Arri­bo si­len­cio­so

Con ba­jo per­fil, los gran­des pla­yers glo­ba­les tam­bién fi­ja­ron sus ojos en la Argentina. Qué opor­tu­ni­da­des ob­ser­van y cuá­les son las con­di­cio­nes que bus­can pa­ra apos­tar. De Blacks­to­ne y Carly­le a Abraaj y Poin­ts­ta­te. El imán del sec­tor ener­gé­ti­co.

Apertura (Argentina) - - Nota De Tapa Fondos De Private Equity -

“Más que fe­li­ces de re­vi­sar es­te pe­di­do en el fu­tu­ro”, avi­san a APER­TU­RA, cor­dial­men­te, des­de Blacks­to­ne, uno de los fon­dos más gran­des del mun­do, que ma­ne­ja un mon­to ma­yor a los US$ 380.000 mi­llo­nes en in­dus­trias co­mo pri­va­te equity, real es­ta­te, hed­ge fund y cré­di­to, en­tre otras. “Res­pe­tuo­sa­men­te de­cli­na la en­tre­vis­ta”, se ex­cu­sa Apo­llo, fir­ma crea­da en 1990, que has­ta sep­tiem­bre del año pa­sa­do ad­mi­nis­tra­ba US$ 242.000 mi­llo­nes –con 1000 em­plea­dos y 16 ofi­ci­nas por el mun­do–, en sec­to­res que van des­de pri­va­te equity al real es­ta­te y lle­gan a fon­dos pú­bli­cos. “Es­pe­ra­mos ser más de ayu­da en el fu­tu­ro”, ex­pli­can des­de el equi­po de Co­mu­ni­ca­ción de Kohl­berg Kra­vis Ro­berts, KKR, que ad­mi­nis­tra US$ 153.000 mi­llo­nes y os­ten­ta un port­fo­lio de 113 em­pre­sas y un pro­me­dio de re­tor­nos, en dó­la­res, de 25,8 por cien­to.

Pe­ro que los gi­gan­tes in­ter­na­cio­na­les pre­fie­ran no ha­blar no quie­re de­cir que no ha­gan negocios en la Argentina, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te. Y no son ru­mo­res es­cu­cha­dos por un pe­rio­dis­ta en un ca­fé. So­lo bas­ta leer al­gún dia­rio de fi­nes de di­ciem- bre: Blacks­to­ne –el fon­do an­tes ci­ta­do– y Ri­ver­wood –fir­ma es­ta­dou­ni­den­se con in­ver­sio­nes en tec­no­lo­gía, co­mo las tec­no­la­ti­nas Glo­bant, Na­vent o Nets­hoes; di­ri­gi­da por el argentino Fran­cis­co Ál­va­rez-de­mal­de– com­pra­ron a So­cie­dad Co­mer­cial del Pla­ta la to­ta­li­dad de la em­pre­sa de ser­vi­cios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Me­tro­tel, por un mon­to de US$ 190 mi­llo­nes. “Em­pe­za­ron a mi­rar op­cio­nes más ac­ti­va­men­te y fi­nal­men­te de­ci­die­ron ha­cer la ad­qui­si­ción. Ellos (por Ri­ver­wood) in­vi­ta­ron a Blacks­to­ne”, ex­pli­ca un ín­ti­mo en esa ope­ra­ción, y agre­ga: “Es un pri­mer pa­so. Se co­no­cen bien. Pue­de ha­ber otras co­sas en Amé­ri­ca la­ti­na en con­jun­to”.

