Ru­pert Mur­doch y su di­nas­tía al­te­ra­da 138

Con la ven­ta de la ma­yo­ría de su com­pa­ñía a Disney, el mag­na­te de los me­dios es­tá vol­vien­do a sus raí­ces en las no­ti­cias.

Apertura (Argentina) - - Sumario - Por Matt­hew Ga­rrahan

El éxi­to sor­pre­sa del oto­ño bo­real en el West End de Lon­dres ha si­do una obra so­bre el as­cen­so de un hom­bre de pren­sa. Ink, de Ja­mes Graham, trans­por­ta a las au­dien­cias a 1969, cuan­do Ro­bert Mur­doch com­pró una ho­ja som­no­lien­ta lla­ma­da The Sun y la con­vir­tió en un rui­do­so me­dio sen­sa­cio­na­lis­ta que lle­ga­ría a ser el dia­rio más in­flu­yen­te de Gran Bre­ta­ña.

A los 86 años, Mur­doch pen­sa­ba ver la obra an­tes de que sa­lie­ra de car­te­le­ra, in­di­có un co­le­ga. Cuan­do lo ha­ga po­dría ver­se re­fle­ja­do en una épo­ca de cons­truc­ción de im­pe­rios que em­pe­zó con la ope­ra­ción del Sun pe­ro que ter­mi­nó brus­ca­men­te con el acuer­do pa­ra di­sol­ver y ven­der a Disney 21st Cen­tury Fox, la vas­ta com­pa­ñía de me­dios que for­mó en las dé­ca­das an­te­rio­res.

“Des­de un pun­to de vis­ta es­tra­té­gi­co es el mo­men­to (pa­ra ven­der) –di­jo Mur- doch en una en­tre­vis­ta con el FT–. Vi­vi­mos en un tiem­po de enor­me al­te­ra­ción”.

En la obra, el per­so­na­je de Mur­doch in­sis­te en que “a la gen­te le gustan las his­to­rias”. Ca­si cin­co de­ce­nios más tar­de, es su pro­pia his­to­ria la que si­gue fas­ci­nan­do. Sin­gu­lar ad­ve­ne­di­zo que de­rri­bó je­rar­quías es­ta­ble­ci­das en la te­le­vi­sión y la edi­ción de dia­rios, Mur­doch lue­go le­van­tó je­rar­quías pro­pias que lle­ga­ron a es­tar do­mi­na­das por sus em­pre­sas.

Re­ple­ta de in­tri­gas y su­ce­sos, es una his­to­ria que se­ría de­ma­sia­do lar­ga pa­ra una so­la obra. Su de­rro­ta de los sin­di­ca­tos de pren­sa de Wap­ping me­re­ce­ría un ex­ten­so tra­ta­mien­to tea­tral, lo mis­mo que el lan­za­mien­to de Sky en Gran Bre­ta­ña, que ca­si lo lle­vó a la quie­bra, o la ba­ta­lla cues­ta arri­ba que li­bró en los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra crear la ca­de­na Fox, por no ha­blar del es­cán­da­lo por la pin­cha­du­ra de te­lé­fo­nos en sus dia­rios sen­sa­cio­na­lis­tas o los re­cien­tes he­chos de aco­so se­xual en Fox News.

Si el arre­glo por US$ 66.000 mi­llo­nes con Disney se­ña­la el fin de una épo­ca, la iro­nía es que lle­ga en mo­men­tos en que Mur­doch nun­ca ha te­ni­do más in­fluen­cia, mien­tras el go­bierno bri­tá­ni­co pro­mue­ve el Bre­xit que por tan­to tiem­po bus­ca­ron sus dia­rios y Do­nald Trump se in­cli­na fuer­te­men­te a fa­vor de Fox News pa­ra sos­te­ner su pre­si­den­cia ali­caí­da.

En úl­ti­mo ca­so, la his­to­ria de Mur­doch es tam­bién un dra­ma fa­mi­liar, y las com­ple­jas re­la­cio­nes per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les que ha man­te­ni­do con sus hi­jos adul­tos, La­chlan, Ja­mes y Eli­sa­beth, se pa­re­cen a las del Rey Lear, en tan­to ca­da uno sube o ba­ja en la ca­rre­ra pa­ra su­ce­der­lo.

