Có­mo So­das­tream ha­ce -y ven­de- paz

La fuer­za la­bo­ral mul­ti­ét­ni­ca de la fir­ma is­rae­li­ta se lle­va bár­ba­ro. ¿Quién po­dría boi­co­tear eso?

Apertura (Argentina) - - Tecno Casos - Fo­to­gra­fías de Ra­chel Pa­po Por De­vin Leo­nard & Yaa­cov Ben­me­leh

Aprin­ci­pios de di­ciem­bre del año pa­sa­do, hu­bo epi­so­dios de vio­len­cia en Is­rael lue­go de que el pre­si­den­te Trump anun­cia­ra que re­co­no­ce­ría a Je­ru­sa­lén co­mo la ca­pi­tal de la na­ción, aban­do­nan­do la neu­tra­li­dad que man­te­nía EE.UU. so­bre el es­ta­do de la ciu­dad. No fue la or­gía de de­rra­me de san­gre en­tre ju­díos y pa­les­ti­nos que es­pe­ra­ban al­gu­nos. Pe­ro las hos­ti­li­da­des fue­ron un po­bre pre­sa­gio de lo que Trump des­cri­bió, va­ga­men­te, co­mo un pró­xi­mo “acuer­do fi­nal” pa­ra to­dos los ac­to­res en un con­flic­to vi­gen­te des­de ha­ce más de un si­glo. La pers­pec­ti­va de una co­exis­ten­cia pa­cí­fi­ca en la re­gión pa­re­ce más dé­bil que nun­ca.

Ex­cep­to en Rahat, una ciu­dad de 62.000 ha­bi­tan­tes en el de­sier­to de Ne­gev. Una tar­de, Da­niel Birn­baum sa­ca su vehícu­lo de la au­to­pis­ta a un com­ple­jo de cua­tro edi­fi­cios blan­cos, uno con un logo enor­me que di­ce “So­das­tream”. En 2015, el fa­bri­can­te de car­bo­na­ta­ción ho­ga­re­ña de US$ 1500 mi­llo­nes de­ci­dió mo­ver la par­te prin­ci­pal de ma­nu­fac­tu­ra a la ciu­dad be­dui­na más gran­de del país. Birn­baum, el CEO, es­ta­cio­na cuan­do es­tá ter­mi­nan­do el turno de tra­ba­jo y el cam­pus de 1700 per­so­nas se es­tá va­cian­do. Pe­ro den­tro si­guen dos do­ce­nas de em­plea­dos en la lí­nea de en­sam­bla­do, tra­ba­jan­do ho­ras ex­tras.

Re­pre­sen­tan, co­mo le gus­ta de­cir a la gen­te de So­das­tream, una Na­cio­nes Uni­das en mi­nia­tu­ra: ru­sos ju­díos, etío­pes ju­díos, be­dui­nos, pa­les­ti­nos, dru­sos, in­clu­so un miem­bro con ras­tas de los He­breos Ne­gros —un gru­po de afro­ame­ri­ca­nos que ase­gu­ran des­cen­der de los an­ti­guos is­rae­líes. Birn­baum, de 55 años y hom­bros an­chos, con un pe­lo en­ca­ne­ci­do in­ma­cu­la­do, se mue­ve en­tre las fi­las, dis­pen­san­do abra­zos y sa­lu­dos. Los em­plea­dos es­tán obli­ga­dos a pa­re­cer ale­gres pe­ro el afec­to pa­re­ce ge­nuino y mu­tuo. “Ey, ¡ahí es­tá mi pa­les­tino pre­fe­ri­do!”, di­ce Birn­baum, sa­lu­dan­do a un ge­ren­te. Lue­go, pre­sen­ta a Shou­rok Al­kre­na­we, una be­dui­na al­ta que usa un pa­ñue­lo bor­dó en la ca­be­za e irra­dia la con­fian­za de al­guien mu­cho más gran­de.

“¡Es una mu­jer ma­ra­vi­llo­sa!”, di­ce Birn­baum. “Tie­ne so­lo 22 años, es una chi­ca be­dui­na y es­tá ma­ne­jan­do un turno. Es la lí­der del equi­po. ¿Lo pue­den creer? ¿A quién te­nés en el equi­po?”. “Ten­go dos be­dui­nos…” Birn­baum in­te­rrum­pe: “¿Hom­bre o mu­jer?” “Dos hom­bres”, res­pon­de Al­kre­na­we. “Eso es in­creí­ble”, agre­ga Birn­baum. “Un pa­les­tino”, con­ti­núa. “Un pa­les­tino, OK”. “Una mu­jer ju­día y una ru­sa”, si­gue. “Son más gran­des que ella”, agre­ga Birn­baum. “Eso es el fu­tu­ro”.

