Por An­drés En­gler

Apertura (Argentina) - - Nota De Tapa -

Al­go pa­sa en el mun­do del pri­va­te equity lo­cal. Des­pués de una dé­ca­da de un ca­si ab­so­lu­to si­len­cio y al­gu­nas transac­cio­nes des­per­di­gas por ahí, fon­dos in­ter­na­cio­na­les de es­tra­fa­la­rios mon­tos –dos jun­tos ya com­pra­rían es­te país– res­pon­den el te­lé­fono pa­ra ha­blar de los pro­yec­tos que pre­pa­ran pa­ra la Argentina. Otros no atien­den las lla­ma­das, pe­ro son ellos quie­nes mar­can el nú­me­ro de Ca­sa Ro­sa­da pa­ra pe­dir reunio­nes, mien­tras man­dan so­bria­men­te a sus ana­lis­tas a pro­bar si lo que es­cu­chan es so­lo re­la­to. Ex­ban­que­ros y eje­cu­ti­vos crio­llos vuel­ven del ex­te­rior y crean fir­mas lo­ca­les pa­ra no de­jar pa­sar lo que, creen, se­rá un boom en po­cos años. Y los más ca­no­sos, los di­rec­to­res de los fon­dos re­gio­na­les crea­dos en Bue­nos Ai­res, los que aguan­ta­ron años guar­da­dos en el país, sa­len de sus cue­vas de la City Por­te­ña y no so­lo abren las puer­tas de sus des­pa­chos: tam­bién abren la boca.

La in­dus­tria del pri­va­te equity pi­só fuer­te en los ’90. Tan­to que las 2001 hue­llas de la cri­sis y los za­pa­tos de Juan Na­va­rro y su Ex­xel bo­rra­ron ca­si to­das las ho­jas, las de cálcu­lo y las po­cas ver­des que pro­nos­ti­ca­ban re­sur­gi­mien­to. Pe­ro los re­fe­ren­tes del nue­vo mo­de­lo –el de pri­va­te equity– pi­den pa­sar la pá­gi­na. Acos­tum­bra­dos al ba­jo, ba­jí­si­mo, per­fil, creen que es mo­men­to de ha­blar. No por­que les gus­te ha­cer­lo, sino por­que en­tien­den que es ne­ce­sa­rio pa­ra la in­dus­tria. “Pa­ra dar una mano”, di­cen, en tán­dem, an­tes de em­pe­zar ca­da en­tre­vis­ta, co­mo si con las pa­la­bras tu­vie­ran que con­ven­cer al eco­sis­te­ma de negocios argentino de que son al­go nue­vo.

Los que aguan­ta­ron el em­ba­te en su mo­men­to per­die­ron in­ver­sio­nes, pe­ro hoy ven el signo po­si­ti­vo de la cuen­ta: po­seen es­truc­tu­ras lo­ca­les y ar­gen­ti­nos en sus equi­pos y la con­fian­za del ca­pi­tal ex­terno, en un te­rri­to­rio que, con­ce­bi­do des­de afue­ra, es ape­te­ci­ble. “La Argentina es vis­ta, tan­to por los LPS (in­ver­so­res que ha­ce apor­tes a un fon­do, por sus si­glas en in­glés) la­ti­noa­me­ri­ca­nos co­mo in­ter­na­cio­na­les, co­mo el país con el se­gun­do me­jor per­fil de ries­go/re­torno en Amé­ri­ca la­ti­na. En 2015 era vis­to co­mo la opor­tu­ni­dad me­nos atrac­ti­va de Amé­ri­ca la­ti­na”, des­ta­có LAVCA –La­tin Ame­ri­can Pri­va­te Equity & Ven­tu­re Ca­pi­tal As­so­cia­tion– en con­jun­to con Cam­brid­ge As­so­cia­te, en la en­cues­ta de opi­nión de in­ver­so­res de 2017, que reunió a 103 de los más im­por­tan­tes. “Es­ta­mos en un pro­ce­so de con­so­li­da­ción de los ju­ga­do­res que lo­gra­ron in­de­pen­di­zar­se exi­to­sa­men­te de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras”, di­ce un ma­na­ger que in­te­gra la li­ga de los Norberto Mo­ri­ta (Sout­hern Cross), Car­los Gar­cía (Vic­to­ria Ca­pi­tal), Al­fre­do Iri­goin (Lin­zor Ca­pi­tal). y Ro­ber­to Chu­te (The Rohatyn Group).

