No hay dos sin tres

Car­los Gar­cía, nú­me­ro uno del fon­do que ad­qui­rió Los Gro­bo en 2017, pre­pa­ra el lan­za­mien­to de su ter­cer vehícu­lo pa­ra in­ver­tir en la re­gión. Se de­fi­ne co­mo ge­ne­ra­lis­ta pe­ro no mi­ra sec­to­res re­gu­la­dos.

Apertura (Argentina) - - Nota De Tapa Fondos De Private Equity -

Pa­sa inad­ver­ti­do, es­con­di­do tras el co­mún de su nom­bre y ape­lli­do. Pe­ro Car­los Gar­cía no es al­guien más en el mun­do del pri­va­te equity: li­de­ra Vic­to­ria Ca­pi­tal, fir­ma que le­van­tó tres fon­dos por US$ 1700 mi­llo­nes, en­fo­ca­do en Amé­ri­ca la­ti­na y crea­do en 2002 por ca­si el mis­mo ma­na­ge­ment que di­ri­gió Do­nald­son Luf­kin & Jen­ret­te –co­no­ci­do en la in­dus­tria por sus si­glas, DLJ–, em­pre­sa a la que Gar­cía se unió en 1995 y en la que li­de­ró to­das las in­ver­sio­nes pa­ra Amé­ri­ca la­ti­na. Pe­ro eso es his­to­ria: en di­ciem­bre úl­ti­mo, Vic­to­ria Ca­pi­tal cul­mi­nó su se­gun­do fon­do, de US$ 850 mi­llo­nes, y pre­pa­ra el te rce­ro, que al pa­re­cer no se­rá ni el ven­ci­do ni pe­que­ño.

De per­fil ba­jo en la Argentina, Vic­to­ria Ca­pi­tal le­van­tó tie­rra en 2016, cuan­do se hi­zo con más del 70 por cien­to de Gru­po Los Gro­bo e in­yec­tó US$ 100 mi­llo­nes jun­to a la Cor­po­ra­ción Fi­nan­cie­ra In­ter­na­cio­nal (IFC), UTIMCO (The Uni­ver­sity of Te­xas In­vest­ment Ma­na­ge­ment Com­pany) y el FMO, Ban­co de De­sa­rro­llo Ho­lan­dés. El pro­pó­si­to de la ope­ra­ción, tal cual fue es­pe­ci­fi­ca­do en el for­mal co­mu­ni­ca­do de pren­sa, es du­pli­car el ta­ma­ño de la em­pre­sa en los pró­xi­mos cua­tro años. “No es que sea­mos in­ver­so­res orien­ta­dos al sec­tor agrí­co­la, pe­ro ve­mos en él que la Argentina tie­ne una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va y sos­te­ni­ble”, di­ce Gar­cía, aun­que acla­ra: “No es la pri­me­ra. En 2014 com­pra­mos el con­trol de una com­pa­ñía, Sa­tus Ager (NDR: de­di­ca­daa pro­du­cir se­mi­llas con­tra es­ta­ción, lue­go ven­di­das en el he­mis­fe­rio Nor­te)”. En ju­lio pa­sa­do, lle­gó des­de Gru­po New­san co­mo CEO a Gru­po Los Gro­bo uno de los hom­bres de con­fian­za en Vic­to­ria Ca­pi­tal, Jor­ge Ar­pi pú­bli­co, MBA en el ex­te­rior, 56 años. “Fue uno de los eje­cu­ti­vos cla­ves nues­tros en Pe­ña­flor”, re­cuer­da Gar­cía. Le de­jó su lu­gar Ho­ra­cio Bu­sa­ne­llo, quien en 2017 ha­bía cum­pli­do seis años en la fir­ma.

