Sty­le

El via­jar pue­de ser un pla­cer (o no)

Apertura (Argentina) - - Sumario - Por Ele­na Pe­ral­ta

En los via­jes, la ma­te­má­ti­ca no es pre­ci­sa. Y mu­cho me­nos el re­loj. ¿Qué ha­cer cuan­do la pa­la­bra can­ce­led o de­la­yed apa­re­ce al la­do del có­di­go de vue­lo? Hay mu­cho más que che­quear los mails. No ha­ce fal­ta ser Vik­tor Na­vors­ki, el inolvidable per­so­na­je de Tom Hanks en La Ter­mi­nal, y que­dar­se a vi­vir en un ae­ro­puer­to pa­ra des­cu­brir­lo.

Ma­ría Jo­sé Eche­ve­rría, ge­ren­te de Asun­tos Cor­po­ra­ti­vos de Pe­psi­co Cono Sur, ba­se en Chi­le y via­ja unas 15 ve­ces al año: “Te­ne­mos a dis­po­si­ción cier­tas pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo y re­mo­to. Cuan­do hay cam­bios en ho­ra­rios o es­pe­ras por de­mo­ras, apro­ve­cho ese tiem­po pa­ra avan­zar en te­mas pen­dien­tes. De es­ta ma­ne­ra, cuan­do ba­jo del avión y vuel­vo a ca­sa apro­ve­cho el 100 por cien­to del tiem­po con mi fa­mi­lia”.

Sa­bri­na Váz­quez Soler, di­rec­to­ra de Trans­for­ma­ción de Prac­tia, vue­la unas 130.000 mi­llas por año (más de 200.000 ki­ló­me­tros) y tra­ta de sa­car­le pro­ve­cho. “Bus­co ser fiel a una com­pa­ñía aé­rea, pa­ra te­ner ca­te­go­ría de via­je­ro fre­cuen­te y minimizar los tiem­pos. Así lo­gro ac­ce­so a los check-in VIP o mi­gra­cio­nes y se­gu­ri­dad pre­fe­ren­cia­les. En mu­chos ca­sos, re­suel­vo to­do en 15 mi­nu­tos”, di­ce.

Pre­fie­re no tra­ba­jar mien­tras es­pe­ra, pe­ro ha­ce ex­cep­cio­nes: “Tu­ve que ir a Mé­xi­co pa­ra unos trá­mi­tes, so­lo un día. El gran pro­ble­ma es el trá­fi­co y el tiem­po que hay que in­ver­tir en ir y vol­ver. Coor­di­nan­do con el ban­co, hi­ce to­dos los trá­mi­tes sin sa­lir del ae­ro­puer­to. Con su­cur­sa­les ban­ca­rias y ofi­ci­nas vir­tua­les es un mo­de­lo muy in­tere­san­te de ope­ra­ción”.

Las idas y vuel­tas en las ter­mi­na­les tie­nen sus con­tra­tiem­pos. “Una vez es­ta­ba es­pe­ran­do un vue­lo en Bos­ton y me cam­bia­ron de ga­te. Me fui y cuan­do qui­se su­bir me di cuen­ta que ha­bía per­di­do el pa­sa­por­te. Vol­ví co­rrien­do y cuan­do un asis­ten­te vio mi ca­ra de de­ses­pe­ra­ción me pre­gun­tó si yo ha­bía per­di­do mi pa­sa­por­te, que lo ha­bía re­co­gi­do un pa­sa­je­ro y se lo ha­bía da­do a él”, re­cuer­da Car­los Ál­va­rez Ló­pez, CEO de Phi­lips Ar­gen­tie­ne

ti­na y Cono Sur. Su car­go im­pli­ca un pro­me­dio de dos vue­los al mes. “Las es­ca­las en Amé­ri­ca la­ti­na pue­den ser lar­gas de­bi­do a la ba­ja dis­po­ni­bi­li­dad de vue­los. Im­pli­can pér­di­da de tiem­po, ma­yor can­san­cio y, a ve­ces, mal hu­mor. Tra­to de to­mar­lo de la me­jor ma­ne­ra. Es muy bueno po­der con­tar con ac­ce­so a sa­lo­nes VIP, don­de uno es­tá más có­mo­do”, ex­pli­ca.

