Una app que vie­ne con una co­ci­na

De­li­ve­roo es­tá em­pu­jan­do una so­lu­ción po­co or­to­do­xa al ne­go­cio de de­li­very de co­mi­da mien­tras lu­cha por ga­nar di­ne­ro.

Apertura (Argentina) - - Tecnología -

Las apps de en­tre­ga de di­ne­ro no ga­nan pla­ta. Esa es una de las lec­cio­nes que apren­die­ron los in­ver­so­res de ca­pi­tal de ries­go, a me­di­da que el ce­men­te­rio de star­tups se lle­nó de nom­bres co­mo Sprig, Jinn y Ta­ke Eat Easy. A pe­sar del mer­ca­do de US$ 100.000 mi­llo­nes, los már­ge­nes son muy chi­cos o inexis­ten­tes, y las apps no lo­gra­ron ob­te­ner mu­cha más efi­cien­cia de un al­go­rit­mo de lo­gís­ti­ca que tra­ta de or­ga­ni­zar los pe­di­dos de los res­tau­ran­tes den­tro del ra­dio de de­li­very de un con­su­mi­dor.

De­li­ve­roo, uno de los star­tups más gran­des de Eu­ro­pa, es­tá tra­yen­do una can­ti­dad de di­ne­ro sin pre­ce­den­tes pa­ra man­te­ner­se. Des­co­no­ci­da en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, al que evi­ta, la fir­ma de cin­co años ba­sa­da en Londres es ubi­cua en las capitales eu­ro­peas, es­tá dis­po­ni­ble en 200 ciu­da­des y cua­tro con­ti­nen­tes, y jun­tó un po­co me­nos de US$ 1000 mi­llo­nes en fi­nan­cia­mien­to de in­ver­so­res co­mo T. Ro­we Pri­ce Group y Fi­de­lity In­ves-

tments. Es­tá des­em­bol­san­do di­ne­ro en una se­rie de co­ci­nas que les al­qui­la a res­tau­ran­tes in­tere­sa­dos en ex­pan­dir sus ser­vi­cios de de­li­very. Abrió 105 de es­tos es­pa­cios de co­ci­na del ta­ma­ño de un con­tai­ner, ca­da uno pa­ra cer­ca de cin­co co­ci­ne­ros, en una do­ce­na de ciu­da­des, y en los pró­xi­mos me­ses anun­cia­rá más. Es par­te de un plan que in­clu­ye la lle­ga­da a la In­dia, mien­tras se en­fren­ta a ri­va­les co­mo Ama­zon, De­li­very He­ro y Uber Eats, en­tre otros.

De­li­ve­roo di­ce que sus co­ci­nas, pen­sa­das pa­ra ayu­dar a los res­tau­ran­tes po­pu­la­res a ma­ne­jar sus en­tre­gas, lle­gan a los con­su­mi­do­res que no te­nían su­fi­cien­tes op­cio­nes de ca­li­dad cer­ca. “La me­ta es ayu­dar a los res­tau­ran­tes a ex­pan­dir­se a zo­nas a las que no con­si­de­ra­rían ir”, ex­pli­ca Rohan Prad­han, el VP que su­per­vi­sa esa es­tra­te­gia. En el es­ta­cio­na­mien­to de una cer­ve­ce­ría ce­rra­da en Cam­ber­well, Londres, hay co­ci­nas pa­ra co­mi­da in­dia y tai­lan­de­sa, po­llo al spie­do, ham­bur­gue­sas y piz­za.

Cuan­do los clien­tes ha­cen pe­di­dos, la app im­pri­me tic­kets que les di­cen a los co­ci­ne­ros cuán­to tiem­po tie­nen pa­ra te­ner lis­ta la co­mi­da, y un em­plea­do les da los pe­di­dos a los con­duc­to­res. To­do es­tá di­se­ña­do pa­ra mi­ni­mi­zar los cos­tos que ha­cen que los ne­go­cios de los res­tau­ran­tes sean com­pli­ca­dos. Cuan­do el cli­ma es ma­lo o hay un even­to gran­de en la TV, el pi­co de la ce­na sig­ni­fi­ca 200 pe­di­dos por ho­ra, di­ce De­li­ve­roo.

“Po­de­mos pre­pa­rar y co­ci­nar una piz­za en tres mi­nu­tos”, ase­gu­ra Joe Moo­re, el due­ño de 27 años de Crust Bros. Uno de los pri­me­ros ne­go­cios en el es­ta­cio­na­mien­to de Cam­ber­well, el de Moo­re es un food truck en el cual un cuarto de las ven­tas aho­ra pro­vie­ne de De­li­ve­roo y es­tá abrien­do otra co­ci­na so­lo de de­li­very. De­li­ve­roo se ha­ce car­go de los cos­tos de to­das las co­ci­nas.

