In­ven­to ar­gen­tino

Hay una nueva ge­ne­ra­ción de em­pren­de­do­res que no so­lo fun­dan em­pre­sas sino tam­bién desa­rro­llan des­de ce­ro sus pro­duc­tos y ser­vi­cios. El desafío de lle­var una idea a un pro­to­ti­po que lue­go se trans­for­me en un ne­go­cio.

Apertura (Argentina) - - SUMARIO - Por EU­GE­NIA IGLE­SIAS. Co­la­bo­ró: FLO­REN­CIA RADICI Fo­tos: Ni­co Pé­rez Agra­de­ce­mos al Ho­tel In­ter­con­ti­nen­tal por la lo­ca­ción pa­ra la fo­to.

Hay una nueva ge­ne­ra­ción de em­pren­de­do­res que no so­lo fun­dan em­pre­sas sino tam­bién desa­rro­llan des­de ce­ro sus pro­duc­tos. El desafío de lle­var una idea a un pro­to­ti­po que lue­go se trans­for­me en un ne­go­cio.

“Cuan­do lle­gue la ins­pi­ra­ción, que me en­cuen­tre tra­ba­jan­do”, de­cía el pintor es­pa­ñol Pa­blo Pi­cas­so. Y esa ac­ti­tud fren­te al tra­ba­jo se re­pli­ca en ca­da uno de los ca­sos de in­ven­to­res a los que APER­TU­RA con­vo­có pa­ra co­no­cer sus his­to­rias. To­dos em­pren­die­ron y tie­nen la vir­tud de ha­ber desa­rro­lla­do un pro­duc­to des­de ce­ro, pe­ro muy le­jos es­tán de la idea del in­ven­tor clá­si­co pre­sen­te en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo. Los in­ven­to­res de es­ta épo­ca son cons­tan­tes tra­ba­ja­do­res que en­cuen­tran pro­ble­má­ti­cas, ela­bo­ran una so­lu­ción y la ba­jan a la reali­dad. De la idea al pro­to­ti­po y, lue­go, al mer­ca­do. Es­tos em­pren­de­do­res-in­ven­to­res vie­nen de for­ma­cio­nes di­fe­ren­tes y de in­dus­trias di­ver­sas, pe­ro to­dos tie­nen en co­mún el he­cho de que a nin­guno se le pren­dió la lam­pa­ri­ta de un día pa­ra el otro, sino que sus crea­cio­nes son re­sul­ta­do de un ar­duo pro­ce­so que im­pli­ca prue­ba y error, y un tra­yec­to en el que es­tu­vie­ron dis­pues­tos a ite­rar y pi­vo­tear. “Em­pe­cé con­tán­do­le la idea a mu­chas per­so­nas”, ad­mi­te Ro­dri­go Cór­do­ba, fun­da­dor de Ti­goût. Le­jos de ce­lar su pro­yec­to, es­te em­pren­de­dor bus­có ro­dear­se de feed­back y de dis­tin­tas opi­nio­nes que lo ayu­da­ron a ar­mar el dream team que fue ca­paz de dar­le vi­da a su vi­sión de crear la pri­me­ra má­qui­na ca­paz de co­ci­nar pos­tres gour­met a par­tir de cáp­su­las. Mu­chos no se sien­ten in­ven­to­res. Otros lo de­fi­nen co­mo su pro­fe­sión. Eduar­do Fer­nán­dez, crea­dor de Tra­ba­li­tos, su­po des­de chi­co que que­ría ser in­ven­tor y hoy ase­gu­ra que tra­ba­ja con un pro­me­dio de 100 ideas al año. Des­de ju­gue­tes has­ta ar­tícu­los pa­ra el ho­gar o ma­qui­na­ria agrí­co­la, la ca­be­za crea­ti­va de Fer­nán­dez no tie­ne lí­mi­tes. “¿Qué tie­ne to­do es­to en co­mún? La ac­ti­tud de in­ven­tar”. A di­fe­ren­cia de Fer­nán­dez, Laura Cherny y Ni­co­lás De­mar­co tra­ba­jan con la men­ta­li­dad de di­se­ña­do­res que los ca­rac­te­ri­za. El pro­ce­so pro­yec­tual que es­tá de­trás de sus crea­cio­nes tie­ne otro can­tar. Pe­ro com­par­ten el mé­ri­to de ha­ber vi­sua­li­za­do un pro­duc­to des­de el bo­ce­to, con una in­no­va­ción que re­vo­lu­cio­nó su mer­ca­do y lo ma­te­ria­li­za­ron en un ne­go­cio: el pri­mer ma­te de si­li­co­na. To­dos, ade­más, pa­sa­ron por el, mu­chas ve­ces, en­go­rro­so pro­ce­so de pa­ten­tar su pro­duc­to. Pro­te­ger­lo en el país pe­ro tam­bién en el mun­do re­sul­ta un desaf ío que se su­ma a la ca­rre­ra em­pren­de­do­ra. Mu­chos, co­mo el caso de Se­bas­tián Sa­joux, de Arq­li­te, bus­can el Tra­ta­do de Coo­pe­ra­ción en ma­te­ria de Pa­ten­tes (PCT) pa­ra pro­te­ger­se en el ex­te­rior, mien­tras que otros ven que las pa­ten­tes que­dan re­le­ga­das en sus in­dus­trias. Se­bas­tián Gar­cía Ma­rra, de la tec­no­ló­gi­ca Less, opina que las in­no­va­cio­nes mu­chas ve­ces avan­zan a pa­sos más rá­pi­dos que los tiem­pos bu­ro­crá­ti­cos de las pa­ten­tes: “En de­fi­ni­ti­va, si hay un ne­go­cio ma­si­vo de­trás, lo ga­na­rá el que jue­gue me­jor sus car­tas”. En un con­tex­to don­de cre­cen las eco­no­mías co­la­bo­ra­ti­vas, la pro­pia au­to­mo­triz Tes­la fue no­ti­cia por li­be­rar más de 200 pa­ten­tes en 2014 pa­ra fa­ci­li­tar la fa­bri­ca­ción de vehícu­los eléc­tri­cos. La idea de que abrir el co­no­ci­mien­to va a re­per­cu­tir en un be­ne­fi­cio pa­ra to­do el sec­tor es ca­da vez más com­par­ti­da por sus dis­tin­tos ju­ga­do­res. In­ven­to­res, in­no­va­do­res, em­pren­de­do­res o di­se­ña­do­res, a con­ti­nua­ción, sus his­to­rias en pri­me­ra per­so­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.