Deals con ojos ar­gen­ti­nos

Los ma­na­gers lo­ca­les con pa­sa­do en Wall Street que ar­ma­ron fon­dos pa­ra ca­zar opor­tu­ni­da­des an­ti­ci­pan sus pró­xi­mos pa­sos. Ener­gía, tel­cos, lo­gís­ti­ca y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, al­gu­nos de los sec­to­res que pu­sie­ron ba­jo la lupa. Cuán­to pien­san in­ver­tir.

Apertura (Argentina) - - Nota De Tapa Fondos De Private Equity - A. E.

Va­rios hom­bres de negocios ar­gen­ti­nos ha­bían pen­sa­do la idea tiem­po atrás: qué rui­do –y ga­nan­cias– po­día ge­ne­rar un fon­do de pri­va­te equity lo­cal en el plan­cha­do la­go PY­ME lo­cal, pla­ga­do de un car­du­men de pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas se­dien­tas de ca­pi­tal y cre­ci­mien­to an­te la fal­ta de fi­nan­cia­mien­to. Pe­ro era 2015: pos­pu­sie­ron el de­seo, ano­ta­ron la idea y ce­rra­ron el cua­derno, que abrie­ron des­pués de las elec­cio­nes de ese año. Hoy, 2018, en la Argentina se ven es­cri­tos y ma­te­ria­li­za­dos nom­bres y más nom­bres de fon­dos que an­he­lan pes­car al­go en el país. Otras fir­mas, pre­sen­tes des­de ha­ce tiem­po a pe­sar del cli­ma ad­ver­so, pro­fun­di­za­ron la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da en la Argentina. Sophia Ca­pi­tal es una de ellas. Se de­fi­ne “co­mo un gru­po eco­nó­mi­co emer­gen­te de­di­ca­do a in­ver­sión de ca­pi­tal pri­va­do y ges­tión, con en­fo­que en la in­dus­tria de ser­vi­cios al sec­tor pe­tro­le­ro”. Pe­ro sus fun­da­do­res no son nue­vos: Die­go Ál­va­rez-de­mal­de –her­mano de Fran­cis­co, crea­dor de Ri­ver­wood Ca­pi­tal– y Fe­de­ri­co Shar­go­rodsky son dos ex­ban­que­ros de in­ver­sión en Cre­dit Suis­se y UBS, en­tre otras ex­pe­rien­cias.

Has­ta 2013, Sophia Ca­pi­tal ad­mi­nis­tró Gru­po So­cot­herm, la em­pre­sa más im­por­tan­te del mun­do en re­ves­ti­mien­to tér­mi­co de tu­bos de pe­tró­leo. Aho­ra, ad­mi­nis­tra cua­tro fir­mas re­la­cio­na­das con el pe­tró­leo y gas: Wor­ces­ter de Argentina, Es­fe­ro­ma­tic, ITASA y Nor­pa­ta­go­ni­ca. “Nos gustan mu­cho pe­tró­leo y gas, y ener­gía en ge­ne­ral. Tam­bién real es­ta­te, tel­cos, lo­gís­ti­ca y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros”, di­ce Ál­va­rez­de­mal­de. Han tra­ba­ja­do tan­to en com­pa­ñías de US$ 30 mi­llo­nes co­mo de US$ 300 mi­llo­nes, y en las pró­xi­mas a en­trar bus­can el con­trol, aun­que prio­ri­zan el ac­ti­vo. “He­mos he­cho con­trol del 100 por cien­to o co­con­trol, don­de in­clu­so he­mos ido por me­nos del 50 por cien­to”, de­ta­lla. Po­seen afi­ni­dad con so­cios in­dus­tria­les y es vox po­pu­li que tra­ja­ban pa­ra po­si­cio­nar­se co­mo nexo con fon­dos del ex­te­rior.

