¿Tru­deau es­tá per­dien­do su mís­ti­ca?

En la mi­tad de su pri­mer man­da­to, el pri­mer mi­nis­tro se en­fren­ta a una verdadera prue­ba po­lí­ti­ca.

Apertura (Argentina) - - Política Bloomberg Businessweek -

Has­ta aho­ra, Ca­na­dá lo­gró evi­tar el ti­po de tur­bu­len­cia po­pu­lis­ta que pu­so a Do­nald Trump en la Ca­sa Blan­ca. Mu­cho del cré­di­to ya­ce en Jus­tin Tru­deau, el ale­gre y ga­lán pri­mer mi­nis­tro que de­fien­de el li­bre co­mer­cio y re­ci­be a los in­mi­gran­tes. Cul­ti­vó la ima­gen de una Ca­na­dá to­le­ran­te, abier­ta y pro­gre­si­va que tie­ne el ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del Gru­po de los 7.

Fue­ra de Ca­na­dá, pa­re­ce en­vi­dia­ble: un lí­der ca­ris­má­ti­co con un poderoso go­bierno ma­yo­ri­ta­rio y una eco­no­mía só­li­da. Pe­ro, a ni­vel in­terno, el bri­llo se es­tá apa­gan­do. A dos años, una en­cues­ta de la Ca­na­dian Broad­cas­ting Corp. mues­tra su apo­yo en 37,9 por cien­to, ocho pun­tos aba­jo que ha­ce un año pe­ro fuer­te pa­ra el sis­te­ma tri­par­ti­da­rio. Hi­zo una cam­pa­ña aprovechando su es­ti­lo ami­ga­ble, pe­ro los es­cán­da­los del go­bierno da­ña­ron esa ima­gen. Su mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Bill Mor­neau, es­tá ba­jo fue­go por po­seer par­ti­ci­pa­cio­nes sus­tan­cia­les en el ne­go­cio de su fa­mi­lia a tra­vés de una em­pre­sa fan­tas­ma. Una reforma im­po­si­ti­va que hu­bie­ra to­ca­do a los pro­fe­sio­na­les que más ga­nan se ca­yó y el je­fe de Re­cau­da­ción de Tru­deau, Step­hen Bronf­man, es­tá lin­kea­do a un fon­do offs­ho­re en los Pa­ra­di­se Pa­pers.

Tam­bién es­tán re­sur­gien­do las lí­neas de cul­pa del fe­de­ra­lis­mo ca­na­dien­se. Al­gu­nas re­gio­nes del oes­te no se sien­ten re­pre­sen­ta­das por el go­bierno orien­tal de Ca­na­dá. En Que­bec, las iden­ti­da­des po­lí­ti­cas si­guen sien­do pro­fun­das; y en el res­to de la na­ción, las ba­ta­llas fe­de­ra­les-pro­vin­cia­les se es­tán re­ca­len­tan­do so­bre cui­da­do de la sa­lud, cli­ma y le­ga­li­za­ción de ma­rihua­na. La pa­cien­cia de los vo­tan­tes es­tá sien­do pues­ta a prue­ba.

