La gen­te que ha­ce

Apertura (Argentina) - - News - Fla­vio Can­ni­lla

La eco­no­mía ar­gen­ti­na se en­cuen­tra en­fras­ca­da en una lu­cha cuer­po a cuer­po con­tra el mal que más la ca­rac­te­ri­zó en los úl­ti­mos 50 años: la in­fla­ción. Se su­ma un ro­sa­rio de de­ba­tes por las­tres no me­nos pe­sa­dos co­mo lo son el dé­fi­cit fis­cal, el ro­jo co­mer­cial, la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad. To­dos, cla­ro es­tá, re­la­cio­na­dos en­tre sí. El Go­bierno apues­ta por lo­grar en­cau­zar el pa­que­te en una sen­da con ten­den­cia po­si­ti­va pa­ra el se­gun­do se­mes­tre. De lo­grar­lo, lle­ga­ría jus­to a tiem­po, no so­lo pa­ra po­der fo­ca­li­zar me­jor ha­cia un 2019 de­ci­si­vo. El or­den de las prio­ri­da­des le per­mi­ti­ría tam­bién bri­llar just in ti­me pa­ra la cul­mi­na­ción del año G-20, del cual la Ar­gen­ti­na es an­fi­trión. An­te ta­les desafíos, fá­cil es per­der de vis­ta las ten­den­cias que to­man fuer­za en la ba­se del mun­do de los ne­go­cios: el uni­ver­so startup.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, la nue­va Ley de Em­pren­de­do­res cum­plía un año. Con el claim em­pren­de­dor in­cor­po­ra­do en el ADN de APER­TU­RA, el da­to nos mo­ti­vó a ha­cer un ba­lan­ce del impacto que ge­ne­ró la pro­mul­ga­ción de la nor­ma. En el ha­ber bri­lla a pri­me­ra vis­ta la ima­gen que de­ja ASEA, la Aso­cia­ción de Em­pren­de­do­res de la Ar­gen­ti­na. Crea­da ha­ce me­nos de dos años, hoy nu­clea a más 11.000 em­pren­de­do­res y cre­ce a una ta­sa men­sual que su­pera los 200 pro­yec­tos nue­vos. El da­to más im­por­tan­te es que la en­ti­dad aglo­me­ra hoy el apo­yo de ca­ta­li­za­do­res co­mo En­dea­vor, el cen­tro de In­no­va­ción de IAE Bu­si­ness School o ace­le­ra­do­ras co­mo Nxt­plabs. El he­cho per­mi­te pen­sar que el eco­sis­te­ma lo­cal co­mien­za –fi­nal­men­te– a ar­ti­cu­lar una pro­yec­ción co­mún,más allá de los es­fuer­zos in­di­vi­dua­les. Por su par­te, en el de­be, que­da re­co­no­cer que a un año de la Ley ape­nas dos de las 24 pro­vin­cias del país im­ple­men­ta­ron la cons­ti­tu­ción de la SAS (so­cie­dad por ac­cio­nes sim­pli­fi­ca­da). To­do eso en un mar­co de cam­bios en el mun­do de los ne­go­cios glo­bal que se su­per­po­nen hoy y que ya im­pac­tan a ni­vel lo­cal. A par­tir de más de 50 en­tre­vis­tas y más de 100 con­tac­tos, en­tre crea­do­res, fun­cio­na­rios, di­ri­gen­tes e in­ver­so­res, el equi­po de no­ta de ta­pa, que in­te­gra­ron Eugenia Igle­sias, An­drés En­gler y Ri­car­do Quesada, com­pu­so una ra­dio­gra­fía del sta­tu quo em­pren­dor que re­ve­la, en­tre otros, el na­ci­mien­to de un nue­vo ADN em­pren­de­dor. Glo­ba­les y co­la­bo­ra­ti­vos, los em­pre­sa­rios del ma­ña­na cam­bia­ron el fo­co. Su for­ta­le­za es un ses­go que ya no mi­ra so­lo el mer­ca­do lo­cal y cu­ya van­guar­dia se ani­ma a pen­sar en una ca­de­na de va­lor que in­clu­ye a la cien­cia, las crip­to­mo­ne­das y la in­no­va­ción abier­ta en­tre sus ejes de ac­ción. Su de­bi­li­dad es la fal­ta de un re­co­no­ci­mien­to man­co­mu­na­do e in­te­gral a ni­vel na­cio­nal que po­ten­cie su de­rra­me ma­cro, más allá de la nor­ma­ti­va. Que­da por ver­se si el sec­tor pú­bli­co lo­gra cap­tar el ver­da­de­ro po­ten­cial de es­te ac­ti­vo cuan­do, a fi­nes de abril, la co­mu­ni­dad em­pren­de­do­ra se reúna en el Con­gre­so na­cio­nal. Has­ta muy pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.