Con nom­bre de mu­jer tam­bién bau­ti­zó Ni­co­lás Su­joy a su fon­do, Cla­ra Ca­pi­tal. Country ma­na­ger de Ad­vent In­ter­na­tio­nal en­tre 2005 y 2012, en ju­lio de ese año se lan­zó por las su­yas. En 2017 es­tu­vo ac­ti­vo: com­pró La­dis­lao Ber­ke, em­pre­sa que li­de­ra el pac­ka­ging de alu­mi­nio en la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca.

“Se tra­ta de re­cu­pe­rar equi­pos, re­la­cio­nes, prác­ti­cas”, di­ce Ra­mi­ro Lau­zan, fun­da­dor y part­ner de Hu­mus Ca­pi­tal, fon­do con tres in­ver­sio­nes ac­ti­vas: Nu­tri­frost –ali­men­tos con­ge­la­dos– y las chi­le­nas Aak­tei –ener­gías re­no­va­bles no convencionales– y Em­sa –em­bo­te­lla­do­ra de be­bi­das. Des­pués de 2015, Lau­zan –eco­no­mis­ta por la Di Te­lla, MBA en Co­lum­bia y ex­pe­rien­cia en Mckin­sey & Co co­mo as­so­cia­te part­ner– no mi­ra las mis­mas co­sas en su mo­ni­tor: “Es­ta­mos prio­ri­zan­do mu­cho más la Argentina”. Lo mi­de en tiem­po: an­tes pa­sa­ba el 70 por cien­to de sus ho­ras pres­tan­do aten­ción a Chi­le; hoy se in­vir­tió. Aun­que se vis­ta for­mal, a Lau­zan GAP le cal­za jus­to: apro­ve­cha la dis­tan­cia de tiem­po en­tre la ex­plo­sión del pri­va­te equity –si es que lle­ga– y el arri­bo con ofi­ci­nas pro­pias de los gran­des fon­dos in­ter­na­cio­na­les, quie­nes por el mo­men­to no tie­nen ga­nas de arries­gar es­truc­tu­ra pro­pia cuan­do los an­da­mios no es­tán fir­mes. El in­ver­sor re­ve­la so­lo a cua­tro fir­mas de ta­ma­ño enor­me con las que con­ver­sa y de­ja afue­ra a va­rias otras con las que man­tie­ne tra­to in­for­mal. “Nos re­ser­va­mos en cual­quier transac­ción el de­re­cho de sus­cri­bir el 20, 25, 50 por cien­to de un tic­ket; eso a los in­ver­so­res de afue­ra les da mu­cha se­gu­ri­dad”, afir­ma.

Se lle­va bien con los la­ti­nos: en Hu­mus, el 80 por cien­to de los in­ver­so­res es de Amé­ri­ca la­ti­na; el res­to, de los Es­ta­dos Uni­dos y de Eu­ro­pa. Sos­tie­ne que pue­de gas­tar en­tre US$ 50 mi­llo­nes y US$ 200 mi­llo­nes por transac­ción. “Ideal­men­te, me en­can­ta­ría en­con­trar co­sas de US$ 100 mi­llo­nes, US$ 120 mi­llo­nes. Pe­ro po­de­mos ir un po­co más aba­jo y te­ne­mos más fa­ci­li­dad yen­do ha­cia arri­ba”, plan­tea. Ce­rra­rá una transac­ción en el pri­mer se­mes­tre y otra en el se­gun­do; sus tic­kets se­rán cor­ta­dos en­tre los US$ 80 mi­llo­nes y US$ 100 mi­llo­nes. Las ta­sas de re­tor­nos anua­les, au­gu­ra, ha­bla­rán in­glés: “High 20’s”. En dó­la­res.