So­das­tream In­ter­na­tio­nal vie­ne te­nien­do un buen ca­mino. Las ven­tas en uni­da­des de sus má­qui­nas —gad­gets que in­yec­tan a bo­te­llas de agua con CO2 pa­ra ha­cer ga­seo­sas, tó­ni­cas y otras be­bi­das con bur­bu­jas— cre­cie­ron 22 por cien­to el año pa­sa­do, a 2,9 mi­llo­nes. Birn­baum ex­po­ne con gus­to las ma­ra­vi­llas de So­das­tream, des­de las am­bien­ta­les (los usua­rios pue­de de­jar de com­prar las be­bi­das en bo­te- llas des­car­ta­bles) a las mi­to­ló­gi­cas (crea una gus­to­sa mues­tra de gin, Ape­rol y agua con gas). Pe­ro con la pers­pec­ti­va de una po­ten­cial ter­ce­ra in­ti­fa­da im­pul­sa­da, es­ta no es la his­to­ria de la so­da ca­se­ra. Es la his­to­ria de un CEO que ase­gu­ra es­tar ven­dien­do bur­bu­jas y paz, y quien di­ce que su mo­de­lo pue­de ayu­dar a re­sol­ver uno de los pun­tos muer­tos más in­tra­ta­bles del mun­do.

Birn­baum es el pri­me­ro en acla­rar que él no es de iz­quier­da. Co­mo el pri­mer mi­nis­tro de Is­rael, Ben­ja­min Ne­tan­yahu, ase­gu­ra que Cis­jor­da­nia y Ga­za son his­tó­ri­ca­men­te ju­días y fue­ron li­be­ra­das en la Gue­rra de los Seis Días de 1967, no ocu­pa­das. Birn­baum tam­bién di­ce que es­to es irre­le­van­te. Es­tá a fa­vor de la so­lu­ción de dos Es­ta­dos que in­vo­lu­cra­ría que Is­rael ce­die­ra la ma­yo­ría de los te­rri­to­rios a los pa­les­ti­nos. Y eso es po­co pro­ba­ble, ar­gu­men­ta, sin pri­me­ro res­pon­der a la abis­mal si­tua­ción de em­pleo pa­les­tino, que pro­du­ce re­sen­ti­mien­to y vio­len­cia. En la Fran­ja de Ga­za, blo­quea­da des­de ha­ce más de una dé­ca­da por par­te del ejér­ci­to is­rae­lí, la ta­sa de des­em­pleo lle­gó a 42 por cien­to. La si­tua­ción es un po­co me­nos dra­má­ti­ca — 18 por cien­to— en Cis­jor­da­nia.

Los que tie­nen tra­ba­jo no es­tán con­ten­tos. Ca­si 117.000 pa­les­ti­nos cis­jor­da­nos se vuel­can a Is­rael y sus asen­ta­mien­tos pa­ra tra­ba­jar. Sue­len ga­nar el do­ble que en las áreas con­tro­la­das por los pa­les­ti­nos. Pe­ro, en mu­chos ca­sos, los pa­les­ti­nos les pa­gan fees exor­bi­tan­tes a los bro­kers de tra­ba­jo. Sue­len ga­nar me­nos que los em­plea­dos ju­díos. Tam­bién tie­nen que pa­sar ho­ras ca­da día al pa­sar por los pun­tos de con­trol de la fron­te­ra, don­de sue­len ser hu­mi­lla­dos por los sol­da­dos is­rae­líes.

Birn­baum ar­gu­men­ta que Is­rael debería de­jar que en­tren más pa­les­ti­nos al país pa­ra que pue­dan tra­ba­jar pa­ra em­pre­sas co­mo So­das­tream, don­de pue­den es­for­zar­se jun­to —o in­clu­so so­bre— sus pa­res ju­díos, dis­fru­tan­do de los mis­mos sa­la­rios y be­ne­fi­cios. Cuan­do los ju­díos y ára­bes se mez­clan en la fá­bri­ca, cuen­ta, des­cu­bren sus pun­tos en co­mún y de­jan de de­mo­ni­zar­se. En otras pa­la­bras: el tra­ba­jo de la paz em­pie­za en el pro­pio tra­ba­jo.

Por su­pues­to, no to­dos es­tán con­ven­ci­dos de la pu­re­za de las in­ten­cio­nes de Birn­baum. En los úl­ti­mos años, los ac­ti­vis­tas de de­re­chos hu­ma­nos pre­sio­na­ron con boi­cots de al­to per­fil a So­da Stream. En 2014, gri­ta­ron vic­to­ria cuan­do la com­pa­ñía di­jo que ce­rra­ría una fá­bri­ca en Cis­jor­da­nia, que los boi­co­tea­do­res ar­gu­men­ta­ron que ha­bía si­do par­te de la ocu­pa­ción ile­gal del te­rri­to­rio por par­te de Is­rael (la his­to­ria ob­tu­vo aten­ción me­diá­ti­ca por una pu­bli­ci­dad con Scarlett Johansson en el Su­per Bowl).

