Fue­go Ami­go

Cie­rra sus fron­te­ras. Gol­pea vie­jas alian­zas. Trump pu­so en mar­cha la “gue­rra co­mer­cial” con Chi­na. Cuá­les pue­den ser las con­se­cuen­cias glo­ba­les.

Apertura (Argentina) - - Negocios -

En épo­cas de ten­sión, ca­da país eli­ge sus ar­mas. Mien­tras Corea del Nor­te ame­na­za con des­ple­gar su ejér­ci­to de bom­bas nu­clea­res so­bre las ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, el pre­si­den­te Do­nald Trump acu­de a la vie­ja tác­ti­ca de des­es­ta­bi­li­za­ción eco­nó­mi­ca que ya uti­li­za­ron ex­co­le­gas del Ala Oes­te, co­mo Jimmy Car­ter o Geor­ge W. Bush: la gue­rra del co­mer­cio. Así fue que, el 1° de mar­zo, Trump dio el pri­mer ba­ta­ca­zo al anun­ciar aran­ce­les del 25 por cien­to pa­ra las im­por­ta­cio­nes de ace­ro y 10 por cien­to pa­ra el alu­mi­nio con el fin de pro­te­ger, se­gún el co­mu­ni­ca­do ofi­cial, los in­tere­ses de la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Al prin­ci­pio, la de­ci­sión gol­pea­ba a vie­jos alia­dos. Pe­ro, al in­cluir ex­cep­cio­nes co­mo Mé­xi­co, Ca­na­dá, la Unión Eu­ro­pea y tam­bién la Ar­gen­ti­na, la Ca­sa Blan­ca de­jó en cla­ro ha­cia dón­de apun­ta la me­di­da: Chi­na. El ata­que si­guió es­ca­lan­do al cie­rre de es­te nú­me­ro, cuan­do la Ofi­ci­na del Re­pre­sen­tan­te de Co­mer­cio pu­bli­có una lis­ta de 1300 pro­duc­tos pro­ve­nien­tes del país asiá­ti­co, mu­chos de ellos tec­no­ló­gi­cos, a los que pro­me­te apli­car un aran­cel del 25 por cien­to en re­pre­sa­lia por la –se­gún Trump– apro­pia­ción de pro­pie­dad in­te­lec­tual de em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses por par­te de Chi­na du­ran­te dé­ca­das. La res­pues­ta del gi­gan­te orien­tal de­mo­ró un día: anun­ció que tam­bién im­pon­drá aran­ce­les del 25 por cien­to a 106 pro­duc­tos ma­de in USA, en­tre ellos, so­ja, avio­nes, au­tos y quí­mi­cos. Pa­ra al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, las ra­zo­nes que lle­va­ron a Trump a em­pe­zar es­ta gue­rra son in­cier­tas, ya que ca­re­cen de sen­ti­do eco­nó­mi­co. Cuan­do un país cie­rra la frontera de sus in­dus­trias crea un sis­te­ma de ga­na­do­res y per­de­do­res. En el ca­so del ace­ro, por ejem­plo, la ta­ri­fa en­ca­re­ce a la im­por­ta­ción del bien e in­cen­ti­va a que las em­pre­sas que uti­li­zan al ace­ro co­mo in­su­mo de­ban com­prar­lo a pro­duc­to­res

a un pre­cio ma­yor y, po­si­ble­men­te, de peor ca­li­dad. “Por lo me­nos en equi­li­brio par­cial, los sec­to­res que uti­li­zan al ace­ro co­mo in­su­mo le van a au­men­tar los cos­tos de pro­duc­ción”, di­ce Fer­nan­do Ma­ren­go, so­cio de Arria­zu.

Tras el pri­mer anun­cio, Ca­na­dá, Bra­sil, Corea del Sur y Mé­xi­co, los ma­yo­res par­ti­ci­pan­tes en la tor­ta to­tal de im­por­ta­cio­nes de ace­ro es­ta­dou­ni­den­se con un 17, 14, 10 y 9 por cien­to de share, res­pec­ti­va­men­te, que­da­ron ex­cep­tua­dos de la me­di­da. Tam­bién fue ex­clui­da tem­po­ra­ria­men­te la Ar­gen­ti­na tan­to en ace­ro co­mo alu­mi­nio aun­que, en el pri­mer ru­bro, so­lo ten­ga una participación del 0,6 por cien­to. Así, el país lo­gró pro­te­ger ex­por­ta­cio­nes por US$ 770 mi­llo­nes, pro­ve­nien­tes de las dos prin­ci­pa­les pro­duc­to­res na­cio­na­les: Aluar y Te­chint. Por el con­tra­rio, con un share en las im­por­ta­cio­nes del 8 y 2 por cien­to, que­da­rían ata­dos a los aran­ce­les Ru­sia y Chi­na.

