Negocios

Fu­nes de Rio­ja: “De­be­mos ser ac­to­res”

Apertura (Argentina) - - Sumario - Fla­vio Can­ni­lla

Abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta de lar­ga tra- yec­to­ria –su es­tu­dio es uno de los re­fe­ren­tes en ase­so­ra­mien­to em­pre­sa­rio de la City–, pre­si­den­te de la Co­pal (cá­ma­ra que agru­pa a las com­pa­ñías ali­men­ti­cias), vi­ce­pre­si­den­te de la UIA y de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), Da­niel Fu­nes de Rio­ja su­mó en 2017 una nue­va fun­ción ins­ti­tu­cio­nal: es el en­car­ga­do de li­de­rar el Bu­si­ness-20 (B-20), en­cuen­tro em­pre­sa­rial que se ar­ma­rá en pa­ra­le­lo con las se­sio­nes del G-20 en la Argentina a lo lar- go de es­te año. “Hoy ya no que­dan du­das de que hay un in­te­rés por la rein­ser­ción de la Argentina en el mun­do”, sen­ten­cia, al co­mien­zo de la en­tre­vis­ta con APER­TU­RA, en la que ex­pli­ca cuál se­rá la agen­da del fo­ro que des­pier­ta al­tas ex­pec­ta­ti­vas en la co­mu­ni­dad de negocios. “El B-20 arran­có con muy bue­nos au­gu­rios, con el even­to en el CCK y el dis­cur­so pre­si­den­cial que fi­ja las tres prio­ri­da­des de tra­ba­jo: edu­ca­ción y em­pleo, fi­nan­cia­mien­to pa­ra la in­fra­es­truc­tu­ra y fu­tu­ro de la ali­men­ta­ción sus­ten­ta­ble. Por otro la­do, hoy ya no que­dan du­das de que hay un in­te­rés por la rein­ser­ción de la Argentina al mun­do. Y eso tam­bién es un con­di­cio­nan­te del B-20, que tie­ne mu­cho que ver con el rol que ju­gó el país his­tó­ri­ca­men­te en el plano in­ter­na­cio­nal. O sea, un rol tra­di­cio­nal que la Argentina ju­gó y ejer­ció, has­ta que em­pe­zó su ca­mino ha­cia el subdesarrollo, mo­men­to en el cual es­te rol des­apa­re­ció”, di­ce Fu­nes de Rio­ja y aña­de: “Por eso, creo que hay una gran ex­pec­ta­ti­va. Por otra par­te, el mun­do ne­ce­si­ta pla­yers. El se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la OMC (N. de R.: Ro­ber­to Aze­ve­do) me di­jo ha­ce po­co que el mun­do ne­ce­si­ta pla­yers que sean neu­tros, que no es­tén en las an­tí­po­das. Hoy la bi­po­la­ri­dad del mun­do es­tá muy mar­ca­da con Chi­na, Ru­sia, los Es­ta­dos Uni­dos. Por eso el mun­do ne­ce­si­ta ac­to­res neu­tros, que pue­dan ha­cer el pro­me­dio”.

¿Có­mo si­gue la or­ga­ni­za­ción del B-20?

El lan­za­mien­to se reali­zó en no­viem­bre en Ro­sa­rio (cuan­do la Argentina asu­mió la pre­si­den­cia del G20). Ahí pre­sen­ta­mos el fo­ro de lí­de­res na­cio­na­les y se­lec­cio­na­mos al pri­mer gru­po que se­rá nues­tro en­la­ce con las co­mu­ni­da­des lo­ca­les den­tro del país. En­tre fe­bre­ro y mar­zo re­pe­ti­re­mos en Sal­ta, pa­ra la re­gión NOA, y des­pués en San Juan, pa­ra Cu­yo. Tam­bién ire­mos al va­lle de Río Ne­gro y va­mos a es­tar en las reunio­nes que ha­rá el Go­bierno en Sal­ta, Cór­do­ba, Mar del Pla­ta y di­ver­sas ciu­da­des. Ade­más de las reunio­nes pro­pias, es­ta­re­mos pre­sen­tes en otras ins­tan­cias pa­ra se­lec­cio­nar lí­de­res lo­ca­les por­que cree­mos que la Argentina es­tá en un pun­to de in­fle­xión y ne­ce­si­ta ser me­nos en­do­gá­mi­ca y más vin­cu­la­do­ra.

¿Y los en­cuen­tros? ¿Có­mo se es­truc­tu­ra­rán?