Birn­baum di­ce que los boi­cots da­ña­ron más que ayu­da­ron a los pa­les­ti­nos: va­rios cien­tos per­die­ron sus tra­ba­jos cuan­do ce­rró la fá­bri­ca de Cis­jor­da­nia y mo­vió las ope­ra­cio­nes a Rahat. “¿Qué es­tán pen­san­do es­tas per­so­nas”, pre­gun­ta so­bre los an­ta­go­nis­tas. “¿Que Cis­jor­da­nia tie­ne que mo­rir de ham­bre y la gen­te no tie­ne que tra­ba­jar? Su odio por Is­rael es más fuer­te que su amor por los pa­les­ti­nos”.

Co­mo el pro­pio con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí, la cam­pa­ña de Birn­baum

se con­vir­tió en un scrum de múl­ti­ples ni­ve­les. Lu­chó con la ad­mi­nis­tra­ción de Ne­tan­yahu, que uno asu­mi­ría que es­tá del la­do de las em­pre­sas de Is­rael, pe­ro Birn­baum lo acu­sa de de­jar afue­ra a 74 de sus em­plea­dos pa­les­ti­nos el año pa­sa­do pa­ra su­mar pun­tos con su ba­se de de­re­cha. Los asis­ten­tes del Pri­mer Mi­nis­tro ri­di­cu­li­za­ron a Birn­baum co­mo un ar­tis­ta, lo que no es­ta­ría tan ale­ja­do. Cla­ra­men­te le en­can­ta pe­lear y lla­mar la aten­ción. “Siem­pre le gus­ta ser el Da­vid vs. Go­liat hips­ter”, ex­pli­ca Ca­miel Slaats, uno de los ex­je­fes de Birn­baum. Es ver­dad que no es tí­mi­do a la ho­ra de usar las tri­bu­la­cio­nes de sus em­plea­dos pa­les­ti­nos pa­ra pro­mo­ver los in­tere­ses de So­das­tream. Cuan­ti­fi­car el efec­to es di­fí­cil, pe­ro las ac­cio­nes de la com­pa­ñía se más que cua­tri­pli­ca­ron en dos años. “El ac­ti­vis­mo se con­vir­tió en una gran par­te no so­lo de la vi­da dia­ria de las per­so­nas, sino tam­bién de sus há­bi­tos de gas­to y con­su­mo”, ex­pli­ca Ant­hony Cam­pag­na, ana­lis­ta se­nior de Equity de EVA Di­men­sions. “Es­tá tra­tan­do de man­te­ner­se del la­do de­re­cho de la re­ja, po­si­cio­nán­do­se co­mo una mar­ca trendy, a la moda, ama­ble”.

¿Qué pien­san los em­plea­dos de So­das­tream de la cam­pa­ña dual de Birn­baum? Se le pre­gun­ta a uno de los em­plea­dos pa­les­ti­nos de lar­ga da­ta. Su nom­bre es Na­bil Bs­ha­rat.

Ca­da día de se­ma­na, Bs­ha­rat, de 43 años y con la piel oli­va y la ca­be­za afei­ta­da, se le­van­ta a las 4 AM. Se vis­te en si­len­cio pa­ra no des­per­tar a su mu­jer. Au­to­de­fi­ni­do co­mo un mu­sul­mán co­mún y co­rrien­te, Bs­ha­rat se to­ma unos mo­men­tos pa­ra re­zar en el li­ving de su ca­sa en Jab’a, un pue­blo de Cis­jor­da­nia cer­ca de Ra­ma­llah. A ve­ces, uno de sus sie­te hi­jos sa­le pa­ra abra­zar­lo y dar­le un be­so an­tes de que se va­ya. A las 4.20 AM, Bs­ha­rat ca­mi­na por las ca­lles mal as­fal­ta­das has­ta la pa­ra­da del co­lec­ti­vo. Su tras­la­do to­tal al tra­ba­jo es de tres ho­ras —pe­ro so­lo si lo­gra pa­sar el pun­to de con­trol is­rae­lí.

