Dón­de es­tá Larry

Mien­tras Goo­gle se en­fren­ta a desaf íos exis­ten­cia­les, Larry Pa­ge pa­re­ce es­tar ejer­cien­do su de­re­cho a ser ol­vi­da­do. Por Mark Ber­gen y Aus­tin Carr

Apertura (Argentina) - - SUMARIO -

Mien­tras Goo­gle se en­fren­ta a desafíos exis­ten­cia­les, Larry Pa­ge pa­re­ce es­tar ejer­cien­do su de­re­cho a ser ol­vi­da­do.

Larry Pa­ge es­ta­ba au­sen­te. El co-fun­da­dor y lí­der de fac­to de Goo­gle es fa­mo­so por sus apues­tas sal­va­jes a ta­xis aé­reos y as­cen­so­res es­pa­cia­les, pe­ro apa­ren­te­men­te no pudo vo­lar a Was­hing­ton D.C. Pa­ge ha­bía si­do lla­ma­do a tes­ti­fi­car en Ca­pi­tol Hill, jun­to al CEO de Twit­ter, Jack Dor­sey, y la COO de Fa­ce­book, Sheryl Sand­berg, so­bre las for­mas en las cua­les ac­to­res es­pon­so­rea­dos por el es­ta­do ex­plo­ta­ron sus pla­ta­for­mas. Pa­ge des­de­ñó el pe­di­do. Cuan­do co­men­zó la au­dien­cia an­te el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do el 5 de sep­tiem­bre pa­sa­do, una si­lla de cue­ro ne­gro per­ma­ne­ció va­cía jun­to a Dor­sey y Sand­berg. Una tar­je­ta mar­ca­da con “Goo­gle” fren­te a un ano­ta­dor ne­gro y un mi­cró­fono si­len­cia­do sir­vie­ron co­mo un fuer­te re­cor­da­to­rio de su au­sen­cia. Mien­tras se­na­dor tras se­na­dor arre­me­tie­ron con­tra la com­pa­ñía por sal­tear­se la au­dien­cia, mu­chas ve­ces di­ri­gie­ron su ira ha­cia el va­cío don­de Pa­ge se ten­dría que ha­ber sen­ta­do, con Mar­co Ru­bio, de Flo­ri­da, di­cien­do que el desai­re era “arro­gan­te” y la re­pu­bli­ca­na Su­san Co­llins de Mai­ne agre­gan­do que era una “in­dig­na­ción”. Las cá­ma­ras de los no­ti­cie­ros en­fo­ca­ban el asien­to va­cío.

Dos dé­ca­das des­pués de que Pa­ge co-fun­da­ra Goo­gle, su com­pa­ñía es­tá en­tran­do a su fa­se más pe­li­gro­sa. Sí, su fac­tu­ra­ción si­gue flo­re­cien­do. Sí, Way­mo, su uni­dad de vehícu­los au­tó­no­mos y to­das las “otras apues­tas” —el ecléc­ti­co mix de sub­si­dia­rias re­or­ga­ni­za­das ha­ce al­gu­nos años ba­jo su nue­vo pa­dre, Alp­ha­bet— to­da­vía tie­ne es­pa­cio pa­ra bus­car el pró­xi­mo gran éxi­to. Es el cre­ci­mien­to sin freno de las pro­pie­da­des in­sig­nia de Goo­gle lo que se con­vir­tió en su de­bi­li­dad más gran­de. Los de­trac­to­res es­tán de­man­dan­do una rup­tu­ra de su ne­go­cio de pu­bli­ci­dad y bús­que­da que do­mi­na el mer­ca­do. La Unión Eu­ro­pa mul­tó a la com­pa­ñía con US$ 5100 mi­llo­nes en un caso an­ti­mo­no­pó­li­co por el do­mi­nio del sis­te­ma ope­ra­ti­vo mó­vil An­droid. Y los le­gis­la­do­res es­ta­dou­ni­den­ses, da­da la ma­ni­pu­la­ción apo­ya­da por Ru­sia de las pla­ta­for­mas de Goo­gle en la elec­ción pre­si­den­cial de 2016, es­tán ex­plo­ran­do ca­mi­nos pa­ra re­gu­lar a You­tu­be. Con tan­tos desafíos ta­pan­do el fu­tu­ro de Alp­ha­bet, fue un po­co más que sor­pren­den­te que Pa­ge y com­pa­ñía de­ja­ran va­cía la si­lla en una au­dien­cia de tan al­to per­fil. Sun­dar Pi­chai, quien se con­vir­tió en ca­be­za de Goo­gle lue­go de que Pa­ge se re­mo­vie­ra a sí mis­mo pa­ra ma­ne­jar Alp­ha­bet, tam­po­co estuvo —sí lo hi­zo en di­ciem­bre. “No lo en­tien­do”, di­jo el se­na­dor Mark War­ner, de­mó­cra­ta de Virginia, quien lla­mó a Pa­ge a res­pon­der por los efec­tos da­ñi­nos de Goo­gle. “Va a da­ñar su repu­tación, no so­lo con los po­lí­ti­cos sino con mu­chos usua­rios de Goo­gle. ¿Qué tie­nen que es­con­der?”.