Dolido, uno de ellos re­cuer­da có­mo, en 2012, so­cios es­ta­dou­ni­den­ses no en­ten­dían las ra­zo­nes por las que en la fir­ma re­gio­nal ha­bía tres ar­gen­ti­nos es­ta­ble­ci­dos en Bue­nos Ai­res. “¿Por qué tres so­cios, si no va­mos a in­ver­tir un pe­so allí?”, le di­je­ron. La bronca, en el bol­si­llo; en la boca, la res­pues­ta, cor­dial y has­ta aca­dé­mi­ca. “En el pe­río­do de in­ver­sión del fon­do hay un pro­ce­so elec­to­ral, que pue­de re­pre­sen­tar una op­cio­na­li­dad a un cam­bio. ¿Por qué dog­má­ti­ca­men­te res­trin­gir­se a be­ne­fi­ciar­se de esa op­cio­na­li­dad?”, les di­jo. Te­nía ra­zón: se­gún el do­cu­men­to an­tes ci­ta­do, “ca­si tres cuar­tas par­tes de los LPS ci­tan el po­ten­cial de re­tor­nos anua­les por en­ci­ma del 16 por cien­to, un agu­do cre­ci­mien­to des­de el 23 por cien­to de los LPS que in­di­ca­ban lo mis­mo en 2015”.

Los gi­gan­tes –los que di­cen que la Argentina hoy es la moda– tra­du­cen sus pa­la­bras en he­chos. Al­gu­nos po­nen un pie­ci­to, co­mo el gi­gan­te Blacks­to­ne, con Me­tro­tel. Otros, enor­mes pe­ro más con­ser­va­do­res, por es­tos días se aso­cian a ar­gen­ti­nos –lo­ca­les que co­no­cen el la­do B del re­la­to ma­cro­eco­nó­mi­co– pa­ra no que­dar a me­dio ca­mino en­tre el op­ti­mis­mo y la de­cep­ción de los nú­me­ros rea­les. El cor­to pla­zo pa­ra ellos es lar­go, muy lar­go. “Ima­gi­na­te al­guien que alo­ca hoy ca­pi­tal en la Argentina, y sa­le de aquí a seis, sie­te años. Se tie­ne que ima­gi­nar en qué es­ce­na­rio sa­le. Y ya no es­ta­mos ha­blan­do de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción ni del pró­xi­mo go­bierno, sino del sub­si­guien­te”.

El sec­tor, en ge­ne­ral, pi­de ser tra­ta­do con res­pe­to por la so­cie­dad. “No que­re­mos ser vis­tos co­mo ti­bu­ro­nes o co­mo al­guien que va con un ca­rri­to de com­pras po­nien­do lo­gos en él”, di­cen. Al­gu­nos has­ta osan re­co­men­dar la ta­pa de es­ta re­vis­ta. “Us­te­des siem­pre nos tra­tan de ca­za­do­res, siem­pre nos gra­fi­can con un chan­gui­to lleno de em­pre­sas”, cri­ti­can. No quie­ren es­pan­tar a fu­tu­ros clien­tes, pa­ra quie­nes en mu­chos

ca­sos sus com­pa­ñías no so­lo son gran par­te de sus vi­das: ade­más son sus mis­mos ape­lli­dos. “Uno es­tá ha­blan­do con gen­te pa­ra la cual su em­pre­sa es to­do: su hi­jo, su crea­ción, su nom­bre. Y el ti­po se vi­sua­li­za que le ca­za­ron la em­pre­sa”, agre­gan.

De to­das ma­ne­ras, a ve­ces aflo­ra el vie­jo lo­bo. “Los in­far­tos y los di­vor­cios son una gran fuen­te de opor­tu­ni­dad de negocios”, plan­tea un experimentado, al ha­cer re­fe­ren­cia al ne­go­cio que ca­si to­dos mi­ran en la Argentina: las em­pre­sas fa­mi­lia­res. “Com­prás una, la mo­der­ni­zás, tec­ni­fi­cás, le po­nés ma­na­ge­ment más profesional, la ha­cés cre­cer, em­pe­zás a te­ner re­la­ción con los ban­cos, te­nés un au­di­tor de las big four”, plan­tea, de ma­ne­ra más for­mal. Es que los ma­na­gers avi­san que pa­ra lo­grar ta­sas de re­torno del 25 por cien­to en dó­la­res no pien­san que­dar­se sen­ta­dos en las reunio­nes: nin­guno pien­sa en­trar a una com­pa­ñía con me­nos del 50 por cien­to de las ac­cio­nes; a lo su­mo, con­ci­ben ha­cer­lo si in­gre­san con otra fir­ma, en una po­si­ción de co­con­trol.

Pa­ra agi­li­zar tiem­pos, un eje­cu­ti­vo, a tono con los tiem­pos po­lí­ti­cos de la Argentina, avi­sa que se sa­ca­rán de en­ci­ma to­do pe­so in­ne­ce­sa­rio. “Me­dio en chis­te y me­dio en se­rio: si no­so­tros de­tec­ta­mos un bol­són de bu­ro­cra­cia o de po­lí­ti­ca, pe­ro es­pe­cial­men­te de po­lí­ti­ca, nos van a ha­cer eno­jar. Mu­chas ve­ces, en las mul­ti­na­cio­na­les, hay to­da una di­ná­mi­ca ge­ren­cial que no es ma­la ni bue­na: es dis­tin­ta a la del pri­va­te equity”.

