Ce­rrar la bre­cha

Ac­tor del mer­ca­do se­cun­da­rio del pri­va­te

Apertura (Argentina) - - Nota De Tapa Fondos De Private Equity - A. E.

El mer­ca­do se­cun­da­rio de pri­va­te equity no por se­cun­da­rio es chi­co: las transac­cio­nes ron­dan los US$ 37.000 mi­llo­nes por año –con pi­cos de US$ 40.000 mi­llo­nes en 2014 y 2015–, cuan­do en 2005 ape­nas su­pe­ra­ban los US$ 8500 mi­llo­nes. Es esa pla­ta­for­ma la que per­mi­te la com­pra ven­ta de par­ti­ci­pa­cio­nes; es, tam­bién, la que al­ber­ga a Le­xing­ton Part­ners, fir­ma que des­de 1990 ha le­van­ta­do 19 fon­dos y con­for­ma­do nue­ve gru­pos de coin­ver­sión, to­do por un ca­pi­tal apro­xi­ma­do de US$ 38.000 mi­llo­nes. En 2016, de­ci­dió lle­gar a te­rru­ño chi­leno con ofi­ci­na pro­pia, en la que pu­sie­ron a car­go a un argentino, Jo­sé So­sa del Va­lle, que de­jó el pa­que­te con­da­do lon­di­nen­se de M ay­fair –don­de la fir­ma tie­ne una de sus ofi­ci­nas –y abrió el de Las Con­des, cen­tro fi­nan­cie­ro de San­tia­go de Chi­le.

Con APER­TU­RA ha­bla per­so­nal­men­te des­de otro ba­rrio, Re­ti­ro, sen­ta­do en el li­ving de su am­plia ha­bi­ta­ción de ho­tel, du­ran­te una de sus re­cu­rren­tes vi­si­tas al país. “La re­gión se ha di­ver­si­fi­ca­do y hay blo­ques eco­nó­mi­cos que co­mien­zan a to­mar mag­ni­tud y pre­pon­de­ran­cia den­tro de la in­dust ria del pri­va­te equity en la re­gión”, di­ce, y, fiel a la cos­tum­bre de cuan­ti­fi­car to­do, pre­sen­ta otros da­tos que, se­gún él, au­gu­ran que la de­ci­sión de arri­bar a Amé­ri­pri­ma­rio, ca la­ti­na fue correcta. “La ac­ti­vi­dad du­ran­te los úl­ti­mos años se ha mul­ti­pli­ca­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en la can­ti­dad de transac­cio­nes que se eva­lúan. El mer­ca­do se­cun­da­rio es di­fí­cil de cuan­ti­fi­car todavía, pe­ro, si uno mi­ra el agre­ga­do de las transac­cio­nes re­vi­sa­das en 2014 y 2015 y lo com­pa­ra con 2016 y 2017, hay un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial”, se­ña­la. Ex­cep­tuan­do a la Argentina, la dé­ca­da del pri­va­te equity pri­ma­rio en la re­gión fue ga­na­da, con fon­dos po­san­do ofi­ci­nas en Bra­sil, Mé­xi­co y Co­lom­bia, en mu­chos ca­sos. No obs­tan­te, el mer­ca­do se­cun­da­rio, en la teo­ría ca­pi­ta­lis­ta, lle­ga 10 años des­pués de un de­sa­rro­llo con­sis­ten­te del pri­ma­rio. Y Le­xing­ton lle­ga en tiem­po jus­to: es uno de los po­cos que pue­de ofre­cer li­qui­dez en un mer­ca­do que ca­re­ce en gran ma­ne­ra de ella. “Vi­mos la opor­tu­ni­dad des­pués de una dé­ca­da”, di­ce So­sa del Va­lle. En Amé­ri­ca la­ti­na, Le­xing­ton se orien­ta a dos transac­cio­nes: LP’S in­ter­ests y los GP leds. No obs­tan­te, So­sa del Va­lle tam­bién bus­ca pes­car par­te del mer­ca­do con una ca­ña lla­ma­da coin­ver­sio­nes. “Esa opor­tu­ni­dad se da en el mo­men­to en que el vo­lu­men de in­ver­sión so­bre­pa­sa am­plia­men­te al ca­pi­tal le­van­ta­do. Eso se ha po­ten­cia­do por­que la opor­tu­ni­dad de in­ver­sión se per­ci­be co­mo muy atrac­ti­va , pe­ro exis­te un pe­rio­do de tiem­po has­ta que los in­ver­so­res, tan­to re­gio­na­les co­mo in­ter­na­cio­na­les, lo­gran per­ci­bir­la”, in­di­ca.

