Cum­bre mun­dial BIM.

La cum­bre mun­dial de soft­wa­re de Au­to­desk mos­tró nue­vos pro­ce­sos de di­se­ño co­la­bo­ra­ti­vo po­ten­cia­dos por el uso de Reali­dad Vir­tual, Reali­dad Au­men­ta­da, Ro­bó­ti­ca y Di­se­ño ge­ne­ra­ti­vo.

ARQ - - EDITORIAL - Graciela Ba­duel En­via­da es­pe­cial a Las Ve­gas

La em­pre­sa Au­to­desk pre­sen­tó nue­vas he­rra­mien­tas pa­ra el di­se­ño co­la­bo­ra­ti­vo.

Compu­tación in­fi­ni­ta y Tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo en la Nu­be, Di­se­ño ge­ne­ra­ti­vo, Big Da­ta apli­ca­do a la cons­truc­ción, Reali­dad Vir­tual y Reali­dad Au­men­ta­da. Con­cep­tos po­co tran­si­ta­dos, pe­ro que son len­gua­je co­rrien­te en Au­to­desk Uni­ver­sity 2017, el me­ga­even­to que reúne una vez por año en Las Ve­gas a los pro­fe­sio­na­les que di­se­ñan -y di­se­ña­rán- el mundo que nos ro­dea. No por ca­sua­li­dad, el leit que em­pe­zó ayer en Las Ve­gas, Es­ta­dos Uni­dos, es The Future of Ma­king Things.

Pa­ra dis­cu­tir y apren­der so­bre es­tas he­rra­mien­tas de di­se­ño del fu­tu­ro, que ya exis­ten aun­que no se han ma­si­fi­ca­do, más de 10 mil ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res, in­ge­nie­ros y cons­truc­to­res se con­cen­tra­ron du­ran­te una se­ma­na en el Sands Con­ven­tion Cen­ter. El com­ple­jo de con­ven­cio­nes se ubi­ca den­tro de los ho­te­les The Ve­ne­tian-the Palazzo, en el ex­tre­mo nor­te del Strip, el bu­le­var que es­tu­vo en bo­ca de to­dos en oc­tu­bre pa­sa­do, cuan­do un fran­co­ti­ra­dor acri­bi­lló a 58 per­so­nas des­de el ho­tel Man­da­lay.

Pe­ro a pe­sar de que el hash­tag #Ve­gass­trong to­da­vía se ve al lle­gar al ae­ro­puer­to y en bue­na par­te de me­ga­ho­te­les -ca­si­nos, la ciu­dad la­te tan vi­va co­mo siem­pre. Prue­ba de eso fue­ron los cien­tos de per­so­nas que cir­cu­la­ron por pa­si­llos al­fom­bra­dos (co­mo los de la pe­lí­cu­la Bar­ton Fink) y se des­pla­za­ron por las es­ca­le­ras me­cá­ni­cas pa­ra asis­tir a las con­fe­ren­cias, pre­sen­ta­cio­nes y cla­ses. El Hub -pun­to de en­cuen­tro- tan gran­de co­mo un sa­lón de bai­le, se equi­pó con es­ta­cio­nes de ca­fé, be­bi­das ener­gi­zan­tes y ba­rras de ce­rea­les, es­pa­cios de tra­ba­jo, pe­que­ños li­vings, me­te­go-

les y otros jue­gos: to­do muy a tono con los nue­vos con­cep­tos de di­se­ño de ofi­ci­nas.

Du­pli­can­do en ta­ma­ño al Hub, el pa­be­llón de ex­po­si­to­res tam­bién fue una vi­si­ta obli­ga­da. Allí se po­dían ver ¡y pro­bar! los nue­vos gadgets apli­ca­dos a la cons­truc­ción y el di­se­ño, co­mo an­te­ojos de Reali­dad Vir­tual, en­tor­nos con Reali­dad Au­men­ta­da, dro­nes apli­ca­dos a la cons­truc­ción, pro­gra­mas de di­se­ño en im­pre­sión 3D y has­ta los lla­ma­dos “me­lli­zos di­gi­ta­les”, ro­bots que se ma­ne­jar­se a par­tir de una compu­tado­ra y un card­bo­re con co­man­dos: mien­tras el usua­rio se mue­ve den­tro de la reali­dad vir­tual, el ro­bot eje­cu­ta en la obra. El fu­tu­ro se­rá en­can­ta­dor Mo­re / Bet­ter / Less. Con es­tas tres pa­la­bras ( Más / Me­jor / Me­nos) arran­có la inau­gu­ra­ción ofi­cial, el mar­tes 14. Ca­si co­mo en un con­cier­to de rock, bue­na par­te de los 10 mil asis­ten­tes al even­to ca­mi­na­ron por una suer­te de tú­nel vir­tual, con 18 pan­ta­llas de vi­deo en lu­gar de pa­re­des y la pro­yec­ción de un cie­lo que pro­ve­nía del es­ce­na­rio, to­do al rit­mo que im­po­nía una jo­ven dj ubi­ca­da en una pla­ta­for­ma jun­to al in­gre­so.