Por afue­ra de Ri­ver­wood, el fon­do jue­ga con otras puntas, al­gu­nas muy fa­mi­lia­res a Ri­ver­wood. En di­ciem­bre, YPF apro­bó la ven­ta del 25 por cien­to de su uni­dad de ener­gía eléc­tri­ca a Ge­ne­ral Elec­tric. Una fuen­te cer­ca­na al pro­ce­so ex­pli­ca­ba al dia­rio El Cro­nis­ta que la pe­tro­le­ra es­ta­tal tra­ba­ja­ba en el in­gre­so de un ter­ce­ro, pa­ra que se que­da­ra con otro 25 por cien­to: otra vez, el nom­bre era Blacks­to­ne. El Re­gis­tro Úni­co de Au­dien­cias de la Ca­sa Ro­sa­da, al ha­cer re­fe­ren­cia a la nú­me­ro 236, de­ja ver al­go más: el lu­nes 4 de di­ciem­bre úl­ti­mo, a las 14, es­tu­vie­ron reu­ni­dos el mi­nis­tro de Ener­gía y Mi­ne­ría, Juan Jo­sé Aran­gu­ren; el pre­si­den­te de YPF y so­li­ci­tan­te del en­cuen­tro, Mi­guel Án­gel Gu­tié­rrez; y tres re­pre­sen­tan­tes de Blacks­to­ne: Ali Kou­ros, in­ge­nie­ro en Pe­tró­leo y se­nior ad­vi­sor del fon­do; Jas­vin­der Khai­ra, ma­na­ging di­rec­tor de la di­vi­sión Tac­ti­cal Op­por­tu­ni­ties; y al­guien que co­no­ce Bue­nos Ai­res: el argentino Die­go Kantt, eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad de San An­drés, MBA de Har­vard y com­pa­ñe­ro de Khai­ra en su di­vi­sión. Kantt, quien no res­pon­dió el con­tac­to de APER­TU­RA, sí ha­bla en el board de la fi­lial bra­si­le­ña de Phoe­nix To­wer In­ter­na­tio­nal, que po­see y ope­ra to­rres e in­fra­es­truc­tu­ras inalám­bri­cas en los Es­ta­dos Uni­dos y Amé­ri­ca la­ti­na.

Me­nos de un mes an­tes, el 8 de no­viem­bre, a pri­me­ra tar­de, con Aran­gu­ren ha­bía es­ta­do reuni­da Shan­tall Teg­ho, eje­cu­ti­va me­xi­ca­na miem­bro de Blacks­to­ne-nwi, pla­ta­for­ma del fon­do y NWI Ma­na­ge­ment pa­ra in­ver­tir en emer­gen­tes. El mo­ti­vo de la reunión, se­gún el Go­bierno, fue al­go va­go: “Dis­cu­tir la si­tua­ción ener­gé­ti­ca en la Argentina con in­ver­so­res”. En oc­tu­bre, Teg­ho ha­bía con­ver­sa­do con Gus­ta­vo Lo­pe­te­gui, se­cre­ta­rio de Coor­di­na­ción de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas de la Je­fa-

tu­ra de Ga­bi­ne­te. No obs­tan­te, otro re­la­cio­na­mien­to –de “in­tro­duc­ción”, la lla­ma­ron– en­tre Aran­gu­ren y Blacks­to­ne des­li­za otros nom­bres más. Por par­te del fon­do es­ta­ba Jo­sé Ma­nuel Cor­ce­lles, di­rec­tor de De­sa­rro­llo de Fis­te­rra Energy, una com­pa­ñía de Blacks­to­ne con in­ver­sio­nes en el sec­tor ener­gé­ti­co en Amé­ri­ca la­ti­na. Co­mo apa­ren­te nexo se en­con­tra­ba sen­ta­do allí Ju­lio Cé­sar Gu­tié­rrez, pre­si­den­te de BGS Group, fir­ma que se jac­ta de ha­ber coor­di­na­do 103 due di­li­gen­ces, ne­go­cia­cio­nes y, fi­nal­men­te, transac­cio­nes en Amé­ri­ca la­ti­na. Gu­tié­rrez fue di­rec­tor de Ca­ble­vi­sión y, se­gún se lee en el per­fil de la com­pa­ñía, es due­ño de 12.000 hec­tá­reas en la pam­pa hú­me­da y otras 400 en Ca­ñue­las, don­de tra­ba­ja en un de­sa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio.