Pe­ro más allá de que su úl­ti­ma apues­ta en la Argentina ha­ya si­do Los Gro­bo, Gar­cía de­fi­ne a Vic­to­ria co­mo una fir­ma “ge­ne­ra­lis­ta”, aun­que la ex­cep­ción a la re­gla son las in­dus­trias re­gu­la­das. “Nun­ca he­mos que­ri­do in­vo­lu­crar­nos en es­tos negocios. Ha si­do un ‘no’ a lo lar­go de to­da la re­gión y des­de la crea­ción de la fir­ma”, sen­ten­cia. Tam­po­co sien­te la obli­ga­ción de in­ver­tir una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de ve­ces por fon­do, a pe­sar de que los nú­me­ros ha­yan si­do ca­si igua­les en los pri­me­ros dos (nue­ve em­pre­sas). “Te­ne­mos ab­so­lu­ta dis­cre­ción pa­ra elegir en ca­da mo­men­to de la vi­da del fon­do –o de los fon­dos– dón­de in­ver­tir y qué ti­pos de transac­cio­nes ha­cer”, enun­cia.

Es que Vic­to­ria no es ter­cer sec­tor, y Gar­cía lo quie­re de­jar en cla­ro. “El ob­je­ti­vo co­mo fir­ma de pri­va­te equity es ge­ne­rar una ga­nan­cia de ca­pi­tal pa­ra nues­tros in­ver­sio­nis­tas”, ad­mi­te, y ha­bla de la re­gla ga­nan­cial que ri­ge al mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se. “Es de 500, 600 pun­tos bá­si­cos por arri­ba de los mer­ca­dos pú­bli­cos, eso en una se­rie lar–con­ta­dor

ga de 10, 15, 20 años. Si uno mi­ra la se­rie his­tó­ri­ca, debería dar en el or­den del 13, 14 por cien­to en el mun­do de­sa­rro­lla­do”, de­cla­ra. Pe­ro él es­tá en Bue­nos Ai­res; a lo su­mo, en San Pa­blo. “No­so­tros, pa­ra in­ver­tir en Amé­ri­ca la­ti­na, as­pi­ra­mos a ge­ne­rar re­tor­nos arri­ba del 20 por cien­to en dó­la­res”, di­fe­ren­cia.

Ha­bla del an­he­lo, que no siem­pre se con­vier­te en reali­dad. “En la vi­da de un gestor profesional siem­pre hay un patito feo y una ne­na bo­ni­ta”. De las nue­ve in­ver­sio­nes que Vic­to­ria reali­zó en el pri­mer fon­do, Gar­cía re­cuer­da que tu­vo me­dio fra­ca­so –no es­pe­ci­fi­ca cuál fue– y del se­gun­do todavía no na­ció al­guno. “De las nue­ve transac­cio­nes del se­gun­do fon­do, hay dos que pro­ba­ble­men­te mos­tra­rán cla­ros in­di­cios de éxi­to y rea­li­za­ción par­cial de las in­ver­sio­nes pron­to. Pron­to”.

Pró­xi­ma co­se­cha

Enero y fe­bre­ro son me­ses de tra­ba­jo pa­ra Gar­cía y equi­po, quie­nes ya pien­san en el le­van­ta­mien­to del ter­cer fon­do. “Nues­tro úl­ti­mo fon­do fue de US$ 850 mi­llo­nes. No es­tá re­suel­to, pe­ro di­ría que, da­da la cir­cuns­tan­cia de la re­gión, no se­rá ma­yor a ese mon­to, se­gu­ro, por­que no creo que el ape­ti­to por la re­gión nos per­mi­ta ir mu­cho más allá de eso”, in­di­ca. El pe­río­do de in­ver­sión del se­gun­do fon­do ter­mi­nó el 29 de di­ciem­bre. “Con lo cual, sal­dre­mos al mer­ca­do en al­gún mo­men­to de los pri­me­ros dos me­ses del año”, aña­de. Bus­ca­rá que el mo­de­lo sea ins­ti­tu­cio­nal. “To­dos fon­dos de pen­sión in­ter­na­cio­na­les, com­pa­ñías de se­gu­ro in­ter­na­cio­na­les, en­dow­ments de uni­ver­si­da­des, fon­dos so­be­ra­nos”, ex­pli­ca. Sí quie­re un cam­bio: el del lu­gar de ori­gen de esos fon­dos. “Nos gus­ta­ría te­ner fon­dos in­ver­so­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos ins­ti­tu­cio­na­les: de pen­sión chi­le­nos, co­lom­bia­nos, pe­rua­nos... o com­pa­ñías de se­gu­ros. No los tu­vi­mos en el se­gun­do fon­do, por­que se le­van­tó muy rá­pi­do y muy rá­pi­da­men­te es­tu­vi­mos so­bre­sus­crip­tos con gen­te de fue­ra de Amé­ri­ca la­ti­na”, re­cuer­da.