So­sa del Va­lle par­te de una pre­mi­sa que no resiste mu­cha re­fu­ta­ción nu­mé­ri­ca: “Cuan­do uno com­pa­ra el mon­to in­ver­ti­do, que siem­pre se ha man­te­ni­do a pe­sar de la ba­ja en el fun­drai­sing, con los exits –el vo­lu­men de sa­li­da–, hay un ca­pi­tal en la tie­rra que si­gue, que no ha si­do desin­ve rti­do”, ex­pli­ca, y pa­sa la pro­pa­gan­da: “Y el mer­ca­do se­cun­da­rio es una he­rra­mien­ta pa­ra brin­dar li­qui­dez a los LPS, a raíz de la li­mi­ta­da ha­bi­li­dad pa­ra ge­ne­rar­la, no so­la­men­te por­que es Amé­ri­ca la­ti­na sino por­que ha pa­sa­do por una cri­sis ma­cro fuer­te”. Ca­si cae en el cli­ché de la grie­ta, pe­ro no lo ha­ce. “Al­guien tie­ne que ce­rrar la bre­cha”, pre­go­na. Ahí po­si­cio­na a Le­xing­ton, que siem­pre que com­pra una po­si­ció n, ex­pli­ca So­sa del Va­lle, se ubi­ca en una po­si­ción pa­si­va. “Su­ma­men­te pa­si­va”, en­fa­ti­za, y agre­ga: “Nues­tro rol es desa­rro­llar una re­la­ción con ges­to­res de ca­li­dad y dejarlos ope­rar. Co­no­cen los mer­ca­dos, sus com­pa­ñías”. Cuan­do coin­vier­ten, di­cen ser tam­bién “mi­no­ri­ta­rios y pa­si­vos”, con el 1, 2 o 3 por cien­to. “Co­mún­men­te mi­no­ri­tain­ter­na­cio­na­les

rios, con el fin de pro­veer el ca­pi­tal, la certeza de eje­cu­ción del gestor, cuan­do és­te ne­ce­si­ta ca­pi­tal de coin­ver­sión”, sub­ra­ya.

Con­ti­núa con la te­má­ti­ca tiem­po: a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en el mer­ca­do pri­ma­rio, Le­xing­ton se que­da, en pro­me­dio, me­nos que una fir­ma tra­di­cio­nal. “En­tre tres y cin­co años, en una transac­ción es­tán­dar”, in­for­ma. En ese lap­so la fir­ma en la que in­vir­tie­ron debería du­pli­car­se de va­lor, di­ce, y va a otros nú­me­ros: “Si uno los mi­ra, los re­tor­nos his­tó­ri­cos de la in­dus­tria se­cun­da­ria, es­tos se ca­rac­te­ri­zan por te­ner múl­ti­plo me­nor a los pri­ma­rios, da­do que la du­ra­ción de la in­ver­sión es me­nor. Es­to se ve mi­ti­ga­do por el des­cuen­to al que uno en­tra”, ex­pli­ca. En con­tra­po­si­ción, la ta­sa in­ter­na de re­torno (IRR, por sus si­glas en in­glés) es ma­yor, por la can­ti­dad de tiem­po en la que se de­sa­rro­lla la in­ver­sión es me­nor. “Y tam­bién por el des­cuen­to al que uno en­tra”, agre­ga.

La Argentina, cree So­sa del Va­lle, fa­bri­ca ma­te­ria pri­ma más que in­tere­san­te pa­ra el fu­tu­ro pró­xi­mo del pri­va­te equity, por va­rias ra­zo­nes. “Pre­sen­ta hoy un con­tex­to ma­cro­eco­nó­mi­co atrac­ti­vo y al mis­mo tiem­po una de­man­da de ca­pi­tal de cre­ci­mien­to con­te­ni­da des­de ha­ce una dé­ca­da. Es­tá com­bi­na­ción fo­men­ta la in­ver­sión de ca­pi­tal pri­va­do en el país”, cree. Si bien So­sa del Va­lle se jac­ta de la di­ver­si­dad de em­pre­sas en las que es­tán –“En nues­tro fon­do hay 400 fon­dos y 4000 com­pa­ñías de múl­ti­ples sec­to­res”–, de­fi­ne tres vec­to­res que li­nea­rán la es­tra­te­gia en la Argentina. “El de con­su­mo, agro­bu­si­ness e IT. Los ve­mos re­cu­rren­te­men­te en tod o el mun­do, con opor­tu­ni­da­des in­tere­san­tes. En Amé­ri­ca la­ti­na al­gu­nos se re­pli­can, pe­ro apa­re­cen tam­bién

“Con­su­mo, agro­bu­si­ness e IT son los tres vec­to­res que ve­mos en la Argentina con opor­tu­ni­da­des”.

