Se­cre­tos del eco­sis­te­ma em­pren­de­dor es­pa­ñol

Apertura (Argentina) - - Sumario - <AP> Fla­vio Cannilla.

La em­pre­sa­ria re­ve­la có­mo Es­pa­ña lo­gró con­ver­tir­se en el cuar­to mer­ca­do más in­no­va­dor de Eu­ro­pa. La opor­tu­ni­dad pa­ra el ta­len­to ar­gen­tino. “Soy una star­tu­pe­ra de 64 años”, dis­pa­ra Ma­ría Ben­ju­mea. Ves­ti­da en los colores que son su mar­ca re­gis­tra­da (ro­jo y ama­ri­llo), la madrileña es con­si­de­ra­da uno de los pi­la­res del jo­ven eco­sis­te­ma es­pa­ñol. Sus per­ga­mi­nos lo ava­lan. Geó­gra­fa e his­to­ria­do­ra de for­ma­ción, Ben­ju­mea de­jó el tra­ba­jo de an­ti­cua­ria pa­ra fun­dar en 1994 In­foem­pleo. Tras ven­der el 51 por cien­to de la pla­ta­for­ma de bús­que­das en 2010 a Gru­po Vocento (me­dios), no tu­vo re­pa­ros en ani­mar­se a se­guir un ins­tin­to. Pa­ra ha­cer­lo, fun­dó en 2012 Spain Star­tup, em­pre­sa que aún li­de­ra y cu­yo ob­je­ti­vo es fa­ci­li­tar el en­cuen­tro en­tre el ta­len­to em­pren­de­dor ibé­ri­co con las ne­ce­si­da­des de in­no­va­ción de las gran­des cor­po­ra­cio­nes. La quin­ta eco­no­mía de Eu­ro­pa atra­ve­sa­ba por esos mo­men­tos la peor cri­sis eco­nó­mi­ca de la Es­pa­ña mo­der­na. La ta­sa de des­em­pleo al­can­za­ba su má­xi­mo his­tó­ri­co con un 26 por cien­to e im­pul­sa­ba a gran par­te de la jo­ven ge­ne­ra­ción de es­pa­ño­les a bus­car una nue­va vi­da en Ale­ma­nia, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña y, tam­bién, la Ar­gen­ti­na. Ape­nas seis años más tar­de, Ben­ju­mea –que des­ta­ca su pa­sión por im­pul­sar el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino, que fo­men­ta co­mo so­cia fun­da­do­ra del In­ter­na­tio­nal Wo­men’s Fo­rum Es­pa­ña– exu­da or­gu­llo. Aca­ba de ce­rrar la 6° edi­ción de South Sum­mit. El en­cuen- tro, que se desa­rro­lló en oc­tu­bre, con­vo­có a más de 12.000 per­so­nas. Jun­to al bar­ce­lo­nés 4YFN (Four Years From Now), que se rea­li­za en fe­bre­ro con el Mo­bi­le World Con­gress, South Sum­mit, lan­za­do en 2012, es una de las dos ci­tas obli­ga­das pa­ra em­pren­de­do­res, in­ver­so­res y cor­po­ra­cio­nes de Eu­ro­pa e Ibe­roa­mé­ri­ca. En sus ofi­ci­nas cer­ca­nas al Pa­seo de la Cas­te­lla­na, Ben­ju­mea dia­lo­gó con APER­TU­RA y re­ve­ló có­mo Es­pa­ña lo­gró po­si­cio­nar­se en el ma­pa em­pren­de­dor eu­ro­peo y glo­bal, y por qué pa­ra 2019 quie­re des­em­bar­car con el main event en la ca­pi­tal ar­gen­ti­na. La vi­sión de una ha­ce­do­ra de ra­za. ¿Có­mo lle­ga una geó­gra­fa e his­to­ria­do­ra a te­ner la am­bi­ción de unir el eco­sis­te­ma es­pa­ñol de em­pren­de­do­res? Tras ven­der In­foem­pleo que­ría reac­ti­var un pro­gra­ma de mu­je­res que se lla­ma­ba “Li­de­ra, si tú quie­res, pue­des”. Pe­ro en 2010/11 lle­gó