La ma­yo­ría de los días, Bs­ha­rat es uno de los mi­les de pa­les­ti­nos que in­ten­tan en­trar al país en el pues­to de Qa­lan­di­ya. Se pa­ran en una fi­la pa­ra pa­sar por el de­tec­tor de me­ta­les, otra pa­ra el che­queo de la mo­chi­la y una ter­ce­ra pa­ra es­ca­near las hue­llas di­gi­ta­les. Lue­go es­pe­ra el per­mi­so de los sol­da­dos is­rae­líes pa­ra pa­sar. El pro­ce­so pue­de de­mo­rar has­ta 45 mi­nu­tos. Los co­lec­ti­vos que es­pe­ran a los em­plea­dos no pue­den pa­sar de las 5.15 —y si los em­plea­dos se los pier­den, no les pa­gan. “To­dos quie­ren sa­lir al mis­mo tiem­po”, di­ce Bs­ha­rat. “Me sien­to co­mo un ani­mal. Hay per­so­nas que de­ja­ron de ir a Is­rael, gen­te que di­jo: ‘No quie­ro es­ta pe­sa­di­lla’. A ve­ces me pre­gun­to por qué lo ha­go. Pe­ro hay al­go que me em­pu­ja, que me cap­tu­ra”. Bs­ha­rat tra­ba­ja en So­das­tream des­de ha­ce sie­te años y pien­sa en la fá­bri­ca co­mo su “ho­gar”. Y sien­te leal­tad ha­cia Birn­baum.

Hi­jo de un ra­bino con­ser­va­dor que hu­yó de Eu­ro­pa del Es­te pa­ra es­ca­par del Ho­lo­caus­to, Birn­baum na­ció en Nue­va York pe­ro cre­ció en un kib­butz en el sur de Is­rael, don­de uno de sus ve­ci­nos fue Da­vid Ben-gu­rion, el pri­mer pri­mer mi­nis­tro del país. El jo­ven Birn­baum es­ta­ba con­su­mi­do por el de­seo de ga­nar di­ne­ro. Les ven­día “piz­zas” a sus com­pa­ñe­ros, que ha­cía en una tos­ta­do­ra con pan, sal­sa de to­ma­te y que­so. Lue­go de re­ci­bir un MBA de Har­vard Bu­si­ness School en 1992, tra­ba­jó en Proc­ter & Gam­ble y vol­vió a Is­rael, don­de creó una di­vi­sión en Pills­bury y di­ri­gió la ope­ra­ción de Ni­ke en ese país. Au­men­tó las ven­tas de las za­pa­ti­llas con ac­cio­nes de mar­ke­ting co­mo una fies­ta en una vie­ja es­ta­ción de sub­te en Tel Aviv.

Slaats, su ex­je­fe en Ni­ke, di­ce que la com­pa­ñía hu­bie­ra pro­mo­vi­do a Birn­baum. Pe­ro él no que­ría ir­se de Is­rael. En cam­bio, en 2007, acep­tó el pues­to de CEO de So­das­tream. La em­pre-

sa, en­ton­ces de 104 años, ha­bía si­do co­no­ci­da por su slo­gan pe­ga­di­zo, “Get busy with the fizzy” (“Man­ten­te ocu­pa­do con las bur­bu­jas”). Pe­ro cuan­do lle­gó Birn­baum, So­das­tream es­ta­ba ca­si en ban­ca­rro­ta y ha­bía si­do com­pra­da por una fir­ma de pri­va­te equity por ape­nas US$ 6 mi­llo­nes.

Birn­baum re­vi­vió las ven­tas con un lla­ma­do de aten­ción: una cam­pa­ña de mar­ke­ting que cri­ti­ca­ba a Co­ca-co­la y Pep­si por el des­per­di­cio de las bo­te­llas y atra­jo ame­na­zas de de­man­das. “Éra­mos es­ta pe­que­ña em­pre­sa de Is­rael de re­pen­te en el ma­pa in­ter­na­cio­nal, sa­cu­dien­do una gran in­dus­tria”, re­cuer­da en los head­quar­ters de So­das­tream en las afue­ras de Tel Aviv, un lu­gar ale­gre de­co­ra­do con imá­ge­nes de bur­bu­jas gi­gan­tes.

En el al­muer­zo, Birn­baum ha­bla so­bre có­mo So­das­tream lle­gó a la paz del mer­ca­do. El sal­to en las ven­tas sig­ni­fi­có te­ner que con­tra­tar más em­plea­dos en su fá­bri­ca de Mis­hor Adu­mim, un par­que in­dus­trial en Cis­jor­da­nia. Apli­ca­ron po­cos is­rae­líes, así que Birn­baum de­ci­dió traer pa­les­ti­nos, aun­que sa­bía que al­gu­nos em­plea­dos po­dían mostrarse rea­cios. “Ha­bía te­rro­ris­mo”, re­cuer­da. “Los ju­díos pen­sa­ban que si al­guien era pa­les­tino po­día ex­plo­tar”. Birn­baum ins­ta­ló un de­tec­tor de me­ta­les en la en­tra­da de la fá­bri­ca y lo hi­zo obli­ga­to­rio pa­ra to­dos. Di­ce que tres em­plea­dos is­rae­líes de­ci­die­ron re­nun­ciar pa­ra no te­ner que tra­ba­jar al la­do de los ára­bes.

