Ba­te­rías re­car­ga­das

La fie­bre del li­tio mul­ti­pli­ca las consultas a los es­pe­cia­lis­tas en mi­ne­ría. Cuál es el po­ten­cial del re­cur­so en la Ar­gen­ti­na. Qué es­tá pa­san­do con las in­ver­sio­nes más allá de ese mi­ne­ral.

Apertura (Argentina) - - Sumario - Pablo Or­te­ga Se­gui­nos en fa­ce­book.com/aper­tu­ra­com en twit­ter.com/aper­tu­ra­com

To­dos ha­blan del li­tio. Las ba­te­rías se mul­ti­pli­can en los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y la in­dus­tria au­to­mo­triz pi­sa el acelerador ha­cia la elec­tri­fi­ca­ción, de­li­nean­do un re­co­rri­do que pue­de im­pul­sar los pre­cios y mul­ti­pli­car los pro­yec­tos en los pró­xi­mos años. La Ar­gen­ti­na, Chi­le y Bo­li­via tie­nen el 70 por cien­to de las re­ser­vas mun­dia­les del mi­ne­ral y se­me­jan­te ri­que­za na­tu­ral despierta en­tu­sias­mos de to­do ti­po. ¿Hay una ex­plo­sión de pro­yec­tos en el país? Los abo­ga­dos dan su vi­sión.

“La fie­bre del li­tio es real. Pe­ro es un mun­do apar­te den­tro de la mi­ne­ría”, po­nen en con­tex­to Ser­gio Ar­be­le­che y Se­bas­tián Ve­do­ya, so­cios es­pe­cia­li­za­dos en la prác­ti­ca de Bru­chou, Fer­nán­dez Ma­de­ro & Lom­bar­di. Y ex­pli­can: “El li­tio de­man­da in­ver­sio­nes mu­cho me­no­res que una ex­plo­ta­ción me­ta­lí­fe­ra. Un pro­yec­to pue­de im­pli­car un des­em­bol­so de US$ 200 mi­llo­nes, fren­te a 10 ve­ces más de uno me­ta­lí­fe­ro. Ade­más, su ex­plo­ta­ción es di­fe­ren­te: se pa­re­ce en cier­to sen­ti­do a la in­dus­tria del pe­tró­leo”.

La fra­se alu­de a que el mo­de­lo del li­tio es es­ca­la­ble y per­mi­te a una em­pre­sa ir ex­ten­dien­do las “pi­le­tas” en el área con­ce­sio­na­da –el car­bo­na­to de li­tio sur­ge de la eva­po­ra­ción de la sal­mue­ra– a me­di­da que ob­tie­ne nue­vos fon­dos o que el ne­go­cio lo re­quie­re. En ese sen­ti­do, con­tras­ta con el fuer­te des­em­bol­so ini­cial en obras y pues­ta a pun­to que exi­ge cual­quier pro­yec­to me­ta­lí­fe­ro, que em­pie­za a fac­tu­rar en pro­me­dio cin­co años des­pués.

“El li­tio es la ma­yor fuen­te de bue­nas no­ti­cias que ofre­ce la mi­ne­ría”, com­par­te Luis Lu­ce­ro, so­cio de Mar­val, O’ Fa­rrell & Mai­ral, el es­tu­dio más gran­de del país. Pa­ra el ex­per­to, la ele­va­ción de la mi­ne­ría a ran­go de mi­nis­te­rio re­pre­sen­tó un va­lor sim­bó­li­co que re­fle­ja el lu­gar que el Go­bierno quie­re dar­le a la ac­ti­vi­dad. Un sec­tor pla­ga­do de dis­pa­ri­da­des don­de el fe­nó­meno del li­tio se trans­for­ma, hoy, en una is­la.

“El 90 por cien­to de las transac­cio­nes del úl­ti­mo año y medio fue­ron de li­tio. Los pro­yec­tos es­tán con­cen­tra­dos en Sal­ta, Ju­juy y Ca­ta­mar­ca, con un in­ci­pien­te mo­vi­mien­to en San Luis, que no se va a desa­rro­llar has­ta que el go­bierno pro­vin­cial dé se­ña­les de que quie­re pro­mo­ver la mi­ne­ría”, des­cri­be Leo­nar­do Rodríguez, el otro so­cio que con­du­ce la prác­ti­ca en Mar­val.