Has­ta me­dia­dos de 2017 a Lau­zan lo ha­bía acom­pa­ña­do Mar­tín Ote­ro Mon­se­gur, quien se con­cen­tró en ma­ne­jar la for­tu­na fa­mi­liar. El ape­lli­do es co­no­ci­do pa­ra mu­chos: en 1996, los Ote­ro Mon­se­gur ven­die­ron su par­te del Ban­co Fran­cés al Ban­co Bil­bao Viz­ca­ya por US$ 300 mi­llo­nes. “Ha­ce al­re­de­dor de dos años em­pe­za­mos a dis­cu­tir ya no tan­to una reac­ción a opor­tu­ni­da­des es­pe­cí­fi­cas sino de ar­mar un pro­gra­ma de pri­va­te equity”, di­ce Ote­ro Mon­se­gur. Si bien en el pa­sa­do rea­li­za­ron no me­nos de seis in­ver­sio­nes, todavía no lo hi­cie­ron con el nom­bre que ins­ti­tu­cio­na­li­za la prác­ti­ca en la fa­mi­lia: OM In­vest.

Os­ten­tan his­to­rial en com­pa­ñías co­mo la ci­trí­co­la San Mi­guel. “Nues­tro rol fue el ar­ma­do de la es­tra­te­gia y del plan de negocios, y hay un ma­na­ge­ment team profesional que eje­cu­ta y don­de es­ta­mos en un co­mi­té eje­cu­ti­vo”, ex­pli­ca. Si bien de esa em­pre­sa todavía no se fue­ron, a fu­tu­ro bus­can que­dar­se no más de 10 años en una com­pa­ñía, aun­que di­cen ser fle­xi­bles. Mi­ran em­pre­sas me­dia­nas y ac­tual­men­te tie­nen dos acuer­dos avan­za­dos. “Y un ter­ce­ro en pro­gre­so”, de­cla­ra.

La opor­tu­ni­dad

Mar­tín Mo­li­na de­jó el J.P. Mor­gan en 2014, ban­co en el que, des­de Nue­va York, ha­bía ma­ne­ja­do el área de M&A pa­ra Amé­ri­ca la­ti­na. Que­ría vol­ver a la Argentina, pe­ro no lo ha­ría sin na­da ba­jo el bra­zo, aun­que eso fue­ra una pre­gun­ta. “¿Qué in­dus­trias, in­de­pen­dien­te­men­te de quién ga­ne las elec­cio­nes, su­fri­rán una trans­for­ma­ción?”, se cues­tio­nó. In­ge­nie­ro In­dus­trial por el ITBA –con MBA de Har­vard–, hi­zo cuen­ta de al­ma­ce­ne­ro. “Me di cuen­ta de que la Argentina im­por­ta­ba gas a en­tre US$ 11 y 15 el mi­llón de BTU, y que eso mis­mo se po­día pro­du­cir en la Argentina por en­tre US$ 0,7 y US$ 3,5”, cuen­ta.

Pa­só unos me­ses en Hous­ton pa­ra apren­der del sec­tor y cuan­do lle­gó al país em­pe­zó su tim­breo. “Ha­bré via­ja­do unas 20 ve­ces a Neu­quén”, re­cuer­da. Se le can­só el de­do, pe­ro to­có la puer­ta que él con­si­de­ró correcta: Pro­deng, una com­pa­ñía que tra­ba­ja en el ups­tream de la in­dus­tria pe­tro­le­ra, en ya­ci­mien­tos convencionales y, a par­tir de 2012, no convencionales. Lu­cens, su fon­do, se que­dó con el 60 por cien­to de la em­pre­sa y ca­vó ga­nan­cias: su Ebitda, en dos años, cre­ció 240 por cien­to, y su can­ti­dad de em­plea­dos pa­só a 105. La in­ver­sión pa­ra es­te año, apa­lan­ca­da en ban­cos lo­ca­les, se­rá de US$ 4 mi­llo­nes.