En mo­do zen, ha­blan de “re­la­cion ar­mó­ni­ca en­tre el ca­pi­tal y las em­pre­sas”. Desean ba­jar el de­dis­mo que mu­chas ve­ces ri­gió la in­dus­tria en los ’90, la que de­cía “te­ne­mos li­qui­dez, ha­ce­mos lo que que­re­mos; pro­bá, des­pués ve­mos có­mo sa­li­mos”. Aho­ra se ha­bla de tres ini­cia­les que to­do in­ver­sor más o me­nos se­rio pro­nun­cia: ESG (por las si­glas en in­glés que ha­cen re­fe­ren­cia a las cues­tio­nes am­bien­ta­les, so­cia­les y de go­bierno). Pe­ro a ve­ces ni si­quie­ra pue­den pen­sar en eso, ya que hay una pa­la­bra que no pue­den es­cri­bir en un due di­lli­gen­ce: in­for­ma­li­dad. “Hay mu­cha. Es cul­tu­ral. De­ben em­pe­zar a em­pro­li­jar los mis­mos em­pre­sa­rios”, pi­den, an­tes de des­pe­gar­se: “Ob­via­men­te, no po­dés ir a mos­trár­se­la a una per­so­na de afue­ra”. A pe­sar de to­do eso, no­tan ma­sa crí­ti­ca pa­ra el ne­go­cio. “¿Hay su­fi­cien­tes com­pa­ñías al pre­cio co­rrec­to en la Argentina pa­ra ha­cer deals?”, cues­tio­na un eje­cu­ti­vo, an­tes de ser ta­jan­te: “Sí”.

La dé­ca­da me­ne­mis­ta mar­có a fue­go a la in­dus­tria del pri­va­te equity. Tan­to, que va­rios ter­mi­na­ron que­ma­dos. “Hu­bo mu­cha gen­te –y cu­rio­sa­men­te no la pri­me­ra que in­vir­tió en las pri­va­ti­za­cio­nes, sino la se­gun­da olea­da– que com­pró los ac­ti­vos de las pri­va­ti­za­cio­nes y ter­mi­nó con los de­dos que­ma­dos. Hay que asu­mir que en la Argentina hay vo­la­ti­li­dad po­lí­ti­ca, y en la me­di­da en que se es­té de­ma­sia­do cer­ca de sec­to­res vul­ne­ra­bles a la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, se ha­ce más vul­ne­ra­ble la es­tra­te­gia de in­ver­sión. Por eso no­so­tros no in­ver­ti­mos en in­dus­trias re­gu­la­das. Otra gran ex­pe­rien­cia apren­di­da de los ’90”, re­su­me Gar­cía, de Vic­to­ria Ca­pi­tal.

A viva voz afir­man que no quie­ren sa­ber na­da con negocios re­gu­la­dos, pe­ro su­su­rran que ya les pi­ca un bi­cho: la Par­ti­ci­pa­ción Pú­bli­co Pri­va­da (PPP). “Los gru­pos de pri­va­te equity po­drían ser un ac­tor. No es la tí­pi­ca in­ver­sión que ha­ce un fon­do, por­que es más ca­pi­tal in­ten­si­vo y los pla­zos son más lar­gos, y hay más in­je­ren­cia re­gu­la­to­ria”, des­ta­ca un in­ver­sor. No es amor a la pa­tria; es una cues­tión de re­tor­nos. “De acá a 15 años, quien no en­tró se va a au­to­fla­ge­lar di­cien­do có­mo se per­dió el ma­yor plan de in­fra­es­truc­tu­ra en una ge­ne­ra­ción. Los lí­mi­tes son un po­co di­fu­sos. Es cues­tión de en­con­trar­le el án­gu­lo”, agre­ga. Y sa­be que lo que va a de­cir es un cli­ché que tu­vie­ron en la boca tan­tas ve­ces mu­chos crí­ti­cos de la Argentina: que fal­ta se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. “Es­tá tri­lla­da, pe­ro cuan­do es­tás sen­ta­do en un fon­do de pri­va­te equity se vuel­ve muy real. Has­ta ni­ve­les per­so­na­les. Hay eje­cu­ti­vos de fon­dos en Bra­sil que es­tán pro­ce­sa­dos pe­nal­men­te por es­tar en un di­rec­to­rio”, se ame­dren­ta.

Un vie­jo co­no­ci­do del sec­tor, quien las vio a to­das, cree que los ex­tre­mos se­rán me­nos vi­si­ta­dos; o, al me­nos, eso desea. “No se pue­de in­ver­tir en la Argentina pen­san­do que es Sui­za y tam­po­co que es Ca­me­rún”, de­ja su en­se­ñan­za. Y, a di­fe­ren­cia de lo que es­cu­cha­ba de sus com­pa­dres en las reunio­nes de board cuan­do tra­ba­ja­ba en la fi­lial de un ban­co es­ta­dou­ni­den­se –don­de se jac­ta­ban de no mi­rar la ma­cro–, sa­be que en la Argentina es­tá obli­ga­do a mi­rar lo que ha­ga el Es­ta­do. “Acá, los ci­clos eco­nó­mi­cos exis­ten y te pue­den ma­tar”, fi­na­li­za. La in­dus­tria, apa­ren­te­men­te li­bre de hu­mo, re­vi­ve. Es­tá to­do por ver­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.