Al re­vés de lo que su­ce­dió en 2009, cuan­do hu­bo mo­vi­mien­tos es­pe­cu­la­ti­vos en torno del li­tio –di­fe­ren­cia Rodríguez–, es­ta vez la fie­bre glo­bal por el mi­ne­ral tie­ne sus­ten­to, apo­ya­da en la elec­tri­fi­ca­ción de la in­dus­tria au­to­mo­triz y en el in­te­rés creciente de pla­yers de to­do ti­po por ase­gu­rar­se el ac­ce­so al re­cur­so en los pró­xi­mos años. “Mu­chas em­pre­sas es­tán en­tran­do en pro­yec­tos green­field a los que les fal­ta ex­plo­ra­ción y mu­cho tra­ba­jo pa­ra con­ver­tir­se en pro­duc­ti­vos –ob­ser­va. Aun así, in­gre­san pa­ra ase­gu­rar­se el abas­te­ci­mien­to de la ma­te­ria pri­ma”. Se tra­ta de fir­mas ca­na­dien­ses, aus­tra­lia­nas, chi­nas y es­ta­dou­ni­den­ses, de­ta­lla. Co­mo par­ti­cu­la­ri­dad, hay transac­cio­nes pro­ta­go­ni­za­das por per­so­nas fí­si­cas, que ac­ce­die­ron en el pa­sa­do a una

con­ce­sión y hoy ven­den sus de­re­chos a ex­plo­ra­do­ras chi­cas o se aso­cian con ellas me­dian­te joint ven­tu­res.

El li­tio cuen­ta con otra ven­ta­ja fren­te a la mi­ne­ría tra­di­cio­nal, coin­ci­den los abo­ga­dos: no tie­ne “ma­la pren­sa”. “Es vis­to co­mo más ami­ga­ble con el medio ambiente”, apun­ta Rodríguez. “Las co­mu­ni­da­des no lo con­si­de­ran de al­to impacto, co­mo la mi­ne­ría a cie­lo abier­to”, com­par­te Ve­do­ya.

En ple­na eta­pa de pro­duc­ción ya hay dos com­pa­ñías en el país: Oro­co­bre, en Ju­juy (ope­ra en Sa­lar de Ola­roz) y FMC Lit­hium Cor­po­ra­tion, en Ca­ta­mar­ca (Sa­lar del Hom­bre Muer­to). “Sal­ta li­de­ra la ex­pan­sión sec­to­rial, con 29 em­pren­di­mien­tos en mar­cha, de los cua­les dos se en­cuen­tran en cons­truc­ción, cua­tro en ex­plo­ra­ción avan­za­da, 16 en ex­plo­ra­ción y sie­te en ins­tan­cia de pros­pec­ción”, de­ta­lla Adol­fo Du­ra­ño­na, so­cio de Ba­ker Mc­ken­zie. “El se­gun­do lu­gar lo com­par­ten Ca­ta­mar­ca y Ju­juy, con 13 ini­cia­ti­vas en ca­da pro­vin­cia”, com­ple­ta.

Du­ra­ño­na po­ne en nú­me­ros el pro­ta­go­nis­mo as­cen­den­te del re­cur­so. En­tre 2012 y 2016, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Ener­gía y Mi­ne­ría, la participación ar­gen­ti­na en el mer­ca­do de de­ri­va­dos de li­tio cre­ció del 11 al 16 por cien­to, y la ex­trac­ción sal­tó un 58 por cien­to en 2017. El Go­bierno as­pi­ra a que el país se con­vier­ta en uno de los ma­yo­res pro­duc­to­res mun­dia­les en los pró­xi­mos años.