Es­ta di­rec­ción que po­dría to­mar en el ace­ro y el alu­mi­nio va en con­tra de lo que pre­ten­de Trump. El man­da­ta­rio mues­tra preo­cu­pa­ción por el enor­me dé­fi­cit co­mer­cial (en 2017, US$ 566.000 mi­llo­nes) que acu­mu­la los Es­ta­dos Uni­dos. A su jui­cio, la for­ma de des­ar­mar esa bo­la es a tra­vés de ta­ri­fas al con­su­mo de bienes del ex­te­rior. Fue la his­tó­ri­ca jus­ti­fi­ca­ción de go­bier­nos pro­tec­cio­nis­tas. No obs­tan­te, al­gu­nos eco­no­mis­tas creen que los ar­gu­men­tos eco­nó­mi­cos del ex em­pre­sa­rio in­mo­bi­lia­rio se con­tra­di­cen.

Que un país ten­ga dé­fi­cit co­mer­cial no sig­ni­fi­ca, ne­ce­sa­ria- men­te, una ma­la no­ti­cia. Pe­ro, lo que ge­ne­ra aún más rui­do es que Trump no di­ri­ge a cual­quier país, sino a la ma­yor po­ten­cia mun­dial y pro­vee­do­ra de la mo­ne­da que se uti­li­za co­mo uni­dad de cuen­ta en ca­si to­dos los in­ter­cam­bios de bienes y ser­vi­cios. “¿Es­to que ge­ne­ra? Que a me­di­da que el in­ter­cam­bio co­mer­cial va cre­cien­do el mun­do ne­ce­si­ta más dó­la­res. La úni­ca eco­no­mía que emi­te dó­la­res es la es­ta­dou­ni­den­se y la for­ma que el res­to del mun­do pue­de con­se­guir­los es in­ter­cam­bian­do bienes y ser­vi­cios”, ex­pli­ca Ma­ren­go. Y con­clu­ye: “En­ton­ces, es­to ha­ce que Es­ta­dos Uni­dos es­té con­de­na­do a te­ner dé­fi­cit co­mer­cial. Es la úni­ca for­ma que tie­ne de fi­nan­ciar la de­man­da de dó­la­res del res­to del mun­do”.

En se­gun­do lu­gar, las ta­ri­fas a las im­por­ta­cio­nes po­drían te­ner un efec­to con­trac­ti­vo so­bre los sal­dos ex­ter­nos. Es­to se de­be a que el aran­cel en­ca­re­ce los in­su­mos de va­rias in­dus­trias, las cua­les, al su­bir sus cos­tos de pro­duc­ción, de­be­rán tras­la­dar par­te de ese au­men­to al pre­cio fi­nal. La con­se­cuen­cia es evi­den­te: em­peo­ra­ría la com­pe­ti­ti­vi­dad de cier­tos sec­to­res en el mer­ca­do ex­terno y las ex­por­ta­cio­nes po­drían caer. Es­to ha­ce que los nú­me­ros ro­jos de la cuen­ta co­rrien­te co­rran el ries­go de en­san­char­se, en vez de me­jo­rar.

Los hom­bres ol­vi­da­dos de Trump

En la fo­to apa­re­ce ves­ti­do de jean y cam­pe­ra de cue­ro, pe­ro lo que real­men­te dis­tin­gue a Vo­nie Long, pre­si­den­te de la Unión de Tra­ba­ja­do­res de Ace­ro de Es­ta­dos Uni­dos, es el cas­co ama­ri­llo que lle­va pues­to con or­gu­llo. Ac­tual­men­te, di­ri­ge la plan­ta de ace­ro de Pit­ts­burgh East que, cuen­ta, su­po em­plear a 8000 per­so­nas que la lle­vó a pro­veer de in­su­mos a cons­truc­cio­nes icó­ni­cas co­mo el World Tra­de Cen­ter. “Aho­ra so­mos 560 em­plea­dos”, di­ce Long en una no­ta de la re­vis­ta Ti­me. Al igual que la gran ma­yo­ría de sus com­pa­ñe­ros, Long es el tí­pi­co tra­ba­ja­dor blan­co de cla­se me­dia que se sin­tió iden­ti­fi­ca­do con las pro­me­sas que da­ba Trump en cam­pa­ña. No obs­tan­te, en un año de man­da­to, la in­dus­tria del ace­ro es­ta­dou­ni­den­se si­gue con los mis­mos pro­ble­mas. Con una so­bre­ofer­ta de ace­ro de 700 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les que Chi­na vuel­ca en el mer­ca­do, la com­mo­dity se in­ter­cam­bia a un pre­cio de dum­ping y ha­ce que la ren­ta­bi­li­dad del ru­bro es­té por el sue­lo. En paí­ses don­de los suel­dos son re­la­ti­va­men­te ele­va­dos, la con­se­cuen­cia es el des­em­pleo. Con la me­di­da aran­ce­la­ria, el go­bierno crea in­cen­ti­vos pa­ra que los pro­duc­to­res lo­ca­les vuel­van a ga­nar mer­ca­do in­ter­lo­ca­les