Cla­ro, to­do de­pen­de del lu­gar don­de toque es­pe­rar. “Mu­chas ve­ces, el dis­fru­te po­si­ble es li­mi­ta­do y de­pen­de de lo que ofrez­ca ca­da ter­mi­nal. No es lo mis­mo el ae­ro­puer­to de Du­bai, que es enor­me y tie­ne mi­les de op­cio­nes, que el de La Habana, con ma­las ins­ta­la­cio­nes, po­co pa­ra ha­cer y ai­re acon­di­cio­na­do de­fec­tuo­so”, di­ce Leo­nar­do Igle­sias, CEO de Ome­ga Car Ren­tal, que ideó su em­pre­sa de tras­la­dos bou­ti­que vien­do las de­mo­ras en con­se­guir ta­xis.

To­dos los años, el por­tal es­pe­cia­li­za­do en trans­por­te aé­reo Skytrax en­tre­ga los World Air­port Awards, una es­pe­cie de Os­car de la avia­ción que pre­mia a los me­jo- res ae­ro­puer­tos del mun­do. Los ga­lar- do­nes son los más pres­ti­gio­sos de la in­dus­tria y se con­ce­den de acuer­do con una me­ga­en­cues­ta de usua­rios, en la que par­ti­ci­pan 14 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros de 105 paí­ses. La úl­ti­ma edi­ción arro­jó un top ten li­de­ra­do por las ter­mi­na­les asiá­ti­cas y orien­ta­les, con las eu­ro­peas a mi­tad de ta­bla y sin nin­gu­na es­ta­dou­ni­den­se.

Por quin­to año con­se­cu­ti­vo, el Changi de Sin­ga­pur se co­ro­nó co­mo el me­jor ae­ro­puer­to del mun­do. A 20 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal, tie­ne unas 1000 ope­ra­cio­nes dia­rias y más de 100 ae­ro­lí­neas con vue­los que co­nec­tan 380 ciu­da­des de 90 paí­ses. En 2016 pa­sa­ron por él cer­ca de 59 mi­llo­nes de per­so­nas. Sus con­ce­sio­na­rios se jac­tan de que la per­for­man­ce de la ae­ro­es­ta­ción se de­be a la Changi Ex­pe­rien­ce, una fi­lo­so­fía basada en fa­ci­li­tar al má­xi­mo la mo­vi­li­dad y lo­grar que los

La úl­ti­ma edi­ción de los World Air­port Awards fue do­mi­na­da por las ter­mi­na­les asiá­ti­cas y orien­ta­les. No hu­bo nin­gu­na es­ta­dou­ni­den­se.

pa­sa­je­ros dis­fru­ten del tiem­po de es­pe­ra. Pa­ra eso tie­ne des­de jar­di­nes con ma­ri­po­sas y flo­res has­ta par­ques infantiles, gim­na­sio, la­van­de­ría y pues­tos de ma­sa­jes. Uno de sus ser­vi­cios más re­co­no­ci­dos por los usua­rios es el city tour por Sin­ga­pur, pen­sa­do pa­ra via­je­ros con co­ne­xio­nes lar­gas.

Apro­ve­char pa­ra re­co­rrer

Pen­sar en que­dar atra­pa­do en un ae­ro­puer­to ha­ce que la idea de es­ca­par­se pa­rez­ca ten­ta­do­ra. “En las es­pe­ras de más de 3 ho­ras siem­pre me arries­go a dar una vuel­ta por la ciu­dad. En ca­so de ha­cer es­ca­la, bus­co al­gún es­pa­cio don­de ha­gan ma­sa­jes o don­de pue­da leer un li­bro tran­qui­lo. Las co­ne­xio­nes no son mi lu­gar pre­fe­ri­do pa­ra tra­ba­jar”, afir­ma Se­bas­tián Stra­nie­ri, CEO de la com­pa­ñía de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca VU. En 2017, el eje­cu­ti­vo via­jó la mi­tad de las se­ma­nas del año.

