El otro Gal­pe­rin

Miguel, her­mano de Marcos -fun­da­dor de Mer­ca­do­li­bre-, di­ri­ge la cur­tiem­bre fa­mi­liar Sa­de­sa, que fac­tu­ra US$ 350 mi­llo­nes anua­les y pro­vee de cue­ro a mar­cas co­mo Adi­das, Ni­ke y Ralph Lau­ren. Su his­to­ria.

Apertura (Argentina) - - Negocios - Por An­drés En­gler

An­tes de que la puer­ta del ga­ra­je de Mer­ca­do­li­bre se abrie­ra, y de que su co­fun­da­dor, Marcos, en­tra­ra en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo co­mo el ar­gen­tino em­pre­sa­rio mo­de­lo, el ape­lli­do Gal­pe­rin ya es­ta­ba gra­ba­do en cue­ro, en Sa­de­sa, una cur­tiem­bre que, ba­sa­da en Es­pe­ran­za, San­ta Fe, hoy es pu­ra cer­te­za: ca­si 4 mi­llo­nes de cue­ros pro­du­ci­dos por año, dis­tri­bui­dos a tra­vés de sus alian­zas co­mer­cia­les en 18 paí­ses, en una ope­ra­ción que em­plea a 3700 per­so­nas, en plan­tas ubi­ca­das en la Ar­gen­ti­na, Pa­ra­guay, Uru­guay y Tai­lan­dia, con una fac­tu­ra­ción anual que su­pera los US$ 350 mi­llo­nes.

Quien por es­tos días maneja los hi­los de la cur­tiem­bre es Miguel Ale­jan­dro Gal­pe­rin, nieto de Walter Leach, in­mi­gran­te ale­mán-es­ta­dou­ni­den­se y abue­lo ma­terno que fun­dó en 1941 la com­pa­ñía, pri­me­ro una ex­por­ta­do­ra de cue­ro cru­do –ba­sa­da en Bue­nos Ai­res y con­cen­tra­da en ope­ra­cio­nes de tra­ding en Eu­ro­pa– y lue­go, en los prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1960, una ex­por­ta­do­ra de cue­ros azu­les hú­me­dos. No obs­tan­te, fue una dé­ca­da des­pués que el clan Gal­pe­rin vio el ac­tual ne­go­cio: tras la prohi­bi­ción de la ex­por­ta­ción de cue­ros cru­dos, ad­qui­rió Fe­de­ri­co Mi­ners –una cur­tiem­bre crea­da por un agri­cul­tor ale­mán del mis­mo nom­bre, en 1877, en Es­pe­ran­za– e in­gre­só al mer­ca­do de va­lor agregado, es­pe­cial­men­te en el seg­men­to de cal­za­dos. “Éra­mos tra­ders de com­mo­di­ties. Y esa de­ci­sión hi­zo que tu­vié­ra­mos que trans­for­mar­nos en cur­ti­do­res”, re­me­mo­ra Gal­pe­rin, CEO de la em­pre­sa.

Hoy, Sa­de­sa pro­vee cue­ro a las prin­ci­pa­les mar­cas del mun­do: des­de las de­por­ti­vas Ni­ke o Adi­das has­ta Cam­per o Ralph Lau­ren, por ci­tar unas po­cas. En una in­dus­tria más que ato­mi­za­da, son lí­de­res glo­ba­les en cue­ro blan­co pa­ra cal­za­do de­por­ti­vo. Y tan re­co­no­ci­dos son en esa par­te del mer­ca­do que dos mo­de­los de za­pa­ti­llas pue­den cam­biar las ga­nan­cias en un so­lo año. Co­mo lo hi­cie­ron en 2016 las Stan Smith y Superstar, de Adi­das, cuan­do se pu­sie­ron de mo­da al ser uti­li­za­das con tra­jes for­ma­les. “Bá­si­ca­men­te, la pri­me­ra se ha­cía 100 por cien­to con cue­ro nues­tro”, ex­pli­ca Gal­pe­rin, quien aña­de: “Si no hu­bie­se si­do por los dos mo­de­los de za­pa­ti­llas, hu­bié­se­mos estado en la mis­ma si­tua­ción de 2017: una ac­ti­vi­dad nor­mal”. Y un año ha­bi­tual se tra­du­ce en cier­ta ca­pa­ci­dad ocio­sa en las fá­bri­cas, pe­ro no fue el ca­so. “No so­la­men­te no la tu­vi­mos, sino que fui­mos a ha­cer he­chu­ra a co­le­gas. Nos sor­pren­dió a no­so­tros mis­mos de lo bueno que fue”.