“Hoy, el li­tio es la gran ve­det­te de la mi­ne­ría. Pe­ro el co­bre si­gue sien­do el rey”, ma­ti­zan Ro­ber­to For­tu­na­ti y Marcos Mo­reno Hue­yo, so­cio y aso­cia­do de Bec­car Va­re­la. “En los au­tos eléc­tri­cos, se uti­li­za mu­cho más co­bre que li­tio, pa­ra la trans­mi­sión y los co­nec­to­res. De to­das for­mas, es muy bueno que ha­ya un nue­vo pla­yer den­tro de la mi­ne­ría”, agre­gan. El es­ce­na­rio que se abre pa­ra la prác­ti­ca mi­ne­ra lle­vó al es­tu­dio a re­for­zar su equi­po con la in­cor­po­ra­ción de Mo­reno Hue­yo, quien se es­pe­cia­li­zó en de­re­cho mi­ne­ro en Chi­le lue­go de gra­duar­se en la UBA y tra­ba­jó más de tres años en el país tras­an­dino.

Bec­car Va­re­la no es el úni­co que mo­vió fi­chas re­cien­te­men­te. Mi­tra­ni Ca­ba­lle­ro & Ruiz Mo­reno tam­bién apos­tó al po­ten­cial del ase­so­ra­mien­to mi­ne­ro con la in­cor­po­ra­ción de Ma­ría Lau­ra Le­de Piz­zurno, Pau­la Te­rrel y Ma­tías Ol­ce­se, ex in­te­gran­tes de la bou­ti­que es­pe­cia­li­za­da HOLT Abo­ga­dos. “A di­fe­ren­cia de otros mi­ne­ra­les que se pue­den ad­qui­rir en el mer­ca­do, el li­tio no es una com­mo­dity. Por eso, la ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar­se el re­cur­so pa­ra em­pre­sas co­mo las au­to­mo­tri­ces es par­ti­ci­pan­do a tra­vés del equity de las com­pa­ñías”, apun­ta Ol­ce­se. El es­tu­dio ase­so­ró en el due di­li­gen­ce a una di­vi­sión de To­yo­ta –que ya par­ti­ci­pa­ba en el pro­yec­to del Sa­lar de Ola­roz, en Ju­juy– en la com­pra del 15 por cien­to de la pro­pia mi­ne­ra aus­tra­lia­na Oro­co­bre, ope­ra­ción por US$ 232 mi­llo­nes. Jun­to con la au­to­mo­triz, otra in­dus­tria que pue­de im­pul­sar la de­man­da de li­tio en los pró­xi­mos años es la li­ga­da a ener­gías re­no­va­bles, da­da la ne­ce­si­dad de al­ma­ce­nar pro­duc­ción que en­fren­ta­rán la ge­ne­ra­ción eó­li­ca y so­lar, com­ple­ta Le­de Piz­zurno.

A di­fe­ren­cia de la mi­ne­ría a cie­lo abier­to, el li­tio tie­ne una ven­ta­ja, di­cen los ex­per­tos: “Es vis­to co­mo más ami­ga­ble con el medio ambiente”.

Otro pa­no­ra­ma

Fue­ra de los cam­pos del li­tio, la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra no es­ca­pa a la pro­ble­má­ti­ca que en­fren­tan otros sec­to­res en el mo­men­to de atraer in­ver­sio­nes, re­su­men los abo­ga­dos. “El Go­bierno pue­de pro­mo­ver una uni­fi­ca­ción de po­lí­ti­cas y que se re­duz­can las di­fe­ren­cias en­tre pro­vin­cias, lo cual es in­tere­san­te. Pe­ro es muy di­fí­cil que el mun­do in­ver­sor ol­vi­de los mu­chos más años que dos en los que la Ar­gen­ti­na hi­zo mal las co­sas. Y creo que lo que es­tá pa­san­do es eso. No se con­ven­ce al mun­do en dos años de que aho­ra las vas a ha­cer bien”, sen­ten­cia Lu­ce­ro.

La sa­li­da del ce­po cam­bia­rio, la eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes y la fle­xi­bi­li­za­ción de las im­por­ta­cio­nes de ma­qui­na­ria ge­ne­ra­ron un en­torno “mu­cho más alen­ta­dor”, re­co­no­ce Du­ra­ño­na. Aun así, pri­ma la cau­te­la, acla­ra.