Un goo­gleo rá­pi­do pue­de ser muy útil pa­ra sa­lir en me­dio de una co­ne­xión. Mu­chos ae­ro­puer­tos, co­mo Ba­ra­jas, ofre­cen loc­kers don­de de­jar el equi­pa­je y trans­por­te rá­pi­do ha­cia atrac­cio­nes cer­ca­nas. “En Ams­ter­dam, si la co­ne­xión es de unas 3 o 4 ho­ras al­can­za pa­ra dar­se una vuel­ta por los ca­na­les, por­que hay un tren que sa­le ca­da 15 mi­nu­tos ha­cia el cen­tro his­tó­ri­co. En Pa­rís, va­le la pe­na si se tie­nen unas 5 ho­ras. Si el tiem­po es me­nor, des- de el Char­les de Gau­lle hay un bus gra­tui­to que lle­va al shop­ping Aé­ro­vi­lle”, re­co­mien­da Ser­gio Ber­ton, ge­ren­te de Ven­tas de Air Fran­ce KLM pa­ra Argentina, Bo­li­via, Pa­ra­guay y Uru­guay.

Pro­gra­mar bien un via­je es cla­ve pa­ra op­ti­mi­zar tiem­pos. Pa­sar por “no­dos” co­mo Pa­na­má, Kua­la Lum­pur, Fiu­mic­cino o Frank­furt ga­ran­ti­za co­ne­xio­nes rá­pi­das, ya que ope­ran ha­cia to­do el mun­do. Pa­blo Ape­rio, ge­ren­te Ge­ne­ral de TTS Via­jes, di­ce que las es­ca­las es ca­si lo que más pien­sa del via­je: “El tiem­po de ca­da uno tie­ne mu­cho va­lor y pre­fie­ro pa­gar un po­co más, pe­ro no per­der­lo en un ae­ro­puer­to. Hay que te­ner en cuen­ta que una ma­la co­ne­xión te pue­de ha­cer lle­gar muy tem­prano o muy tar­de al des­tino, lo que te lle­va a te­ner otros pro­ble­mas, co­mo la se­gu­ri­dad o es­tar en un lu­gar des­co­no­ci­do en ho­ra­rios noc­tur­nos”.

En los tra­mos in­ter­na­cio­na­les Ma­xi­mi­li­ano Gon­zá­lez, ge­ren­te Co­mer­cial de Cos­ta Cru­ce­ros, pre­fie­re es­pe­rar un po­co a co­rrer y per­der el vue­lo en co­ne­xión.

“Es­tos ae­ro­puer­tos es­tán equi­pa­dos y ha­cen que la es­pe­ra sea más agra­da­ble”, ase­gu­ra. Y hay una can­ti­dad inima­gi­na­ble de ac­ti­vi­da­des pa­ra ha­cer en una ter­mi­nal ABC1. En Hong Kong hay una pan­ta­lla de ci­ne IMAX de 13,8 me­tros de al­to. Incheon, Co­rea del Sur, ofre­ce a los pa­sa­je­ros una pis­ta de hie­lo y un cam­po de golf. En Mu­nich tie­nen una pi­le­ta con olas ar­ti­fi­cia­les pa­ra ha­cer surf y en San Pa­blo, un cen­tro odon­to­ló­gi­co pa­ra aten­der­se an­tes de su­bir al avión.

Se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por el si­tio de re­ser­vas de ho­te­les Boo­king.com, el ma­yor mo­ti­vo de an­gus­tia de los eje­cu­ti­vos que via­jan por tra­ba­jo es per­der el vue­lo. “En 22 años de via­jes, ja­más per­dí uno y el se­cre­to es sim­ple: lle­gar tem­prano. Soy el pri­me­ro en ha­cer el check-in. Pe­ro eso no im­pi­de im­pre­vis­tos. Des­pués de ha­ber ce­rra­do nues­tro pri­mer con­tra­to en Mé­xi­co es­ta­ba muy can­sa­do y me que­dé dor- mi­do fren­te del ga­te de sa­li­da. Cuan­do abrí los ojos, una per­so­na de la ae­ro­lí­nea me pre­gun­tó si iba en ese vue­lo. Subí y to­dos los pa­sa­je­ros me aplau­die­ron: ha­bían es­ta­do lla­mán­do­me 30 mi­nu­tos”, re­cuer­da Stra­nie­ri de VU.

