Reali­dad pa­ten­te

Apertura (Argentina) - - SUMARIO -

El em­pu­je que sue­le aso­ciar­se a la ac­ti­vi­dad em­pren­de­do­ra lo­cal no se con­di­ce al fi­nal del día con el número de pa­ten­ta­mien­tos, que vie­ne en de­cli­ve. En­tre las ra­zo­nes de esa si­tua­ción, los es­pe­cia­lis­tas men­cio­nan fac­to­res co­mo la fal­ta de financiamiento, la au­sen­cia de es­tí­mu­lo que im­pli­ca pa­ra mu­chos em­pren­de­do­res que la Ar­gen­ti­na per­ma­nez­ca fue­ra del Tra­ta­do de Coo­pe­ra­ción en ma­te­ria de Pa­ten­tes (PCT, por sus si­glas en in­glés, pa­ra­guas pro­tec­tor al que ad­hi­rie­ron ca­si to­dos los paí­ses) y cues­tio­nes cul­tu­ra­les, en­tre otros. Pe­ro, más allá de la fo­to, lo pri­me­ro que de­be te­ner en cuen­ta un em­pren­de­dor que desa­rro­lló de ce­ro un pro­duc­to y quie­re lan­zar­se a pa­ten­tar es man­te­ner bien guar­da­do el se­cre­to. Lue­go, tie­ne que ha­cer una ex­haus­ti­va bús­que­da en to­do el mun­do pa­ra ase­gu­rar­se de que su crea­ción no ha­ya si­do ya re­gis­tra­da en al­gún lu­gar y de­ter­mi­nar su apli­ca­ción co­mer­cial. La pro­tec­ción ex­clu­si­va pa­ra su ex­plo­ta­ción que otor­ga el pa­ten­ta­mien­to du­ra 20 años des­de el mo­men­to de la so­li­ci­tud, pe­ro el pro­ce­so de­man­da un mí­ni­mo de cua­tro años que pue­de lle­gar has­ta los 10, en al­gu­nos ca­sos. Des­de el ins­tan­te de la so­li­ci­tud, el desa­rro­lla­dor tie­ne 12 me­ses pa­ra bus­car in­ver­so­res in­tere­sa­dos en financiar el pro­yec­to, si la pre­sen­ta­ción se ha­ce en la Ar­gen­ti­na an­te el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pro­pie­dad In­dus­trial (INPI). Si el país for­ma­ra par­te del PCT, la ven­ta­na de tiem­po pa­ra con­se­guir financiamiento se es­ti­ra­ría a 36 me­ses, ex­pli­can los ex­per­tos en pro­pie­dad in­te­lec­tual. Por ese mo­ti­vo hay em­pren­de­do­res que pre­fie­ren pa­ten­tar di­rec­ta­men­te en al­gún país que es­té am­pa­ra­do por ese pa­ra­guas. Gui­ller­mo Vi­dau­rre­ta, del Cen­tro de Es­tu­dios In­ter­dis­ci­pli­na­rios de De­re­cho In­dus­trial y Eco­nó­mi­co (Cei­de), se­ña­la que, a pe­sar de la ex­ten­sión del pro­ce­so pa­ra ob­te­ner la pro­tec­ción, el INPI dio im­por­tan­tes pa­sos pa­ra que el trá­mi­te sea di­gi­tal. “Es­to es muy im­por­tan­te pa­ra los em­pren­de­do­res del in­te­rior, ya que el trá­mi­te to­da­vía tie­ne que ter­mi­nar en Bue­nos Ai­res”, opina. De es­ta ma­ne­ra, en con­so­nan­cia con la idea del Go­bierno de di­gi­ta­li­zar la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, el ob­je­ti­vo es que el INPI se con­vier­ta en una ofi­ci­na sin pa­pel. Así se pue­de sim­pli­fi­car el trá­mi­te, ya que en las áreas téc­ni­cas des­ti­na­das al