Con es­truc­tu­ra deal by deal, la car­te­ra de in­ver­so­res de Lu­cens se cuel­ga de fa­mi­lias ri­cas de la re­gión –en un 95 por cien­to– y al­gu­nos in­ver­so­res so­fis­ti­ca­dos que tra­ba­jan en hed­ge funds de los Es­ta­dos Uni­dos, “que pu­sie­ron a tí­tu­lo per­so­nal una ficha”, ex­pli­ca. Di­ce que pue­de en­trar con US$ 12 mi­llo­nes a una em­pre­sa y es­ti­rar­se has­ta los US$ 45 mi­llo­nes. “Por el 51

“Que­re­mos ce­rrar cua­tro com­pras. Con tres fes­te­ja­mos lar­ga­men­te y con dos es­ta­mos con­for­mes”, afir­man en Al­ba Part­ners.

por cien­to”, acla­ra, y de­ta­lla: “El so­cio ideal es al­guien que tie­ne ga­nas de se­guir cre­cien­do y nos ve co­mo un vehícu­lo pa­ra ace­le­rar ese ca­mino”. Los sec­to­res van des­de pe­tró­leo y gas has­ta pro­duc­tos de con­su­mo ma­si­vo: “Te­ne­mos ca­pi­tal pa­ra ha­cer tres transac­cio­nes y el ob­je­ti­vo es ha­cer seis, con lo cual el fun­drai­sing no pa­ra nun­ca”.

Sa­be que de­be apu­rar­se: la lle­ga­da de nue­vos pla­yers pro­vo­ca­rá caí­da de re­tor­nos. “Los po­cos que es­ta­mos mi­ran­do ac­ti­va­men­te ten­dre­mos más op­cio­nes y, en teo­ría, nos de­be­ría­mos lle­var los me­jo­res re­tor­nos”, plan­tea. Bus­ca­rá dar un re­turn ra­te de 25 por cien­to en dó­la­res. Jun­to a su so­cio ori­gi­nal, Pa­blo Tsut­su­mi Acu­ña –ex J.P. Mor­gan y el fon­do Oak­tree–, Mo­li­na de­jó en­trar a Juan Se­bas­tián Ron, otro ex Mor­gan que ve­nía de Puer­to Asís, la com­pa­ñía hol­ding de in­ver­sio­nes de la fa­mi­lia Ro­mán.

Otro trío es el de Al­ba Ca­pi­tal Part­ners, que aso­mó en 2015, com­pues­to por Gui­ller­mo La­nus­se –ex­di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Lo­jack–, Juan Lu­ce­na Ma­gui­re –ex Alot­hon Group y di­rec­tor de PE pa­ra Amé­ri­ca la­ti­na en Deuts­che Bank– y Ma­rio San­ta­re­lli –ex CFO de Me­da­ni­to. Los unía el Car­de­nal New­man. “Veía­mos co­mo ve­nía el cam­bio po­lí­ti­co eco­nó­mi­co de la Argentina y que ha­bía una ne­ce­si­dad y un mer­ca­do de pri­va­te equity”, di­ce San­ta­re­lli. Si bien el fon­do mi­ra de reojo Uru­guay, el fo­co es­tá en la Argentina: el tar­get a en­con­trar es­tá en com­pa­ñías me­dia­nas cu­yo tic­ket ron­de en­tre los US$ 20 y US$ 50 mi­llo­nes.

Quie­ren la ma­yo­ría en las em­pre­sas, pe­ro no des­car­tan coin­ver­sión. Acla­ran, igual, que no en­tran en fir­mas as­fi­xia­das. “No com­pra­mos em­pre­sas pa­ra re­ver­tir­las. Una co­sa es te­ner deu­da y otra, es­tar es­ta­lla­do. Si par­te del des­tino de fon­dos es pa­ra re­ajus­tar al­go de deu­da o me­jo­ra de ca­pi­tal de tra­ba­jo, sí”, ex­pli­ca La­nus­se. Apun­tan a ma­ne­jar US$ 200 mi­llo­nes pe­ro “pue­den lle­gar a ser un po­co más”. No cuen­tan con di­ne­ro de in­ver­so­res lo­ca­les. “To­dos de afue­ra”, acla­ra San­ta­re­lli. El 60 por cien­to pro­vie­ne de los Es­ta­dos Uni­dos, cer­ca del 40 por cien­to de Eu­ro­pa y un po­co de Bra­sil y Co­lom­bia.