Sin em­bar­go, es­tos no son los me­jo­res días pa­ra Sa­de­sa. En­tre otras sor­pre­sas su­fri­das, Adi­das, se­gún cuen­ta Gal­pe­rin, co­men­zó a re­ti­rar el mo­de­lo del mer­ca­do a me­dia­dos de 2016. “Por­que no lo quie­re que­mar. Ob­via­men­te, a ese co­le­ta­zo lo es­ta­mos su­frien­do des­de fi­nes de ese año en ade­lan­te”, ex­pli­ca. El pre­cio del cue­ro, por su par­te, apor­tó lo su­yo: a fi­nes de 2014, y en 2015, su­pe­ró to­das las ex­pec­ta­ti­vas. “Eso hi­zo que ha­ya­mos te­ni­do que su­bir los pre­cios de ven­ta a va­lo­res ré­cord”, di­ce. Apa­re­cie­ron, en­ton­ces, mo­de­los sin cue­ro o con ma­te­ria­les al­ter­na­ti­vos, co­mo de­ri­va­dos del pe­tró­leo o te­ji­dos. “Des­de 2015 en ade­lan­te, la de­man­da del cue­ro pa­ra cal­za­do en el mun­do ha ba­ja­do drás­ti­ca­men­te. Tu­vi­mos ese ve­ra­ni­to de 2016, pe­ro hoy uno ve bo­tas al­tas que ya no son tan al­tas, la ca­pe­lla­da de cue­ro y el bac­king de sin­té­ti­co”, ex­pli­ca. La in­dus­tria au­to­mo­triz, pa­ra la que tam­bién Sa­de­sa pro­vee, tam­po­co se sal­vó, cree Gal­pe­rin. “Te ven­den un au­to co­mo full leat­her in­te­rior, cuan­do en reali­dad tie­ne un cua­dra­di­to de cue­ro, don­de te sen­tás, y to­do lo de­más es sin­té­ti­co”, cri­ti­ca. Los va­lo­res del pe­tró­leo opa­ca­ron aún más la ya os­cu­ra si­tua­ción. “Es­ta­ban a ni­ve­les muy ba­jos”, ar­gu­men­ta.

La fac­tu­ra­ción de Sa­de­sa, ló­gi­ca­men­te, ha caí­do gra­dual­men­te: US$ 420 mi­llo­nes en 2015, US$ 390 mi­llo­nes en 2016 y US$ 350 mi­llo­nes el año pa­sa­do. La ga­nan­cia bru­ta ope­ra­ti­va, con re­la­ción a las ven­tas, pa­só del 18,27 por cien­to en 2016 al 12,57 por cien­to en 2017, se­gún in­for­mó la com­pa­ñía a la Co­mi­sión Na­cio­nal de Va­lo­res (CNV). “Nues­tro pre­cio de ven­ta em­pe­zó a ba­jar, a ba­jar, a ba­jar, a ba­jar, por­que hay que ga­nar mer­ca­do por pre­cio. E, in­du­da­ble­men­te, no lo he­mos lo­gra­do ni si­quie­ra a tra­vés de eso”, con­si­de­ra el eje­cu­ti­vo. La pro­duc­ción de cue­ro, tam­bién, ca­yó: de 3,9 mi­llo­nes en 2016 a 3,7 mi­llo­nes en 2017.

