Apuestas sin apu­ro

Ha­cia dón­de va el due­ño de Far­ma­city, Fred­do e in­ver­sio­nes inmobiliarias co­mo el shop­ping TOM. Los sec­to­res en car­pe­ta: tu­ris­mo, agro­bu­si­ness, ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y tec­no­lo­gía. La es­tra­te­gia des­pués de Quin­ta­na.

Apertura (Argentina) - - Nota De Tapa Fondos De Private Equity - Fran­cis­co Llo­rens.

Ya sea por ha­ber com­pra­do al­gu­nas em­pre­sas con mar­cas re­co­no­ci­das o por sus víncu­los po­lí­ti­cos, Pe­ga­sus ha si­do uno de los fon­dos de in­ver­sión con ma­yor ex­po­si­ción pú­bli­ca. Los US$ 500 mi­llo­nes que ya in­vir­tie­ron y los US$ 150 mi­llo­nes que

tie­nen pre­su­pues­ta­dos no los ubi­can co­mo los in­ver­so­res de ma­yor pe­so, pe­ro su per­fil no ha pa­sa­do inad­ver­ti­do.

En cuan­to a las mar­cas, en el pa­sa­do fue­ron Mu­si­mun­do y Efec­ti­vo Sí, en­tre otras. Ac­tual­men­te sus ope­ra­cio­nes se di­vi­den en­tre cor­po­ra­ti­vas e inmobiliarias. Ade­más de Far­ma­city y Fred­do, que tie­nen ba­jo con­trol, den­tro del pri­mer gru­po ma­ne­jan par­tes mi­no­ri­ta­rias de Mar­ke­tec –cu­po­nes de des­cuen­to–, Mer­ca­do­ni –de­li­very de pro­duc­tos de su­per­mer­ca­do– y Pam­pa Chee­se –muz­za­re­lla pa­ra ex­por­tar. Den­tro de las inmobiliarias, ca­na­li­za­das a tra­vés de la desa­rro­lla­do­ra Ru­kan, se des­ta­can TOM –el se­gun­do shop­ping más gran­de de la Argentina– y Ur­ba­na –cen­tro em­pre­sa­rial de 50.000 me­tros cua­dra­dos en Vi­cen­te Ló­pez–, ade­más de va­rios pro­yec­tos re­si­den­cia­les. Pe­ro si se ha ha­bla­do tan­to de Pe­ga­sus no ha si­do so­lo por sus negocios, sino tam­bién por­que Ma­rio Quin­ta­na, se­cre­ta­rio de Coor­di­na­ción In­ter­mi­nis­te­rial, fue pre­si­den­te de Far­ma­city has­ta di­ciem­bre de 2015. J eró­ni­mo Bosch, Ma­na­ging Part­ner de Gru­po Pe­ga­sus, mi­ni­mi­za el vínculo: “Más allá de la re­la­ción de amis­tad des­pués de tan­tos años de tra­ba­jar jun­tos y de man­te­ner un con­tac­to per­so­nal, él re­nun­ció a to­das sus po­si­cio­nes y car­gos den­tro de Pe­ga­sus. No hay nin­gu­na in­je­ren­cia des­de ha­ce ya mu­cho tiem­po. Pa­ra la ope­ra­ción no tu­vo nin­gún im­pac­to. Nues­tro fo­co es traer in­ver­sio­nes a la Argentina, co­mo lo ha­ce­mo s des­de ha­ce 17 años”. El eje­cu­ti­vo re­ci­bió a APER­TU­RA en las ofi­ci­nas que el gru­po tie­ne en Li­ber­ta­dor y Ce­rri­to. En el gran ven­ta­nal que da al es­te se di­bu­ja una pos­tal de la Argentina. En la mis­ma ima- gen se pue­de ver la ave­ni­da Li­ber­ta­dor, a me­tros del Pa­tio Bull­rich; el ba­rrio 31, con to­da su pro­ble­má­ti­ca pe­ro ca­da vez más gran­de; la es­ta­ción de tren re­cién re­no­va­da y las vías del Mi­tre, del San Mar­tín y del Bel­grano Nor­te; la es­ta­ción de óm­ni­bus, le­jos de su es­plen­dor; los tri­bu­na­les fe­de­ra­les so­bre Co­mo­do­ro Py; el puer­to; la au­to­pis­ta Illia, en sus me­tros fi­na­les; y de fon­do, cla­ro, el Río de la Pla­ta. Esa mez­cla de reali­da­des fun­cio­na co­mo una apos­ti­lla de una Argentina que es mi­ra­da y ana­li­za­da por los in­ver­so­res. Tu­ris­mo, ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, agro­bu­si­ness y tec­no­lo­gía son los otros sec­to­res que tie­nen en car­pe­ta, se­gún re­ve­la Bosch. “A es­to se agre­ga Ce­le­ris –con­ti­núa–, una pla­ta­for­ma pa­ra in­ver­sio­nes de al­to im­pac­to que ya re­ci­bió ca­si US$ 20 mi­llo­nes de par­te de fa­mi­lias ar­gen­ti­nas”. Las ope­ra­cio­nes se com­ple­tan con las ofi­ci­nas que Pe­ga­sus tie­ne en Bo­go­tá, des­de don­de rea­li­zan pro­yec­tos de real es­ta­te. Ade­más, es­tá pre­sen­te en otros sie­te paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos me­dian­te las mar­cas en las que tie­ne par­ti­ci­pa­ción.