Birn­baum ex­pli­ca que se sor­pren­dió por lo bue­nos que re­sul­ta­ron ser los em­plea­dos pa­les­ti­nos. Pron­to, se con­vir­tie­ron en el prin­ci­pal gru­po ét­ni­co en­tre los 1400 em­plea­dos de la plan­ta. Birn­baum que­dó en­can­ta­do al des­cu­brir que, a pe­sar de su en­fren­ta­mien­to his­tó­ri­co, los pa­les­ti­nos e is­rae­líes se mez­cla­ban bien en el tra­ba­jo. No fue por el ma­na­ge­ment in­te­li­gen­te. “No sa­bía­mos lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do”, ase­gu­ra. En cam­bio, se dio na­tu­ral­men­te.

Ame­di­da que em­pe­zó a co­no­cer a los pa­les­ti­nos de So­das­tream, Birn­baum to­mó un in­te­rés pa­terno —bor­dean­do en lo pa­ter­na­lis­ta. Des­pués de en­te­rar­se que al­gu­nos nun­ca ha­bían vis­to el océano, ob­tu­vo el per­mi­so del go­bierno pa­ra lle­var a va­rios mi­cros a la pla­ya al sur de Tel Aviv. “Fue tan di­ver­ti­do”, re­cuer­da. “Pri­me­ro, en­tra­ron al agua com­ple­ta­men­te ves­ti­dos. Ade­más, ni si­quie- ra sa­ben na­dar”. Con co­men­ta­rios des­preo­cu­pa­dos co­mo es­tos, Birn­baum pue­de pa­re­cer in­di­fe­ren­te a los aprie­tos de sus em­plea­dos. Pe­ro tam­bién tie­ne una in­cli­na­ción ha­cia los ac­tos de gran co­ra­zón y no ve a los pa­les­ti­nos so­lo co­mo otro bien cor­po­ra­ti­vo. Lue­go del via­je al mar, Birn­baum se ofre­ció a pa­gar en for­ma per­so­nal pa­ra cons­truir una pi­le­ta en Jab’a pa­ra que Bs­ha­rat y los otros 150 em­plea­dos de So­das­tream que vi­vían ahí pu­die­ran apren­der a na­dar (la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na blo­queó el pro­yec­to, ex­pli­ca Bs­ha­rat, por­que no que­rían acep­tar di­ne­ro de una em­pre­sa is­rae­lí que ope­ra en el te­rri­to­rio ocu­pa­do).

A ve­ces, el gus­to de Birn­baum por los gran­des ges­tos y el de­seo de la co­ber­tu­ra con­ver­gen. En 2013, Shi­mon Peres, el en­ton­ces pre­si­den­te de Is­rael, lo in­vi­tó a Je­ru­sa­lén pa­ra re­ci­bir el Premio al Ex­por­ta­dor Ex­tra­or­di­na­rio del país. Birn­baum lle­vó a tres de sus em­plea­dos ára­bes, in­clu­yen­do a Bs­ha­rat —pe­ro cuan­do en­tra­ron a la re­si­den­cia pre­si­den­cial, los em­plea­dos de So­das­tream fue­ron re­vi­sa­dos en pro­fun­di­dad por la se­gu­ri­dad. Birn­baum pi­dió dis­cul­pas y exi­gió tam­bién ser re­vi­sa­do en ro­pa in­te­rior. En la ce­re­mo­nia, Birn­baum con­fron­tó a Peres en he­breo: “Cla­ri­fí­que­me­lo, se­ñor Pre­si­den­te, la im­por­tan­cia de ha­cer una pre­gun­ta ma­yor que la de ex­por­ta­ción. Y es: ¿có­mo nos tra­ta­mos en­tre no­so­tros co­mo se­res hu­ma­nos?”. Pa­ra Birn­baum, fue una opor­tu­ni­dad de al­to per­fil pa­ra re­cor­dar­le al mun­do de su per­se­cu­ción por la paz y su cons­ter­na­ción por có­mo los is­rae­líes tra­tan a los pa­les­ti­nos. So­da Stream ven­de la ma­yo­ría de sus má­qui­nas en Eu­ro­pa.