El pro­ce­so de con­so­li­da­ción –achi­que, ajus­te, se­gún quién lea– lle­gó. “His­tó­ri­ca­men­te, tu­vi­mos ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas en cuan­to a mano de obra. Eso cam­bió dra­má­ti­ca­men­te, pe­ro con­tra eso es­ta­mos in­vir­tien­do muy fuer­te­men­te pa­ra con­so­li­dar­nos”, aña­de Gal­pe­rin. Las fá­bri­cas de Sa­de­sa en la Ar­gen­ti­na aho­ra son dos: la de Es­pe­ran­za –San­ta Fe–, don­de tra­ba­jan 850 em­plea­dos, y la de Lo­mas de Za­mo­ra, con más de 600 per­so­nas. La pro­duc­ción de am­bas, por día, lle­ga a los 10.000 cue­ros, can­ti­dad que re­pre­sen­ta el 50 por cien­to del to­tal de la em­pre­sa. Pa­ra ba­jar cos­tos, la com­pa­ñía ven­dió a la cur­tiem­bre Ar­lei una pro­pia, de ve­ge­tal, en Las Tos­cas, que em­plea­ba apro­xi­ma­da­men­te a 150 co­la­bo­ra­do­res. “Con­so­li­da­mos esa pro­duc­ción den­tro de la cur­tiem­bre de Es­pe­ran­za. Por suer­te la gen­te que qui­so se que­dó tra­ba­jan­do con la fir­ma que la com­pró”, di­ce. Sa­de­sa, ade­más, se des­pren­dió de la plan­ta de ter­mi­na­ción ubi­ca­da en Nas­chel –San Luis–, cu­ya pro­duc­ción fue ab­sor­bi­da en gran par­te por las plan­tas de Tai­lan­da y en me­nor me­di­da por la de Es­pe­ran­za. “He­mos

te­ni­do ca­si 2500 per­so­nas en la Ar­gen­ti­na de 20 años pa­ra acá”, re­cuer­da Gal­pe­rin. Hoy, son cer­ca de 1500.

Se­gún se des­pren­de de los do­cu­men­tos pre­sen­ta­dos por la em­pre­sa a la CNV, el 55 por cien­to de las ex­por­ta­cio­nes de Sa­de­sa es­tán des­ti­na­das a Tai­lan­dia, país en el que los Gal­pe­rin cuen­tan con dos fá­bri­cas y un de­pó­si­to, a me­tros del puer­to de Laem Cha­bang. “Allí, bá­si­ca­men­te, con­so­li­da­mos to­do lo que son cue­ros se­mi­ter­mi­na­dos que man­da­mos des­de la Ar­gen­ti­na y des­de Amé­ri­ca la­ti­na pa­ra ter­mi­nar en las plan­tas de Asia. Hoy te­ne­mos que aten­der el ne­go­cio en un mon­tón de paí­ses com­pli­ca­dos, y con vo­lú­me­nes más chi­cos que an­tes”, di­ce. Si an­tes el mo­de­lo era de gran­des can­ti­da­des, en el pre­sen­te In­di­tex (due­ña de Za­ra) ha pre­va­le­ci­do: mu­chos mo­de­los, es­ca­sas can­ti­da­des y con­se­cuen­te­men­te gran re­cam­bio. Los com­pra­do­res, an­te ese fe­nó­meno, re­quie­ren cer­ca­nía del pro­duc­tor. “Des­de Tai­lan­dia es­ta­mos, má­xi­mo, a sie­te días de bar­co de cual­quier país de Asia, que es don­de es­tán pro­du­cien­do nues­tros clien­tes prin­ci­pa­les”.

Por su par­te, el mer­ca­do ar­gen­tino no re­pre­sen­ta más de 10 por cien­to de las ven­tas to­ta­les pa­ra Sa­de­sa. “Lle­gó a ser el 15 por cien­to en la dé­ca­da pa­sa­da, cuan­do te po­nían mu­chas tra­bas pa­ra ex­por­tar. Ba­jó un 25 por cien­to, 30 por cien­to, por­que a las fá­bri­cas de za­pa­tos y los ma­rro­qui­ne­ros, que son nues­tros prin­ci­pa­les clien­tes, les es­tá cos­tan­do mu­cho com­pe­tir”, in­di­ca el eje­cu­ti­vo. La com­pa­ñía ha­bía su­fri­do eso en car­ne pro­pia, cuan­do tra­tó de ob­te­ner ga­nan­cias en el seg­men­to de ter­mi­na­dos. “He­mos he­cho des­de cin­tu­ro­nes has­ta bi­lle­te­ras, agen­das, ma­rro­qui­ne­ría, mon­tu­ras”, cuen­ta. En su mo­men­to, 450 em­plea­dos en Es­pe­ran­za cor­ta­ban y co­ci­na­ban sets pa­ra ar­mar mue­bles en los Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. “Pe­ro tu­vi­mos que ce­rrar, por­que no po­día­mos com­pe­tir. Per­di­mos pla­ta dos años se­gui­dos. Ca­da vez que qui­si­mos agre­gar va­lor en la ca­de­na, per­di­mos mar­gen”, re­cuer­da.