aná­li­sis del pro­duc­to o pro­ce­so hay 60 exa­mi­na­do­res, número que Vi­dau­rre­ta con­si­de­ra in­su­fi­cien­te. Más allá de lo bu­ro­crá­ti­co del pro­ce­so, la fal­ta de pa­ten­ta­mien­tos tam­bién se de­be a una caí­da en las so­li­ci­tu­des. Se­gún da­tos del INPI, en 2018 hu­bo unas 3200 so­li­ci­tu­des; en 2017, 3400; en 2016, 3800; en 2015, 4000; y en 2014, 4600. Una de las ex­pli­ca­cio­nes que Vi­dau­rre­ta en­cuen­tra es la cri­sis, ya que el 90 por cien­to de las so­li­ci­tu­des son ex­tran­je­ras, lo que re­fle­ja tam­bién una re­trac­ción de la in­ver­sión. “Ade­más, in­flu­yó la pre­sión de las pa­ten­tes far­ma­céu­ti­cas: en 2014 se dic­tó una re­so­lu­ción que li­mi­tó los pa­ten­ta­mien­tos pa­ra ese seg­men­to con di­rec­tri­ces más se­ve­ras”, agre­ga so­bre es­ta pro­ble­má­ti­ca. El lobby de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca lo­cal, des­li­zan en el mer­ca­do, es una de las ra­zo­nes por las que la Ar­gen­ti­na per­ma­ne­ce al mar­gen del PCT des­de ha­ce dé­ca­das. “La le­gis­la­ción lo­cal es ve­tus­ta y po­pu­lis­ta”, cues­tio­na Mar­tín Ben­sa­don, so­cio del área de Pro­pie­dad In­te­lec­tual de Mar­val, O’fa­rrell & Mai­ral, el es­tu­dio ju­rí­di­co más gran­de del país. “Pa­ra el Co­ni­cet y las uni­ver­si­da­des es esen­cial el PCT, pe­ro no se aprue­ba”, agre­ga. El tiem­po pro­me­dio pa­ra ac­ce­der a una pa­ten­te en to­do el mun­do es de cin­co años, in­di­ca Ben­sa­don, aun­que en los Es­ta­dos Uni­dos hay ca­sos en los que se con­si­guen en nue­ve me­ses. “En Amé­ri­ca del Nor­te, Eu­ro­pa y Ja­pón es­tán muy pen­dien­tes de la es­ta­dís­ti­ca so­bre lo que tar­da el trá­mi­te, por­que les pa­gan a los exa­mi­na­do­res por pro­duc­ti­vi­dad. En­ton­ces, se bus­ca ba­jar año a año lo que se tar­da”, co­men­ta. Ben­sa­don res­ca­ta el es­fuer­zo del INPI pa­ra ace­le­rar sus trá­mi­tes y otor­gar ase­so­ra­mien­to a in­ven­to­res par­ti­cu­la­res y men­cio­na, por ejem­plo, que el or­ga­nis­mo im­ple­men­tó un fast track pa­ra con­ce­der pa­ten­tes en 60 días en los ca­sos de pro­duc­tos que ya tie­nen pro­tec­ción en otro país. “Pa­ra un em­pren­de­dor, el pri­mer obs­tácu­lo a la ho­ra del pa­ten­ta­mien­to re­pre­sen­ta la in­ver­sión del trá­mi­te en sí, que es enor­me pa­ra una em­pre­sa o pro­duc­to que no pro­bó su fun­cio­na­mien­to aún”, opina Ma­nuel Ta­noi­ra, so­cio de Ta­noi­ra Cas­sag­ne Abo­ga­dos. Y coin­ci­de en que el es­tar fue­ra del PCT re­pre­sen­ta el prin­ci­pal pro­ble­ma. “El em­pren­de­dor lo­cal jue­ga con des­ven­ta­ja fren­te al res­to del mun­do”, re­su­me el abo­ga­do muy li­ga­do al eco­sis­te­ma em­pren­de­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.