“La reac­ción del in­ver­sor al nue­vo mar­co de país fue ca­si de ce­le­bra­ción, so­bre to­do de quie­nes tie­nen in­tere­ses en la Ar­gen­ti­na. Pe­ro esa reac­ción no se con-

vir­tió en una de­ci­sión fir­me de in­ver­tir. Los obs­tácu­los que ha­bía en ese mo­men­to si­guen exis­tien­do y el Go­bierno no con­si­guió to­da­vía des­pe­jar­los”, re­su­me Ve­do­ya. Por obs­tácu­los iden­ti­fi­ca las nor­mas an­ti­mi­ne­ras que sub­sis­ten en va­rias pro­vin­cias –due­ñas de los re­cur­sos– y el ries­go po­lí­ti­co que mu­chos go­ber­na­do­res asig­nan a cual­quier me­di­da que pro­mue­va la ac­ti­vi­dad.

En ju­nio del año úl­ti­mo, el Go­bierno fi­rmó con 14 pro­vin­cias el pac­to mi­ne­ro, con el ob­je­ti­vo de ho­mo­ge­nei­zar nor­ma­ti­vas y acer­car po­si­cio­nes en­tre aque­llas que alien­tan la mi­ne­ría –ca­so San Juan– y las que tie­nen prohi­bi­da la ac­ti­vi­dad a cie­lo abier­to –Cór­do­ba, Men­do­za, en­tre otras. El acuer­do no lo­gró sen­tar a la me­sa a to­dos los in­te­gran­tes que el ofi­cia­lis­mo pre­ten­día (es­pe­cí­fi­ca­men­te, a Chu­but, don­de es­tá fre­na­do por una ley pro­vin­cial el pro­yec­to de ex­plo­ta­ción de pla­ta Na­vi­dad, de la ca­na­dien­se Pan Ame­ri­can Sil­ver, que pro­me­te in­ver­tir US$ 1000 mi­llo­nes) y de­jó un sa­bor agridulce a los es­pe­cia­lis­tas.

“Fue un acuer­do muy am­bi­cio­so”, cues­tio­na Ar­be­le­che. “Tie­ne prin­ci­pios guía y mo­di­fi­ca­cio­nes al có­di­go de mi­ne­ría y a la ley de in­ver­sio­nes mi­ne­ras que en­tra­rían en vi­gen­cia si es ra­ti­fi­ca­do por el Con- gre­so y las pro­vin­cias. Em­pe­zó con una bue­na in­ten­ción pe­ro se me­tió en te­mas so­bre los que no hay con­sen­sos en­tre to­das las pro­vin­cias”, ex­pli­ca. Lo que pue­de ser una so­lu­ción pa­ra una pro­vin­cia re­ti­cen­te a la mi­ne­ría se trans­for­ma en un sa­cri­fi­cio pa­ra una pro­mi­ne­ra, am­plía.

“Se bus­có traer al club de las mi­ne­ras al res­to del país. Pa­ra eso, hu­bo que cam­biar las re­glas –com­pa­ra Ar­be­le­che. Si se ha­ce ese sa­cri­fi­cio y en­ci­ma no en­tran los so­cios es­pe­ra­dos –co­mo Chu­but–, que­da en evi­den­cia que fue muy am­plio”.

Mun­dos dis­tin­tos

Las di­fe­ren­cias en­tre las ju­ris­dic­cio­nes son una pie­dra adi­cio­nal en el ca­mino, plan­tean los abo­ga­dos. “Ha­cer ne­go­cios en dis­tin­tas pro­vin­cias ter­mi­na sien­do ha­cer ne­go­cios en dis­tin­tos paí­ses”, dis­pa­ra Rodríguez. “Es­tá bien que ca­da pro­vin­cia dic­te sus pro­pias nor­mas re­gu­la­to­rias. Pe­ro, lle­va­do al ex­tre­mo, es un obs­tácu­lo. No se jus­ti­fi­ca que ca­da pro­vin­cia ten­ga su pro­pio có­di­go de pro­ce­di­mien­to, co­mo tam­po­co las de­mo­ras en otros pro­ce­di­mien­tos”, cues­tio­na.