El in­ci­den­te hi­zo que Birn­baum se ga­na­ra el ca­ri­ño de Bs­ha­rat —pe­ro no to­dos los pa­les­ti­nos son tan cá­li­dos. Is­mael Abu Zay­yad, un jo­ven de 27 años de Abu Dis, tra­ba­ja­ba pa­ra So­das­tream en la fá­bri­ca de Cis­jor­da­nia. Apre­cia­ba los sa­la­rios más al­tos y los be­ne­fi­cios, pe­ro sen­tía que es­ta­ba en­ri­que­cien­do a los is­rae­líes, a quie­nes con­si­de­ra enemi­gos de su gen­te. Aho­ra es pro­fe­sor de Bio­lo­gía de un co­le­gio se­cun­da­rio y ga­na la mi­tad. Pe­ro es­tá bien. “Me sien­to li­bre”, ase­gu­ra, du­ran­te una en­tre­vis­ta en una es­ta­ción de ser­vi­cio en Cis­jor­da­nia. Lue­go, dos pe­rio­dis­tas se to­man un ta­xi has­ta un pun­to de con­trol cer­ca de Je­ru­sa­lén, ba­ján­do­se pa­ra cu­brir los úl­ti­mos me­tros a pie. Se acer­can tres sol­da­dos is­rae­líes. Uno de ellos, un etío­pe con ras­tas, mue­ve su mano de­re­cha ha­cia el ga­ti­llo de su

ri­fle. Otro sol­da­do in­ter­vie­ne, ins­pec­cio­na los do­cu­men­tos y cal­ma la si­tua­ción. “Na­die tie­ne per­mi­ti­do ca­mi­nar por acá”, ex­pli­ca. “Usual­men­te, les apun­ta­mos con el ar­ma a quie­nes lo ha­cen”.

Se acer­can otros sol­da­dos. El úl­ti­mo es un chi­co fla­co con una ki­pá ne­gra so­bre pe­lo ru­bio ro­ji­zo. “¿Por qué no apun­ta­ron sus ar­mas ha­cia no­so­tros”, pre­gun­ta uno de no­so­tros en he­breo. “¿Al­go que ver con el look eu­ro­peo de nues­tras ca­ras?”.

“Si tan so­lo sus ca­ras fue­ran un po­co más os­cu­ras”, con­tes­ta el sol­da­do y ca­mi­na de vuel­ta a su pues­to.

De­fen­der a sus em­plea­dos no le sig­ni­fi­có a Birn­baum ga­nar­se el ca­ri­ño de los ac­ti­vis­tas pa­les­ti­nos. Al con­tra­rio, fue­ron con­tra So­das­tream por su fá­bri­ca de Cis­jor­da­nia. El opo­si­tor más fe­roz ha si­do un gru­po de ac­ti­vis­tas lla­ma­do Boy­cott, Di­vest­ment, San­ctions (Boi­cot, Des­in­ver­sión, San­cio­nes). Co­no­ci­do co­mo BDS, es­tá tra­tan­do de for­zar a Is­rael a re­nun­ciar a la Fran­ja de Ga­za y Cis­jor­da­nia con tác­ti­cas si­mi­la­res a las usa­das con éxi­to con­tra el go­bierno del apart­heid de Su­dá­fri­ca en los ’80. El co­fun­da­dor de BDS, Omar Barg­hou­ti, ac­ce­dió a ha­blar so­bre So­das­tream pa­ra es­te ar­tícu­lo, pe­ro can­ce­ló lue­go de en­te­rar­se que ha­bría un pe­rio­dis­ta is­rae­lí. En­vió una de­cla­ra­ción por mail: “Lue­go de dé­ca­das de des­truir de for­ma sis­te­má­ti­ca la in­dus­tria y la agri­cul­tu­ra pa­les­ti­nas, con­fis­car nues­tras tie­rras fér­ti­les y ri­cas re­ser­vas de agua, e im­po­ner res­tric­cio­nes ex­tre­mas al mo­vi­mien­to evi­tan­do que mu­chos lle­guen a sus pues­tos de tra­ba­jo, la ocu­pa­ción is­rae­lí ex­pul­só a mi­les de de­ce­nas de pa­les­ti­nos de sus tie­rras. Es­to efec­ti­va­men­te for­zó a los tra­ba­ja­do­res y agri­cul­to­res a bus­car tra­ba­jos en pro­yec­tos is­rae­líes en las co­lo­nias ile­ga­les. Es­ta es, por de­fi­ni­ción, una re­la­ción coer­ci­ti­va”.