no y ge­ne­ren nue­vos pues­tos. Pe­ro, ¿qué pa­sa­ría con el em­pleo en aque­llos sec­to­res que se ve­rán afec­ta­dos por la su­ba de pre­cios ar­ti­fi­cial que pro­du­ce la ta­ri­fa a las im­por­ta­cio­nes? La con­sul­to­ra Tra­de Part­ners­hip se ani­mó a dar un pro­nós­ti­co: los aran­cles cau­sa­rían 13 pér­di­das de pues­tos de tra­ba­jo por ca­da uno que ga­ne la in­dus­tria del ace­ro y alu­mi­nio.

“Creo que es­tá más preo­cu­pa­do por lo em­pleos in­dus­tria­les que por el em­pleo en ge­ne­ral. Uti­li­zó el ar­gu­men­to del em­pleo in­dus­trial bá­si­ca­men­te co­mo re­cur­so elec­to­ral por­que si bien el em­pleo de los ser­vi­cios se ge­ne­ra ca­da vez más en las vie­jas zo­nas don­de ha­bía em­pleo in­dus­trial, ‘el cin­tu­rón in­dus­trial ame­ri­cano’, que­dó gen­te afue­ra”, acla­ra Marcelo Eli­zon­do, di­rec­tor de la con­sul­to­ra DNI. Los nú­me­ros le dan la ra­zón: si bien se per­die­ron em­pleos in­dus­tria­les en los úl­ti­mos 30 años, la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se re­gis­tra una ta­sa de des­em­pleo del 4,1 por cien­to, cer­cano al mí­ni­mo his­tó­ri­co del 3,7 por cien­to.

No obs­tan­te, hay otro da­to que ava­la la di­fi­cul­tad de re­in­ser­ción la­bo­ral de al­gu­nos sec­to­res de la so­cie­dad: se­gún las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les, una per­so­na que no tie­ne la se­cun­da­ria com­ple­ta se man­tie­ne des­em­plea­da, en pro­me­dio, por 23 se­ma­nas con­se­cu­ti­vas. “Es­te es el cal­do de cul­ti­vo que se ges­ta en los cor­do­nes in­dus­tria­les es­ta­dou­ni­den­ses y que po­dría ju­gar­le una ma­la pa­sa­da po­lí­ti­ca a Trump”, ex­pli­ca Eu­ge­nio Ale­man, Se­nior Eco­no­mist de Wells Far­go Se­cu­ri­ties, en una con­fe­ren­cia de la

Uni­ver­si­dad del CEMA.

Un cuento chino

Fer­nan­do Pei­rano, pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor en Eco­no­mía In­ter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, ex­pli­ca que en los úl­ti­mos 30 años, las ren­tas ex­tra­or­di­na­rias las ob­te­nían los paí­ses que li­de­ra­ban el co­mer­cio, por lo cual las eco­no­mías ten­dían a ser aper­tu­ris­tas. Hoy, di­ce, la glo­ba­li­za­ción es­tá ba­sa­da en la efi­cien­cia de los nue­vos ci­clos pro­duc­ti­vos. “Es la dispu­ta por el In­ter­net de las Co­sas y la Pro­pie­dad In­te­lec­tual. Y cla­ra­men­te alien­ta a que las po­ten­cias se vuel­van pro­tec­cio­nis­tas pa­ra de­fen­der a la pro­duc­ción na­cio­nal”, ase­gu­ra el in­ves­ti­ga­dor.