Que sal­ga aho­ra se de­be a cir­cuns­tan­cias y si­tua­cio­nes de or­ga­ni­za­ción in­ter­na de la fir­ma. “Es­te es un ne­go­cio don­de la de­ci­sión fun­da­men­tal que to­man los in­ver­sio­nis­tas es apos­tar a lo que se lla­ma track re­cord. Y no­so­tros te­ne­mos un par de transac­cio­nes al pun­to de ser rea­li­za­das, que ge­ne­ra­rán re­tor­nos muy atrac­ti­vos pa­ra nues­tros in­ver­sio­nis­tas. En­ton­ces, des­de el pun­to de vis­ta del ti­ming, qui­zás es pre­fe­ri­ble es­pe­rar un po­qui­to y lle­var­las ce­rra­das, acor­da­das”. Ya pre­pa­ró un pi­pe­li­ne pre­li­mi­nar con com­pa­ñías de la re­gión, pe­ro es cau­to. “Es un ne­go­cio de ba­jí­si­ma ta­sa de su­ce­so. Ter­mi­na­mos ce­rran­do en la vi­da del fon­do el 0,75 por cien­to de la can­ti­dad de ope­ra­cio­nes que eva­lua­mos. En nú­me­ros re­don­dos, de nue­ve in­ver­sio­nes, mi­ra­mos a lo lar­go de cin­co años 1000 opor­tu­ni­da­des”. A fu­tu­ro, no cam­bia­rá mu­cho la cues­tión. “Se­gu­ra­men­te, ter­mi­ne­mos ce­rran­do el 1 por cien­to de lo que es­ta­mos mi­ran­do”, di­ce.

Ni se le pa­sa por la ca­be­za de­di­car­se so­la­men­te a su país: lo ates­ti­gua con la es­tra­te­gia re­gio­nal. “En 2007 te­nía­mos una ofi­ci­na en San Pa­blo y una en Bue­nos Ai­res. En 2011 am­plia­mos nues­tra pre­sen­cia a Bo­go­tá y en 2012 a Nue­va York, más por una cues­tión de ad­mi­nis­tra­ción y re­la­ción con in­ver­so­res”, des­ta­ca. Pe­ro no es to­do, ya que Li­ma es­tá en los pla­nes. “Es uno de nues­tros cin­co mer­ca­dos, uno relativamente gran­de: te­ne­mos un pe­ruano tra­ba­jan­do ha­ce mu­cho con no­so­tros en Bue­nos Ai­res y ha lle­ga­do el mo­men­to de abrir­la. Pa­ra cap­tar las opor­tu­ni­da­des uno tie­ne que es­tar cer­ca de don­de ellas pa­san”, di­ce. Con me­nos cer­te­zas, Gar­cía ha­bla de San­tia­go de C hi­le, don­de ex­tra­ña­men­te todavía no es­tán. “Even­tual­men­te, al­gún día, y que ten­ga­mos así pre­sen­cia en los cin­co paí­ses que no­so­tros de­fi­ni­mos co­mo mer­ca­dos ob­je­ti­vos”, plan­tea.