No es so­lo Was­hing­ton. In­clu­so en Si­li­con Va­lley, las per­so­nas em­pe­za­ron a pre­gun­tar­se: ¿dón­de es­tá Larry? Pa­ge es re­clu­so des-

de ha­ce tiem­po, un cien­tí­fi­co in­for­má­ti­co que re­fle­xio­nó so­bre pro­ble­mas téc­ni­cos le­jos del ojo pú­bli­co, pre­fi­rien­do per­se­guir cohe­tes an­tes que ta­pas de re­vis­tas. A di­fe­ren­cia de sus pa­res Ceos­fun­da­do­res (Mark Zuc­ker­berg vie­ne a la men­te), no ha­ce pre­sen­ta­cio­nes en lan­za­mien­tos de pro­duc­tos o re­sul­ta­dos des­de 2013, y no ha­bla con la pren­sa des­de 2015. Les de­ja las de­ci­sio­nes del día a día a Pi­chai y un pu­ña­do de ase­so­res. Pe­ro un con­jun­to de en­tre­vis­tas en los úl­ti­mos me­ses con co­le­gas y con­fi­den­tes, la ma­yo­ría de los cua­les ha­bla­ron con la con­di­ción del ano­ni­ma­to, des­cri­ben a Pa­ge co­mo un eje­cu­ti­vo que es­tá más ale­ja­do que nun­ca, bor­dean­do lo emé­ri­to, in­vi­si­ble pa­ra las hue­llas am­plias de la com­pa­ñía. Quie­nes lo apo­yan sos­tie­nen que si­gue com­pro­me­ti­do, pe­ro su in­mer­sión en las so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas del ma­ña­na lo dis­tra­je­ron de los pro­ble­mas de Goo­gle hoy. “Lo que no vi en el úl­ti­mo año es una voz cen­tral fuer­te so­bre có­mo Goo­gle va a ope­rar so­bre es­tos te­mas que son so­cia­les y me­nos téc­ni­cos”, di­ce un eje­cu­ti­vo de lar­ga da­ta que de­jó la fir­ma ha­ce po­co.

