Un­tech Del la­bo­ra­to­rio al ne­go­cio

Apertura (Argentina) - - INVENTO ARGENTINO -

La his­to­ria de Un­tech –que creó un gel que ayu­da a la ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das cró­ni­cas–, co­mo la de mu­chos de­sa­rro­llos cien­tí­fi­cos y mé­di­cos, tie­ne un lar­go ca­mino. “El em­pren­di­mien­to co­men­zó ha­ce 15 años co­mo un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción en la Fa­cul­tad de Bio­quí­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Tu­cu­mán, en la cá­te­dra de In­mu­no­lo­gía”, re­cuer­da Al­ber­to Ramos Ver­nie­ri, uno de los pro­ta­go­nis­tas, des­de la pro­vin­cia en la que to­da­vía re­si­de. En esa pri­me­ra eta­pa, se pro­po­nía el uso de los pro­bió­ti­cos más allá de lo gas­tro­in­tes­ti­nal, con fo­co en el tra­ta­mien­to de he­ri­das. A par­tir de esa pre­mi­sa, co­men­zó el –se­gún Ramos Ver­nie­ri– “ar­duo” es­tu­dio, di­vi­di­do en va­rias lí­neas de in­ves­ti­ga­ción.

“El te­ma con la in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca es que se bus­ca una so­lu­ción sin te­ner en cuen­ta el ‘mun­do real.’ En­ton­ces, qui­zá creas­te una cu­ra­ción pa­ra las he­ri­das cró­ni­cas, pe­ro no se tu­vo en cuen­ta el mar­co re­gu­la­to­rio de los nue­vos me­di­ca­men­tos, si es pa­ten­ta­ble o no y, en­ton­ces, no es trans­fe­ri­ble”, aña­de el cien­tí­fi­co. Lue­go de nu­me­ro­sas prue­bas y avan­ces, fi­nal­men­te se creó un gel que tra­ta he­ri­das cró­ni­cas y ayu­da a la ci­ca­tri­za­ción. De eso, se pa­ten­ta­ron los pro­ce­sos, no co­mo me­di­ca­men­to por­que, acla­ra Ramos Ver­nie­ri, la Ley de Pa­ten­tes no per­mi­te re­gis­trar nue­vos me­di­ca­men­tos. Sin co­no­ci­mien­tos de ne­go­cios, la idea de Ramos Ver­nie­ri y su equi­po era su­bli­cen­ciar la pa­ten­te pa­ra que una em­pre­sa lle­va­ra el pro­duc­to al mer­ca­do. Pe­ro co­mo es­te es­que­ma se tor­na muy cos­to­so –por­que la com­pa­ñía que com­pra una pa­ten­te pro­duc­to de una in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca de­be re­pli­car ca­si to­dos los en­sa­yos pa­ra la va­li­da­ción le­gal–, de­ci­die­ron crear su pro­pia em­pre­sa de ba­se tec­no­ló­gi­ca. El sal­to del mun­do cien­tí­fi­co al em­pre­sa­rio lle­gó de la mano de Fa­cun­do Ga­rre­tón –hoy dipu­tado na­cio­nal y em­pren­de­dor, fun­da­dor de In­ver­ti­ron­li­ne–, quien les pre­sen­tó a Ru­bén Sa­lim, ad­mi­nis­tra­dor de Em­pre­sas con ex­pe­rien­cia en otras com­pa­ñías. El equi­po, ade­más, se for­mó en di­fe­ren­tes as­pec­tos téc­ni­cos, co­mo pro­pie­dad in­te­lec­tual. Sa­lim cuen­ta que, si bien el desa­rro­llo cien­tí­fi­co es­ta­ba, el si­guien­te pa­so era crear un mo­de­lo de ne­go­cios. “Lle­var un in­ven­to al mer­ca­do –que va­ya del la­bo­ra­to­rio a la far­ma­cia– de­mo­ra 20 años y es muy cos­to­so de prin­ci­pio a fin. En el mun­do, hay me­nos de 10 em­pre­sas que pue­den ha­cer­lo de for­ma com­ple­ta. En