LA OPOR­TU­NI­DAD DE LOS ES­PA­CIOS IN­TERS­TI­CIA­LES

ARQ - - NEWS - Mi­guel Ju­ra­do Edi­tor ad­jun­to

El in­ters­ti­cio, una por­ción vacía en­tre dos só­li­dos. Una grie­ta in­ha­bi­ta­ble en­tre dos reali­da­des. Tam­bién pue­de ser un con­cep­to teó­ri­co des­de el cual cons­truir al­go nue­vo, ni lí­mi­te, ni te­rri­to­rio. El in­ters­ti­cio es el con­cep­to que le gus­ta in­vo­car a Juan Mi­cie­li, ar­qui­tec­to de Mo­reno; con él ba­ta­lló pa­ra que su ob­se­sión de pro­du­cir ar­qui­tec­tu­ra ur­ba­na rin­die­ra fru­tos en el con­tex­to sub­ur­bano. Bus­có y lo­gró ca­li­dad de ex­por­ta­ción en tie­rras de con­su­mo do­més­ti­co. Es­te jo­ven pro­fe­sio­nal lla­ma ar­qui­tec­tu­ra in­ters­ti­cial a ese en­tre­cru­za­mien­to de la teo­ría que apren­dió en la fa­cul­tad y en sus pos­gra­dos, con las ne­ce­si­da­des de la cons­truc­ción y del desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio. Una mezcla que, in­tu­yó, po­dría con­ver­tir las ideas en pie­dras. La prác­ti­ca pro­fe­sio­nal de Mi­cie­li se acos­tum­bró a ha­bi­tar ese in­ters­ti­cio di­fu­so que se­pa­ra y jun­ta ar­te y co­mer­cio, que exis­te en­tre lo sub­ur­bano y la ciu­dad den­sa. Des­de esa grie­ta trans­plan­ta imá­ge­nes de Pa­ler­mo Soho a Mo­reno. Y más, de la ar­qui­tec­tu­ra más re­fi­na­da que se pue­da ver en las pu­bli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­da, a los con­fi­nes de su patria chi­ca. El in­ters­ti­cio es una hi­pó­te­sis que define lo que no es ni lo uno ni lo otro. Un con­cep­to fi­lo­só­fi­co acu­ña­do por Fou­cault y desarrollado por De­leu­ze, que con­fi­gu­ra una nue­va se­rie de re­la­cio­nes en­tre ele­men­tos que no se fu­sio­nan. Allí con­vi­ven Pa­ler­mo y Mo­reno (y tal vez Mi­lán) en una nue­va sín­te­sis. Su edi­fi­co Ja­cin­to Chi­cla­na lo denuncia. Ges­ta­do des­de la vi­sión ne­ta­men­te in­mo­bi­lia­ria, fue cons­trui­do des­de un ar­te de to­zu­da rai­gam­bre ar­qui­tec­tó­ni­ca. Mi­cie­li im­por­tó el cuen­to de Bor­ges pa­ra con­ver­tir a su Mo­reno en un arra­bal mí­ti­co co­mo po­dría ser Pa­ler­mo. El edi­fi­co se le­van­ta co­mo un hi­to a la es­pe­ra de la ciu­dad den­sa que al­gún día lo ro­dea­rá. En el edi­fi­co EVV, un en­vol­tu­ra de ace­ro ru­tea­do co­mo fi­na fi­li­gra­na me­tá­li­ca es­ca­pa de cual­quier es­te­reo­ti­po. In­clu­si­ve a los de Pa­ler­mo. El es­pa­cio in­ters­ti­cial en el que ope­ra Mi­cie­li no hay gran­des re­cur­sos dis­po­ni­bles, ca­si ninguno. De he­cho, el ar­qui­tec­to tu­vo que dis­po­ner de los in­ver­so­res en su pri­mer edi­fi­cio; de la má­qui­na ru­tea­do­ra de cor­te pa­ra ca­lar las cha­pas de su se­gun­do em­pren­di­mien­to de vi­vien­das. El pro­po­ner y el ha­cer son dos pa­res dia­léc­ti­cos de la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal ar­gen­ti­na, cuan­to más chi­co es el con­tex­to, más grande de­be ser el es­fuer­zo por ha­cer. A am­bos la­dos del in­ters­ti­cio se pue­de vi­vir có­mo­do, pe­ro hay po­co es­pa­cio pa­ra la ver­da­de­ra crea­ción. «

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.