Dan­te Si­ca, di­rec­tor de Abe­ceb, coin­ci­de: “La dis­cu­sión que quie­re plan­tear Trump con Chi­na no es­tá tan re­la­cio­na­do di­rec­ta­men­te con el ace­ro y el alu­mi­nio, que son im­por­tan­tes, pe­ro me pa­re­ce que es­tá apun­tan­do más a la idea de la in­dus­tria del si­glo XXI, don­de Chi­na es­tá avan­zan­do fuer­te­men­te y se es­tá que­dan­do con los pro­ce­sos de in­no­va­ción”. Y si­gue: “Es ahí don­de Es­ta­dos Uni­dos no quie­re per­der la ca­rre­ra: es la agen­da del fu­tu­ro, y la pe­lea por la Pro­pie­dad In­te­lec­tual y la tec­no­lo­gía”.

Sin em­bar­go, el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se da dos excusas pa­ra es­ta­ble­cer es­te con­flic­to bi­la­te­ral. La pri­me­ra es que tie­ne un dé­fi­cit co­mer­cial con Chi­na que, en 2017, al­can­zó los US$ 375.000 mi­llo­nes. El se­gun­do ar­gu­men­to lo ex­pre­só el mis­mo Trump en Twit­ter: “Es­ta­mos del la­do per­de­dor en ca­si to­dos los acuerdos co­mer­cia­les. Nues­tros ami­gos y enemi­gos se apro­ve­cha­ron de Es­ta­dos Uni­dos por mu­chos años”. Los da­tos apo­yan es­te pun­to. Se­gún el Ban­co Mun­dial, Es­ta­dos Uni­dos apli­ca, en pro­me­dio, un 1,6 por cien­to de ta­ri­fas al vo­lu­men to­tal de sus im­por­ta­cio­nes, mien­tras que sus prin­ci­pa­les so­cios, co­mo Bra­sil, Mé­xi­co y Chi­na, lo ha­cen a una ta­sa del 8, 4,4 y 3,5, res­pec­ti­va­men­te. La me­dia mun­dial to­ca la ta­sa del 6 por cien­to.

El pe­li­gro del ini­cio de la gue­rra co­mer­cial a la to­ma y da­ca, don­de un país ata­ca con una ta­ri­fa y el otro se de­fien­de uti­li­zan­do la mis­ma ar­ma, es­tá la­ten­te. Los ries­gos son gran­des ya que cual­quier mo­vi­mien­to de ofer­ta o de­man­da de una po­ten­cia afec­ta­ría a los pre­cios de bienes y ser­vi­cios, obli­ga-

ría a las eco­no­mías emer­gen­tes a bus­car nue­vas es­tra­te­gias, abrir nue­vos mer­ca­dos y re­po­si­cio­nar­se. En es­te sen­ti­do, Ra­mi­ro Al­brieu, in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Es­tu­dios de Estado y So­cie­dad (CEDES), plan­tea en Al­qui­mias Eco­nó­mi­cas la du­da con res­pec­to de cuá­les son los lí­mi­tes que tie­ne Trump pa­ra po­ner en prác­ti­ca a sus ame­na­zas: “En un mun­do más co­nec­ta­do que nun­ca, el mo­vi­mien­to ha­cia la au­tar­quía pue­de ser muy cos­to­so, o di­rec­ta­men­te im­po­si­ble”. Y si­gue: “Hay que re­cor­dar que los paí­ses ya no in­ter­cam­bian bienes ter­mi­na­dos, sino ta­reas den­tro de un mis­mo pro­ce­so pro­duc­ti­vo; por eso do­mi­na el co­mer­cio in­tra-fir­ma y de bienes in­ter­me­dios. Rom­per la nue­va di­vi­sión del tra­ba­jo en es­te con­tex­to es co­mo dis­pa­rar­se un ti­ro en el pie”.

El eco­no­mis­ta ha­bla de la prác­ti­ca de las Ca­de­nas de Glo­ba­les de Va­lor (CGV). Hoy, una au­to­mo­triz com­pra ace­ro a Chi­na, fa­bri­ca y ensambla au­to­par­tes en Mé­xi­co y ter­mi­na el pro­ce­so de pro­duc­ción en De­troit. “Son em­pre­sas que ac­túan a es­ca­la glo­bal. Son im­por­ta­do­ras de in­su­mos pa­ra la pro­duc­ción. Por lo cual, si Es­ta­dos Uni­dos si­gue obs­tru­yen­do fron­te­ras es­ta­ría per­ju­di­can­do a sus pro­pias em­pre­sas”, re­sal­ta Eli­zon­do. So­bre to­do, ase­gu­ra, te­nien­do en cuen­ta un da­to: 40.000 de las 100.000 mul­ti­na­cio­na­les que in­te­gran el sis­te­ma de CGV son es­ta­dou­ni­den­ses.