Así co­mo les fue mal con esa avan­za­da en la Ar­gen­ti­na, ha­ce tiem­po los Gal­pe­rin sí fue­ron exi­to­sos al idear una di­ná­mi­ca de mer­ca­do aho­ra uti­li­za­da por to­dos en la in­dus­tria del cue­ro: la no­mi­na­ción, un pro­ce­so a tra­vés del cual las mar­cas eli­gen a los pro­vee­do­res con los que sus fá­bri­cas de con­fec­ción de­ben tra­ba­jar. Pe­ro no siem­pre ha­bía si­do así. “A la mar­ca le cos­tea­ban un pre­cio mu­cho más al­to que el real que ellos pa­ga­ban”, re­fie­re, al ha­blar de los due­ños de las fá­bri­cas. “Les mos­tra­ban ca­li­da­des muy su­pe­rio­res a las que ter­mi­na­ban usan­do. Te­nían una es­truc­tu­ra de sour­cing muy ar­ma­da”, re­cuer­da. El quie­bre se dio con Ree­bok. Er­nes­to Gal­pe­rin, pa­dre de Miguel y ar­tí­fi­ce de la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la com­pa­ñía, se lle­va­ba bien con un im­por­tan­te di­rec­ti­vo de la mar­ca, quien pu­so la es­pal­da an­te el ries­go de pa­li­za co­mer­cial al que los ar­gen­ti­nos se arries­ga­ban. “No­so­tros los va­mos a apo­yar. Qué­den­se tran­qui­los”, les di­je­ron. Tras cier­tas re­sis­ten­cias, el es­ta­blish­ment fa­bril per­dió. “Eso em­pe­zó con un mo­de­lo, si­guió con otro y ter­mi­nó sien­do la for­ma de tra­ba­jar que has­ta el día de hoy las gran­des mar­cas de za­pa­tos de­por­ti­vos usan en el mun­do. Des­pués, em­pe­zó a ser uti­li­za­do por otras mar­cas más ca­sual, co­mo Cam­per, Ralph Lau­ren, que son más chi­cas en vo­lu­men, pe­ro de al­ta ca­li­dad”, cuen­ta.

En pa­ra­le­lo al seg­men­to de cal­za­do, los Gal­pe­rin to­da­vía no de­ja­ron de ma­ne­jar el mer­ca­do de cue­ros pa­ra au­tos, y el 15 por cien­to de la pro­duc­ción de Sa­de­sa es­tá des­ti­na­da a la ta­pi­ce­ría. “No­so­tros ha­ce­mos so­la­men­te el pri­mer pro­ce­so, que es has­ta se­mi­ter­mi­na­do. Los clien­tes, que son cur­tiem­bres, y que no tie­nen el pro­ce­so, cor­tan el cue­ro y lo ven­den a las au­to­mo­tri­ces ter­mi­na­dos”, ex­pli­ca. La em­pre­sa se en­car­ga de ese seg­men­to en Uru­guay, de­bi­do a que allí se con­su­me un ani­mal más gran­de, me­jor pa­ra los ta­pi­ces, mien­tras que los más chi­cos son más ap­tos pa­ra el cal­za­do. “Que es el de me­jor ca­li­dad, en cuan­to a la flor y al po­ro”, di­ce so­bre es­te úl­ti­mo, y agre­ga que la Ar­gen­ti­na es per­fec­ta pa­ra eso: “El 85 por cien­to de los fri­go­rí­fi­cos ar­gen­ti­nos son de con­su­mo, y a no­so­tros nos gus­ta co­mer ani­ma­les chi­cos”, ex­pli­ca. En Uru­guay, al con­tra­rio: el ta­ma­ño ronda los 500 ki­los. “Allí, el 90 por cien­to de los fri­go­rí­fi­cos son de ex­por­ta­ción y de ani­ma­les pe­sa­dos”. La em­pre­sa ha­ce ba­se en Pay­san­dú, en la fá­bri­ca Pay­cue­ros.