Has­ta la au­dien­cia del Se­na­do, Goo­gle ha­bía evi­ta­do mu­cha de la bron­ca di­ri­gi­da a los gi­gan­tes de re­des so­cia­les, es­pe­cial­men­te Fa­ce­book. Pe­ro Goo­gle, más que cual­quier otra tec­no­ló­gi­ca, nos pu­so en es­te ca­mino de da­ta mi­ning sin pre­ce­den­tes y en un mun­do en el que las cor­po­ra­cio­nes nos si­guen on­li­ne y of­fli­ne. El mo­tor de bús­que­da emer­gió de la ex­plo­sión de la bur­bu­ja pun­to­com con el plan de jue­go más in­te­li­gen­te, crean­do un mo­de­lo de ne­go­cios por el cual ca­da in­ter­ac­ción con su soft­wa­re ali­men­tó su ce­re­bro in­for­má­ti­co y ba­lan­ce. Pa­ge no creó Goo­gle por es­te mo­ti­vo —vio a la fac­tu­ra­ción co­mo una for­ma de tra­ba­jar en avan­ces co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial— pe­ro su éxi­to fa­ci­li­tó el ca­mino pa­ra un sis­te­ma en el cual ca­da in­te­rés y ubi­ca­ción del usua­rio pue­de ser blan­co u ob­je­ti­vo con una pre­ci­sión alar­man­te. “Goo­gle tu­vo mu­cha suer­te has­ta la fe­cha de que los fra­ca­sos de Fa­ce­book ha­yan es­ta­do más en fo­co, pe­ro son igual de ma­los”, di­ce Ro­ger Mc­na­mee, un tem­prano in­ver­sor de Goo­gle y Fa­ce­book con­ver­ti­do en crí­ti­co vocal de am­bos. “Al no pre­sen­tar­se, le hi­zo un gran fa­vor a Fa­ce­book. Si uno es ac­cio­nis­ta, de­be­ría es­tar fu­rio­so. Se ga­ran­ti­za­ron que la in­ten­si­dad suba”.

Alp­ha­bet di­jo en una de­cla­ra­ción que ha­bía ofre­ci­do a su di­rec­tor de Asun­tos Glo­ba­les pa­ra la au­dien­cia y que “per­mi­tir que Larry se en­fo­que en otras apues­tas y pro­ble­mas téc­ni­cos de lar­go pla­zo es el mo­ti­vo por el que se ar­mó Alp­ha­bet”. La com­pa­ñía re­fi­rió las pre­gun­tas a Dan Doc­to­roff, di­rec­tor de la uni­dad de In­fra­es­truc­tu­ra Ur­ba­na, Si­de­walk Labs, y EXCEO de Bloom­berg. Doc­to­roff de­cli­nó co­men­tar si Pa­ge tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­blar pú­bli­ca­men­te so­bre los desafíos más apre­mian­tes de Goo­gle y di­ce que no ha­bla­ron so­bre los te­mas que sur­gie­ron de las au­dien­cias del Se­na­do.

En el pa­sa­do, el acer­ca­mien­to si­len­cio­so de Pa­ge le dio elo­gios y una ima­gen po­si­ti­va co­mo el je­fe vi­sio­na­rio de Alp­ha­bet, pe­ro su dis­tan­cia ge­ne­ra du­das so­bre quién exac­ta­men­te mo­ve­rá a Goo­gle a tra­vés de su cri­sis exis­ten­cial. Dor­sey, de Twit­ter, y Zuc­ker­berg, de Fa­ce­book, se dis­cul­pa­ron de for­ma re­pe­ti­da por las con­se­cuen­cias no in­ten­cio­na­das de sus re­des y ju­ra­ron que arre­glar­las es su prio­ri­dad prin­ci­pal. Pa­ge, mien­tras tan­to, no hi­zo una de­cla­ra­ción de re­mor­di­mien­to ni in­di­có pú­bli­ca­men­te sus pla­nes pa­ra res­pon­der a las ame­na­zas que en­fren­ta su com­pa­ñía. La pre­gun­ta aho­ra es si tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad —fren­te a los ac­cio­nis­tas, em­plea­dos, la so­cie­dad— de vol­ver al es­ce­na­rio.