la cri­sis. Po­co an­tes me ha­bía con­ven­ci­do de que el mun­do es­ta­ba cam­bian­do y que la in­no­va­ción, si bien siem­pre fue im­por­tan­te, ha­bía ad­qui­ri­do un rit­mo tal que a las com­pa­ñías les era im­po­si­ble desa­rro­llar­la de for­ma in­ter­na. Por eso, con el Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa (IE), y allí con Juan Jo­sé Güe­mes, pen­sa­mos có­mo se po­día im­pul­sar es­to. Un año más tar­de, lan­za­mos Spain Start Up, que des­pués se con­vir­tió en South Sum­mit. La idea era ge­ne­rar una pla­ta­for­ma de in­no­va­ción y en­cuen­tro en­tre to­dos los ac­to­res claves de un eco­sis­te­ma que in­cluía a in­ver­so­res, em­pren­de­do­res y cor­po­ra­cio­nes. Sin em­bar­go, en 2012, ¿la cri­sis no es­ta­ba en su peor mo­men­to? Ha­bía que en­se­ñar que Es­pa­ña era un gran país que no so­lo te­nía gran­des com­pa­ñías sino un eco­sis­te­ma de star­tups en pleno desa­rro­llo. Lo más im­por­tan­te fue en­viar un men­sa­je a ni­vel país y a ni­vel per­so­nal en cuan­to a que la cri­sis es gor­dí­si­ma, nos es­tá afec­tan­do mu­cho, pe­ro es co­yun­tu­ral y va a pa­sar. Sin em­bar­go, lo que vie­ne des­pués tie­ne unas di­men­sio­nes in­cal­cu­la­bles. ¿Có­mo lo­gra­ron que las cor­po­ra­cio­nes es­cu­cha­ran en un mo­men­to de cri­sis, cuan­do so­lo se pre­gun­ta­ban có­mo lle­gar al si­guien­te ejer­ci­cio o pe­lea­ban por su su­per­vi­ven­cia? Lo más dif ícil fue en 2012 y 2013. Al­gu­nas em­pre­sas de­cían que iban a ayu­dar, pe­ro no­so­tros que­ría­mos cam­biar esa vi­sión: no era cues­tión de ayu­dar a un em­pren­de­dor “po­bre­ci­to” sino que la cor­po­ra­ción en­ten­die­ra que le con­ve­nía ha­cer­lo por in­te­rés pro­pio. O sea, no era un pa­tro­ci­nio o un fa­vor, sino que era al­go que es­ta­ba en la ba­se mis­ma del desa­rro­llo fu­tu­ro del ne­go­cio de la em­pre­sa. Por­que cuan­do es­tas lan­zan el men­sa­je de ‘yo te ne­ce­si­to,’ las per­so­nas se adue­ñan de esa opor­tu­ni­dad y se mul­ti­pli­ca el in­ge­nio. ¿Có­mo cam­bia­ron la na­rra­ti­va? Pri­me­ro, en­ten­dien­do que nues­tros in­ter­lo­cu­to­res den­tro de las gran­des em­pre­sas te­nían que ser los res­pon­sa­bles de la in­no­va­ción y el ne­go­cio, no RSE o el de­par­ta­men­to so­cial. Te­nía­mos que ha­cer­les en­ten­der que lo nues­tro era ne­go­cio. Así, nos em­pe­za­mos a en­con­trar con in­ter­lo­cu­to­res co­rrec­tos y muy in­tere­san­tes. Uno fue Fe­rro­vial (NDR.: em­pre­sa de in­fra­es­truc­tu­ra, trans­por­te y ser­vi­cios con más de 95.000 em­plea­dos en el mun­do). Es­ta com­pa­ñía, tan pe­sa­da y tan po­co sexy, des­de el primer mo­men­to nos es­cu­chó y en­ten­dió. Aca­ba­ban de nom­brar a un res­pon­sa­ble del área de In­no­va­ción pa­ra aliar­se con los star­tups. A par­tir de ahí se em­pe­za­ron a su­mar clá­si­cos nues­tros: Sa­ba­dell, Sacyr (cons­truc­ción),

