Soft­wa­re y de­re­chos de au­tor

Apertura (Argentina) - - INVENTO ARGENTINO -

El re­gis­tro lo­cal de pa­ten­tes, tal co­mo se­ña­la Vi­dau­rre­ta, vie­ne en caí­da, re­co­no­ce Juan Pozzo, so­cio de Pro­pie­dad In­te­lec­tual del mis­mo es­tu­dio. “En los úl­ti­mos años, los avan­ces de la in­no­va­ción vie­nen más por el lado del soft­wa­re –que es­tá am­pa­ra­do por los de­re­chos de au­tor y no ne­ce­si­ta pa­ten­te– que del pa­ten­ta­mien­to de pro­duc­tos”, ex­pli­ca. “Si la Ar­gen­ti­na ad­hi­rie­ra al PCT, un em­pren­de­dor ar­gen­tino es­ta­ría am­pa­ra­do por 30 me­ses en 125 paí­ses con una so­la so­li­ci­tud y des­pués po­dría eva­luar qué mer­ca­dos quie­re ele­gir pa­ra ata­car”, agre­ga. Ese pla­zo le per­mi­ti­ría ha­cer un aná­li­sis más ex­haus­ti­vo de los paí­ses –ge­ne­ral­men­te, los Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa– en los que le con­vie­ne pa­ten­tar y con­se­guir en el me­dio el financiamiento pa­ra ha­cer­lo, re­fuer­za Ben­sa­don. El cos­to de pa­ten­tar pro­me­dia los US$ 30.000 pe­ro pue­de tre­par en al­gu­nos ca­sos a los US$ 100.000, in­di­ca. Ese es el mo­ti­vo por el que hay po­cos pa­ten­ta­mien­tos ar­gen­ti­nos en el ex­te­rior, ex­pli­ca: “Hay mu­chas in­no­va­cio­nes pa­ra pa­ten­tar pe­ro no se ha­ce por fal­ta de me­dios o por ig­no­ran­cia”. Pa­ra Ta­noi­ra, pa­ten­tar es im­por­tan­te, pe­ro un em­pren­de­dor no de­be to­mar­lo co­mo un fin en sí mis­mo. “Man­te­ner el se­cre­to de lo que se es­tá crean­do es mu­cho más im­por­tan­te que pa­ten­tar. No hay que en­fras­car­se en la ob­se­sión por pa­ten­tar ni con­fun­dir pro­yec­to con pa­ten­te. Es una he­rra­mien­ta más. Al­gu­nos em­pren­de­do­res creen que si pa­ten­tan ya le­van­ta­ron una ba­rre­ra de en­tra­da en su sec­tor, pe­ro no es así”. Y aña­de: “La ver­da­de­ra ba­rre­ra de en­tra­da es el equi­po y la in­no­va­ción per­ma­nen­te, no una pa­ten­te. El em­pren­de­dor tie­ne que in­ver­tir más tiem­po y re­cur­sos en el equi­po”. Las cues­tio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas y le­gis­la­ti­vas se su­man a una cul­tu­ra de pa­ten­ta­mien­tos es­ca­sa y a la di­fi­cul­tad de ac­ce­so a financiamiento pa­ra los in­ven­to­res, lo cual com­pli­ca el pa­no­ra­ma de los pro­yec­tos in­no­va­do­res. “Ne­ce­si­ta­mos más ins­ti­tu­tos de in­ves­ti­ga­ción que pro­duz­can re­sul­ta­dos atrac­ti­vos pa­ra el mer­ca­do con apo­yo y financiamiento. De­be ha­ber una es­tra­te­gia pa­ra el desa­rro­llo in­dus­trial del país”, se­ña­la Vi­dau­rre­ta y agre­ga que agi­li­zar el pro­ce­so pa­ra otor­gar pa­ten­tes no es su­fi­cien­te pa­ra fo­men­tar la in­no­va­ción a ni­vel lo­cal. Ade­más, el es­pe­cia­lis­ta des­ta­ca la im­por­tan­cia de la coo­pe­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da y la ne­ce­si­dad de un em­pre­sa­ria­do in­no­va­dor que im­pac­te en la eco­no­mía. “La in­no­va­ción no se da de un día pa­ra el otro, evo­lu­cio­na a lo lar­go de ge­ne­ra­cio­nes e in­ter­vie­nen mu­chos fac­to­res”, opina. Pozzo agre­ga que la con­fu­sión que exis­te en par­te del eco­sis­te­ma em­pren­de­dor so­bre las pa­ten­tes de­ri­va del ejem­plo de los Es­ta­dos Uni­dos, don­de el soft­wa­re y los pla­nes de ne­go­cios son to­ma­dos co­mo pa­ten­te. En paí­ses eu­ro­peos y la Ar­gen­ti­na mis­mo, el tra­ta­mien­to es di­fe­ren­te. Pe­ro la di­ná­mi­ca del sec­tor tec­no­ló­gi­co y la ace­le­ra­ción de los cam­bios es­tán obli­gan­do a re­vi­sar los marcos ju­rí­di­cos que am­pa­ran la pro­pie­dad in­te­lec­tual en el mun­do, aco­ta: “El tiem­po pro­me­dio pa­ra pa­ten­tar es de en­tre cin­co y sie­te años. Mu­chos pro­duc­tos tec­no­ló­gi­cos con esa an­ti­güe­dad ya no se usan”. <AP> Pa­blo Or­te­ga y Flo­ren­cia Lip­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.