En el cen­tro del ape­ti­to de Mur­doch por el ries­go se en­cuen­tra la am­bi­ción de cons­truir un im­pe­rio que, lle­ga­do el tiem­po, pu­die­ra ce­der a uno de sus hi­jos. Pe­ro se­gún Andrew Neil, exe­di­tor del Sun­day Ti­mes, pro­pie­dad de News Corp., el sue­ño ter­mi­nó. “Ru­pert pa­só los úl­ti­mos 40 años cons­tru­yen­do una

di­nas­tía”, re­su­mió a la BBC. El acuer­do de ven­ta se­ña­la “el fin de la am­bi­ción de to­da una vi­da”.

Mur­doch se ex­pre­só más desafian­te al afir­mar que la ven­ta no im­pli­ca que se en­cuen­tre en re­ti­ra­da. “De nin­gún mo­do –de­cla­ró en una con­ver­sa­ción con in­ver­so­res de Fox–. So­mos cen­tra­les en un mo­men­to cen­tral”.

En diá­lo­go con FT, Mur­doch di­jo que la de­ci­sión de ven­der fue sim­ple: se dio cuen­ta de que el jue­go ha­bía cam­bia­do. “Veo el pa­no­ra­ma ge­ne­ral”, se­ña­ló re­fi­rién­do­se a la nue­va ge­ne­ra­ción de re­ta­do­res con bol­si­llos abun­dan­tes de Si­li­con Va­lley –Ama­zon, Net­flix, Ap­ple y Fa­ce­book– que ame­na­zan a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­ta­ble­ci­dos.

Men­cio­nó los es­tra­gos que es­tán cau­san­do los ju­ga­do­res di­gi­ta­les en otros sec­to­res, de la ven­ta mi­no­ris­ta a la edi­ción de dia­rios. “Es­ta se­ma­na leí so­bre mis ami­gos aus­tra­lia­nos en West­field. Pue­den ver lo que Ama­zon es­tá ha­cien­do con los mi­no­ris­tas”, di­jo so­bre el gru­po de cen­tros co­mer­cia­les que se ven­dió por US$ 25.000 mi­llo­nes. “Lo he­mos experimentado (la per­tur­ba­ción) en nues­tros dia­rios. El 85 o el 90 por cien­to del au­men­to de gas­to (pu­bli­ci­ta­rio) di­gi­tal va a Fa­ce- book o Goo­gle”, agre­gó.

Las se­mi­llas de la ven­ta fue­ron sem­bra­das en una con­ver­sa­ción con Bob Iger en el vi­ñe­do de Mur­doch en las co­li­nas de Bel Air, una pro­pie­dad que lue­go que­da­ría afec­ta­da por los in­cen­dios que arra­sa­ron la zo­na de Los Án­ge­les. Dos me­ses des­pués de esa reunión –y tras in­sis­tir en que Iger ex­ten­die­ra por dos años su fun­ción de di­rec­tor Eje­cu­ti­vo pa­ra su­per­vi­sar la in­te­gra­ción de las dos com­pa­ñías– se arre­gló la ope­ra­ción ex­clu­si­va­men­te ac­cio­na­ria. Mur­doch y los otros in­ver­so­res de 21st Cen­tury Fox van a can­jear sus ac­cio­nes por pa­pe­les de Disney en una transac­ción que les da­rá el 25 por cien­to de la em­pre­sa agran­da­da.

Ha­bía otros ofe­ren­tes, ad­mi­tió Fox –Com­cast, due­ño de NBC Uni­ver­sal, y Ve­ri­zon– pe­ro el com­pra­dor te­nía que ser uno so­lo. “La gran atrac­ción de Disney es su pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal”, ex­pli­có.