Ban­kin­ter, Co­ca-co­la, Ban­kia. Des­de ha­ce seis años tra­ba­ja­mos to­dos jun­tos. ¿Qué apren­die­ron en el ca­mino? Que hay va­rias eta­pas pa­ra es­to. En el ca­so de Es­pa­ña, la pri­me­ra fue de 2012 a 2016/17. Ahí la cul­tu­ra era: “Si no me com­prás es­to (co­mo em­pre­sa), el eco­sis­te­ma no tie­ne sen­ti­do, no fun­cio­na”. Pe­ro em­pe­za­ron a vi­sua­li­zar que hay otro mo­de­lo mu­chí­si­mo más ren­ta­ble, cu­yo prin­ci­pal di­fe­ren­cial es que si ac­to­res gran­des y chi­cos im­pul­san jun­tos y co­mo igua­les, tan­to el ne­go­cio del star­tup ge­ne­ra re­ve­nue co­mo, a la lar­ga, el de la gran em­pre­sa. Pe­ro, in­sis­to: co­mo igua­les, no la cor­po­ra­ción com­pran­do el star­tup co­mo pro­vee­dor. Y en eso te­nía­mos que in­cluir tam­bién a los in­ver­so­res. Es al­go tri­di­rec­cio­nal, por­que to­dos se in­tere­san por to­dos, in­clu­so pa­ra ha­cer in­ver­sio­nes con­jun­tas, por­que la in­no­va­ción abier­ta es nue­va pa­ra to­dos. Los que hoy es­tán más avan­za­dos re­cién se es­tán po­nien­do los pa­ña­les. Es así en Nue­va York, San Fran­cis­co, Tel Aviv, Ma­drid o Bar­ce­lo­na. ¿Có­mo eva­lúa al eco­sis­te­ma es­pa­ñol en el en­torno eu­ro­peo y qué le fal­ta­ría pa­ra dar un pa­so más? Hoy, Es­pa­ña es el úni­co país que tie­ne a dos ciu­da­des en­tre los eco­sis­te­mas más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa: Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Lo me­jor es que, en­tre las dos, no so­bre­pa­san el 65 por cien­to del to­tal del eco­sis­te­ma es­pa­ñol. Pa­ra com­pa­rar, Ber­lín, que es el nú­me­ro dos en Eu­ro­pa des­pués de Londres, acu­mu­la en sí mis­ma el 80 por cien­to del eco­sis­te­ma ale­mán. En­ton­ces, el im­pac­to na­cio­nal en Es­pa­ña es mu­cho más fuer­te y de­ja es­pa­cio pa­ra que se su­men otras ciu­da­des, co­mo Má­la­ga, Bil­bao o Va­len­cia. Sin em­bar­go, tan­ta dis­per­sión tam­po­co ayu­da pa­ra la ve­lo­ci­dad de desa­rro­llo del eco­sis­te­ma. Pre­fie­ro te­ner un país que se desa­rro­lla de for­ma sus­ten­ta­ble por to­das par­tes y con una ma­sa de star­tups que van cre­cien­do de for­ma con­so­li­da­da. ¿Có­mo evo­lu­cio­na la in­ver­sión? En 2017 fue cer­ca­na a los 800 mi­llo­nes de eu­ros, un 46 por cien­to más que el año an­te­rior. Al­go no me­nor es que el origen de es­te ca­pi­tal es un 70 por cien­to de pro­ce­den­cia in­ter­na­cio­nal. ¿Qué es lo que lo atrae? En la Ar­gen­ti­na, un fac­tor es la crea­ti­vi­dad y re­si­lien­cia de sus em­pren­de­do­res. Co­mo siem­pre, es una mez­cla de va­rias co­sas. Una anéc­do­ta pa­ra gra­fi­car­lo me­jor: en 2015 vino el fon­do Ac­cel Part­ners al South Sum­mit. Era la pri­me­ra vez