La com­pa­ñía di­ce que re­cu­pe­ra­rá sus in­ver­sio­nes ya sea a tra­vés de fees de lea­sing o acuerdos de fac-

tu­ra­ción com­par­ti­da, y que se­lec­cio­nó a los so­cios con mu­cho cui­da­do a par­tir de los da­tos de de­li­very. Ka­ram Set­hi, due­ño de Trish­na, de Londres, que tie­ne una es­tre­lla Mi­che­lin, abrió el año pa­sa­do jun­to a De­li­ve­roo Mo­tu, so­lo pa­ra de­li­very. “Los gas­tos cier­ta­men­te no son tan al­tos”, ad­mi­te Set­hi. Se su­mó por­que los da­tos de De­li­ve­roo mos­tra­ban “una de­man­da al­ta por el pro­duc­to y una au­dien­cia con el in­gre­so dis­po­ni­ble que iba a ha­cer pe­di­dos”.

Prad­han, exe­je­cu­ti­vo de Ama­zon que ayu­dó a crear su ser­vi­cio de de­li­very en una ho­ra, di­ce que los due­ños de res­tau­ran­tes no ne­ce­si­tan lo­ca­les tí­pi­cos si los co­men­sa­les pue­den des­cu­brir sus co­mi­das online. In­clu­so Do­mino’s Piz­za es­tá dis­fru­tan­do de un re­na­cer im­pul­sa­do por la app.

Las co­ci­nas de De­li­ve­roo no con­quis­ta­ron a los ve­ci­nos, al­gu­nos de los cua­les se que­ja­ron so­bre el trá­fi­co y el rui­do. En Londres, un con­se­jo lo­cal ame­na­zó con ce­rrar las ope­ra­cio­nes en Cam­ber­well has­ta que el start up ob­ten­ga los per­mi­sos ne­ce­sa­rios (De­li­ve­roo di­ce que tie­ne una li­cen­cia y es­tá ne­go­cian­do un com­pro­mi­so). En Eu­ro­pa, la fir­ma tam­bién es­tá lu­chan­do por man­te­ner a sus con­duc­to­res cla­si­fi­ca­dos co­mo con­tra­ta­dos, con las me­no­res pro­tec­cio­nes que eso im­pli­ca, in­clu­so des­pués de que un re­gu­la­dor la­bo­ral del Reino Uni­do ayu­da­ra a de­rro­tar un es­fuer­zo sin­di­cal en no­viem­bre.

El prin­ci­pal in­te­rro­gan­te son los már­ge­nes. De­li­ve­roo di­ce que es ren­ta­ble en va­rias ciu­da­des que no re­ve­la, pe­ro las pér­di­das anua­les se cua­tri­pli­ca­ron, a US$ 176 mi­llo­nes, so­bre ven­tas de US$ 176 mi­llo­nes en 2016, los úl­ti­mos nú­me­ros mos­tra­dos. Si re­sul­tan exi­to­sas, las co­ci­nas po­drían au­men­tar los vo­lú­me­nes de en­tre­gas. De­li­ve­roo es­tá sien­do ob­ser­va­da co­mo ca­so tes­ti­go de una in­dus­tria que Su­cha­ri­ta Ko­da­li, ana­lis­ta de Fo­rres­ter Re­search, di­ce que tie­ne fa­llas es­truc­tu­ra­les. “To­do se re­du­ce a cuán­ta gen­te es­tá dis­pues­ta a pa­gar por el ser­vi­cio. No son tan­tos”, con­clu­ye. <BW> —— Adam Sa­ta­riano

THE BOT­TOM LI­NE. De­li­ve­roo, que al­qui­la co­ci­nas pa­ra de­li­very, jun­tó ca­si US$ 500 mi­llo­nes en fi­nan­cia­mien­to el año pa­sa­do, pe­ro per­dió US$ 176 mi­llo­nes en 2016.

De­li­ve­roo abrió 105 co­ci­nas del ta­ma­ño de un con­tai­ner que al­qui­la a res­tau­ran­tes que bus­can ex­pan­dir sus ser­vi­cios de de­li­very.

Ca­da co­ci­na es lo su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra unos cin­co co­ci­ne­ros; cuan­do los clien­tes ha­cen los pe­di­dos, la app im­pri­me tic­kets que les di­cen a los co­ci­ne­ros cuán­to tiem­po tie­nen pa­ra pre­pa­rar la co­mi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.