Una vez que la mul­ti­tud lo­gró aco­mo­dar­se, apa­re­ció la es­tre­lla de la ma­ña­na, An­drew Anag­nost, pre­si­den­te y CEO de Au­to­desk. Y des­car­gó su vi­sión op­ti­mis­ta del fu­tu­ro. “Si to­das las eras de la au­to­ma­ti­za­ción, des­de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial has­ta la ac­tual Era de la Má­qui­na, crea­ron más pues­tos de tra­ba­jo, por qué se­rá di­fe­ren­te en el fu­tu­ro? La au­to­ma­ti­za­ción nos lle­va­rá a ha­cer más y me­jo­res co­sas, en me­nos tiem­po y con me­nos im­pac­to en el am­bien­te. Ha­brá más pro­yec­tos, más pro­duc­tos y más em­pleos. Y es­tos em­pleos se­rán ca­li­fi­ca­dos, con me­jo­res sa­la­rios”.

“Cuan­do apa­re­cie­ron los ca­je­ros au­to­má­ti­cos, los ban­cos tu­vie­ron más tra­ba­jo, por­que pu­die­ron ha­cer más co­sas con los mis­mos re­cur­sos y en me­nos tiem­po. Eso es au­to­ma­ti­za­ción. Es cier­to que en otros ca­sos, co­mo en el de los me­dios, las nue­vas tec­no­lo­gías han ba­rri­do con mu­chos pues­tos de tra­ba­jo, pe­ro tam­bién es cier­to que ca­da vez hay más de­man­da de con­te­ni­dos y más gen­te ha­cien­do con­te­ni­dos”. Lo que se ve cla­ra­men­te, di­jo, es que hay que apren­der a ma­ne­jar nue­vas he­rra­mien­tas: no se tra­ta de una es­ca­sez de tra­ba­jo, sino de una es­ca­sez de ha­bi­li­da­des.

Y al­go si­mi­lar ocu­rri­rá con la in­dus­tria de la cons­truc­ción. Pa­ra Anag­nost, no hay otra for­ma de que las ciu­da­des pue­dan abor­dar de ma­ne­ra sos­te­ni­ble el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal pro­nos­ti­can­do, por­que pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da ha­brá que cons­truir mil edi­fi­cios por día du­ran­te los pró­xi­mos 33 años. En­ton­ces, la au­to­ma­ti­za­ción no de­be ser vis­ta co­mo una ame­na­za, sino co­mo la opor­tu­ni­dad.

Pa­ra brin­dar un ejem­plo con­cre­to, uno de los ora­do­res in­vi­ta­dos, Hil­brand Kats­ma, de la fir­ma ho­lan­de­sa Van Wij­nen, con­tó có­mo su me­dia­na em­pre­sa desa­rro­lló un sis­te­ma de hou­sing con cien­tos de com­po­nen­tes que se ar­man en mó­du­los a la me­di­da de ca­da usua­rio, y pue­den cons­truir en po­co tiem­po ba­rrios en­te­ros.

Anag­nost con­clu­yó que es una res­pon­sa­bi­li­dad de las em­pre­sas ayu­dar a la gen­te a su­pe­rar la dis­tan­cia que hay en­tre la nue­va y la vie­ja economía. “No que­re­mos au­to­ma­ti­zar los tra­ba­jos de los hu­ma­nos, cree­mos que los hu­ma­nos, con la tec­no­lo­gía (así se tra­te de ro­bots o Re­vit) pue­den lo­grar mu­cho más tra­ba­jan­do jun­tos que se­pa­ra­dos”.

En cuan­to al soft­wa­re en sí, se pre­sen­tó la nue­va ge­ne­ra­ción de BIM 360, un ser­vi­cio en la nu­be que co­nec­ta to­do el ci­clo de vi­da del pro­yec­to de cons­truc­ción, a tra­vés de la pla­ta­for­ma For­ge. Es­tas he­rra­mien­tas per­mi­ten que desa­rro­lla­do­res y clien­tes creen so­lu­cio­nes per­so­na­li­za­das y a es­ca­la en in­ge­nie­ría y cons­truc­ción. El re­sul­ta­do es una ma­yor co­la­bo­ra­ción en­tre los equi­pos de pro­yec­to, ma­yor trans­pa­ren­cia en cuan­to a los cam­bios y los cos­tos, y más ren­ta­bi­li­dad.

En esa mis­ma di­rec­ción apun­ta Fra­me, una pla­ta­for­ma co­la­bo­ra­ti­va que se aso­cia a Re­vit y per­mi­te se­guir to­dos las eta­pas de de­sa­rro­llo de un pro­yec­to des­de dis­tin­tos pun­tos de tra­ba­jo, por ca­so, en­tre in­ge­nie­ros con ba­se en Lon­dres y ar­qui­tec­tos con ofi­ci­nas en San Fran­cis­co. To­do muy acor­de a los tiem­pos glo­ba­les.

La au­to­ma­ti­za­ción nos lle­va­rá a ha­cer más y me­jo­res co­sas, en me­nos tiem­po. Ha­brá más pro­yec­tos, más pro­duc­tos y más em­pleos, que se­rán se­rán más ca­li­fi­ca­dos. Va­mos a ha­cer más, con me­nos re­cur­sos y me­nos im­pac­to en el am­bien­te

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.