En los negocios, el tiem­po es di­ne­ro y lle­gar tar­de a una reunión pue­de tor­cer el rum­bo de una com­pa­ñía por más que ha­ya un océano de por me­dio. “A me­dia­dos de 2017 te­nía una reunión en Nue­va York pa­ra pre­sen­tar­me a un po­ten­cial in­ver­sor. Era muy im­por­tan­te por­que es­tá­ba­mos en una ron­da de fi­nan­cia­mien­to. Via­ja­ba de San Pa­blo con el tiem­po jus­to. A mi­tad del ca­mino se lar­gó una llu­via tro­pi­cal que inun­dó la úni­ca vía de in­gre­so al ae­ro­puer­to. El ta­xis­ta no que­ría se­guir, pe­ro yo veía que las mo­tos sor­tea­ban el char­co. Vi el el car­tel de una piz­ze­ría y pe­dí un de­li­very. Cuan­do lle­gó el mo­to­ci­clis­ta, lo con­ven­cí de lle­var­me. Lle­gué y con­se­guí el in­ver­sor”, cuen­ta Gui­ller­mo Freire, CEO de Tro­ca­fo­ne.

To­mar los re­cau­dos

Via­jar se­gui­do im­pli­ca cues­tio­nes fa­mi­lia­res, lo­gís­ti­cas y has­ta fí­si­cas que pue­den ge­ne­rar ma­les­tar. El 93 por cien­to de los eje­cu­ti­vos con­sul­ta­dos por Boo­king afir­mó es­tre­sar­se en al­gún mo­men­to del via­je. Los pre­pa­ra­ti­vos y el ae­ro­puer­to son la ma­yor fuen­te de preo­cu­pa­ción.

“La me­jor receta es to­mar to­dos los re­cau­dos ne­ce­sa­rios an­tes de los vue­los y ha­cer que se trans­for­men en ru­ti­na. El check-in di­gi­tal, lle­var lo ne­ce­sa­rio pa­ra no des­pa­char equi­pa­je y ba­jar apps pa­ra che­quear el es­ta­do del vue­lo per­mi­ten evi­tar es­pe­ras in­ne­ce­sa­rias”, re­co­mien­da Pa­blo Liot­ti, ge­ren­te de Mar­ke­ting de Gru­po Adec­co pa­ra la Argentina y Uru­guay.

Gon­za­lo Pe­rei­ra, ge­ren­te Co­mer­cial y de Mar­ke­ting de Ál­va­rez Ar­güe­lles Ho­te­les, via­ja se­gui­do a las des­ti­nos de la ca­de­na. “Las es­pe­ras las en­fren­to con Wifi, un li­bro y pa­cien­cia”, di­ce. Hoy la tec­no­lo­gía re­suel­ve mu­cho, pe­ro pa­ra sa­car­le pro­ve­cho hay que sa­ber dón­de co­nec-

Un eje­cu­ti­vo que via­ja por negocios tie­ne so­lo 8,9 ho­ras por día pa­ra él, in­clu­yen­do el tiem­po de sue­ño, se­gún un re­le­va­mien­to de Boo­king.

tar­se. Luis Al­ber­to Pé­rez Et­ted­gui, sub­di­rec­tor de Mar­ke­ting de Nissan Argentina, ca­si nun­ca se des­pe­ga de sus dos ce­lu­la­res. Me­nos cuan­do le to­ca es­pe­rar en un ae­ro­puer­to: “Con­tes­to mails, de­vuel­vo lla­ma­das, los limpio de men­sa­jes y los car­go. Pa­ra eso via­jo con un ca­ble de 2 me­tros de lar­go, muy útil pa­ra las sa­las de es­pe­ra. Una vez me ba­jé del avión por­que me los ha­bía ol­vi­da­do allí”.