Sus ri­va­les pa­ra 2019 es­tán en su lu­gar: uno es un so­cial­de­mó­cra­ta pro­me­tien­do in­cli­nar los au­men­tos im­po­si­ti­vos pa­ra las em­pre­sas; el otro, un con­ser­va­dor que apo­yó el Bre­xit. Am­bos son más jó­ve­nes que Tru­deau. “No so­mos in­mu­nes” al re­vue­lo po­lí­ti­co, alerta Da­vid Green, di­rec­tor de la Escuela de Eco­no­mía Van­cou­ver de la Uni­ver­si­dad de Bri- tish Co­lum­bia. “Te­ne­mos suer­te”. La in­ves­ti­ga­ción de Green mues­tra que el cre­ci­mien­to sa­la­rial ca­na­dien­se, im­pul­sa­do so­bre to­do por pe­tró­leo, ayu­dó a evi­tar la an­sie­dad y el sen­ti­mien­to an­ti­glo­ba­li­za­ción. Pe­ro nin­gu­na na­ción del Gru­po de los 20 de­pen­de más de los EE.UU., lo que sig­ni­fi­ca que nin­gu­na es­tá más ex­pues­ta a los in­ten­tos de re­ba­lan­ceo de Trump. La úl­ti­ma ron­da de las char­las por el Naf­ta arro­jó po­co pro­gre­so. Y aun­que los da­tos tri­mes­tra­les in­di­can que la eco­no­mía de Ca­na­dá se es­tá ex­pan­dien­do a un rit­mo del 4,5 por cien­to, las pro­yec­cio­nes pa­ra los pró­xi­mos sie­te tri­mes­tres no van más allá del 2 por cien­to. Una en­cues­ta de Na­nos Re­search rea­li­za­da pa­ra Bloom­berg News mues­tra que el des­con­ten­to por el ma­ne­jo de Tru­deau de la eco­no­mía es más al­to en las pra­de­ras. La sen­sa­ción de alie­na­ción ahí es “tí­pi­ca de lo que vi­mos en Eu­ro­pa y los EE.UU., im­pul­sa­do por la eco­no­mía cuan­do es­tá en caí­da y lue­go em­pie­zan a mi­rar las co­sas que di­fi­cul­tan que me­jo­re”, ex­pli­ca Jack Mintz, pro­fe­sor de Po­lí­ti­ca Pú­bli­ca en la Uni­ver­si­dad de Cal­gary. Al­ber­ta es la pro­vin­cia más ri­ca de Ca­na­dá en ca­si to­das las me­di­cio­nes. Sin em­bar­go, lue­go de que el pre­cio del pe­tró­leo se de­rrum­ba­ra en 2014, los des­pi­dos y los fre­nos en el gas­to de ca­pi­tal pu­sie­ron en alerta a los elec­to­res. La pro­pues­ta del pre­cio del carbono de Tru­deau y sus re­tra­sos en la cons­truc­ción de oleo­duc­tos no ayu­dan. En un in­ten­to por cor­te­jar a la cla­se me­dia, Tru­deau re­cor­tó im­pues­tos en 2016 a los que ga­nan en­tre US$ 35.000 y US$ 70.000 y los subió en los que ga­nan más de US$ 157.000. Ex­pan­dió los be­ne­fi­cios de des­em­pleo y creó el Ca­na­da Child Be­ne­fit, que les da has­ta US$ 417 por mes a ca­da ni­ño y cues­ta un ca­tor­cea­vo del pre­su­pues­to fe­de­ral. La an­sie­dad eco­nó­mi­ca en Ca­na­dá es­tá mi­ti­ga­da por una red de se­gu­ri­dad so­cial muy ex­ten­di­da. El dé­fi­cit fe­de­ral es una preo­cu­pa­ción real. El 40 por cien­to de los ca­na­dien­ses quie­re que Tru­deau re­cor­te el dé­fi­cit.

En una ac­tua­li­za­ción del pre­su­pues­to en oc­tu­bre, el go­bierno alo­có dos ter­cios del di­ne­ro ex­ce­den­te del pre­su­pues­to a re­du­cir el dé­fi­cit, con el ter­cio res­tan­te pa­ra pro­gra­mas so­cia­les. Di­jo en ese en­ton­ces Mor­neau, el mi­nis­tro de Fi­nan­zas de Tru­deau: “Si no en­con­tra­mos una for­ma de ha­cer que esas per­so­nas es­tén me­nos an­sio­sas, ¿qué re­sul­ta­dos va­mos a te­ner?”. <BW> —— Josh Win­gro­ve

THE BOTTOM LI­NE. Aun­que­tru­deau se las arre­gló pa­ra pro­yec­tar una ima­gen glo­bal de una Ca­na­dá es­ta­ble y prós­pe­ra, la fo­to no es tan per­fec­ta en su tie­rra.

El apo­yo de Tru­deau es­tá en 37,9 % ocho pun­tos me­nos que ha­ce un año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.