¿QUÉ OCU­PA EL TIEM­PO DE PA­GE HOY? Las per­so­nas que lo co­no­cen di­cen que des­apa­re­ce con ma­yor fre­cuen­cia a su is­la pri­va­da en el Ca­ri­be. Eso no quie­re de­cir que, a los 45 años, es­té vi­vien­do un es­ti­lo de vi­da de dai­qui­ri. To­da­vía su­per­vi­sa ca­da sub­si­dia­ria de Alp­ha­bet, aun­que has­ta dón­de llega su in­vo­lu­cra­mien­to es va­go. Jun­to al otro co-fun­da­dor de Goo­gle, Ser­gey Brin, aho­ra pre­si­den­te Alp­ha­bet, Pa­ge a ve­ces es­tá en las reunio­nes se­ma­na­les “TGIF” de la com­pa­ñía en sus head­quar­ters de Moun­tain View. A ve­ces res­pon­de pre­gun­tas de los em­plea­dos, aun­que sue­len de­ri­var­las a Pi­chai y otros lí­de­res, se­gún goo­glers ac­tua­les. Pa­ge lle­gó al punto de que so­lo se ha­ce car­go de pro­yec­tos que lo fas­ci­nan, co­mo las bús­que­das de cien­cia fic­ción de X, el se­cre­ti­vo la­bo­ra­to­rio de in­ves­ti­ga­ción de Alp­ha­bet.

Cuan­do Pa­ge, el pri­mer CEO de Goo­gle, re­to­mó la po­si­ción de Eric Sch­midt en 2010, se acer­có a ella co­mo si fue­ra un rompecabezas de in­ge­nie­ría. Tra­ba­jó 80 ho­ras a la se­ma­na, de­vo­ró li­bros de li­de­raz­go y es­tu­dió a sus ído­los de ma­na­ge­ment, co­mo Bill Campbell y Wa­rren Buf­fett. Pe­ro se can­só de su­per­vi­sar las ope­ra­cio­nes, su men­te es­ta­ba mu­cho más en I+D que en los re­sul­ta­dos. Se­gún un eje­cu­ti­vo que se fue, los ojos de Pa­ge se “vi­dria­ban” du­ran­te las reunio­nes cuan­do las dis­cu­sio­nes se iban de las tec­no­lo­gías co­re a los ne­go­cios. “Lo que ha­cés es abu­rri­do”, re­cuer­da es­ta per­so­na que de­cía Pa­ge cuan­do la con­ver­sa­ción se des­via­ba mu­cho de un te­ma que le in­tere­sa­ba. Tam­bién era aver­so a las políticas in­ter­nas co­mu­nes pa­ra ma­ne­jar un con­glo­me­ra­do de 60.000 em­plea­dos. Un ex­di­rec­tor se­nior en Goo­gle re­cuer­da un de­ba­te aca­lo­ra­do en­tre el “equi­po L”, co­mo lla­man los goo­glers al círcu­lo de con­se­je­ros de Pa­ge, que es­ca­ló y re­qui­rió su me­dia­ción. “¿No pue­den re­sol­ver­lo so­los?”, pre­gun­tó. Aun­que el ejer­ci­cio de Pa­ge estuvo mar­ca­do por las pro­fé­ti­cas in­ver­sio­nes en IA y los enor­mes de­pó­si­tos pa­ra al­ma­ce­nar los da­tos que guar­da Goo­gle, el rit­mo del tra­ba­jo tam­bién afec­tó su sa­lud, di­cen dos exvp. En los ’90 fue diag­nos­ti­ca­do con pa­rá­li­sis de las cuer­das vo­ca­les, una con­di­ción ner­vio­sa que le pro­vo­có que fue­ra di­fí­cil ha­blar más fuer­te que con su­su­rro ron­co. “Ser­gey di­ce que pro­ba­ble­men­te soy me­jor CEO por­que eli­jo mis pa­la­bras con más cui­da­do”, es­cri­bió Pa­ge en un posteo de Goo­gle+ en 2013. Una per­so­na que so­lía re­por­tar a él re­cuer­da ha­ber si­do re­ta­do una vez por co­me­ter un error que hi­zo gri­tar al CEO, co­mo si Pa­ge tu­vie­ra las pa­la­bras con­ta­das.

