ro­peos de los úl­ti­mos tres años pa­li­de­ce en com­pa­ra­ción con los US$ 220.000 mi­llo­nes que gas­ta­ron las em­pre­sas chi­nas en ad­qui­si­cio­nes en 2016, un año ré­cord pa­ra esas transac­cio­nes. Pe­ro el cálcu­lo es que el fút­bol tie­ne más po­si­bi­li­da­des de ga­nar­se los co­ra­zo­nes y las men­tes de la po­bla­ción lo­cal que la com­pra de fá­bri­cas o de plan­tas de tra­ta­mien­to de desechos.

“Es el po­der blan­do –opi­na un se­gun­do hin­cha del Wol­ves–. Es lle­gar e in­ver-

Bi­lle­te­ra pro­fun­da. El Man­ches­ter City, que tie­ne in­ver­sio­nes chi­nas, con­tra­tó al co­ti­za­do “Pep” Guar­dio­la en la úl­ti­ma cam­pa­ña.

tir en una zo­na mar­gi­nal que por años ha­bía si­do des­cui­da­da. A la gen­te de las West Mid­lands le gustan los chi­nos. Los ven co­mo gen­te exi­to­sa, adi­ne­ra­da. Es­tán ha­cien­do mu­cho más por no­so­tros que el go­bierno bri­tá­ni­co”.

Sin em­bar­go, en el fút­bol el éxi­to es al­go evi­den­te­men­te ines­ta­ble. Olea­das an­te­rio­res de com­pras de clu­bes eu­ro­peos por par­te de com­pra­do­res es­ta­dou­ni­den­ses, ru­sos o del Me­dio Orien­te hi­cie­ron po­co por me­jo­rar las per­cep­cio­nes de esos paí­ses. ¿Se­rá di­fe­ren­te con Chi­na?

Los in­ver­so­res van de mag­na­tes pro­mi­nen­tes co­mo Guo, de Fo­sun, Wang Jian­glin, de Da­lian Wan­da (Atlé­ti­co Ma­drid) y Li Rui­gang, de Chi­na Me­dia Ca­pi­tal (Man­ches­ter City), a em­pre­sa­rios po­co co­no­ci­dos co­mo Chen Yans­heng (Es­pan­yol), Tony Xia (As­ton Vi­lla) y Li Yong­hong (AC Mi­lan). La mo­ti­va­ción de al­gu­nos in­ver­so­res es más cla­ra que la de otros. CMC, Wan­da y Fo­sun ven el fút­bol eu­ro­peo co­mo un ele­men­to de al­ta vi­si­bi­li­dad pa­ra ha­cer cre­cer negocios de me­dios y en­tre­te­ni­mien­to. Otras transac­cio­nes pa­re­cen te­ner me­nos si­ner­gias y es­tán im­pul­sa­das más por el opor­tu­nis­mo.

Ca­ta­lán y orien­tal. El Es­pan­yol, el se­gun­do equi­po de Bar­ce­lo­na, fue ad­qui­ri­do en 2015 por la chi­na Ras­tar Group y le de­vol­vió la ren­ta­bi­li­dad.

“Al­gu­nos in­ver­so­res son in­te­li­gen­tes y tie­nen pla­nes de negocios –di­ce Alex Jar­vis, de Black­brid­ge Cross Bor­ders, una de las va­rias com­pa­ñías de ase­so­ra­mien­to de in­ver­sio­nes que tra­tan de lu­crar con el au­ge de fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes chi­nas–. Otros son to­tal­men­te irres­pon­sa­bles, no sa­ben lo que ha­cen o tie­nen ma­los con­se­je­ros”.

El Es­pan­yol, el se­gun­do equi­po de Bar­ce­lo­na des­pués de su ri­val epó­ni­mo, se pa­re­cía más a uno de esos arre­glos ex­tra­ños cuan­do en 2015 fue ad­qui­ri­do por el Ras­tar Group, un pro­duc­tor de au­tos a con­trol re­mo­to. Pe­ro Ro­bert Wong, di­rec­ti­vo de Ras­tar, di­ce que Chen, el pre­si­den­te de la com­pa­ñía, ve el fút­bol co­mo par­te de una ex­pan­sión más am­plia en el en­tre­te­ni­mien­to, jun­to con la com­pra de una fir­ma de jue­gos.