Mo­reno Hue­yo men­cio­na otra tra­ba: “En­tre Sal­ta y Ca­ta­mar­ca, las fron­te­ras de los ca­tas­tros de pro­pie­dad mi­ne­ra no es­tán bien de­fi­ni­dos. Pue­de pasar que un re­gis­tro en Ca­ta­mar­ca es­té so­bre el mis­mo lu­gar de un área de Sal­ta. Eso ge­ne­ra una in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca inad­mi­si­ble”.

Pa­ra For­tu­na­ti, el pac­to mi­ne­ro bus­ca fi­jar un mar­co a los lí­mi­tes de “cuán­to se lle­va el Go­bierno” (en­tre to­dos los ni­ve­les) de ca­da pro­yec­to. O, di­cho de otra for­ma, cuán­to le cues­ta a una mi­ne­ra ha­cer ne­go­cios en la Ar­gen­ti­na. “Las asi­me­trías son enor­mes en­tre in­gre­sos bru­tos, im­pues­tos a los se­llos, la aso­cia­ción con una com­pa­ñía mi­ne­ra pro­vin­cial y las pro­pias re­ga­lías, que no son un te­ma me­nor”, des­cri­be. “Com­pe­ti­mos con Chi­le y Pe­rú por los pro­yec­tos y los capitales no son in­fi­ni­tos”, re­mar­ca.

“Hoy es­ta­mos ju­gan­do el mis­mo par­ti­do que el res­to de los paí­ses de la re­gión. An­tes de 2015, se caían las ope­ra­cio­nes fren­te a una si­mi­lar en Pe­rú o en Co­lom­bia por es­que­mas re­gu­la­to­rios in­com­pren­si­bles pa­ra los in­ver­so­res”, res­ca­ta Le­de Piz­zurno co­mo da­to prin­ci­pal. Y su co­le­ga Ol­ce­se aña­de que las consultas de em­pre­sas in­tere­sa­das en ex­plo­rar se in­cre­men­ta­ron. La re­cu­pe­ra­ción de pre­cios de las com­mo­di­ties me­ta­lí­fe­ras pue­de em­pu­jar aún más esos flu­jos, an­ti­ci­pa.

No obs­tan­te, la lle­ga­da de in­ver­sio­nes ru­ti­lan­tes de­pen­de de otro fac­tor, de­jan en cla­ro los ex­per­tos. “En 12 años que­da­ron sin desa­rro­llar en el pi­pe­li­ne mu­chos pro­yec­tos con fac­ti­bi­li­dad. Si bien el in­ver­sor vol­vió al cen­tro de la es­ce­na, es cau­to: quie­re ver que esos pro­yec­tos en los que ya hu­bo in­ver­sión pe­ro no lle­ga­ron a eta­pa de ex­plo­ta­ción si­gan ade­lan­te”, re­su­me Ar­be­le­che. Ade­más de Na­vi­dad, en Chu­but, fi­gu­ran en esa lis­ta Pa­chón (co­bre, San Juan), Agua Ri­ca (co­bre, oro y pla­ta, Ca­ta­mar­ca) o el pro­pio Po­ta­sio Río Co­lo­ra­do (Men­do­za), que aban­do­nó la bra­si­le­ña Va­le, enu­me­ra.

“El ver­da­de­ro desafío es lo­grar in­ver­sión en ex­plo­ra­ción. Los pro­yec­tos gran­des ac­tua­les, tar­de o tem­prano, van a en­trar en pro­duc­ción. Pe­ro si no hay in­ver­sión en ex­plo­ra­ción ha­brá un gap pa­ra que ven­gan des­pués los gran­des”, re­ma­ta.

Bru­chou. Ser­gio Ar­be­le­che y Se­bas­tián Ve­do­ya, so­cios a car­go del área de mi­ne­ría.

Mar­val, O’fa­rrell & Mai­ral. Leo­nar­do Rodríguez y Luis Lu­ce­ro, so­cios de la prác­ti­ca mi­ne­ra.

Mi­tra­ni Ca­ba­lle­ro & Ruiz Mo­reno Ma­ría Lau­ra Le­de Piz­zurno y Ma­tías Ol­ce­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.