He­mos he­cho un diagrama de agen­da cu­yos mo­de­los fue­ron la reunión aus­tra­lia­na y la ale­ma­na. Fun­da­men­tal­men­te, con la ven­ta­ja de que Aus­tra­lia es un país pa­re­ci­do al nues­tro, por­que es le­jano. En esa ex­pe­rien­cia se pre­vé que los asis­ten­tes so­lo ten­gan que ve­nir una vez a Bue­nos Ai­res. Pa­ra eso, dia-

gra­ma­mos dos con­fe­ren­cias anua­les. La pri­me­ra, en Was­hing­ton, pa­ra cuan­do el FMI y el Ban­co Mun­dial ha­cen su reunión de pri­ma­ve­ra. Ahí reuni­mos al High Le­vel Ad­vi­sory Com­mit­tee y va­rias task for­ces. Eso es en­tre el 22 y 24 de abril. Y el 28 y 29 de ma­yo, du­ran­te la se­ma­na de la OCDE, hay un día pa­ra el cual con­vo­ca­mos a to­das las task for­ces, en Pa­rís. En un prin­ci­pio, es­ta­ba pre­vis­to pa­ra el 5 y 6 de ju­nio pe­ro la OCDE lo ade­lan­tó por el Mun­dial de Fút­bol. Des­pués, es­tá el Sum­mit, en Bue­nos Ai­res, que es a fi­nes de sep­tiem­bre y prin­ci­pios de oc­tu­bre. En­ton­ces, son es­tas tres ins­tan­cias en las que tie­nen que es­tar to­dos.

¿El even­to en Bue­nos Ai­res qué in­clu­ye?

Ten­drá una aper­tu­ra de ga­la en el tea­tro Co­lón, una se­sión de tra­ba­jo al día si­guien­te y la clau­su­ra va a ser en la Ru­ral, con un es­pec­tácu­lo gau­ches­co, pe­ro dis­tin­to.

¿Cree que los em­pre­sa­rios lo­ca­les es­tán per­ci­bien­do la opor­tu­ni­dad que re­pre­sen­ta el B-20?

Yo es­toy muy com­pro­me­ti­do con la gi­ra por el in­te­rior que men­cio­na­ba an­tes, pa­ra lo­grar el in­vo­lu­cra­mien­to. Por­que mi papel co­mo lí­der de Co­pal me de­mues­tra que si acá no hay un de­sa­rro­llo ar­mó­ni­co y las ca­de­nas de va­lor no se in­te­gran, di­fí­cil­men- te uno pue­da en­ten­der có­mo de­be ser su per­for­man­ce fren­te al mun­do pa­ra ser com­pe­ti­ti­vo. Por eso tan­ta co­mu­ni­ca­ción y reunión. Na­die tie­ne que ver es­to (al B20) co­mo un club pa­ra una éli­te. Tie­ne que ser al­go ac­ce­si­ble pa­ra to­do el uni­ver­so de negocios lo­ca­les. El B-20 es de los em­pre­sa­rios, pe­ro de to­dos. Ob­via­men­te, por di­men­sión o ta­ma­ños de negocios hay al­gu­nos que li­de­ran, pe­ro tam­bién de­pen­de de ellos. Por ejem­plo, el ca­pí­tu­lo de “Pe­que­ña Em­pre­sa” es un cor­te trans­ver­sal, que to­ca to­dos los te­mas y les da a sus par­ti­ci­pan­tes la opor­tu­ni­dad de in­ter­ve­nir en to­dos sus ám­bi­tos.

¿Cuán­tos par­ti­ci­pan­tes es­pe­ran pa­ra el Sum­mit de Bue­nos Ai­res?

El to­tal es de en­tre 1200 y 1500 asis­ten­tes. La me­ta es que un 20 por cien­to sea lo­cal y el res­to, in­ter­na­cio­nal. La me­ta es una pau­ta his­tó­ri­ca. Que­re­mos im­pul­sar el con­te­ni­do y la pre­sen­cia re­gio­nal. Es­ta­mos tra­ba­jan­do apar­te e in­ten­sa­men­te con chi­le­nos, bra­si­le­ños y me­xi­ca­nos. No hay que ol­vi­dar­se que es­ta es una re­gión que no ne­ce­sa­ria­men­te es­tá co­nec­ta­da.

In­te­gra­ción, no en­tre­ga

Re­cien­te­men­te di­jo que el B-20 y el G20 le dan a la Argentina la opor­tu­ni­dad no so­lo de in­te­grar­se al mun­do sino de in­te­grar­se des­de aden­tro ha­cia el mun­do. ¿A qué se re­fe­ría?