La abrup­ta re­or­ga­ni­za­ción de la com­pa­ñía en 2015 ele­vó a Pi­chai a CEO de Goo­gle y a Pa­ge co­mo je­fe de su com­pa­ñía pa­ra­guas,

Alp­ha­bet. Fue qui­zá el plan de re­ti­ro más in­te­li­gen­te que al­gu­na vez di­se­ñó: po­día re­te­ner el con­trol de su crea­ción mien­tras pa­sa­ba la ma­yo­ría de las res­pon­sa­bi­li­da­des, dán­do­le más li­ber­tad pa­ra en­fo­car­se en las apues­tas “lo­cas” y “es­pe­cu­la­ti­vas” so­bre el fu­tu­ro. Pa­ge, de for­ma per­so­nal, fi­nan­ció tres com­pa­ñías que apun­tan a ser pio­ne­ras en vehícu­los au­tó­no­mos vo­la­do­res y se ob­se­sio­nó con los va­rios gru­pos de ro­bó­ti­ca de Alp­ha­bet. Du­ran­te va­rios me­ses, man­tu­vo reunio­nes se­ma­na­les con lí­de­res de Goo­gle Fi­ber, un pro­yec­to pa­ra desa­rro­llar ac­ce­so a In­ter­net de ul­tra al­ta ve­lo­ci­dad, pa­ra ha­cer brains­tor­ming de so­lu­cio­nes téc­ni­cas pa­ra im­ple­men­tar el ser­vi­cio, co­mo for­mas nue­vas de po­ner los ca­bles de fi­bra óp­ti­ca en las ve­re­das, cuen­ta un ex­ge­ren­te de allí.

Otro pro­yec­to que con­su­mió a Pa­ge, co­men­za­do en 2015, fue una idea es­ti­lo Dis­ney pa­ra re­ima­gi­nar el trans­por­te, lla­ma­do He­liox. Se­gún tres per­so­nas familiares con el es­fuer­zo, un equi­po ope­ran­do des­de un an­ti­guo hangar de la NA­SA en la Bay Area cons­tru­yó un tu­bo de plás­ti­co del an­cho de un va­gón de sub­te, en­ro­lla­do al­re­de­dor de una pis­ta cir­cu­lar, di­se­ña­do pa­ra im­pul­sar a ci­clis­tas a ve­lo­ci­da­des rá­pi­das a tra­vés de un re­mo­lino de oxí­geno y he­lio bom­bea­do al tú­nel a sus es­pal­das. He­liox era pu­ro Pa­ge, un con­cep­to de la era es­pa­cial tan ima­gi­na­ti­vo co­mo me­cá­ni­ca­men­te ma­ra­vi­llo­so: la vi­sión era es­tre­char el sis­te­ma de tu­bo, po­ner­lo a cien­tos de me­tros en el ai­re, des­de un punto de en­tra­da en el sue­lo en el cam­pus de Goo­gle en Moun­tain View a una sa­li­da a 56 km al nor­te, en San Fran­cis­co, pa­ra que las co­lo­ri­das bi­ci­cle­tas de Goo­gle pu­die­ran vo­lar por so­bre la U.S. High­way 101. Sí, sue­na co­mo el Hy­per­loop pe­ro con bi­ci­cle­tas.