En 2014, lue­go de la pu­bli­ci­dad de Johansson, los ac­ti­vis­tas de BDS dis­tri­bu­ye­ron me­mes de la actriz. Los ma­ni­fes­tan­tes eu­ro­peos fue­ron a los negocios y pu­sie­ron stic­kers en sus pro­duc­tos: “Ca­da So­das­tream sig­ni­fi­ca una fa­mi­lia ma­sa­cra­da”. La ca­de­na John Le­wis del Reino Uni­do sa­có de sus es­tan­te­rías los pro­duc­tos de So­das­tream. Las ac­cio­nes se de­rrum­ba­ron. Barg­hou­ti di­ce que es­to prue­ba que el boi­cot es­ta­ba fun­cio­nan­do. El gi­ro de Birn­baum es que las ven­tas ca­ye­ron por una ba­ja ma­yor en el con­su­mo de so­da tra­di­cio­nal. De cual­quier for­ma, a fi­nes de 2014, la com­pa­ñía anun­ció que se iba a re­po­si­cio­nar co­mo un pro­vee­dor de agua con gas ca­se­ra —y que mo­ve­ría su ope­ra­ción de Cis­jor­da­nia a Rahat en Is­rael.

El BDS se ad­ju­di­có el re­ti­ro de So­das­tream co­mo un éxi­to. Pe­ro el mo­vi­mien­to le si­gue di­cien­do al pú­bli­co que no com­pre los pro­duc­tos. La ex­pli­ca­ción ac­tua­li­za­da: Barg­hou­ti di­ce que So­das­tream cons­tru­ye su fá­bri­ca nue­va en tie­rra is­rae­lí ro­ba­da a be­dui­nos lo­ca­les, co­mo par­te de un plan pa­ra “lim­piar ét­ni­ca­men­te a los ciu­da­da­nos in­dí­ge­nas pa­les­ti­nos-be­dui­nos de Is­rael”. Birn­baum di­ce que eso es ab­sur­do. Coin­ci­den los fun­cio­na­ros be­dui­nos lo­ca­les. En 2015, el al­cal­de be­duino de Rahat, Ta­lal El-gar­na­wi, le es­cri­bió a un co­mi­té del Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos que es­ta­ba “en­can­ta­do” de al­ber­gar la fá­bri­ca.

La fuer­za la­bo­ral pa­les­ti­na de So­das­tream se achi­có lue­go de la mu­dan­za a Rahat. No to­dos que­rían que­rían via­jar va­rias ho­ras por día. Al­gu­nos no ca­li­fi­ca­ban pa­ra los per­mi­sos de tra­ba­jo —en un mo­men­to, Is­rael so­lo los dis­pen­sa­ba pa­ra pa­les­ti- nos ma­yo­res de 22 años y ca­sa­dos con al me­nos dos hi­jos. Sin em­bar­go, 74 em­plea­dos pa­les­ti­nos de So­das­tream cum­plían con esos re­qui­si­tos y es­ta­ban dispuestos a la odi­sea dia­ria. Is­rael les dio per­mi­sos tem­po­ra­rios.

En fe­bre­ro de 2016, Ne­tan­yahu de­jó que esos per­mi­sos ex­pi­ra­ran. Birn­baum di­ce que fue una ma­nio­bra de su ad­mi­nis­tra­ción pa­ra ga­nar pun­tos con el BDS. “Que­rían que cul­pa­ra al BDS por ce­rrar la fá­bri­ca y di­je­ra que, co­mo con­se­cuen­cia, los pa­les­ti­nos per­dían sus tra­ba­jo”, ex­pli­ca. “Pe­ro los pa­les­ti­nos per­die­ron sus em­pleos por el go­bierno is­rae­lí”. Tam­bién critica a la ad­mi­nis­tra­ción por su­ge­rir que la cam­pa­ña de BDS ha­bía te­ni­do im­pac­to en So­das­tream. “Nun­ca hay que dar­le cré­di­to a un gru­po te­rro­ris­ta”, de­cla­ra. So­das­tream subió on­li­ne un video de Birn­baum despidiendo a sus llo­ro­sos em­plea­dos pa­les­ti­nos, di­cién­do­les que no se amar­ga­ran y odia­ran por la for­ma en que ha­bían si­do tra­ta­dos. “In­clu­so aun­que ellos se rin­dan, yo no lo ha­go y us­te­des tam­po­co”, di­ce en el clip.

Du­ran­te el año y me­dio si­guien­te, Birn­baum le in­sis­tió al go­bierno pa­ra que res­tau­ra­ra los per­mi­sos. Tam­bién in­ten­tó man­te­ner a sus em­plea­dos pa­les­ti­nos con una em­pre­sa de pro­duc­ción en Jab’a. La fir­ma se­ría fi­nan­cia­da por So­das­tream pe­ro Bs­ha­rat se­ría el due­ño —de esa for­ma So­das­tream no se­ría acu­sa­da de ope­rar en te­rri­to­rios ocu­pa­dos. Pe­ro se ca­yó. Birn­baum cuen­ta que le hi­zo pre­gun­tar­se si sus em­plea­dos pa­les­ti­nos no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra to­mar esas res­pon­sa­bi­li­da­des. No, res­pon­de Bs­ha­rat. Es por­que re­ci­bió un lla­ma­do de la po­li­cía se­cre­ta de Pa­les­ti­na. Fue a Ra­ma­llah y char­ló con al­gu­nos fun­cio­na­rios, que le di­je­ron de bue­na ma­ne­ra que no ne­ce­si­ta­ba los do­lo­res de ca­be­za que trae­ría se­guir con ese plan. Bs­ha­rat en­ten­dió.

