Ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res y com­ple­men­ta­rios

DI­SE­ÑO IN­DUS­TRIAL ES­TU­DIO BOTTEGA La pa­re­ja desa­rro­lla mo­bi­lia­rio de au­tor con de­ta­lles a la vis­ta.

ARQ - - PROTAGONISTAS - Vi­vian Ur­feig vur­feig@cla­rin.com

Se cria­ron en Quil­mes, es­tu­dia­ron ar­qui­tec­tu­ra en la FADU-UBA pe­ro re­cién se co­no­cie­ron ha­ce cua­tro años. Fue en el mar­co del en­cuen­tro Cro­qui­se­ros Ur­ba­nos en el jar­dín Bo­tá­ni­co. Ana­be­lla Sa­pia di­bu­ja­ba. Y Leo For­tu­na­to sa­ca­ba fo­tos. La len­te se de­tu­vo en los tra­zos ve­ge­ta­les de Ana­be­lla, y des­de en­ton­ces no se se­pa­ra­ron más.

Él es fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal. Ella, ar­tis­ta plás­ti­ca. Am­bos, ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res y di­rec­to­res del es­tu­dio de di­se­ño Bottega, que fun­cio­na en su pro­pio ho­gar: un loft-show­room-ta­ller en el Edi­fi­cio Mo­li­na Ciu­dad, en Ba­rra­cas. Un bún­ker crea­ti­vo con las pa­re­des ta­pi­za­das por la obra de Ana­be­lla y las fo­tos pro­fe­sio­na­les de Leo­nar­do, es­pe­cia­li­za­do en fo­to­gra­fía de ar­qui­tec­tu­ra. Allí con­vi­ven con Juan Gris, el ga­to, y de­ce­nas de mue­bles y ob­je­tos con su se­llo per­so­nal. Lu­mi­na­rias, si­llo­nes, pol­tro­nas y me­sas que coin­ci­den en pro­ce­sos, so­lu­cio­nes y un hi­lo con­duc­tor: ma­te­ria­les no­bles, téc­ni­cas an­ces­tra­les y es­pe­cial acen­to de­jar los es­que­le­tos y es­truc­tu­ras a la vis­ta.

Las he­rra­mien­tas y las má­qui­nas in­dus­tria­les he­re­da­das por For­tu­na­to de su pa­dre y su abue­lo fue­ron el pun­to de par­ti­da pa­ra ar­mar el es­tu­dio. “El carpintero es­con­de los víncu­los en­tre las pie­zas. No­so­tros los ex­po­ne­mos al má­xi­mo”, ex­pli­ca la pa­re­ja, que con­vo­ca a pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas pa­ra re­sol­ver te­mas de er­go­no­mía, in­ge­nie­ría y di­se­ño grá­fi­co. La de­ci­sión de de­jar al des­cu­bier­to las unio­nes re­pre­sen­ta el adn de Bottega. “In­ter­pre­ta­mos que ca­da com­po­nen­te es igual de im­por­tan­te que el ob­je­to en sí. Cuan­do el víncu­lo es­tá bien re­suel­to se lo mues­tra, sin es­con­der. In­ves­ti­ga­mos mu­cho, evi­ta­mos la prue­ba y error en pos de lo­grar ob­je­tos más de­fi­ni­dos y pro­fe­sio­na­les”, afir­man.

Mí­ni­ma sec­ción y má­xi­ma es­pa­cia­li­dad es otra de las pre­mi­sas del es­tu­dio, don­de pre­do­mi­nan el alu­mi­nio, el cue­ro, la ma­de­ra, el hierro y el vi­drio. Ins­pi­ra­dos en la ar­qui­tec­tu­ra in­dus­trial (rea­li­za­ron una mues­tra de fo­tos de la obra de Sa­la­mo­ne), lan­za­ron pro­duc­tos don­de la ar­qui­tec­tu­ra juega un rol cla­ve. La me­sa Con­ver­sa, por ejem­plo, fun­cio­na co­mo una cu­bier­ta. El vi­drio, co­mo las te­jas. Y ca­da una de las dia­go­na­les ab­sor­be la car­ga. “Tra­du­ci­mos esa es­ca­la a un ni­vel co­ti­diano”, dis­pa­ran Leo­nar­do (37) y Ana­be­lla (36).

Los di­se­ña­do­res tam­bién com­par­ten el res­pe­to por las téc­ni­cas an­ces­tra­les don­de co­bran re­le­van­cia el en­cas­tre y en­sam­ble en ma­de­ra. “Nos en­can­ta el ofi­cio, el amor al tra­ba­jo ma­nual, la bús­que­da de un ca­mino pro­pio. Nos ins­pi­ran los aro­mas, las tex­tu­ras, el olor a cue­ro y a ma­de­ra, me­ta­les que ac­ti­van los sen­ti­dos”.

Crí­ti­cos del tra­ba­jo del otro, con­fie­san que se com­ple­men­tan por­que tie­nen per­so­na­li­da­des an­ta­gó­ni­cas. Leo admira el cos­ta­do ex­plo­si­vo de Ana­be­lla: “Es un fue­go, ad­mi­ro su ve­lo­ci­dad crea­ti­va”. Ella, en tan­to, se sien­te fas­ci­na­da por “su se­re­ni­dad, la paz y la bús­que­da cons­tan­te del de­ta­lle y la per­fec­ción”. Ins­pi­ra­ción y ad­mi­ra­ción mu­tua. Cla­ves de una pa­re­ja que tie­ne mu­cho pa­ra mos­trar .

SIL­VA­NA BOEMO

1 LEO FOR­TU­NA­TO Y ANA­BE­LLA SA­PIA. Al fren­te del es­tu­dio Bottega. In­cor­po­ran ar­qui­tec­tu­ra, ar­te y fo­to­gra­fía en sus di­se­ños. 2 LÍ­NEA MÍ­NI­MA. Es­truc­tu­ra alám­bri­ca de hierro, cue­ro va­cuno y al­moha­dón en pa­na. 3 PORTALÁPICES. Ba­se en ma­de­ra de pe­ti­ri­bí y...

2

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.