Mi­ra la re­gión. No obs­tan­te, sa­be que no es la mis­ma que ha­ce un par de años. “Has­ta 2013 fue ex­tre­ma­da­men­te atrac­ti­va y ha­bía re­cords de fun­drai­sing pa­ra in­ver­tir. Las es­ta­dís­ti­cas se han re­du­ci­do sus­tan­cial­men­fon­dos

te los fon­dos que se han le­van­ta­do, por­que la re­gión, en sí mis­ma, a par­tir de 2013, en­tró en un pe­rio­do en el que ha per­di­do atrac­ti­vo”. Pe­ro de­di­car­se ex­clu­si­va­men­te a la Argentina se­ría una lo­cu­ra hoy día, cree. De to­das ma­ne­ras, es­bo­za hi­pó­te­sis si lo hi­cie­ra: “Si yo hoy fue­ra a que­rer le­van­tar un fon­do de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te a cual­quier país de Amé­ri­ca la­ti­na, sal­vo Mé­xi­co y Bra­sil, pro­ba­ble­ment e no lo lo­gra­ría. Es una cues­tión tam­bién de ta­ma­ño. Hoy po­dés ir a un mo­de­lo re­gio­nal, co­mo el nues­tro, que in­clu­ya a la Argentina y le­van­tar ca­pi­tal: sí”.

Con US$ 1700 mi­llo­nes a cues­tas y la con­fian­za de fon­dos pe­sa­dos de­trás de sus es­pal­das, Gar­cía o uno de los su­yos nun­ca se que­da­ron ca­lla­dos en una reunión de di­rec­to­rio, cual­quie­ra ha­ya si­do la em­pre­sa en la que en­tra­ron. “En ge­ne­ral, en tres de cua­tro tr an­sac­cio­nes que ha­ce­mos to­ma­mos el con­trol de las com­pa­ñías y en un cuar­to no lo to­ma­mos, pe­ro lo com­par­ti­mos con al­guien más, con un acuer­do de ac­cio­nis­tas que nos per­mi­te re­ser­var­nos una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de de­ci­sio­nes. Lo que nun­ca ha­ce­mos es ser un so­cio mi­no­ri­ta­rio pa­si­vo: es­tá fue­ra de nues­tra fi­lo­so­fía”, in­for­ma. Pa­ra que de­ci­da com­par­tir de­ci­sio­nes se de­ben dar cier­tos re­qui­si­tos. “El ca­rác­ter y per­so­na­li­dad del so­cio: pa­ra no­so­tros ese es un te­ma de­ter­mi­nan­te. Por­que si la ca­li­dad del so­cio no es la ade­cua­da, es muy pro­ba­ble que ter­mi­ne­mos en al­gún pro­ble­ma”. El co­no­ci­do comentario en la in­dus­tria re­su­me los pe­li­gros: “Con bue­nos so­cios uno pue­de re­sol­ver los pro­ble­mas de los negocios que no an­dan mal. Con ma­los so­cios, no pue­de re­sol­ver los pro­ble­mas de los negocios que an­dan bien”, re­ci­ta.

Cuan­do desea, Gar­cía es es­qui­vo y ha­bla di­fí­cil; uti­li­za el me­ca­nis­mo cuan­do se re­fie­re a las va­lo­ra­cio­nes que Vic­to­ria Ca­pi­tal im­pri­me en los con­tra­tos. “Las fi­ja­mos en ba­se a un pre­cio que a no­so­tros nos per­mi­ta ge­ne­rar un re­torno ade­cua­do, en ba­se a una per­cep­ción de ries­go ra­zo­na­ble”. Y sim­pli­fi­ca la ex­pli­ca­ción: “So­mos, por de­fi­ni­ción, con­ser­va­do­res. Nor­mal­men­te ten­de­mos a ser áci­dos res­pec­to a la con­cre­ción de un plan de negocios”. Pa­ra un an­ti­guo en­ten­de­dor, po­cas pa­la­bras: “A lo lar­go de mis 30 años ha­cien­do es­to, po­cas ve­ces vi que le pe­guen a un plan de lar­go pla­zo tal cual fue pre­sen­ta­do. Eso me ha­ce, inevi­ta­ble­men­te, es­cép­ti­co”. No lo ce­ga­ron con la bur­bu­ja de In­ter­net en 2001, cuan­do DJL era ac­cio­nis­ta de Editorial Atlán­ti­da. “Nos lle­ga­ba una can­ti­dad enor­me de opor­tu­ni­da­des pa­ra in­ver­tir en negocios de In­ter­net”, re­cuer­da Gar­cía, quien hi­zo lo mis­mo que aho­ra: reunió a la tro­pa, po­só los pa­pe­les so­bre la me­sa y em­pe­zó a ha­cer cuen­tas. “To­ma­mos los 100 pro­yec­tos que ha­bía­mos vis­to que se ba­sa­ban en in­gre­sos por pu­bli­ci­dad, to­ma­mos el ta­ma­ño de mer­ca­do más gran­de de pu­bli­ci­dad que esas pro­yec­cio­nes da­ban, su­ma­mos las par­ti­ci­pa­cio­nes que de­cían los 100 pro­yec­tos, y da­ba 30 ve­ces el ta­ma­ño del mer­ca­do”. El in­ver­sor es­cu­chó el “pum” an­tes de tiem­po y escapó. “Acá hay al­go que no fun­cio­na”, di­jo, en ese en­ton­ces.