El re­por­te de Boo­king ase­gu­ra que las per­so­nas que via­jan al ex­tran­je­ro por negocios tie­nen 8,9 ho­ras al día pa­ra ellos, in­clu­yen­do el tiem­po de sue­ño. Así, un col­chón co­ti­za más que un perfume im­por­ta­do. Son va­rias las ter­mi­na­les que ofre­cen es­pa­cios de des­can­so. El Franz Jo­sef Strauss, en Mu­nich, tie­ne mi­cro­ca­bi­nas pa­ra dor­mir. Mien­tras es­pe­ran en el Chu­bu Cen­trair, en Na­go­ya, los pa­sa­je­ros pue­den to­mar un ba­ño tra­di­cio­nal ja­po­nés.

En 2017, Juan Maz­zi­ni, de la con­sul­to­ra en pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos Ce­lent, vo­ló el equi­va­len­te a cua­tro vuel­tas al mun­do. De ahí que en los ae­ro­puer­tos no du­da en bus­car un lu­gar don­de des­can­sar. “Va­le la pe­na pa­gar por el pa­se a un VIP con sec­to­res pa­ra dor­mir o to­mar­se una du­cha”, ase­gu­ra. Ma­rie­la In­grid Ka­cew, ge­ren­te de Mar­ke­ting de Li­lia­na Elec­tro­do­més­ti­cos, tra­ta de equi­li­brar los tiem­pos: “Via­ja­mos mu­cho a fe­ria in­ter­na­cio­na­les. Con la ex­pe­rien­cia, uno ya pue­de sa­ber cuán­do tra­ba­jar, y cuán­do relajarse, sen­tar­se a to­mar al­go, ver la gen­te pa­sar y des­cu­brir otras for­mas de ha­cer las co­sas”.

Al­ber­to Cal­vo, di­rec­tor Ge­ne­ral de Nets­hoes Argentina, lle­gó a via­jar has­ta 25 ve­ces al año por tra­ba­jo: “Sue­lo dor­mir en los via­jes. De re­gre­so des­de EE.UU., me des­per­té con el avión ate­rri­za­do. Ba­jé apu­ra­do y me­dio dor­mi­do. En tie­rra fir­me, el ae­ro­puer­to me pa­re­ció cam­bia­do. Era el de Cór­do­ba. El avión ha­bía si­do des­via­do por la nie­bla en Ezei­za y ni me en­te­ré. Tu­ve que ar­mar­me de pa­cien­cia, bus­car mi li­bro y ame­ni­zar la es­pe­ra”.

Una vuel­ta por el free shop es inevi­ta­ble. En Frank­furt ofre­cen el ser­vi­cio de per­so­nal shop­per, ade­más de otras ex­cen­tri­ci­da­des co­mo ce­le­bra­ción de bo­das o un pen­sio­na­do ca­nino. Las lu­jo­sas tien­das del Ha­mad en Doha (Qa­tar), su­ma- das a sus cin­co hi­pó­dro­mos, tres mez­qui­tas, pis­ci­na y bal­nea­rio le va­lie­ron su­bir a la 6ªpo­si­ción en el rán­king de Skytrax. Claudio Mo­ret­to, di­rec­tor Ge­ne­ral del Gru­po Uni­cer, no tie­ne pro­ble­ma en ad­mi­tir que lo que más gas­ta en las de­mo­ras no es tiem­po, sino di­ne­ro: “Ha­go de la es­pe­ra un pa­seo de shop­ping. Una vez tu­vi­mos que es­pe­rar 4 ho­ras en el VIP del ae­ro­puer­to de Johan­nes­bur­go. ¡Nos re­la­ja­mos tan­to que per­di­mos el vue­lo!”.