Otros fon­dos ex­tran­je­ros se en­cuen­tran en tra­ta­ti­vas con fir­mas lo­ca­les pa­ra coin­ver­tir en un fu­tu­ro cer­cano, al dar­se cuen­ta de que no hay tie­rra lo su­fi­cien­te­men­te fir­me co­mo pa­ra po­ner ofi­ci­nas en al­go que pue­de con­ver­tir­se en ba­rro. The Carly­le Group –un as­set ma­na­ger es­ta­dou­ni­den­se al­ter­na­ti­vo y glo­bal de US$ 174.000 mi­llo­nes– ya es­tá char­lan­do con un fon­do argentino con­for­ma­do ha­ce al­gu­nos años. Otra fuen­te, que no es ese fon­do, cuen­ta que es­tá mi­ran­do el sec­tor de ce­rá­mi­cas. Quien le atien­de el te­lé­fono se­gui­do a un por­te­ño es Juan Car­los Fé­lix, un eco­no­mis­ta ecua­to­riano con MBA de Har­vard, quien es­tá ba­sa­do en San Pa­blo y tam­po­co qui­so con­tes­tar las preguntas de APER­TU­RA. Por su par­te, Pe­ga­sus po­see flui­das re­la­cio­nes con War­burg Pin­cus, fir­ma es­ta­dou­ni­den­se que lle­va in­ver­ti­dos más de US$ 60.000 mi­llo­nes en más de 800 com­pa­ñías. Eduar­do Gru­nei­sen y Je­ró­ni­mo Bosch han vi­si­ta­do a Aran­gu­ren acom­pa­ña­dos por Da­vid B. Krie­ger, ma­na­ging di­rec­tor del área de Ener­gía del fon­do neo­yor­quino, que no res­pon­dió las con­sul­tas de APER­TU­RA.

L Cat­ter­ton —US$ 14.000 mi­llo­nes de ca­pi­tal de ac­ti­vos— cuen­ta con US$ 500 mi­llo­nes des­ti­na­dos a in­ver­sio­nes en Amé­ri­ca la­ti­na, de en­tre US$ 40 mi­llo­nes y US$ 75 mi­llo­nes pa­ra el midd­le mar­ket. Ya en­tró a la Argentina, en 2017, de la mano de Fran­cis­co de Nar­váez, en Rap­so­dia y Ca­ro Cuo­re. Su CEO, Dirk Do­nath –un ex Mckin­sey, crea­dor de Pe­ga­sus con Ma­rio Quin­ta­na– de­cía en mar­zo a APER­TU­RA so­bre la Argentina: “Es­ta­mos vien­do dos o tres. Uno de pro­duc­to. Nin­guno in­mi­nen­te”. Ca­paz aho­ra lo sea, en un sec­tor más lí­qui­do que la ro­pa. Tam­po­co des­car­tan pro­bar otra vez en el sec­tor de in­du­men­ta­ria.

Gus­ta­vo Ga­rri­do, so­cio del es­tu­dio Ga­rri­do Abo­ga­dos, que ase­so­ró a L Cat­ter­ton, di­ce so­bre lo que es­tá pa­san­do en el mer­ca­do: “Ob­via­men­te, em­pe­zó a to­mar un buen rit­mo”. De to­das ma­ne­ras, rá­pi­da­men­te apla­ca el op­ti­mis­mo: “Todavía hay mu­chos fon­dos que no han he­cho el des­em­bar­co por­que, en opi­nión de ellos, no se han em­pe­za­do a im­ple­men­tar to­das las re­for­mas ne­ce­sa­rias”. La ma­dre de to­das ellas, cree, es la la­bo­ral. Asi­mis­mo, al­gu­nos más em­pí­ri­cos que Dar­win –más en la Argentina– qui­sie­ron sa­ber si el cli­ma so­cial iba a es­tar so­lea­do o no pa­ra en­trar en 2018. “Mu­chos qui­sie­ron ver el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes”, co­men­ta el abo­ga­do. Y agre­ga que la olea­da que se ob­ser­va no es so­lo de fon­dos es­ta­dou­ni­den­ses, sino tam­bién eu­ro­peos. “Hay de Ho­lan­da, que es­tán mi­ran­do pro­yec­tos con­cre­tos. De In­gla­te­rra, tam­bién. Y no hay res­tric­ción de sec­to­res. Hay mu­chas ope­ra­cio­nes; mu­chas más que en 2017”, ase­gu­ra Ga­rri­do.