Pla­nean que­dar­se en las fir­mas en­tre cua­tro y sie­te años. Por los ojos de los so­cios pa­sa­ron 120 em­pre­sas des­de abril, de las cua­les cin­co ya les lla­ma­ron la aten­ción: con dos ya fir­ma­ron acuer­dos de ex­clu­si­vi­dad. En el pri­mer se­mes­tre de 2018, es­ti­man, se ha­rán ofi­cia­les. “En mi ca­be­za yo qui­sie­ra ha­cer cua­tro. Con tres fes­te­ja­mos lar­ga­men­te y con dos es­ta­mos con­for­mes”, di­ce La­nus­se. En sus ca­be­zas tam­bién tie­nen pre­sen­te el ti­po de cam­bio. Lu­ce­na Ma­gui­re, de per­fil más fi­nan­cie­ro, de­cla­ra: “La ta­sa es­tá so­bre­va­lua­da. Y eso ha­ce que cuan­do pro­yec­tás pa­ra adelante, pro­yec­tes un cre­ci­mien­to de una com­pa­ñía que te ab­sor­ba una even­tual de­va­lua­ción de pe­so. Pa­ra no­so­tros, el pe­so a $ 20 es­tá so­bre­va­lua­do”. Los ser­vi­cios de in­te­rés son tel­cos, ser­vi­cios, out­sour­cing y agri­bu­si­ness, en­tre otros.

Nuevas ten­den­cias

El mer­ca­do tam­bién em­pie­za a im­por­tar va­rian­tes del pri­va­te equity que son ten­den­cia en los Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses, co­mo el search fund. Ex­pli­ca­do por Stan­ford: “In­ver­so­res res­pal­dan fi­nan­cie­ra­men­te los es­fuer­zos de un em­pren­de­dor pa­ra ubi­car, ad­qui­rir, ad­mi­nis­trar y ha­cer cre­cer a una em­pre­sa”.

No es­tu­dió en Stan­ford, pe­ro Es­te­ban Ka­llay tra­jo la idea de un lu­gar pa­re­ci­do: MIT, don­de cur­só su MBA. Se unió a Es­te­ban de Bary, con quién creó Pa­ta­go­nia Ca­pi­tal Part­ners, un search fund orien­ta­do a me­dia­nas em­pre­sas ar­gen­ti­nas. O a una, por­que des­de ju­nio de 2017 no bus­can más que eso. “Que sean del sec­tor de ser­vi­cios pre­fe­ren­te­men­te, que ten­gan po­co re­que­ri­mien­tos de ca­pi­tal, que sean po­co in­ten­si­vas en ca­pi­tal, en ac­ti­vos fi­jos y ca­pi­tal de tra­ba­jo. Que ten­gan unos bue­nos már­ge­nes de ren­ta­bi­li­dad ope­ra­ti­va. Y que mar­quen Ebitda arri­ba del 20, 25 por cien­to”, pi­den.

