Ge­ne­rar el efec­to Sea­gram en el co­rre­dor de Li­ber­ta­dor

ARQ - - ARQUITECTURA -

Con un re­ti­ro de fren­te de 52 me­tros so­bre Li­ber­ta­dor, el edi­fi­cio li­be­ra una gran pla­za a la ciu­dad y ge­ne­ra un plus pa­ra el pro­yec­to.

Co­mo ya es usual es­cu­char, in­ter­net ha mo­di­fi­ca­do la co­mu­ni­ca­ción pre­sen­cial por la vir­tual, tan­to que hoy una cor­po­ra­ción pue­de to­mar de­ci­sio­nes des­de su ca­sa ma­triz a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. La pre­sen­cia vir­tual y el tiem­po frac­tal han mo­di­fi­ca­do las for­mas de tra­ba­jar, tra­du­ci­do en es­pa­cios me­nos es­tan­cos y áreas de tra­ba­jo gru­pa­les. A su vez, los dis­po­si­ti­vos ina­lám­bri­cos y la co­ne­xión wi-fi han cam­bia­do pa­ra siem­pre la con­cep­ción de que un área de tra­ba­jo es un es­cri­to­rio fi­jo.

Pa­ra acom­pa­ñar es­ta co­rrien­te de for­ma con­cor­dan­te, res­pe­tan­do re­gu­la­cio­nes y ase­gu­ran­do por fue­ra la in­no­va­ción que flui­rá por den­tro, to­ma­mos la de­ter­mi­na­ción de que al di­se­ñar una to­rre de ofi­ci­nas se de­ben es­ta­ble­cer tres prio­ri­da­des: el có­di­go de pla­nea­mien­to y sus res­tric­cio­nes, las ne­ce­si­da­des del co­mi­ten­te y el en­torno. A par­tir de aquí, te­ne­mos la cer­te­za de ge­ne­rar un edi­fi­cio que va a fun­cio­nar y te­ner la vi­sión y con­vic­ción de que lo im­por­tan­te y per­du­ra­ble es aque­llo cu­ya fi­na­li­dad pa­ra la cual fue con­ce­bi­do trans­va­se el efec­to tiem­po.

Al­gu­nas de nues­tras pre­mi­sas fun­da­cio­na­les y fun­da­men­ta­les son la fle­xi­bi­li­dad, la ca­li­dad, la sim­ple­za y la ele­gan­cia. En el ca­so del Cen­tro Em­pre­sa­rial Li­ber­ta­dor, esos pi­la­res es­tán po­ten­cia­dos a ni­vel ur­bano por la es­ca­la del em­pren­di­mien­to. El con­jun­to po­see más de 100.000 me­tros cua­dra­dos cons­trui­dos, pe­ro in­ser­ta­dos (co­mo tan­tos pro­yec­tos del es­tu­dio) en la ciu­dad co­mo una pie­za fal­tan­te de un rom­pe­ca­be­zas.

La to­rre se ale­ja de la lí­nea mu­ni­ci­pal 52 me­tros pa­ra ge­ne­rar el efec­to Sea­gram. El edi­fi­cio li­be­ra una gran pla­za a la ciu­dad y pro­du­ce un círcu­lo vir­tuo­so que real­za el pro­yec­to. A su vez, en su desa­rro­llo en al­tu­ra, la to­rre se re­la­cio­na con su en­torno a par­tir de un so­lo ges­to for­mal: el des­pla­za­mien­to del vo­lu­men su­pe­rior jus­to a la al­tu­ra del te­ji­do /al­tu­ra de Li­ber­ta­dor.

Es­tos sim­ples pe­ro vi­go­ro­sos con­cep­tos oxi­ge­nan y or­de­nan, trans­for­man­do a un pro­yec­to de ar­qui­tec­tu­ra prác­ti­ca­men­te en una in­ter­ven­ción ur­ba­na. En sín­te­sis, la van­guar­dia en es­te ti­po de pro­yec­tos es una com­bi­na­to­ria de mo­der­ni­dad, es­té­ti­ca y sus­ten­ta­bi­li­dad ur­ba­nas.

En es­te úl­ti­mo pun­to ha­ce­mos es­pe­cial fo­co, ya que el concepto de “edi­fi­cio sa­lu­da­ble” in­ter­vie­ne en el di­se­ño del pro­yec­to des­de su ini­cio, im­plan­tan­do co­rrec­ta­men­te la obra res­pec­to del cli­ma y el aso­lea­mien­to.

Por ejem­plo, el par­ti­do de es­ta to­rre co­lo­ca el nú­cleo en la peor ca­ra res­pec­to a la car­ga tér­mi­ca y la ra­dia­ción so­lar, el Oeste. De ese mo­do, pro­du­ce un gran aho­rro ener­gé­ti­co, a la vez que ge­ne­ra un ex­ce­len­te open spa­ce de má­xi­ma fle­xi­bi­li­dad de uso.

La trans­for­ma­ción y evo­lu­ción en la ar­qui­tec­tu­ra vie­nen de la mano de mu­chos ma­te­ria­les que es­tán irrum­pien­do en la in­dus­tria con so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras. Se des­ta­can los pa­ne­les de fa­cha­das vi­dria­das fo­to­vol­tai­cos, me­jo­res hor­mi­go­nes, nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de as­cen­so­res que se des­pla­zan en un mis­mo pa­sa­di­zo (aun­que el có­di­go de edi­fi­ca­ción local to­da­vía no se adap­ta a es­ta nueva tec­no­lo­gía en par­ti­cu­lar), nue­vos ar­te­fac­tos de ilu­mi­na­ción de muy ba­jo con­su­mo y efi­cien­tes ar­te­fac­tos sa­ni­ta­rios y gri­fe­rías.

Aun así, cree­mos que to­da­vía no se han ge­ne­ra­do cam­bios drás­ti­cos des­de la pri­me­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial, ya que bá­si­ca­men­te con­ti­nua­mos uti­li­zan­do, a gran­des ras­gos, ace­ro, hor­mi­gón y vi­drio.

Tal vez, en un fu­tu­ro no muy lejano, la na­no­tec­no­lo­gía y la bio­tec­no­lo­gía ge­ne­ren cam­bios de pa­ra­dig­mas. Esas sí se­rán so­lu­cio­nes y cam­bios in­no­va­do­res y es­pe­ra­mos po­der tran­si­tar esos nue­vos ca­mi­nos.

CONCEPTO. El pro­yec­to es una com­bi­na­to­ria de mo­der­ni­dad, es­te­ti­ci­dad y sus­ten­ta­bi­li­dad ur­ba­na.

PLAN­TA TI­PO. El nú­cleo se ubi­có en la peor ca­ra res­pec­to a la car­ga tér­mi­ca y la ra­dia­ción so­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.