Pro­pie­dad del in­ver­sor –en­tre otros tra­jes que vis­te– pa­quis­ta­ní Arif Naq­vi, el fon­do de pri­va­te equity Abraaj –con más de 200 in­ver­sio­nes y US$ 13.600 mi­llo­nes en ac­ti­vos ba­jo ges­tión– es otro de los que des­de ha­ce muy po­co le­van­tó la per­diz en la Argentina des­pués de las elec­cio­nes post oc­tu­bre. Si bien se en­fo­ca en mer­ca­dos emer­gen­tes –Áfri­ca, Asia, Me­dio Orien­te y Tur­quía–, in­clui­da Amé­ri­ca la­ti­na, nun­ca lo ha­bía he­cho en la Argentina. “Fui ha­ce un año”, re­cuer­da Héc­tor Mar­tí­nez, ma­na­ging part­ner de la ofi­ci­na pe­rua­na, des­de la que, da a en­ten­der, ma­ne­ja­rá tam­bién es­tos la­res. “Es­ta­mos vien­do con ma­yor in­te­rés al país”, di­ce. Se­gún sus pa­la­bras, pro­ba­ble­men­te en­tre “a tra­vés de una em­pre­sa re­gio­nal que ten­ga pre-

“Todavía hay mu­chos fon­dos que no hi­cie­ron el des­em­bar­co por­que, en su opi­nión, aún no se hi­cie­ron to­das las re­for­mas ne­ce­sa­rias.”

sen­cia en la Argentina más que en una com­pa­ñía que sea 100 por cien­to argentina”.

Car­los Zuc­chi es otro de los ar­gen­ti­nos de pe­so en el sec­tor del pri­va­te equity. Tras al­gu­nos años en San Pa­blo, tra­ba­ja fuer­te en la aper­tu­ra de la ofi­ci­na lo­cal de Ad­vent; en reali­dad, se tra­ta de una reaper­tu­ra. Así lo re­cor­da­ba ha­ce un tiem­po Pa­tri­ce Etlin, ma­na­ging part­ner de la ope­ra­ción en Bra­sil. “Tu­vi­mos una ofi­ci­na por 17 años. Co­men­za­mos en 1996 y fue nues­tra pri­me­ra ofi­ci­na en la re­gión”. Ha­bla­ba de pre­cios: bus­ca tic­kets que va­yan de US$ 150 mi­llo­nes a US$ 200 mi­llo­nes. Y de sec­to­res, tam­bién. “Re­tail. Es­ta­mos mi­ran­do opor­tu­ni­da­des de con­su­me­rre­tail, aho­ra. Ade­más, hay una opor­tu­ni­dad muy in­tere­san­te en ser­vi­cios fi­nan­cie­ros al­re­de­dor de los pa­gos”. Zuc­chi no qui­so res­pon­der las preguntas de APER­TU­RA.

Des­de Nue­va York, el argentino Fe­de­ri­co Ko­gan –eco­no­mis­ta por la UDESA y MBA de Har­vard– di­ri­ge Aman­cay Part­ners, fir­ma que ya in­vir­tió en In­ter­bar­ge, un pro­vee­dor de lo­gís­ti­ca y trans­por­te flu­vial en Amé­ri­ca la­ti­na, con ofi­ci­nas en Uru­guay, Pa­ra­guay, la Argentina y Bra­sil. Otro argentino, Lu­cas Flynn –tam­bién MBA de Har­vard– qui­so vol­ver­se a la Argentina: ama­gó con ir­se de Rhô­ne Group, que le ofre­ció cui­dar des­de La Pla­ta las in­ver­sio­nes de Amé­ri­ca la­ti­na. Bus­ca ca­sos que re­quie­ran en­tre US$ 50 mi­llo­nes y US$ 200 mi­llo­nes.