Des­de los su­bur­bios

Na­die es­tá a sal­vo, di­cen los ana­lis­tas. Cuan­do hay una en­fren­ta­mien­to de es­ta ín­do­le en­tre los dos prin­ci­pa­les ac­to­res del co­mer­cio mun­dial los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos de­ben, a ve­ces, es­pe­rar y cru­zar los de­dos. El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri no du­dó en aga­rrar el te­lé­fono y lla­mar al Sa­lón Oval al po­co de tiem­po de re­ci­bir la no­ti­cia del alu­mi­nio y ace­ro. Lo hi­zo tam­bién cuan­do Es­ta­dos Uni­dos ce­rró las fron­te­ras del bio­die­sel y las tra­bas a los li­mo­nes. En­ton­ces, ¿có­mo po­dría afec­tar a la Ar­gen­ti­na fu­tu­ras dispu­tas y có­mo de­be pre­par­se?

El pri­mer impacto que po­drían re­ci­bir los emer­gen­tes vie­ne por la vía co­mer­cial. Es de­cir, que la ta­ri­fa afec­te di­rec­ta­men­te a una in­dus­tria lo­cal que ex­por­te a Es­ta­dos Uni­dos. En es­te sen­ti­do, la Ar­gen­ti­na pu­do ne­go­ciar con re­sul­ta­dos po­si­ti­vos la qui­ta de aran­ce­les al ace­ro y alu­mi­nio, al igual que los li­mo­nes. No obs­tan­te, con la mi­ra en el fu­tu­ro, aún que­dan ex­pues­tos otros sec­to­res que de­be­rán ser ne­go­cia­dos mano a mano. En­tre ellos, el vino es el tercer pro­duc­to que se ven­de a esa eco­no­mía, con una participación del 6 por cien­to de la ca­nas­ta ex­por­ta­ble y un in­gre­so anual al país de US$ 267 mi­llo­nes. Pe­se a que el ries­go siem­pre es­tá la­ten­te, Si­ca segura que no cree que ha­ya una con­flic­to en el cor­to pla­zo con las in­dus­trias lo­ca­les que ex­por­tan a Es­ta­dos Uni­dos. “Si bien siem­pre tu­vi­mos una si­tua­ción co­mer­cial con­flic­ti­va, la Ar­gen­ti­na es­tá ne­go­cian­do un sis­te­ma de pre­fe­ren­cias”, re­cuer­da.

En es­ta lí­nea, Eli­zon­do ar­gu­men­ta que la es­tra­te­gia a fu­tu­ro de ne­go­cia­ción pa­ra lo­grar ex­cep­cio­nes de­be ser po­lí­ti­ca, y no téc­ni­ca. “Yo creo que la ne­go­cia­ción téc­ni­ca no fun­cio­na con Es­ta­dos Uni­dos, sino que hay que plan­tear una es­tra­te­gia in­te­gral”, acla­ra. En es­te as­pec­to, pa­ra el ex­per­to la Ar­gen­ti­na tie­ne pa­ra ofre­cer dos ins­tru­men­tos. El pri­me­ro es el li­de­raz­go re­gio­nal. “Te­ne­mos una opor­tu­ni­dad úni­ca por­que Es­ta­dos Uni­dos no pue­de con­tar con Bra­sil y Co­lom­bia, por­que am­bos es­tán con pro­ble­mas po­lí­ti­cos”, ex­pli­ca. Un ejem­plo de lo que sig­ni­fi­ca asu­mir el li­de­raz­go re­gio­nal se vio re­fle­ja­do ha­ce al­gu­nas se­ma­nas en el G-20 cuan­do, a pe­di­do de Trump, Luis Capu­to, mi­nis­tro de Fi­nan­zas, li­de­ró una reunión pa­ra ais­lar fi­nan­cie­ra­men­te a Ve­ne­zue­la. Al en­cuen­tro asis­tió el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Ste­ven Mnu­chin.

La se­gun­da ar­ma a fa­vor que tie­ne el Go­bierno es dar fa­ci­li­da­des pa­ra que em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses in­vier­tan en el país. “Exis­ten atrac­ti­vos pa­ra los in­ver­so­res co­mo Va­ca Muer­ta y la mi­ne­ría. Con Trump hay que ne­go­ciar así: es un tra­de off. Son te­mas que de­be ma­ne­jar la al­ta au­to­ri­dad po­lí­ti­ca, y no re­pre­sen­tan­tes co­mer­cia­les”, opi­na.