“So­mos op­ti­mis­tas res­pec­to a las pers­pec­ti­vas que tie­ne el país”, con­fie­sa Bosch. Se­gún su vi­sión, se tra­ta de un mo­men­to in­tere­san­te de­bi­do al cam­bio de mo­de­lo eco­nó­mi­co, de­bi­do a que “ha­bía una fal­ta ex­tra­or­di­na­ria de in­ver­sión y se le es­tá po­nien­do mu­cho fo­co a re­cu­pe­rar la ca­pa­ci­dad de in­fra­es­truc­tu­ra”. Sin em­bar­go, ma­ti­za la cues­tión: “Las com­pa­ñías vol­ca­das ha­cia el con­su­mo tu­vie­ron una evolución un po­co más len­ta de lo que nos hu­bie­ra gus­ta­do. Al sec­tor in­mo­bi­lia­rio, por ejem­plo, se lo vio más res­guar­da­do”.

En cuan­to al mo­dus ope­ran­di que si­gue Pe­ga­sus, Bosch re­ve­la que no tie­nen una “es­truc­tu­ra de fon­do”, sino que rea­li­zan los pla­nes se­gún ca­da in­ver­sión es­pe­cí­fi­ca con miras a un ac­ti­vo en par­ti­cu­lar. “En­ton­ces –ex­pli­ca– los in­ver­so­res de una com­pa­ñía no son los mis­mos de otra y no es­tán den­tro de un fon­do que bus­ca li­qui­dar den­tro de un pla­zo de­ter­mi­na­do. Es­to no sig­ni­fi­ca que no ten­ga­mos el ob­je­ti­vo de real­zar el va­lor pa­ra quie­nes nos acom­pa­ñan, pe­ro sí te­ne­mos fle­xi­bi­li­dad. Te­ner re­ce­tas muy rí­gi­das en cuan­to a cuán­do en­trar y sa­lir pue­de ser un ca­mino ha­cia el desas­tre”.

Las mar­cas más em­ble­má­ti­cas del fon­do, Far­ma­city y Fred­do, se han ex­pan­di­do ba­jo su ges­tión, pe­ro pa­re­cen

en­trar a una eta­pa de ma­yor madurez. Bosch, sin em­bar­go, ase­gu­ra que aún tie­nen mar­gen: “Nos gus­ta el cre­ci­mien­to, cla­ro, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que las com­pa­ñías lí­de­res no ten­gan opor­tu­ni­dad de cre­cer. Den­tro de Far­ma­city desa­rro­lla­mos Sim­pli­city, Look y Qüell”. Ade­más, re­mar­ca que ana­li­zan cons­tan­te­men­te la po­si­bi­li­dad de cre­cer me­dian­te ad­qui­si­cio­nes pa­ra au men­tar el va­lor del port­fo­lio.

So­bre las va­ria­bles que mi­ran de una em­pre­sa a la ho­ra de to­mar la de­ci­sión de in­ver­tir –o no–, Bosch de­cla­ra que bus­can las que tie­nen “una po­si­ción de li­de­raz­go en sus mer­ca­dos, es­pe­cial­men­te en con­su­mo. Tra­ta­mos de en­fo­car­nos en con­cep­tos o com­pa­ñías que tie­nen una so­li­dez es­truc­tu­ral, más allá del ci­clo eco­nó­mi­co”. Ade­más, agre­ga que ca­da in­ver­sión de­pen­de de la gen­te con la que se aso­cian, quie­nes son fun­da­men­ta­les a la ho­ra de de­tec­tar opor­tu­ni­da­des. Ca­da in­ver­sión, es­tá cla­ro, tie­ne un com­po­nen­te muy dis­tin­to de vo­la­ti­li­dad. Por eso, en el ca­so de que se tra­te de un ne­go­cio muy ries­go­so, bus­can que sea re­com­pen­sa­do por un re­torno muy al­to: “Ajus­ta­mos las ex­pec­ta­ti­vas de re­torno en fun­ción del ries­go de ca­da si­tua­ción”.