To­dos se que­da­ron con que Bono, el lí­der de U2, ha­bía in­ver­ti­do en una com­pa­ñía argentina, Di­gi­tal Hou­se. Pe­ro la no­ti­cia era otra: The Ri­se Fund, la fir­ma que in­yec­tó US$ 20 mi­llo­nes, es un bra­zo de un cuer­po de in­ver­sión enor­me, TPG, que tie­ne un­der ma­na­ge­ment US$ 79.000 mi­llo­nes. Otros fon­dos lle­gan in­di­rec­ta­men­te a la Argentina a tra­vés de las com­pras glo­ba­les que tie­nen uni­da­des de ne­go­cio en el país. Co­mo el fon­do Onex Cor­po­ra­tion, que, jun­to a Ba­ring Pri­va­te Equity Asia, se hi­zo de la di­vi­sión de Pro­pie­dad In­te­lec­tual y Scien­ce Bu­si­ness de Thom­son Reuters.

¿Lle­ga la ola?

Es­pe­cia­li­za­do en real es­ta­te a ni­vel in­ter­na­cio­nal, el hed­ge fund Poin­ts­ta­te Ca­pi­tal in­ten­si­fi­có su mi­ra­da so­bre la Argentina. Su bra­zo lo­cal, Poin­ts­ta­te Ar­gen­tum, que fun­cio­na co­mo un pri­va­te equity, ad­qui­rió en 2015 el 42,71 por cien­to de Gen­neia, y enero úl­ti­mo su­mó otro ac­ti­vo, al anun­ciar la com­pra del 100 por cien­to de She­ra­ton Bue­nos Ai­res Ho­tel & Con­ven­tion Cen­ter y del Park To­wer al gru­po Ma­rriott por un mon­to de US$ 100 mi­llo­nes. Otro gran­de del sec­tor ver­de, Ac­tis, bus­ca opor­tu­ni­da­des, ya que es­pal­das pa­ra ani­mar­se no le fal­tan: des­de su crea­ción –en 2004– le­van­tó US$ 13.000 mi­llo­nes y mi­ra el mun­do des­de sus 13 ofi­ci­nas des­pa­rra­ma­das por el glo­bo. De Bue­nos Ai­res se ocu­pa Mi­chael Till, part­ner de la ofi­ci­na de Amé­ri­ca la­ti­na. Co­mo cual­quier miem­bro de la in­dus­tria, es con­ser­va­dor y di­ce me­nos de lo que sa­be. “Es­ta­mos es­pe­ran­do pa­ra ver có­mo se desa­rro­llan los fra­me­works”, plan­tea, en diá­lo­go con APER­TU­RA des­de el DF me­xi­cano. Po­ne co­mo con­tra­po­si­ción a los paí­ses don­de sí ubi­ca­ron di­ne­ro. “Te­ne­mos seis com­pa­ñías de re­no­va­bles en Amé­ri­ca la­ti­na. Es­ta­mos cre­cien­do en Bra­sil, Mé­xi­co y Chi­le”, ex­pli­ca. No obs­tan­te, a Till Bue­nos Ai­res no le que­da le­jos: es­tá ba­sa­do en Bue­nos Ai­res.

Otro re­fe­ren­te de pri­va­te equity en real es­ta­te es Equity In­ter­na­tio­nal, que no de­ja de pres­tar aten­ción al país. “Es­ta­mos ac­ti­va­men­te mi­ran­do”, ex­pli­ca a APER­TU­RA Brian Fi­nerty, Chief In­vest­ment Of­fi­cer de esa fir­ma, que es­tá pre­sen­te en Bra­sil, Mé­xi­co y la re­gión an­di­na. “No so­mos com­ple­ta­men­te nue­vos pa­ra el país. Los cua­tro años que in­ver­ti­mos en en­ten­der nos per­mi­tie­ron crear re­la­cio­nes con po­ten­cia­les part­ners”. No des­car­ta ir más allá del ce­men­to: in­fra­es­truc­tu­ra y tel­cos tam­bién le in­tere­san. Re­cien­te­men­te es­tu­vo reuni­do con Ma­cri. “Highly im­pres­sed”, re­cuer­da Fi­nerty, que ha­ce una di­fe­ren­cia que po­cos nom­bran: no es lo mis­mo la per­cep­ción que se tie­ne del país que la reali­dad que vi­ve hoy día.