Fi­nal­men­te, Birn­baum ganó a tra­vés de los ca­na­les ofi­cia­les -en par­te por la ame­na­za de sa­car del país la fá­bri­ca de So­da Stream. En ma­yo de 2017 con­tac­tó per­so­nal­men­te a los 74 pa­les­ti­nos y les di­jo que pron­to vol­ve­rían a tra­ba­jar. Bs­ha­rat todavía tie­ne el men­sa­je de tex­to de Birn­baum en su te­lé­fono.

Mien­tras tan­to, So­das­tream es­tá cons­tru­yen­do un cen­tro de vi­si­tan­tes pa­ra aco­mo­dar a los gru­pos de tu­ris­tas eu­ro­peos y es­ta­dou­ni­den­ses que quie­ren ver a los ju­díos y ára­bes de la em­pre­sa con­vi­vien­do en ar­mo­nía. Birn­baum es­tá ha­blan­do con la Cruz Ro­ja In­ter­na­cio­nal pa­ra ar­mar un acuer­do con el go­bierno is­rae­lí que le per­mi­ta con­tra­tar más pa­les­ti­nos, es­ta vez de la blo­quea­da Ga­za. “Ha­ría­mos el trans­por­te, les da­ría­mos tra­ba­jo, les pa­ga­ría­mos suel­dos is­rae­líes, lo que sig­ni­fi­ca­ría ser mul­ti­mi­llo­na­rios en Ga­za”, ex­pli­ca. Y la com­pa­ñía anun­ció un nue­vo pro­duc­to muy ade­cua­do o muy arro­gan­te (o am­bas co­sas) pa­ra una com­pa­ñía basada en Tie­rra San­ta: con­ver­tir agua en vino. Se ha­ce con un con­cen­tra­do de Riesling con so­da fres­ca.

La paz ge­nui­na pa­re­ce elu­si­va. Cuan­do Trump re­co­no­ció a Je­ru­sa­lén co­mo la ca­pi­tal de Is­rael el 6 de di­ciem­bre, fue de lo úni­co que ha­bla­ron Bs­ha­rat y sus com­pa­ñe­ros de via­je mien­tras es­pe­ra­ban en el pun­to de con­trol. “Nues­tro prin­ci­pal mie­do es que es­to lle­ve a una nue­va ron­da de vio­len­cia de am­bos la­dos”, ad­mi­te. Pe­ro Bs­ha­rat di­ce que la de­cla­ra­ción de Trump no lo­gró di­vi­dir a los em­plea­dos de So­das­tream. “To­dos pien­san que fue in­ne­ce­sa­rio”, ase­gu­ra. “Es­pe­ro que es­ta ciu­dad sea la ca­pi­tal de to­dos. De los cris­tia­nos, mu­sul­ma­nes, ju­díos, dru­sos. No im­por­ta a quién”. —— Con Fad­wa Ho­da­li. <BW>

Birn­baum en el cen­tro de ma­nu­fac­tu­ra de So­das­tream en Rahat.

La ins­ta­la­ción es­tá ubi­ca­da en la ciu­dad be­dui­na más gran­de de Is­rael.

La lí­nea de en­sam­bla­do de So­das­tream en Rahat.

6 US$ mi­llo­nes Lo que va­lía So­das­tream en 2007 US$ 1500 mi­llo­nes Ac­tual ca­pi­ta­li­za­ción de mer­ca­do (250 ve­ces más)

Anas Abuha­ni, be­duino, 27 Con­duc­tor de grúa

Shav­tie­llah Fran­klin, sud­afri­ca­na, 21 Em­plea­da de la lí­nea de en­sam­bla­do

Na­bil Bs­ha­rat, pa­les­tino, 43 Ma­nu­fac­tu­ra avan­za­da, pro­duc­ción de vál­vu­las de ci­lin­dro

Na­ta­lia Mis­hin, ru­sa, 46 Ope­ra­ria de la lí­nea de en­sam­bla­do

Avis­had­ye Nap­per, he­breo ne­gro de Atlan­ta, 27 Em­plea­do de pro­duc­ción

Shou­rok Al­kre­na­we, be­dui­na, 23. Ma­na­ger de Con­trol de Ca­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.