De to­dos mo­dos, el prin­ci­pal ca­nal por el cual la Ar­gen­ti­na es­tá ex­pues­ta es el de los pre­cios. Es que, cuan­do un país co­mo Es­ta­dos Uni­dos cie­rra su eco­no­mía y de­ja de de­man­dar bienes, la pri­me­ra con­se­cuen­cia es que mu­chos paí­ses no tie­nen don­de co­lo­car sus pro­duc­tos. Es­to, en otras pa­la­bras, ge­ne­ra un ex­ce­so de ofer­ta y, por lo tan­to, una caí­da de pre­cios. “Co­mo el co­mer­cio de los emer­gen­tes se maneja a pre­cios in­ter­na­cio­na­les, to­dos los pro­duc­to­res de es­tas eco­no­mías se ve­rán afec­ta­dos”, pro­fun­di­za Ma­ren­go.

En­tre es­tas po­si­bi­li­da­des, exis­te una que po­dría po­ner en ries­go a la prin­ci­pal ex­por­ta­ción ar­gen­ti­na: la so­ja. Chi­na re­pre­sen­ta un 60 por cien­to de las ex­por­ta­cio­nes de so­ja es­ta­dou­ni­den­se y es su prin­ci­pal com­pra­dor. Si la ame­na­za del país asiá­ti­co de im­po­ner aran­ce­les se con­cre­ta, y Es­ta­dos Uni­dos se que­da sin ese des­tino, po­dría des­en­ca­de­nar­se una ba­ja en el pre­cio in­ter­na­cio­nal del com­mo­dity que da­ría de lleno so­bre el sec­tor so­je­ro lo­cal y las cuen­tas ex­ter­nas del país.

Pa­ra Si­ca, igual, las con­se­cuen­cias son aún im­pre­de­ci­bles. “Es po­si­ble tam­bién que su­ce­da lo con­tra­rio: su­pon­ga­mos que Chi­na y la Unión Eu­ro­pea se en­du­re­cen con Es­ta­dos Uni­dos y po­nen tra­bas a la en­tra­da de bienes. En es­te es­ce­na­rio, la re­gión tie­ne mu­cho pa­ra ofre­cer ya que la Ar­gen­ti­na y Bra­sil tie­nen una ma­triz pro­duc­ti­va si­mi­lar a la nor­te­ame­ri­ca­na”, ex­pli­ca, y con­clu­ye: “En­ton­ces, no es­tá cla­ro si el impacto fi­nal se­rá po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo”.

An­te es­te pa­no­ra­ma de ele­va­da in­cer­ti­dum­bre, los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que una al­ter­na­ti­va pa­ra apa­ci­guar el ries­go es la bús­que­da de nue­vos mer­ca­dos, o la ex­plo­ta­ción de al­gu­nos que el país ya in­cor­po­ró. “La In­dia, Viet­nam, In­do­ne­sia, Egip­to y Ar­ge­lia. Son cin­cos paí­ses que es­tán en­tre los prin­ci­pa­les des­ti­nos de ex­por­ta­ción ar­gen­ti­na, no son tra­di­cio­na­les y se les de­be po­ner ma­yor fo­co”, di­ce Eli­zon­do, y pre­ci­sa aún más: “Si uno mi­ra los 40 prin­ci­pa­les im­por­ta­do­res del mun­do, es de­cir, los ma­yo­res com­pra­do­res al ex­te­rior, hay 25 que la Ar­gen­ti­na no tie­ne en­tre los prin­ci­pa­les des­ti­nos”. En­tre ellos, Tur­quía, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Mé­xi­co, Tai­wán y Hong Kong.

Bio­dié­sel y sus mez­clas Alu­mi­nio en bru­to Vino de uvas fres­cas, par­cial­men­te fer­men­ta­do Tu­bos y per­fi­les hue­cos, sin sol­da­du­ra, de hie­rro o ace­ro (exc. de fun­di­ción) Acei­tes de pe­tró­leo o de mi­ne­ral bi­tu­mi­no­so (exc. acei­tes cru­dos) Acei­tes esen­cia­les, incl. los "con­cre­tos" o "ab­so­lu­tos" Ju­gos de fru­tas u otros fru­tos Pla­ta, se­mi­la­bra­da o en pol­vo Miel na­tu­ral Té, incl. aro­ma­ti­za­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.