Sa­la­di­to

Marcos Gal­pe­rin, ha­ce no mu­cho, pió a tra­vés de Twit­ter su de­seo de una pron­ta re­for­ma la­bo­ral. Y, en IDEA, jun­to a Pao­lo Roc­ca, con­fir­mó su pa­re­cer: “Es su­per­prio­ri­ta­ria”. Su her­mano, Miguel, pien­sa pa­re­ci­do so­bre el cos­to ar­gen­tino. “Es un te­ma se­rio”, afir­ma, y ba­sa su opi­nión en los nú­me­ros que, se­gún él, su­fre la in­dus­tria cur­ti­do­ra: un ope­ra­rio en la Ar­gen­ti­na cues­ta US$ 2300 men­sua­les en pro­me­dio; en Tai­lan­dia, US$ 350. “Pe­ro, ol­vi­dé­mo­nos de Asia: Bra­sil, US$ 800; Mé­xi­co, US$ 450; Pa­ra­guay, US$ 900; Uru­guay, US$ 1200. Allí, si te ba­ja la pro­duc­ción –por­que te ba­jan las ven­tas 30 por cien­to, 40 por cien­to, co­mo nos es­tás su­ce­dien­do hoy–, po­dés man­dar al 30 por cien­to de tu gen­te a se­gu­ro de pa­ro, que co­bra el 80 por cien­to de su sa­la­rio, y a la em­pre­sa le sa­le ce­ro. Son he­rra­mien­tas que sir­ven mu­cho pa­ra com­pe­tir afue­ra y que la­men­ta­ble­men­te la Ar­gen­ti­na no tie­ne”. A ni­vel lo­cal, di­ce tex­tual­men­te el em­pre­sa­rio, la com­bi­na­ción es “ne­fas­ta”, por dos ra­zo­nes: “No es so­la­men­te cuán ca­ro uno pa­ga, sino lo que uno re­ci-

be por eso, que preo­cu­pa”.

En las fá­bri­cas, in­for­ma, el au­sen­tis­mo cre­ció ex­po­nen­cial­men­te du­ran­te el úl­ti­mo tiem­po. “Cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar aquí, ha­ce 30 años, cuan­do su­pe­ra­ba el 2 por cien­to al­go pa­sa­ba: ha­bía una epi­de­mia, una fie­bre. Era im­po­si­ble. Hoy, nos cues­ta ba­jar el 10 por cien­to. Ve­ni­mos del 13, 14 por cien­to”, ac­tua­li­za.

La ro­bó­ti­ca lle­ga a las fá­bri­cas, pe­ro plan­tea una cuen­ta de su­ma ce­ro: si en­tra, el cue­ro se que­da afue­ra. “Hay cal­za­do que ya vie­ne con in­yec­ción, mol­des que se ar­man con un glo­bo, sin cos­tu­ra. El cue­ro no es com­pa­ti­ble con to­do eso. El gran vo­lu­men es­tá ba­jan­do, en­ton­ces”, dis­tin­gue. Pa­ra las cur­tiem­bres el ni­cho que va que­dan­do es el de me­dia o al­ta con­fec­ción. “Don­de los di­se­ña­do­res quie­ren ha­cer al­go más ela­bo­ra­do, y lo ha­cen con una mano de obra un po­co más in­ten­si­va, usan­do cue­ro”, des­ta­ca. De to­das ma­ne­ras, en los úl­ti­mos años, se­gún Gal­pe­rin, Sa­de­sa ha in­ver­ti­do más de US$ 30 mi­llo­nes en cam­bios tec­no­ló­gi­cos. “En má­qui­nas nue­vas, que usan me­nos ener­gía y agua, don­de es­tá to­do compu­tari­za­do. Uno pue­de te­ner una per­so­na bien en­tre­na­da que maneja cua­tro má­qui­nas, en vez de una per­so­na por má­qui­na. A la gen­te, por suer­te, la pu­di­mos ir re­ubi­can­do”, ase­gu­ra.

