El me­jor equi­po...

El pro­ble­ma no era que fue­ra men­ti­ra. Sino que el mer­ca­do lo com­pró, co­mo ga­ran­tía de que la Ar­gen­ti­na rom­pe­ría el ci­clo de ilu­sión y de­sen­ga­ño.

Apertura (Argentina) - - SUMARIO - Por Juan Ma­nuel Com­pte

“Rea­li­zar el cam­bio de sis­te­ma re­quie­re de re­cur­sos que no ha te­ni­do Cam­bie­mos al mo­men­to de lle­gar al po­der. Los tie­ne que cons­truir pa­ra no re­crear el ci­clo del des­con­ten­to y la pro­me­sa, de la ilu­sión y el de­sen­ga­ño”. (Ig­na­cio Zu­le­ta, “Ma­cri Con­fi­den­cial”, Pla­ne­ta, di­ciem­bre 2016) El me­jor equi­po de los úl­ti­mos 50 años. Mau­ri­cio Ma­cri lo pro­nun­ció or­gu­llo­so, cuan­do de­ve­ló en el ver­de es­pe­ran­za del Bo­tá­ni­co esa se­lec­ción de las flo­res más vis­to­sas que ha­bía re­co­lec­ta­do en el mun­do cor­po­ra­ti­vo. Ga­jos que in­ten­tó sem­brar en el Es­ta­do, pa­ra re­ver­tir la abun­dan­cia de hier­ba ma­la que co­lo­ni­zó la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca en dé­ca­das y dé­ca­das de aban­dono. Exi­to­sos y pro­lí­fi­cos pro­fe­sio­na­les, que aban­do­na­ron los pri­vi­le­gios bien ga­na­dos en la me­ri­to­cra­cia de la ac­ti­vi­dad pri­va­da pa­ra aten­der el lla­ma­do de la Pa tria. San­mar­ti­nes con­tem­po­rá­neos, con ta­blets y smartp­ho­nes en vez de sa­bles cor­vos. Pa­sa­ron co­sas. No llo­vie­ron in­ver­sio­nes, lo peor no pa­só, se re­ca­li­bra­ron me­tas y se ho­mo­ge­nei­za­ron egos. Los bro­tes ver­des –que los hu­bo– que­da­ron ocul­tos o, di­rec­ta­men­te, mar­chi­tos, al rit­mo de la ace­le­ra­da de­to­na­ción en ca­de­na del gra­dua­lis­mo, que, iró­ni­ca­men­te, con­du­jo al shock mo­ne­ta­rio de emi­sión ce­ro y ban­das de flo­ta­ción. Cor­sé ga­ran­ti­za­do –sos­te­ni­do– con la es­cu­pi­de­ra pe­di­da al Fon­do. Mu­chas son­rien­tes ca­ras de aque­lla fo­to, an­sio­sas por de­vol­ver­le a la so­cie­dad al­go de lo mu­cho que ella les dio, ya son ros­tros del pa­sa­do. La Ceo­cra­cia re­sul­tó una su­per­fi­cial ver­sión de la Uto­pía de Mo­ro. Sus pró­ce­res ca­ye­ron víc­ti­mas –con cul­pa, en cier­tos ca­sos– de la cruel e in­gra­ta gua­da­ña de la política. Es­ca­sean en las pri­me­ras lí­neas del ga­bi­ne­te. Tam­po­co se en­cuen­tra a mor­ga­ni­tes, deu­ts­chers y de­más cracks de las fi­nan­zas en otras áreas de go­bierno. El me­jor equi­po de los úl­ti­mos 50 años. Una ofer­ta que el mer­ca­do ha­bía com­pra­do. Y no por in­ge­nui­dad. Sino por la creen­cia de que, cier­ta­men­te, ese plan­tel de gen­te exi­to­sa, con ta­len­to, éxi­to in­di­vi­dual, con­vic­ción y au­tén­ti­ca vo­ca­ción de ser­vi­cio, sin “con­ta­mi­na­ción” de la “vie­ja política”, se­rían los ga­ran­tes de que la Ar­gen­ti­na, es­ta vez sí, se le­van­ta­ría a la faz de la Tie­rra co­mo una nueva y glo­rio­sa na­ción. Po­ca de esa gen­te que­dó en el Go­bierno. Dif ícil­men­te volverá. La política ener­gé­ti­ca fue uno de los as­sets más só­li­dos pa­ra se­du­cir in­ver­so­res. Las des­pro­li­jas sa­li­das de Juan Jo­sé Aran­gu­ren y su su­ce­sor, Ja­vier Igua­cel, re­sul­ta­ron sin­to­má­ti­cas. Jo­sé Mer­ca­do to­mó no­ta. “¿Qué es Cam­bie­mos? La úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de sa­lir de­fi­ni­ti­va­men­te del po­pu­lis­mo”, re­co­no­cía ni bien co­men­za­do el man­da­to uno de los más in­flu­yen­tes hom­bres del Pre­si­den­te. “Va­mos por el ca­mino co­rrec­to y es­te ca­mino de cam­bio es pa­ra siem­pre”, afir­mó Ma­cri, en una de sus úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes del peor año de los tres que lle­va en la Ro­sa­da. Pe­ro, si al­go le en­se­ñó su pa­so por Bo­ca, es que go­les son amo­res: la gen­te no fes­te­ja ba­lan­ces, sino cam­peo­na­tos. Hay quie­nes vo­tan con el corazón. Pe­ro no son po­cos los que lo ha­cen con el bol­si­llo.

Me­sa chi­caSalvo al­gún caso, ya no que­dan los CEOS son­rien­tes de la pri­me­ra eta­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.