In­clui­da en la ven­ta es­tá la par­ti­ci­pa­ción del 39 por cien­to que tie­ne Fox en Sky, la em­pre­sa lan­za­da en 1989 en una fin­ca in­dus­trial en Is­le­worth, al oes­te de Lon­dres. De­bi­li­ta­do por los cos­tos ope­ra­ti­vos, Mur­doch era cons­cien­te de que es­ta­ba co­rrien­do un ries­go con­si­de­ra­ble. Ca­si tres de­ce­nios des­pués la fin­ca in­dus­trial ha si­do re­em­pla­za­da por un re­lu­cien­te “cam­pus” de 600 mi­llo­nes de li­bras es­ter­li­nas, que in­clu­ye un ci­ne con 200 lo­ca­li­da­des y un lo­cal Wai­tro­se de pa­go di­gi­tal que no que­da­ría mal en Si­li­con Va­lley.

La fir­ma de te­le­vi­sión sa­te­li­tal que ca­si lle­vó a la quie­bra a Mur­doch es hoy una com­pa­ñía pan­eu­ro­pea con 23 mi­llo­nes de sus­crip­to­res en sie­te paí­ses. Ven­der­la fue agri­dul­ce, re­co­no­ció al FT. “Ten­go sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos –se­ña­ló–. Téc­ni­ca­men­te fui a la quie­bra con Sky al co­mien­zo y va­ya que eso fue una ex­pe­rien­cia. Es­toy muy or­gu­llo­so de Sky y de su cre­ci­mien­to”.

La ven­ta a Disney coin­ci­de con un in­ten­to se­pa­ra­do de Fox de ad­qui­rir las ac­cio­nes que no po­see de Sky. Es el se­gun­do in­ten­to de Mur­doch en 10 años, ya que el pri­me­ro de­bió re­ti­rar­lo en me­dio del es­cán­da­lo por la in­ter­ven­ción de te­lé­fo­nos. La úl­ti­ma ope­ra­ción por 11.700 mi­llo­nes de li­bras fue au­to­ri­za­da por Of­com, el re­gu­la­dor de me­dios bri­tá­ni-

co, pe­ro lue­go la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra, Ka­ren Brad­ley, la ele­vó a su­per­vi­sión adi­cio­nal de la Au­to­ri­dad de Mer­ca­dos y Com­pe­ten­cia.

“El Of­com dio vuel­tas por me­ses y me­ses y al fi­nal apro­bó la com­pra –di­jo Mur­doch–. Lue­go el go­bierno opi­nó que era po­lé­mi­co y lo pu­so en es­pe­ra”.

“Si no la con­se­gui­mos (la apro­ba­ción re­gu­la­to­ria)…bien, son 40 años de pe­rio­dis­mo. Me hi­ce de al­gu­nos enemi­gos”, ad­mi­tió.

La ven­ta a Disney es el úl­ti­mo gi­ro en la ex­ten­di­da ca­rre­ra por la su­ce­sión de Mur­doch en la que ca­da uno de sus hi­jos adul­tos ocu­pó el pri­mer lu­gar. Eli­sa­beth fue al­gu­na vez la fa­vo­ri­ta pa­ra cal­zar­se sus za­pa­tos una vez que in­gre­só en Fox en 2011 tras ven­der en 415 mi­llo­nes de li­bras Shi­ne, el gru­po de te­le­vi­sión in­de­pen­dien­te fundado por ella. Su pa­dre ad­mi­ra­ba el tra­ba­jo que ha­bía he­cho en la TV pe­ro la re­la­ción se agrió du­ran­te el es­cán­da­lo por las in­ter­ven­cio­nes telefónicas, cuan­do ella cri­ti­có la reac­ción de Ja­mes y Ru­pert. Des­de en­ton­ces hi­cie- ron las pa­ces. Ella ya no tra­ba­ja en nin­gu­na de las com­pa­ñías de la fa­mi­lia, sino que di­ri­ge Ver­ti­cal Net­works, una start-up de me­dios mó­vi­les.

Aho­ra el fa­vo­ri­to de he­cho es La­chlan y Ru­pert de­cla­ró a Sky News su es­pe­ran­za de que se con­vier­ta en el di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de la em­pre­sa que se creará con los ac­cio­nis­tas de Fox. La­chlan de­fi­nió a la nue­va en­ti­dad, que se­rá due­ña de la red de trans­mi­sión de Fox y de Fox News, co­mo “una mar­ca agre­si­va, desafian­te, ce­ñi­da”. Su pa­dre agre­gó que ello se­ña­la­rá su re­gre­so a las raí­ces de pe­rio­dis­ta, por el én­fa­sis en no­ti­cias y deportes en vi­vo.

