Un plan pa­ra vol­ver a cre­cer

Apertura (Argentina) - - SUMARIO - Pa­blo Or­te­ga

El año que acaba de con­cluir se­rá re­cor­da­do, ine­vi­ta­ble­men­te, por el cú­mu­lo de da­tos ne­ga­ti­vos y la brus­ca re­ver­sión de ex­pec­ta­ti­vas que su­frió la eco­no­mía, cris­ta­li­za­da en la dis­pa­ra­da del dó­lar, una caí­da de la ac­ti­vi­dad que ron­da­rá el 2,5 por cien­to y una in­fla­ción de más del 45 por cien­to. Pe­ro tam­bién que­da­rá en la me­mo­ria por otro as­pec­to, muy em­pa­ren­ta­do con esos nú­me­ros: el re­torno de la des­con­fian­za a los pri­me­ros pla­nos. La suba del ries­go país de las úl­ti­mas se­ma­nas es el sín­to­ma más vi­si­ble de los te­mo­res que des­pier­ta la Ar­gen­ti­na tan­to en el ex­te­rior co­mo en­tre los pro­pios in­ver­so­res lo­ca­les. Y si bien la lec­tu­ra in­me­dia­ta atri­bu­ye esa si­tua­ción al in­te­rro­gan­te que ge­ne­ra el pro­ce­so elec­to­ral de es­te año y la in­cer­ti­dum­bre que se pro­yec­ta so­bre los ven­ci­mien­tos de la deu­da a par­tir de 2020, una mi­ra­da más am­plia per­mi­te iden­ti­fi­car otras ra­zo­nes. No po­cos eco­no­mis­tas de pe­so vie­nen re­mar­can­do que, más allá de la ur­gen­cia por ce­rrar las cuen­tas en el cor­to pla­zo, la Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta un plan de cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble en el tiem­po. Y se­me­jan­te exi­gen­cia lle­va la dis­cu­sión, ne­ce­sa­ria­men­te, ha­cia las políticas de Es­ta­do tan­tas ve­ces re­cla­ma­das. No se tra­ta de pac­tos tran­si­to­rios pa­ra apro­bar una ley sino de ver­da­de­ros en­ten­di­mien­tos en­tre las dis­tin­tas fuerzas que tra­cen un rum­bo de­fi­ni­do y pro­pon­gan so­lu­cio­nes acor­des a los desaf íos que en­fren­ta el país. Un au­tén­ti­co pa­so ade­lan­te que rom­pa con el círcu­lo vi­cio­so de la des­con­fian­za y el cor­to­pla­cis­mo. El pe­di­do de es­te tipo de acuer­dos –en el que la re­fe­ren­cia más ci­ta­da sue­le ser el Pac­to de la Mon­cloa es­pa­ñol­de los años 70– ex­ce­de a in­te­lec­tua­les y ana­lis­tas: son los pro­pios em­pre­sa­rios quie­nes lo re­cla­man con fre­cuen­cia. Mu­chos eje­cu­ti­vos con los que ha­bló APER­TU­RA en el úl­ti­mo tiem­po plan­tea­ron esa ne­ce­si­dad. Es en­ten­di­ble: pa­ra in­ver­tir, ne­ce­si­tan un ni­vel mí­ni­mo de pre­vi­si­bi­li­dad, un ho­ri­zon­te. La cer­te­za de que lo que arran­có un go­bierno lo con­ti­nua­rá otro. De tan ob­vio, pue­de so­nar in­ge­nuo. En 2018 se­pro­fun­di­za­ron va­rias grie­tas, en más de un sen­ti­do. Y na­da ha­ce pensar que es­te año, en el con­tex­to de una cam­pa­ña elec­to­ral que muy pro­ba­ble­men­te ter­mi­ne ati­zan­do la po­la­ri­za­ción, ha­ya es­pa­cio pa­ra ese tipo de dis­cu­sio­nes. Pe­ro la gra­ve­dad de la si­tua­ción re­quie­re que al­gu­na vez se en­sa­yen acuer­dos am­plios, en los que se in­vo­lu­cren tam­bién em­pre­sa­rios y sin­di­ca­tos. Por­que la eco­no­mía es­tá es­tan­ca­da des­de prin­ci­pios de la dé­ca­da. Y la evo­lu­ción de los paí­ses ve­ci­nos en cual­quier com­pa­ra­ción más lar­ga de­ja en evi­den­cia el re­tro­ce­so cons­tan­te en el que es­tá en­ce­rra­do la Ar­gen­ti­na. Ahí va­le re­cor­dar la fra­se de Leo­pol­do Ma­re­chal: del la­be­rin­to, se sa­le por arri­ba. Has­ta el pró­xi­mo número,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.