sa­lud y edu­ca­ción. Am­bos po­seen un com­po­nen­te de ries­go re­gu­la­to­rio no me­nor”, de­ta­lla. A con­tra­mano de lo que plan­tea la in­dus­tria –bá­si­ca­men­te: vi­vos, al­gu­nos em­pre­sa­rios, des­pués de años ne­gros pa­ra ven­der, subie­ron tan­to los pre­cios que ter­mi­na­ron ma­tan­do a sus pro­pias in­ten­cio­nes–, So­sa del Va­lle, via­ja do y al tan­to de los va­lo­res de otros mer­ca­dos, cree que la Argentina no es ca­ra hoy día. “Des­de un pun­to de vis­ta de per­cep­ción de pre- cio, en un con­tex­to glo­bal ca­rac­te­ri­za­do por múl­ti­plos de en­tra­da por en­ci­ma de la me­dia his­tó­ri­ca, Amé­ri­ca la­ti­na –y es­pe­cí­fi­ca­men­te la Argentina – re­pre­sen­ta un mer­ca­do don­de los múl­ti­plos de en­tra­da son sus­tan­cial­men­te me­no­res a los del res­to del mun­do”, di­ce.

Bus­ca que aque­llos in­tere­sa­dos en ven­der ten­gan en cuen­ta al­gu­nas co­sas que Le­xing­ton mi­ra: “Po­si­cio­na­mien­to de in­dus­tria atrac­ti­vo, que ten­gan ba­jo ni­vel de deu­da, gestor con só­li­do track re­cord”. Pe­ro tam­bién va más allá de eso. “Bus­ca­mos com­pa­ñías con ca­pa­ci­dad de in­cre­men­tar el va­lor en el pe­río­do que es­ta­mos ob­serv an­do y al mis­mo tiem­po vi­si­bi­li­dad en el cor­to y me­diano pla­zo pa­ra la sa­li­da. En Amé­ri­ca la­ti­na co­rrés un ries­go de li­qui­dez muy al­to y una di­lu­ción de la ta­sa de re­torno”. A pe­sar de los pe­li­gros, cree que los in­ver­so­res en el mun­do, co­mo lo hi­zo Le­xing­ton, es­tán de a po­co ga­nan­do ape­ti­to –“len­ta­men­te”, di­ce– por la re­gión. “Los más co­ra­ju­dos em­pe­za­ron a en­trar nue­va­men­te en Bra­sil y di­ría que al­gu­nos con fo­co en la Argentina es­tán de­mos­tran­do que exis­te un ape­ti­to por el país”. Dir á, en­ton­ces, la pa­la­bra que re­pi­te va­rias ve­ces du­ran­te la con­ver­sa­ción APER­TU­RA: van­ta­ge. “Pa­re­cie­ra ser que se tie­ne que pro­bar el país con un van­ta­ge an­tes de re­ci­bir ca­pi­tal es­ca­la­ble­men­te ma­yor”, apun­ta. Por aho­ra, no.

An­ti­ci­pa que pue­den ocu­rrir dos fe­nó­me­nos en el mer­ca­do se­cun­da­rio en el cor­to pla­zo. “Se­rá con­for­ma­do por la com­bi­na­ción de fon­dos re­gio­na­les y fon­dos con fo­co en la Argentina; dad o que así se con­for­ma el mer­ca­do pri­ma­rio sub­ya­cen­te”, co­men­ta. Pe­ro, ade­más, con­si­de­ra que se ve­rán transac­cio­nes di­rec­tas. “Po­dría ha­ber­las en don­de port­fo­lios exis­ten­tes y le­ga­dos se en­cuen­tran en con­di­cio­nes de ser ad­qui­ri­dos en una transac­ción se­cun­da­ria di­rec­ta y ma­ne­ja­dos con una es­tra­te­gia re­no­va­da por un pe­rio­do de tiem­po más lar­go. Pue­de ocu­rrir, even­tual­men­te, que una cor­po­ra­ción de­ci­da ven­der l as cin­co, seis, sie­te com­pa­ñías que tie­ne en la Argentina, de una so­la vez en una di­rec­ta. Eso po­dría ocu­rrir es­te año”, au­gu­ra. El mer­ca­do pri­ma­rio, pri­me­ro. Sa­be que su éxi­to se­rá el de Le­xing­ton, más tem­prano que tar­de.

Fo­to: Ni­co Pé­rez.

Jo­sé So­sa del Va­lle es in­ge­nie­ro In­dus­trial del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Bue­nos Ai­res y reali­zó un MBA en Co­lum­bia. An­tes de unir­se a Le­xing­ton en 2008, fue As­so­cia­te en In­vest­ment Ban­king en Gold­man Sachs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.