No pa­re­ce ha­ber lu­gar pa­ra Ja­mes, el hi­jo me­nor –y di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Fox–, quien se in­cli­na a dis­tan­ciar­se de la fa­mi­lia. Él y su es­po­sa, Kathryn, han te­ni­do di­ver­gen­cias po­lí­ti­cas con Mur­doch pa­dre, en es­pe­cial res­pec­to de Trump. Des­de el des­pi­do el año pa­sa­do de Ro­ger Ai­les por aco­so se­xual, Mur­doch pa­dre es de he­cho el que di­ri­ge Fox News y los prin­ci­pa­les con­duc­to­res de la ca­de­na, Sean Han­nity y Tuc­ker Carl­son, se con­vir­tie­ron en de­fen­so­res del pre­si­den­te.

Cuan­do Trump fue cri­ti­ca­do por de­cir que en­tre los miem­bros de una ma­ni­fes­ta­ción neo-na­zi en Char­lot­tes­vi­lle ha­bía “muy bue­na gen­te”, Carl­son de­fen­dió al Pre­si­den­te y fus­ti­gó a los ma­ni­fes­tan­tes con­tra el ra­cis­mo que ha­bían de­rri­ba­do es­ta­tuas del tiem­po de la Con­fe­de­ra­ción. Pe­ro Ja­mes adop­tó un en­fo­que muy di­fe­ren­te: cues­tio­nó al man­da­ta­rio en un email fil­tra­do en el que re­ve­ló que ha­bía he­cho una donación per­so­nal de US$ 1 mi­llón a la Li­ga An­ti-di­fa­ma­ción, que com­ba­te el an­ti­se­mi­tis­mo.

Iger re­ve­ló que con­ver­sa­rá con Ja­mes “acer­ca de si hay o no un papel pa­ra él” en Disney. Mur­doch pa­dre re­co­no­ció que habrá un dis­tan­cia­mien­to profesional. “Le de­seo suer­te a Ja­mes –con­fió al FT–. Sin du­das tie­ne su­fi­cien­tes re­cur­sos pa­ra ha­cer al­go por sí mis­mo. Pe­ro es­toy se­gu­ro de que ten­drá una opor­tu­ni­dad en Disney”.

¿Y qué de su pro­pio le­ga­do? “Los que me co­no­cen sa­ben que soy un hom­bre del pe­rio­dis­mo con es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo”, co­men­tó an­te in­ver­so­res. Sus co­le­gas se pre­gun­tan si creará un fon­do pa­ra sos­te­ner sus dia­rios en el fu­tu­ro, al­go se­me­jan­te al Scott Trust que sos­tie­ne al Guar­dian.

En Ink, el ac­tor Ber­tie Car­vel in­ter­pre­ta a Mur­doch co­mo un ad­ve­ne­di­zo im­pa­cien­te que pro­tes­ta: “Quie­ro al­te­rar es­ta ca­lle” (de los dia­rios). Ca­si 50 años más tar­de y con su im­pe­rio a pun­to de ser frac­cio­na­do en res­pues­ta al po­de­río de los nue­vos ju­ga­do­res di­gi­ta­les, es Mur­doch el que ter­mi­nó al­te­ra­do.

Se­gui­nos en fa­ce­book.com/aper­tu­ra­com en twit­ter.com/aper­tu­ra­com

Ai­re de cam­bios Ja­mes Mur­doch se dis­tan­ció de su pa­dre por cues­tio­nes po­lí­ti­cas.

El ele­gi­doLa­chlan es el fa­vo­ri­to de su pa­dre pa­ra con­ver­tir­se en di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de la nue­va em­pre­sa post fu­sión.

En des­gra­ciaEli­sa­beth (en el me­dio) de­jó de ser la preferida pa­ra su­ce­der a su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.