Mu­chos de es­tos pro­yec­tos, in­clu­yen­do He­liox, se apa­ga­ron o mu­rie­ron. Co­mo CEO de Alp­ha­bet, Pa­ge tu­vo que apla­car a los in­ver­so­res an­sio­sos por sus pro­yec­tos más allá del co­re bu­si­ness de Goo­gle. Va­rias per­so­nas di­cen que el in­vo­lu­cra­mien­to de Pa­ge con las sub­si­dia­rias de Alp­ha­bet se vol­vió más es­po­rá­di­co en los úl­ti­mos años a me­di­da que el Equi­po L se achi­có a un gru­po más pe­que­ño co­no­ci­do co­mo “Alp­ha­fun” y es di­fí­cil se­ña­lar al­gún pro­yec­to nue­vo con su hue­lla cla­ra. Un ex­ma­na­ger que tra­ba­jó en X di­ce que las po­cas ve­ces que Pa­ge va a la ofi­ci­na son co­mo una vi­si­ta real, lle­na de asis­ten­tes, pa­rá­si­tos y mu­chas preo­cu­pa­cio­nes. Doc­to­roff, el CEO de Si­de­walk Labs, dispu­ta es­to y di­ce que Pa­ge es­tá “in­ten­sa­men­te in­vo­lu­cra­do”, ci­tan­do sus vi­deo­chats se­ma­na­les y una vi­si­ta sorpresa de Pa­ge al pro­yec­to de To­ron­to de Si­de­walk en ju­lio. Aun­que Pa­ge no vi­si­ta los head­quar­ters de Si­de­walk en New York des­de ha­ce me­ses, Doc­to­roff di­ce que dis­cu­te ideas de for­ma cons­tan­te, tan va­ria­das co­mo “as­fal­to di­ná­mi­co” y “ma­de­ras de la­mi­na­ción cruzada”.

Es­tos días, hay una sen­sa­ción den­tro de Goo­gle de que el fu­tu­ris­mo dio un pa­so atrás fren­te a preo­cu­pa­cio­nes más apre­mian­tes. Du­ran­te mu­cho tiem­po la com­pa­ñía tu­vo una ca­ra pú­bli­ca en Sch­midt, que con fe­li­ci­dad la de­fen­dió con­tra el Congreso y los crí­ti­cos has­ta que de­jó de ser el pre­si­den­te Eje­cu­ti­vo en enero pa­sa­do. Du­ran­te los mo­men­tos cla­ve los úl­ti­mos dos años, co­mo las pro­tes­tas con­tra la prohi­bi­ción de in­mi­gra­ción del pre­si­den­te Trump en 2017 y el re­vue­lo in­terno por los con­tra­tos de IA de Goo­gle con el Pen­tá­gono, fue­ron Pi­chai y Brin, no Pa­ge, quie­nes ha­bla­ron con los em­plea­dos.

ES UN MO­MEN­TO RA­RO PA­RA LOS FUN­DA­DO­RES-CEOS y, com­pa­ra­do con Elon Musk fu­man­do un ci­ga­rri­llo de ma­rihua­na en un pod­cast de vi­deo en vi­vo, la in­vi­si­bi­li­dad de Pa­ge po­dría pa­re­cer pre­fe­ri­ble. Se­gún al­guien leal a Larry, la pri­va­ci­dad de Pa­ge, ade­más de ser una pre­fe­ren­cia per­so­nal, tam­bién es una es­tra­te­gia cor­po­ra­ti­va. Cuan­do Goo­gle ex­plo­tó a fi­nes de los 2000, me­tién­do­se en cual­quier ne­go­cio nue­vo que pu­die­ra mien­tras su par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do de bús­que­da de los Es­ta­dos Uni­dos lle­ga­ba al 70 por cien­to, al­gu­nos den­tro de la com­pa­ñía pen­sa­ron que se­ría in­te­li­gen­te tem­pe­ra­men­tar la per­so­na ex­te­rior de Pa­ge. Eran cons­cien­tes de la for­ma en que Bill Ga­tes se ha­bía con­ver­ti­do en una ca­ri­ca­tu­ra de los me­dios du­ran­te los tres años de de­man­das an­ti­mo­no­pó­li­cas de Mi­cro­soft y no que­rían lo mis­mo.