que ve­nía a Es­pa­ña es­te fon­do, con se­de en Londres, que es uno de los más po­ten­tes de Eu­ro­pa. Ese año, de los 10 deals que hi­zo, cin­co fue­ron con star­tups es­pa­ño­les. Y no vino con fon­dos de 200.000 eu­ros. A par­tir de en­ton­ces, vienen to­das las edi­cio­nes, por­que sa­ben que hay chi­cha (son­ríe). ¿Cuá­les se­rían en­ton­ces las ca­rac­te­rís­ti­cas que di­fe­ren­cian al eco­sis­te­ma es­pa­ñol de Es­to­col­mo, Londres o Is­rael? El pri­me­ro es que, cuan­do lan­za­mos, el sen­tir ge­ne­ral so­bre es­te nue­vo mun­do era que era to­do di­gi­tal. No­so­tros di­ji­mos que no: la in­no­va­ción atra­vie­sa a to­dos los sec­to­res e in­dus­trias. ¿El se­gun­do? Que el mun­do cor­po­ra­ti­vo era fun­da­men­tal. Por eso se nos cri­ti­có bas­tan­te en cuan­to a que te­nía un ses­go de­ma­sia­do cor­po­ra­ti­vo. Pe­ro, ¿quién le va a ge­ne­rar el ne­go­cio al star­tup si no la cor­po­ra­ción. Y a eso se suma que el men­sa­je del “Tú pue­des ha­cer­lo” ca­ló de for­ma pro­fun­da y que hay mu­chas ma­ne­ras de ser par­te de es­te eco­sis­te­ma y equi­po. Por eso, lo que da mu­cha ilu­sión es ver a la gen­te con una son­ri­sa por­que les es­tá yen­do bien, hay buen ro­llo. ¿Dón­de se ve el im­pac­to de es­ta evo­lu­ción en la eco­no­mía real de Es­pa­ña? A par­tir de los da­tos que re­co­lec­ta­mos en South Sum­mit, en el mar­co de la com­pe­ten­cia (NDR: or­de­na­dos en ba­se a 10 verticales, los 100 fi­na­lis­tas com­pi­ten por un lu­gar en un top ten, del cual sur­ge el ga­na­dor fi­nal), es­te año se pre­sen­ta­ron 3300 star­tups. De es­tos que­da­ron 100 fi­na­lis­tas. En el to­tal de edi­cio­nes de los úl­ti­mos años, los fi­na­lis­tas su­man unos 800. De ellos, el 92 por cien­to es­tá vi­vo y pu­jan­te. Es un por­cen­ta­je ma­ra­vi­llo­so. Ade­más, el eco­sis­te­ma ya es­tá ge­ne­ran­do gran­des em­pre­sas, co­mo Spo­ta­fo­ne. Su fun­da­dor, Ale­jan­dro Or­ta­cho, es más lis­to que el ham­bre y más sim­pá­ti­co que las pe­se­tas (ríe). Ha tri­pli­ca­do en un año su plan­ti­lla y su fac­tu­ra­ción. De 2 mi­llo­nes de eu­ros que fac­tu­ra­ba el año pa­sa­do hoy ge­ne­ra 6 mi­llo­nes de eu­ros, por­que se in­ter­na­cio­na­li­zó. Es­tán en Co­lom­bia y México. ¿Pla­nean des­em­bar­car en Bue­nos Ai­res? Lo que­re­mos lle­var ya, por­que lo con­si­de­ra­mos un eco­sis­te­ma es­tu­pen­do y ri­co. El año pa­sa­do hemos rea­li­za­do con el IE el South For Arts en Bue­nos Ai­res (NDR: even­to y com­pe­ten­cia pa­ra star­tups argentinas in­no­va­do­ras en la in­dus­tria del ar­te y con po­ten­cial de in­ter­na­cio­na­li­za­ción), con la idea de lle­var South Sum­mit des­pués. Por eso nos da mu­cha ilu­sión de po­der ir a Bue­nos Ai­res el año pró­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.