El te­ma me­dioam­bien­tal, tam­bién, le de­man­da bas­tan­te tiem­po –y di­ne­ro– al CEO de Sa­de­sa. “El clien­te hoy no so­lo mi­ra el pro­duc­to, sino que tam­bién em­pie­za a ir ha­cia atrás, a ver có­mo tra­tan el me­dioam­bien­te los pro­vee­do­res. Y creo que to­do eso, esa tra­za­bi­li­dad, va a ser ca­da vez más exi­gen­te”, opi­na. Ahí es don­de, su­po­ne Gal­pe­rin, Sa­de­sa sa­ca cha­pa an­te los com­pra­do­res, en com­pa­ra­ción con otras em­pre­sas y paí­ses. “Quie­nes les ofre­cen un pro­duc­to a mi­tad de pre­cio, pe­ro que no tie­nen una plan­ta de tra­ta­mien­to de efluen­tes de pri­mer ni­vel mun­dial, di­rec­ta­men­te no es­tán ca­li­fi­ca­dos pa­ra ven­der­les. Las mar­cas sa­ben eso”, sen­ten­cia. Los clien­tes pres­tan aten­ción –en­tre otras co­sas– a que Sa­de­sa sea par­te de Leat­her Wor­king Group (LWG), con­glo­me­ra­do in­te­gra­do por más de 100 miem­bros lí­de­res de la in­dus­tria del cue­ro. El año pa­sa­do, la plan­ta de Lo­mas de Za­mo­ra re­ci­bió la cer­ti­fi­ca­ción Gold da­da por LWG, ga­lar­dón que ya os­ten­ta­ban las fá­bri­cas tai­lan­de­sas de Se­na y Ka­bin­bury y la ar­gen­ti­na de Es­pe­ran­za, mien­tras que la uru­gua­ya y pa­ra­gua­ya ha­bían sa­ca­do pla­ta. Se­gún los da­tos de la com­pa­ñía, el 40 por cien­to del agua uti­li­za­da es re­ci­cla­da, sus fuen­tes de ener­gía son re­no­va­bles, y la ba­su­ra es re­cu­pe­ra­da pa­ra ge­ne­rar nue­va ener­gía; ade­más, el pe­lo re­sul­tan­te del pro­ce­so de pe­lam­bre es usa­do pa­ra ge­ne­rar fer­ti­li­zan­tes, y el scrap del cue­ro –lo res­tan­te– es re­ci­cla­do.

En 2016, dos de los mo­de­los más ven­di­dos de Adi­das tra­je­ron ali­vio al ne­go­cio de Sa­de­sa. Las Stan Smith se ha­cen 100 por cien­to con cue­ro de la com­pa­ñía ar­gen­ti­na.

Pren­di­do fue­go

Gal­pe­rin ad­mi­te que la ma­te­ria pri­ma ar­gen­ti­na es de bue­na ca­li­dad, y que es uti­li­za­da por las prin­ci­pa­les mar­cas del mun­do; pe­ro se sin­ce­ra al com­pa­rar­la con la ca­li­dad del cue­ro de otros paí­ses. “Con el eu­ro­peo o es­ta­dou­ni­den­se, es muy in­fe­rior”, opi­na, y afir­ma: “La ca­li­dad se ha de­te­rio­ra­do mu­chí­si­mo en los úl­ti­mos 20 años”. Los te­rri­to­rios don­de el ga­na­do ar­gen­tino es cria­do tie­ne que ver con eso, es­pe­cial­men­te des­pués de que la agri­cul­tu­ra des­pla­zó a la ga­na­de­ría a te­rri­to­rios mar­gi­na­les, don­de abun­dan los in­sec­tos, pa­rá-