Con bur­bu­ja o sin ella, Gar­cía re­ci­be los nú­me­ros y los da vuel­ta, siem­pre a su fa­vor. “Ela­bo­ra­mos un plan de ne­go­cio ajus­ta­do, mo­di­fi­ca­do a lo que es nues­tra per­cep­ción del ries­go po­ten­cial de con­cre­ción del ne­go­cio. Lue­go, en fun­ción de eso, to­ma­mos una vi­sión de có­mo y cuán­do se pue­de sa­lir de ese ne­go­cio. Y el có­mo es muy im­por­tan­te, por­que de­fino im­plí­ci­ta­men­te a qué múl­ti­plo o a qué va­lo­ra­ción yo creo que se va a po­der ven­der. A par­tir de ahí de­fino el pre­cio al cual pue­do en­trar, pa­ra ge­ne­rar una ta­sa de re­torno co­mo la que yo quie­ro”, ex­pli­ca, y da cuen­ta del an­ta­go­nis­mo to­tal que hay con la in­dus­tria del ven­tu­re ca­pi­tal. “Es un ne­go­cio mu­cho más de iden­ti­fi­car opor­tu­ni­da­des que no ne­ce­sa­ria­men­te se co­rre­la­cio­nan con la his­to­ria. Son co­sas mu­cho más dis­rup­ti­vas. Nues­tro ne­go­cio, ori­gi­na­do en el mo­de­lo de bu­youts y de growth ca­pi­tal, es uno que tra­ta mu­cho más de cons­truir el puen­te que ex­pli­ca por qué de la reali­dad ac­tual se va a pa­sar a una dis­tin­ta”.

El gestor ve que las fir­mas in­ter­na­cio­na­les ca­mi­na­rán con ta­lón de Aqui­les por la Argentina. “El gran pro­ble­ma, pa­ra mi gus­to, es que por de­fi­ni­ción de­jan una can­ti­dad de opor­tu­ni­da­des que no pue­den cap­tu­rar. Eso ha­ce que los me­ga­fon­dos es­tén dan­do lu­gar a una enor­me opor­tu­ni­dad pa­ra los mid mar­ket bu­yers”. Son mu­chas las nuevas fir­mas que apa­re­cen crea­das por ex­miem­bros de las gran­des. “Bus­can cap­tu­rar las oport uni­da­des que que­dan”, apun­ta. Y se pre­gun­ta al­go ló­gi­co, al ci­tar el nue­vo fon­do de Apo­llo, de US$ 24.000 mi­llo­nes. “Có­mo ha­ce pa­ra in­tere­sar­se en Amé­ri­ca la­ti­na? ¿Cuán­tas transac­cio­nes pue­de en­con­trar don­de po­ner un che­que de US$ 1000 mi­llo­nes? Ese es­pa­cio es el que van a cap­tu­rar otras fir­mas, más chi­cas, que oja­lá sea­mos no­so­tros, las fir­mas la­ti­noa­me­ri­ca­nas”. Pe­ro di­ce no fiar­se, da­do que otras ace­chan: “Hay un uni­ver­so gran­de de in­ver­so­res que si­gue in­tere­sa­do en in­ver­tir en Amé­ri­ca la­ti­na”.

Fo­to: Ni­co Pé­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.