Tras res­ca­tar al club de sus di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras, Ras­tar re­tu­vo a gran par­te de la ge­ren­cia del Es­pan­yol y le de­vol­vió ren­ta­bi­li­dad. “Nues­tros re­sul­ta­dos son me­jo­res y ju­ga­mos me­jor, se­gún re­co­no­cie­ron los hin­chas –aco­ta Wong–. A ve­ces, cuan­do ju­ga­mos de lo­ca­les y Chen an­da por aquí, es­cu­cha­mos que can­tan su nom­bre”.

Esos hin­chas agra­de­ci­dos y los sim­pa­ti­zan­tes de otros clu­bes des­per­di­ga­dos por Eu­ro­pa po­drían sor­pren­der­se de cuán­to afec­tan las vi­ci­si­tu­des del Par­ti­do Co­mu­nis­ta a las pers­pec­ti­vas de sus equi­pos. El freno a las ad­qui­si­cio­nes ex­ter­nas ha con­mo­vi­do a los in­ver­so­res chi­nos en fút­bol. Pen­sa­ban que iban a ga­nar ca­pi­tal po­lí­ti­co y fi­nan­cia­mien­to fa­vo­ra­ble pa­ra res­pal­dar las am­bi­cio­nes fut­bo­lís­ti­cas de Xi, pe­ro aho­ra tie­nen mie­do. “En vis­ta de la di­rec­ción de la po­lí­ti­ca por es­tos días, que­re­mos mo­de­rar nues­tra par­ti­ci­pa­ción en el fút­bol ex­tran­je­ro”, di­jo con ti­mi­dez un in­ver­sor.

Lin Feng, di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Deal­glo­be, que ase­so­ró al mag­na­te Gao Jis­heng en la ad­qui­si­ción por 200 mi­llo­nes de li­bras del Sout­ham­pton de la Pre­mier Lea­gue, se­ña­la que el go­bierno se asustó an­te la gran sa­li­da de ca­pi­ta­les. Cree que se­rá di­fí­cil que los nue­vos com­pra­do­res cie­rren ope­ra­cio­nes en el fút­bol, a me­nos que pue­dan con­se­guir fon­dos fue­ra de Chi­na.

Ade­más, el ban­que­ro ad­vier­te que va­rios em­pre­sa­rios chi­nos que ha­bían de­pen­di­do fuer­te­men­te del en­deu­da­mien­to pa­ra fi­nan­ciar las com­pras de clu­bes po­drían ver­se an­te nue­vos pro­ble­mas si, co­mo pa­re­ce pro­ba­ble, los re­gu­la­do­res blo­quean sus pla­nes de co­ti­zar los equi­pos en las bol­sas del te­rri­to­rio con­ti­nen­tal.

El AC Mi­lan, sie­te ve­ces cam­peón de la Cham­pions, fue uno de los clu­bes más gol­pea­dos por el gi­ro en la po­lí­ti­ca chi-

na. Un con­sor­cio en­ca­be­za­do por un tal Li, un em­pre­sa­rio po­co co­no­ci­do, ya ha­bía pa­ga­do un de­pó­si­to no re­em­bol­sa­ble de US$ 117 mi­llo­nes a Sil­vio Ber­lus­co­ni, el ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano y en­ton­ces due­ño del club, cuan­do im­pac­ta­ron las res­tric­cio­nes a las ope­ra­cio­nes ex­ter­nas.

Li es­pe­ra­ba con­se­guir fi­nan­cia­mien­to en Chi­na an­tes de re­cu­pe­rar­lo más tar­de me­dian­te un IPO, di­cen per­so­nas vin­cu­la­das con el acuer­do. El freno des­ca­rri­ló la ad­qui­si­ción y de­bió acu­dir a una fuen­te cos­to­sa de fi­nan­cia­mien­to ex­terno, to­man­do deu­da del fon­do de co­ber­tu­ra Elliott Ma­na­ge­ment, que tam­bién es co­no­ci­do por sus com­por­ta­mien­tos ac­ti­vos. “El sue­ño es gran­de y la reali­dad di­fí­cil –opi­na Feng–. Mu­chos com­pra­do­res chi­nos es­tán pa­gan­do en ex­ce­so por los ac­ti­vos y no ha­cen bien la in­te­gra­ción pos­te­rior a la fu­sión. Por eso al­gu­nos de ellos pa­sa­rán a ser ven­de­do­res”.