“El cue­ro ar­gen­tino es muy in­fe­rior al eu­ro­peo y al es­ta­dou­ni­den­se. La ca­li­dad se de­te­rio­ró mu­chí­si­mo en los úl­ti­mos 20 años”.

si­tos o el es­pi­ni­llo. Y al­go que es pu­ra res­pon­sa­bi­li­dad del hom­bre: las mar­cas de fue­go. “Al­go que no se pue­de erra­di­car, in­creí­ble­men­te”, agre­ga. En al­gu­nas oca­sio­nes el cue­ro su­fre has­ta cin­co se­llos, al pasar por dis­tin­tos es­ta­dios – tras­la­do, ven­ta, se­gun­da ven­ta, por ci­tar tres–, cuan­do en los Es­ta­dos Uni­dos, al es­tar en en­gor­de –o feed­lot–, no po­see nin­gu­na; o en Eu­ro­pa, don­de más de la mi­tad del año los ani­ma­les es­tán den­tro de barns.

“Por­que no pue­den sa­lir. Y le co­no­cen el nom­bre y ape­lli­do a ca­da va­ca”, com­pa­ra.

La so­lu­ción al pro­ble­ma ar­gen­tino, cree el em­pre­sa­rio, re­si­de en los in­cen­ti­vos, da­do que el pro­duc­tor –el en­car­ga­do de la sa­ni­dad del ani­mal– no re­ci­be un pe­so por el cue­ro; su re­mu­ne­ra­ción es­tá ba­sa­da en los li­tros de le­che que dé su ani­mal o en los ki­los que pe­se, pa­ra su pos­te­rior ma­tan­za. “El cue­ro es un ne­go­cio en­tre el due­ño del fri­go­rí­fi­co y las cur­tiem­bres. El pro­duc­tor es­tá en la tri­bu­na”, agre­ga Gal­pe­rin. Pa­ra que el par­ti­do de­je de ser ne­ga­ti­vo –al me­nos, pa­ra las cur­tiem­bres–, cree que se­ría ne­ce­sa­rio que un ár­bi­tro es­ta­ble­cie­ra pre­mios y cas­ti­gos: los pri­me­ros, pa­ra los que cui­dan el cue­ro; los se­gun­dos, pa­ra los que no lo ha­gan. “Te­ne­mos que en­con­trar la for­ma de por lo me­nos em­pe­zar con las mar­cas de fue­go, y des­pués ver có­mo ha­ce­mos pa­ra que el pro­duc­tor que es efi­cien­te y tra­ba­ja bien sea pre­mia­do”.

Pe­ro la re­la­ción con los fri­go­rí­fi­cos no es­tá en su me­jor mo­men­to. “No­so­tros no te­ne­mos for­ma de lle­gar al pro­duc­tor di­rec­ta­men­te. Pe­ro, por otro la­do, yo no sé cuán­to le in­tere­sa al fri­go­rí­fi­co que el pro­duc­tor se­pa, o no, cuán­to co­bran ellos por el cue­ro”, des­li­za. Y, sin que na­die le ha­ga men­ción de la cues­tión, sa­ca el te­ma que coop­ta la aten­ción en las in­dus­trias fri­go­rí­fi­ca y de cur­tiem­bre: el de­re­cho a la ex­por­ta­ción de cue­ros cru­dos, que ba­jó del 15 al 10 por cien­to en 2016, y que ge­ne­ró que, tras ha­ber si­do ex­por­ta­dos 100.000 cue­ros sin pro­ce­sar ese año, el nú­me­ro de en­víos al ex­te­rior as­cen­die­ra a 400.000 en 2017, se­gún los da­tos que ha­ce po­co re­par­tía Ariel Agui­lar, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra In­dus­trial de las Ma­nu­fac­tu­ras de Cue­ro y Afi­nes.