el me­dio, hay com­pa­ñías que ha­cen una par­te o pres­tan ser­vi­cio pa­ra ir ‘por pos­tas’”, gra­fi­ca Sa­lim el desaf ío. En es­te tipo de de­sa­rro­llos, el ca­mino es ha­cer prue­bas en ani­ma­les, vo­lun­ta­rios sa­nos, una can­ti­dad re­du­ci­da de 200 o 300 pa­cien­tes pa­ra mos­trar que cu­ra y, fi­nal­men­te, en mi­les de per­so­nas en dis­tin­tos paí­ses. “Si lle­ga­mos a la Fa­se 2, el desa­rro­llo va a es­tar pa­ten­ta­do en 20 paí­ses y de­mos­tra­do que cu­ra. A par­tir de ahí, va­mos a su­bli­cen­ciar­lo a em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas o mé­di­cas con la es­ca­la pa­ra lle­var­lo al mer­ca­do”, an­ti­ci­pa Sa­lim. En ese caso, el ro­yalty iría pa­ra Un­tech, el Co­ni­cet y la Uni­ver­si­dad de Tu­cu­mán. De es­ta ma­ne­ra, di­cen en la com­pa­ñía, se com­ple­ta el círcu­lo vir­tuo­so: pri­me­ro in­vier­te el Es­ta­do, lue­go lo ha­cen los pri­va­dos y, cuan­do llega al mer­ca­do, ge­ne­ra in­gre­sos pa­ra am­bos, que se pue­den rein­ver­tir. Con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar el net­wor­king y co­no­cer em­pre­sas que pu­die­ran in­vo­lu­crar­se, los em­pren­de­do­res de­ci­die­ron par­ti­ci­par en va­rios con­cur­sos. Ade­más de ga­nar Na­ves, el de IAE Bu­si­ness School, se con­vir­tie­ron en la pri­me­ra em­pre­sa ar­gen­ti­na en la que in­vir­tió Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity. El úl­ti­mo triun­fo fue en la ca­te­go­ría de Cien­cia y Sa­lud de Sam­sung In­no­va. Un­tech es­tá cons­ti­tui­da en la Ar­gen­ti­na y los Es­ta­dos Uni­dos. Es li­cen­cia­ta­ria ex­clu­si­va pa­ra to­do el mun­do de la pa­ten­te, que es del Co­ni­cet y la Uni­ver­si­dad de Tu­cu­mán. Hoy, es­tá en avan­ce de la pri­me­ra eta­pa del plan, pa­ra lle­gar a la Fa­se 1 y, lue­go, te­ner una es­ti­ma­ción más pre­ci­sa de la Fa­se 2. “El plan es le­van­tar una ron­da de in­ver­sión en los Es­ta­dos Uni­dos”, an­ti­ci­pan. Más allá de Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity, re­ci­bie­ron has­ta aho­ra apor­tes de in­ver­so­res par­ti­cu­la­res –co­mo Ga­rre­tón– y ace­le­ra­do­ras. “En to­das las eta­pas en­con­tra­mos es­co­llos –ad­mi­ten los em­pren­de­do­res. El prin­ci­pal es que no hay un ob­je­ti­vo de uti­li­za­ción del co­no­ci­mien­to en la vi­sión na­cio­nal. En los paí­ses desa­rro­lla­dos pri­me­ro se pa­ten­ta y des­pués se pu­bli­ca, o ni si­quie­ra se pu­bli­ca. Se ne­ce­si­ta una com­bi­na­ción, ade­más, en­tre el desa­rro­llo pú­bli­co y pri­va­do. Y un plan de ne­go­cios”. La cla­ve, y el prin­ci­pal re­to, se­gún Sa­lim, es sa­lir del la­bo­ra­to­rio y que los des­cu­bri­mien­tos ten­gan una apli­ca­ción con­cre­ta que lle­gue a mi­les o mi­llo­nes de per­so­nas. “La Ar­gen­ti­na tie­ne un po­ten­cial enor­me en la cien­cia si sa­li­mos del pa­per y el Es­ta­do ayu­da en la trans­fe­ren­cia”, con­clu­yen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.