Quie­ro de­cir que, pa­ra no­so­tros, el B20 de­be ser un ejer­ci­cio del mul­ti­la­te­ra- lis­mo y en cuan­to a la in­te­gra­ción al mun­do tam­bién des­de lo co­mer­cial. Es­to sig­ni­fi­ca no so­lo vi­vir la glo­ba­li­za­ción sino prac­ti­car la glo­ba­li­za­ción. Y ha­cién­do­lo in­te­li­gen­te­men­te: no co­mo víc­ti­mas de la glo­ba­li­za­ción sino co­mo ac­to­res. Eso es lo que quie­ro trans­mi­tir al mun­do em­pre­sa­rio: de­be­mos ser ac­to­res, de­be­mos te­ner agen­da en ese sen­ti­do. Y, ade­más, que en­ten­da­mos la tran­si­ción ha­cia un mun­do más com­pe­ti­ti­vo. Hay sec­to­res en la Argentina que tie­nen que ag­gior­nar­se tec­no­ló­gi­ca­men­te. Ade­más, tie­ne que ha­ber re­for­mas es­truc­tu­ra­les, co­mo las que se em­pie­zan a anun­ciar y apli­car, co­mo la fis­cal. Pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­mos re­for­mas lo­gís­ti­ca y de in­fra­es­truc­tu­ra, co­mo tam­bién se es­tá planteando el ag­gior­na­mien­to la­bo­ral y la ade­cua­ción de pro­duc- ti­vi­dad. Son to­dos pro­ce­sos que tie­nen que en­ca­de­nar­se.

Sin em­bar­go, hay sec­to­res que no es­tán dispuestos a ha­cer­lo.

No. Pe­ro yo no lo plan­teo en tér­mi­nos de aper­tu­ra. Uno pue­de pen­sar: aper­tu­ra es en­tre­ga. Pe­ro yo di­go que aper­tu­ra es in­te­gra­ción. Con­vir­tá­mos­la en in­te­gra­ción. Se­pa­mos ha­cia dón­de te­ne­mos que ir por­que ade­más nos tie­nen que dar tiem­po. Eu­ro­pa se to­mó sus tiem­pos pa­ra ser la Unión Eu­ro­pea, por­que te­nía que ba­lan­cear los rit­mos de de­sa­rro­llo en­tre Ale­ma­nia y los otros so­cios, y lo si­gue ha­cien­do. En­ton­ces, aper­tu­ra no es en­tre­gar­se. Es sen­tar­se, ha­blar, dis­cu­tir y ge­ne­rar con­di­cio­nes. Nues­tra co­mu­ni­dad tie­ne que ha­cer ese ejer­ci­cio. He­mos es­ta­do ais­la­dos; he­mos te­ni­do que vi­vir con lo nues­tro. Yo es­toy muy le­jos de ese pa­ra­dig­ma, pe­ro tam­bién es­toy muy le­jos del de aper­tu­ra co­mo igual a en­tre­ga o igual a re­sig­na­ción.

¿El B-20 pue­de ayu­dar a atraer in­ver­sio­nes? ¿Cuán­to?

Pa­ra de­cir­lo de una ma­ne­ra, no creo que na­die ven­ga a ju­gar al golf. No­so­tros ve­mos en el sec­tor ener­gé­ti­co, en fi­nan­cia­mien­to de in­fra­es­truc­tu­ra, en cons­truc­ción, en eco­no­mía di­gi­tal, en la in­dus­tria 4.0, va­rias ins­tan­cias de re­sul­ta­dos. Por ejem­plo, en ma­te­ria de in­dus­tria 4.0, acer­ca­re­mos al sec­tor de PY­MES a tra­vés de una co­la­bo­ra­ción que te­ne­mos con em­pre­sas del País Vas­co.

El in­te­rés in­ter­na­cio­nal (por in­ver­tir) es cla­ve. Y ahí, la eta­pa de cu­rio­si­dad, que fue en­tre fi­nes de 2015 y 2016, ya ter­mi­nó, en cuan­to a ver si el país y sus ha­bi­tan­tes lo­gra­ban tor­cer el rum­bo o vol­vían a tro­pe­zar. Hoy, la vi­sión es de in­te­rés. Pa­ra que eso se tra­duz­ca en in­ver­sio­nes, tie­ne que po­ner las ba­ses ma­cro: la po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria tie­ne que se­du­cir al in­ver­sor. Por otro la­do, lo que bus­ca cual­quier in­ver­sor son paí­ses con es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y ma­cro­eco­nó­mi­ca.

Se­gui­nos en fa­ce­book.com/aper­tu­ra­com en twit­ter.com/aper­tu­ra­com

Fu­nes de Rio­ja: “La Argentina es­tá en un pun­to de in­fle­xión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.