“Si los fri­go­rí­fi­cos quie­ren ex­por­tar cue­ros, tie­nen mil po­si­bi­li­da­des: pue­den com­prar cur­tiem­bres, ha­cer una... Hay gru­pos fri­go­rí­fi­cos, co­mo Co­to, que ex­por­tan sus cue­ros se­mi­ter­mi­na­dos. Si no quie­ren ha­cer to­do, y no quie­ren in­ver­tir en el país, y quie­ren ex­por­tar sus cue­ros sa­la­dos, que pa­guen el de­re­cho, co­mo lo ha­ce la so­ja”. El ar­gu­men­to del lobby de la cur­tiem­bre que ha­ce su­yo Gal­pe­rin es el si­guien­te: “¿Qué que­re­mos: vol­ver a la épo­ca de la co­lo­nia, don­de se ma­ta­ban a los ani­ma­les pa­ra ex­por­tar los cue­ros? Va­mos a pasar de ex­por­tar US$ 800 mi­llo­nes a ex­por­tar US$ 250 mi­llo­nes; y, en vez de agre­gar va­lor, va­mos a agre­gar cos­to, que es la sa­la­zón”. Se­gún Gal­pe­rin, se es­tá ex­por­tan­do sin va­lor agregado el 10 por cien­to de los cue­ros cru­dos. “His­tó­ri­ca­men­te, era ce­ro. Quie­re de­cir que nues­tros ve­ci­nos, y Asia, es­tán com­pran­do cue­ros cru­dos acá, pa­gan­do el im­pues­to que hay que pa­gar pa­ra sa­car­los, cur­tién­do­los en su país y sa­lien­do a com­pe­tir con no­so­tros. Y son mu­cho más com­pe­ti­ti­vos”, cri­ti­ca. Se que­ja de la si­tua­ción, sí, pe­ro es­tá ha­cien­do lo mis­mo que los ex­tran­je­ros. “Me da ver­güen­za de­cir­lo, pe­ro lo ten­go que de­cir: es­ta­mos ex­por­tan­do cue­ros sa­la­dos a Pa­ra­guay, a nues­tra plan­ta allí, pa­gan­do el im­pues­to. Los curto en Pa­ra­guay, los man­do a Asia, y me sa­le más ba­ra­to que ha­cer­lo en la Ar­gen­ti­na”.

Los Gal­pe­rin co­no­cen de cer­ca a los fri­go­rí­fi­cos: en la dé­ca­da de 1970, cuan­do pa­sa­ron de ven­der com­mo­di­ties a con­ver­tir­se en cur­ti­do­res, con­ta­ban con la re­pre­sen­ta­ción de to­da la ex­por­ta­ción de car­ne ar­gen­ti­na a Ru­sia. “Y mu­chí­si­mas ve­ces tu­vi­mos pro­pues­tas pa­ra en­trar al ne­go­cio de la car­ne, y nun­ca qui­si­mos ha­cer­lo, por­que no veía­mos con bue­nos ojos te­ner que com­pe­tir con­tra pro­vee­do­res nues­tros”, re­cuer­da. Hoy, la em­pre­sa man­tie­ne la mis­ma fi­lo­so­fía. “Te­ne­mos bas­tan­te con la par­te nues­tra”, di­ce, y cie­rra la puer­ta a nue­vos ne­go­cios.

“Siem­pre fui­mos una fa­mi­lia de per­fil ba­jo y lo se­gui­mos sien­do. No nos gus­ta es­tar en el can­de­le­ro”, afir­ma, y di­ce que su her­mano es pa­re­ci­do, aun­que de vez en cuan­do lo en­can­di­len los flas­hes. “Su tra­ba­jo así lo exi­ge. Y, ade­más, no so­lo su tra­ba­jo, sino to­do lo bien que le ha ido ha­ce que de al­gu­na ma­ne­ra lo pon­gan co­mo ejem­plo en un mon­tón de lu­ga­res. Pa­ra no­so­tros es un gran or­gu­llo”.

Pa­ra des­pe­dir­se, ad­vier­te que la si­tua­ción del mer­ca­do lo­cal de cue­ros pue­de em­peo­rar si el Estado no in­ter­vie­ne. “Si to­man una de­ci­sión equi­vo­ca­da, creo que la­men­ta­ble­men­te la in­dus­tria cur­ti­do­ra ar­gen­ti­na des­apa­re­ce en el cor­to pla­zo”. A lo me­jor, el mer­ca­do li­bre so­lo sea pa­ra el e-com­mer­ce.

Adi­das Superstar

Adi­das Stan Smith

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.