De­ben ce­rrar so­lo un acuer­do, aun­que, creen, hay cer­ca de 15.000 em­pre­sas que po­drían apli­car. No es­tán de­ses­pe­ra­dos por lo­grar­lo: dis­po­nen de ca­pi­tal pa­ra dos años y me­dio. “So­mos la so­lu­ción pa­ra una PY­ME que hoy no tie­ne re­suel­ta una su­ce­sión en el sec­tor de ser­vi­cios que fac­tu­re en­tre US$ 5 mi­llo­nes y US$ 25 mi­llo­nes, que sea ren­ta­ble y que es­té in­tere­sa­do en pro­fe­sio­na­li­zar ese ma­na­ge­ment y qui­zás ser par­te de ese cre­ci­mien­to”, di­cen. Es­tán dispuestos a pa­gar en­tre US$ 10 y US$ 15 mi­llo­nes pa­ra que­dar­se con des­de el 70 al 100 por cien­to. “Com­pra­mos el con­trol y la idea es ha­cer­la cre­cer en re­ve­nues”, acla­ran. Los re­tor­nos ron­da­rán el 30 por cien­to. Se los da­rán a ex­tran­je­ros –re­pre­sen­tan el 80 por cien­to de sus in­ver­so­res– y lo­ca­les.

Ka­llay y De Bary di­cen ser el úni­co search fund en la Argentina. Pe­ro hay otro dúo em­bar­ca­do en al­go si­mi­lar y que in­clu­so ti­tu­ló a su fon­do de pri­va­te equity con nom­bre pa­re­ci­do: Antartida. Son Ni­co­lás Gon­zá­lez Lu­na –an­tes en Oak­tree Ca­pi­tal Ma­na­ge­ment– y Er­nes­to Gri­jal­va Or­te­ga –se fue de The Bos­ton Con­sul­ting Group. Mues­tran co­sas de search fund –“Los ta­ma­ños de las em­pre­sas”, di­cen– pe­ro no quie­ren de­di­car­le a una com­pa­ñía el 100 por cien­to de sus tiem­pos ni bus­can so­lo una. “Te­ne­mos dos in­ver­sio­nes en Ecua­dor”, ex­pli­can, pe­ro en la Argentina aún no, “por las va­lua­cio­nes de las PY­MES”.

Desa­rro­lla­ron dos negocios en pa­ra­le­lo. Uno es el len­ding a desa­rro­lla­do­res de real es­ta­te. “Son prés­ta­mos puen­te, de seis has­ta 60 me­ses, de US$ 500.000 o US$ 600.000. El ape­ti­to del mer­ca­do es por el la­do cor­to. La ta­sa de in­te­rés men­sual ron­da el 1,25 por cien­to. Es una opor­tu­ni­dad enor­me. Es­tá de­ter­mi­na­do más por la de­man­da”, sos­tie­ne. Ade­más, tra­ba­jan en un ne­go­cio que, creen, po­cos vie­ron: las ca­sas de es­tu­dio pa­ra uni­ver­si­ta­rios; bus­can re­con­ver­tir pro­pie­da­des en stu­dent hou­ses. “Es­ta­mos ne­go­cian­do va­rios. Los mon­tos van en­tre US$ 2 mi­llo­nes a US$ 5 mi­llo­nes”. De to­das ma­ne­ras, se en­cuen­tran al acecho de PY­MES de Ebitda su­pe­rio­res a US$ 1 mi­llón, en las que pue­dan en­trar co­mo so­cios ma­yo­ri­ta­rios.

“El so­cio ideal es al­guien que tie­ne ga­nas de se­guir cre­cien­do y nos ve co­mo un vehícu­lo pa­ra ace­le­rar ese ca­mino”, di­ce Mo­li­na, de Lu­cens.

Ma­rio San­ta­re­lli, Juan Lu­ce­na Ma­gui­re y Gui­ller­mo La­nus­se, so­cios de Al­ba Part­ners, que bus­ca com­pa­ñías de en­tre US$ 20 mi­llo­nes y US$ 50 mi­llo­nes en la Argentina.

Ra­mi­ro Lau­zan, fun­da­dor de Hu­mus Ca­pi­tal, fon­do con tres in­ver­sio­nes ac­ti­vas -dos en em­pre­sas chi­le­nas, que es­tá en con­ver­sa­cio­nes con, por lo me­nos, cua­tro fir­mas gran­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.