En es­te mo­men­to, sin em­bar­go, esa es­tra­te­gia se sien­te an­ti­gua. En el ba­lan­ce, la ce­le­bri­dad del CEO más ca­ri­ca­tu­ri­za­do (Zuc­ker­berg) pa­re­ce po­si­ti­va pa­ra su com­pa­ñía. Los eje­cu­ti­vos contraparte de Pa­ge qui­zá no son due­ños de las na­rra­ti­vas al­re­de­dor de sus com­pa­ñías, pe­ro ha­blar en voz al­ta ayu­da a dar­les for­ma.

Fren­te a la au­sen­cia de Pa­ge en la au­dien­cia del Se­na­do, hu­bo vo­ces más al­tas que lle­na­ron el es­pa­cio, des­de se­na­do­res cri­ti­can­do a Goo­gle por sus acuer­dos con Chi­na a co­men­ta­ris­tas di­cien­do que Pa­ge era an­ti­pa­trió­ti­co. Mc­na­mee, el in­ver­sor que pre­go­na por la separación de la com­pa­ñía, di­ce que Pa­ge y Pi­chai no cum­plie­ron con su de­ber cí­vi­co. “Es­to es Go­bierno Cor­po­ra­ti­vo bá­si­co”, ase­gu­ra. “¿Uno es in­vi­ta­do a ha­blar fren­te a una au­dien­cia del Se­na­do pa­ra pro­te­ger nues­tra de­mo­cra­cia y la res­pues­ta es que son de­ma­sia­do im­por­tan­tes co­mo pa­ra ir? To­do el mun­do los es­tá mi­ran­do: ‘¿Qué pasa con es­ta gen­te? ¿Quié­nes son?’”.

Es ex­tra­ño có­mo esas de­nun­cias no pue­den dis­tor­sio­nar la ima­gen de Pa­ge co­mo un fu­tu­ris­ta ami­ga­ble. In­clu­so su se­mi-re­ti­ro, qui­zá co­lo­rea­do por sus pro­ble­mas de sa­lud, con­ju­ra vi­sio­nes de un frá­gil lu­mi­na­rio que en­ve­je­ce, y es fá­cil de ol­vi­dar que es más jo­ven que Pi­chai. En una de sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, en el es­ce­na­rio de TED en 2014, Pa­ge lu­cía jo­ven y ani­ma­do. Su voz ya era su­su­rran­te, pe­ro los ron­qui­dos en­tre sus res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das le da­ban gra­ve­dad a su dis­cu­sión de las for­mas en las cua­les la tec­no­lo­gía pue­de da­ñar a la gen­te y los da­tos pue­den ser mal usa­dos. Aun­que es­ta­ba ha­blan­do de las fil­tra­cio­nes de Si­li­con Va­lley re­ve­la­das por Ed­ward Snow­den, tam­bién po­dría ha­ber es­ta­do ha­cién­do­lo so­bre los re­tos a los que se en­fren­tan Alp­ha­bet y Goo­gle cuan­do re­fle­xio­nó so­bre có­mo el pú­bli­co ne­ce­si­ta re­eva­luar los po­de­res del go­bierno en la era di­gi­tal. “To­da­vía no tu­vi­mos esa con­ver­sa­ción”, di­jo. “Te­ne­mos que te­ner un de­ba­te so­bre eso o no po­dre­mos te­ner una de­mo­cra­cia que fun­cio­ne”. Pe­ro, pa­ra te­ner un de­ba­te, hay que apa­re­cer. .

“Goo­gle ha si­do ex­tre­ma­da­men­te afor­tu­na­da has­ta la fe­cha por­que los fra­ca­sos de Fa­ce­book han es­ta­do mu­cho más en fo­co, pe­ro ellos son igual de ma­los”.

Pa­ge en la reu­nión de tec­no­lo­gía de Trump en 2016, una ra­ra apa­rien­cia pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.