La es­ca­la­da del dó­lar des­de me­dia­dos de di­ciem­bre tra­jo tam­bién con­se­cuen­cias pa­ra es­te mer­ca­do. En de­fi­ni­ti­va, al de­va­luar­se el pe­so, las em­pre­sas ar­gen­ti­nas se hi­cie­ron más ba­ra­tas pa­ra los in­ver­so­res ex­tran­je­ros. Bosch re­co­no­ce que el ti­po de cam­bio es una va­ria­ble que tie­nen en cuen­ta, pe­ro que la cru­zan con el ín­di­ce de in­fla­ción. “En ci­clos de de­va­lua­ción hay po­si­bi­li­dad de en­con­trar ac­ti­vos ba­ra­tos o atrac­ti­vos. Pe­ro mi­ra­mos es­to den­tro de una ecua­ción to­tal del plan de negocios. El pre­cio de en­tra­da es un ele­men­to, pe­ro tam­bién lo es el de­sa­rro­llo pro­pio de la com­pa­ñía”, de­sa­rro­lla.

Sin em­bar­go, pro­fun­di­za so­bre las con­di­cio­nes ma­cro: “Una va­ria­ción de cor­to pla­zo de $ 2 no tie­ne im­pac­to en la de­ci­sión de en­trar a un pro­yec­to. Nos fi­ja­mos la po­si­bi­li­dad de de­sa­rro­llo de esa com­pa­ñía den­tro del mar­co de pre­cios re­la­ti­vos. Son mu­chos fac­to­res ma­cro­eco­nó­mi­cos que mi­ra­mos re­la­ti­vos al cre­ci­mien­to: in­ver­sión, con­su­mo, de­sa­rro­llo del mer­ca­do de ca­pi­ta­les y del mer­ca­do de cré­di­to”.

Se­gún afir­ma, los in­ver­so­res del fon­do son un mix en­tre lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les. “Em­pe­za­mos con un

“Una va­ria­ción de cor­to pla­zo del dó­lar no tie­ne im­pac­to en la de­ci­sión de en­trar a un pro­yec­to. Ve­mos to­do”.

fuer­te apo­yo de in­ver­so­res na­cio­na­les. A me­di­da que pa­só el tiem­po in­cor­po­ra­mos del ex­te­rior, tan­to de Amé­ri­ca la­ti­na co­mo de los Es­ta­dos Uni­dos o Eu­ro­pa. Ac­tual­men­te, la ma­yo­ría de nues­tra ba­se de ca­pi­tal es ex­tran­je­ra. So­mos un ca­nal de in­ver­sión di­rec­ta ex­tran­je­ra”, gra­fi­ca. Jus­ta­men­te, so­bre esa mi­ra­da de los ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros acer­ca de la Argentina opi­na Bosch: “En los úl­ti­mos años ha­bía muy po­cos in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les mi­ran­do al país. Pe­ro es­to cam­bió sus­tan­cial­men­te. Lo más lí­qui­do es lo que pri­me­ro reac­cio­nó. Lue­go lle­gó lo re­la­cio­na­do a mer­ca­dos pú­bli­cos de ac­cio­nes, con com­pa­ñías que sa­lie­ron a ha­cer IPOS. Ahí se es­tá desa­rro­llan­do el mer­ca­do, y de a po­co em­pie­zan las in­ver­sio­nes a lar­go pla­zo”. Se­gún su vi­sión, se per­ci­be más ac­ti­vi­dad, ya que ha­bía fon­dos que no te­nían en el ra­dar a la Argentina, o in­clu­so te­nían el man­da­to de no in­ver­tir. Igual­men­te, acla­ra, “todavía es un mer­ca­do que es­tá le­jos de ser com­pe­ti­ti­vo. Hay más transac­cio­nes, pe­ro no es que pa­ra una mis­ma em­pre­sa hay va­rios ju­ga­do­res en pug­na”. Lue­go de tan­tos cam­bios en el mer­ca­do, es ten­ta­do­ra la com­pa­ra­ción con los fon­dos que ope­ra­ron en la Argentina du­ran­te la dé­ca­da del 90. “Des­pués de ca­si 30 años de ope­ra­cio­nes to­dos han apren­di­do de sus he­ri­das, erro­res y éxi­tos. Es una in­dus­tria que ha cre­ci­do en to­da Amé­ri­ca la­ti­na. Hu­bo un pro­ce­so de de­can­ta­ción, don­de al­gu­nos tu­vie­ron que sa­lir y otros sub­sis­tie­ron. Los que es­tán son los que me­jor se adap­ta­ron a los cam­bian­tes vai­ve­nes de la re­gión. En re­su­men, veo ma­yor ma­du­ra­ción y cre­ci­mien­to. Se ven fon­dos con ma­yor po­der de fue­go y re­gio­na­li­za­ción”, re­ma­ta.

Je­ró­ni­mo Bosch, Ma­na­ging Part­ner de Pe­ga­sus, due­ño de Far­ma­city y Fred­do: “Te­ner re­ce­tas muy rí­gi­das en cuan­to a cuán­do en­trar y sa­lir pue­de ser un ca­mino ha­cia el desas­tre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.