Un co­no­ce­dor de la in­dus­tria ex­pli­ca que has­ta aho­ra el mun­do in­ver­sor si­gue con su recorrida ha­bi­tual: pri­me­ro, deu­da pú­bli­ca; lue­go, bo­nos; más cer­ca en el tiem­po, equity. Aho­ra, el mun­di­llo del pri­va­te equity tie­ne co­mo pa­ter a los fa­mily of­fi­ces, pa­ra, a lo me­jor, dar lu­gar des­pués a fon­dos ar­gen­ti­nos co­no­ce­do­res del te­rreno lo­cal. Cam­brid­ge As­so­cia­tes –ba­se de da­tos que to­do in­ver­sor del ru­bro mi­ra– pro­po­ne al­go pa­re­ci­do jun­to a LAVCA, en el Sur­vey of La­tin Ame­ri­can Pri­va­te Equity que es­cri­bie­ron –y ven­die­ron– en 2017: “LPS mi­ran­do a fu­tu­ro ofer­tas de fon­dos y opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión en la Argentina es­tán en alza en ese país, pe­ro el fun­drai­sing y la in­ver­sión en la ac­ti­vi­dad de pri­va­te equity, hoy, per­ma­ne­ce li­mi­ta­da en com­pa­ra­ción con opor­tu­ni­da­des en mer­ca­dos más es­ta­ble­ci­dos”.

La fuen­te anó­ni­ma agre­ga al­go más: “En úl­ti­ma ins­tan­cia se ve­rá a los in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les”. Pe­ro eso, en gran par­te, se­rá de­ter­mi­na­do por cua­tro si­glas, MSCI, ins­ti­tu­ción que de­fi­ne si la Argentina es una eco­no­mía emer­gen­te. Si lo es, pro­ba­ble­men­te em­pie­cen a lle­gar otras si­glas, co­mo CPP In­vest­ment Board, la jun­ta de in­ver­sio­nes del plan de pen­sio­nes de Ca­na­dá, que ma­ne­ja US$ 299.000 mi­llo­nes y que des­de 2006 in­vir­tió en la re­gión US$ 8300 mi­llo­nes, de los cua­les US$ 1290 mi­llo­nes fue­ron des­ti­na­dos a fon­dos pú­bli­cos y pri­va­dos de equity. Co­mo el bol­si­llo no lo hi­zo aún, a lo me­jor el co­ra­zón argentino la­ta a fa­vor: el di­rec­tor de la ope­ra­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na, basada en San Pa­blo, es Ro­dol­fo Spiel­mann, un eco­no­mis­ta de la UBA, MBA de Whar­ton, con una vi­da en Bain & Com­pany, quien pre­fi­rió no dar co­men­ta­rios. Con mon­tos me­no­res –y pro­pios–, Spiel­mann sí apues­ta al país: es en­tre­pre­neur en Spiel­mann Es­ta­tes, un vi­ñe­do bou­ti­que en el dis­tri­to mendocino de Per­driel, des­de el que lle­na bo­te­llas que cues­tan has­ta $ 1150.

“Es­ta­mos es­pe­ran­do pa­ra ver có­mo se desa­rro­llan los fra­me­works. Te­ne­mos seis com­pa­ñías de re­no­va­bles en Amé­ri­ca la­ti­na.”

Step­hen Sch­warz­man, CEO y co-fun­da­dor de Blacks­to­ne, uno de los fon­dos más gran­des del mun­do, que com­pró jun­to a Ri­ver­wood la argentina Me­tro­tel por US$ 190 mi­llo­nes.

Arif Naq­vi, due­ño del fon­do Abraaj, con más de US$ 13.600 mi­llo­nes en ac­ti­vos ba­jo ges­tión, es­tá ana­li­zan­do “con in­te­rés” po­ten­cia­les in­ver­sio­nes en la Argentina.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.