Los ban­que­ros es­pe­ran que la olea­da de ope­ra­cio­nes chi­nas en el fút­bol mer­me a un go­teo en los pró­xi­mos años, a me­nos que el go­bierno re­vier­ta el rum­bo. Pa­sa­rán al­gu­nos años an­tes de que re­sul­te cla­ro en qué me­di­da ayu­da­ron o per­ju­di­ca­ron el ob­je­ti­vo fi­nal de afian­zar la pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal de Chi­na.

Sin em­bar­go, la ra­cha gas­ta­do­ra ya de­jó la mar­ca del po­de­río eco­nó­mi­co chino en las men­tes de cien­tos de mi­llo­nes de hin­chas de fút­bol. Tam­bién re­ve­ló una de­bi­li­dad en el opa­co sis­te­ma po­lí­ti­co chino y en sus mo­ti­va­cio­nes, mien­tras em­pren­de­do­res opor­tu­nis­tas tra­tan de ca­pi­ta­li­zar una po­lí­ti­ca ofi­cial pro­cli­ve a los gi­ros brus­cos.

Eso quie­re de­cir que el des­tino del plan de Xi des­can­sa en las ma­nos de per­so­na­jes cu­rio­sos co­mo Xia, que di­ri­ge una va­rie­dad de em­pre­sas que van de la pro­duc­ción de adi­ti­vos ali­men­ti­cios al di­se­ño de ciu­da­des in­te­li­gen­tes. El lo­cuaz pro­pie­ta­rio del As­ton Vi­lla con­si­guió 100.000 se­gui­do­res en su cuen­ta de Twit­ter, don­de pi­de con­se­jos con las trans­fe­ren­cias de ju­ga­do­res, fue mul­ta­do por cri­ti­car a un re­fe­rí y ci­ta a Mao.

Pa­ra Xia y otros em­pre­sa­rios chi­nos, en es­pe­cial los que se en­deu­da­ron pa­ra sos­te­ner la am­bi­ción de Xi, hay una pre­gun­ta más acu­cian­te y es la de si sus equi­pos con­se­gui­rán el éxi­to ne­ce­sa­rio pa­ra cu­brir los cos­tos. Tam­bién hay cre­cien­tes ries­gos po­lí­ti­cos en tan­to la cam­pa­ña an­ti­co­rrup­ción de Xi al­can­zó a em­pre­sa­rios que an­tes se creían in­to­ca­bles. Guo des­apa­re­ció re­pen­ti­na­men­te du­ran­te cua­tro días en 2015 cuan­do fue in­te­rro­ga­do co­mo par­te de una in­ves­ti­ga­ción por so­bor­nos y tan­to él co­mo Wang, de Wan­da, de­bie­ron ne­gar ru­mo­res de que otra vez ha­bían si­do de­te­ni­dos en co­ne­xión con una pes­qui­sa por co­rrup­ción.

“Al­gu­nos de los in­ver­so­res chi­nos que com­pra­ron clu­bes ex­tran­je­ros no es­tán en bue­na si­tua­ción fi­nan­cie­ra –des­ta­ca Su­lli­van–. Si un club de chi­nos ter­mi­na mal, es­pe­cial­men­te uno de al­to ni­vel, se­rá un gol­pe a la ima­gen de Chi­na”. In­for­ma­ción adi­cio­nal de Ra­chel San­der­son, en Mi­lán.

Se­gui­nos en fa­ce­book.com/aper­tu­ra­com en twit­ter.com/aper­tu­ra­com

Ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal Wan Jian­ling, de Da­lian Wan­da, tie­ne una par­ti­ci­pa­ción en el Atlé­ti­co de Ma­drid.

Negocios y pla­cer El pre­si­den­te chino es fa­ná­ti­co del fút­bol y quie­re apro­ve­char el de­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.