Per­der el vue­lo es un clá­si­co de las es­ca­las lar­gas. Los si­tios de ayu­da re­co­mien­dan des­de alar­mas has­ta apps pa­ra mo­ni­to­rear el trán­si­to y los trans­por­tes si se sa­le a dar una vuel­ta por la ciu­dad. “Ha­ce años, es­ta­ba con un par de co­le­gas es­pe­ran­do pa­ra abor­dar un avión, nos sen­ta­mos a to­mar un ca­fé y nos ol­vi­da­mos de lo que pa­sa­ba fue­ra de esa me­sa. Cuan­do fui­mos a ave­ri­guar qué pa­sa­ba con el avión, ¡nos di­je­ron que ya se ha­bía ido!”, cuen­ta Fer­nan­do Po­des­tá, di­rec­tor Na­cio­nal de Ope­ra­cio­nes y VP de Man­po­we­rg­roup Argentina.

An­drés Ag­ne­llo, ge­ren­te Co­mer­cial pa­ra Argentina y Uru­guay de Ball En­va­ses de Alu­mi­nio, via­ja al me­nos una se­ma­na al mes a vi­si­tar los equi­pos en la re­gión. “En una opor­tu­ni­dad, la es­pe­ra del vue­lo coin­ci­día con el ho­ra­rio de un par­ti­do de mi equi­po de fút­bol. Lle­gué tem­prano al ae­ro­puer­to de Río de Ja­nei­ro, me ins­ta­lé fren­te a la puer­ta de em­bar­que, me co­nec­té y vi el par­ti­do. Era tal mi con­cen­tra­ción que no es­cu­ché que la puer­ta ha­bía cam­bia­do y que me es­ta­ban lla­man­do por al­to­par­lan­tes. Tu­ve que sa­lir co­rrien­do de una pun­ta a la otra del ae­ro­puer­to. Por suer­te mi equi­po ganó ese día”, cuen­ta.

A Jo­sé Ig­na­cio Zorrilla, ge­ren­te Ge­ne­ral de KRK La­ti­noa­me­ri­ca­na, le gus­ta pa­sear por el frees­hop en las es­ca­las, aun­que no siem­pre sa­le bien: “En un re­gre­so de Be­lo Ho­ri­zon­te a Bue­nos Ai­res te­nía­mos vuel­ta pa­ra las 23 y el vue­lo se de­mo­ró 6 ho­ras. Ter­mi­né dur­mien­do en el pi­so con una mo­chi­la co­mo al­moha­da”.

Emi­li­ano Be­llo, CEO de Au­to­ca­re Tech­no­logy, que­dó va­ra­do por una inun­da­ción en Bang­kok un día com­ple­to: “El ae­ro­puer­to te­nía zo­nas anega­das y no era po­si­ble si­quie­ra sa­lir del pre­dio. La gen­te es­ta­ba más ten­sio­na­da por las llu­vias al­re­de­dor que por las de­mo­ras”. Be­llo via­ja por negocios va­rias ve­ces al año a Mé­xi­co, Bra­sil y Bar­ce­lo­na, pe­ro tie­ne un plus: es pi­lo­to. Mien­tras otros eje­cu­ti­vos bus­can Wifi o en­chu­fes pa­ra sus por­tá­ti­les, él mi­ra la ca­ra de la tri­pu­la­ción: “Me doy cuen­ta si es­tán des­can­sa­dos o no. Ver la se­gu­ri­dad es una de­for­ma­ción profesional”. Un pun­to im­por­tan­te cuan­do se pa­sa bue­na par­te del año via­jan­do.

Se­gui­nos en fa­ce­book.com/aper­tu­ra­com en twit­ter.com/aper­tu­ra­com

Lí­der aé­reo

El me­jor ae­ro­puer­to del mun­do es el de Changi, en Sin­ga­pur.

En Ja­pón. Haneda es uno de los dos ae­ro­puer­tos prin­ci­pa­les de To­kio, jun­to a Na­ri­ta.

Ocio ase­gu­ra­do. En la ter­mi­nal Incheon, de Co­rea del Sur, hay has­ta una pis­ta de hie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.