Con pa­tio en el pri­mer pi­so.

En Es­co­bar, un lote con una gran me­dia­ne­ra que ta­pa­ba el Nor­te pre­sen­tó el desafío de pro­yec­tar la ca­sa con un pa­tio en plan­ta al­ta que per­mi­tie­ra el in­gre­so de luz na­tu­ral. Las cla­ves.

ARQ - - ¿CUÁNTO SE PAGA? - Gon­za­lo Bar­dach y Matías Mos­que­ra BAAM! Ar­qui­tec­tu­ra www.ba­mar­qui­tec­tu­ra.com

La es­tra­te­gia de la ca­sa PYE pa­ra su­pe­rar las ven­ta­jas de un lote con gran me­dia­ne­ra.

La ca­sa PYE se im­plan­ta en un lote muy an­gos­to y pro­fun­do en Es­co­bar, y cuen­ta con una gran me­dia­ne­ra ubi­ca­da en la orien­ta­ción nor­te. A prio­ri se nos pre­sen­tó co­mo un desafío, ca­si lo des­car­ta­mos. Pe­ro cree­mos en la po­ten­cia­li­dad de los te­rre­nos que nos lle­gan más allá de las orien­ta­cio­nes y de su en­torno in­me­dia­to. Por eso to­ma­mos co­mo pun­to de par­ti­da la mis­ma me­dia­ne­ra de 6 me­tros de al­to por 25 de lar­go que nos “ta­pa­ba” el Nor­te y su re­co­rri­do al­re­de­dor del lote. Es­ca­pan­do al plan­teo cie­go del en­torno de­ci­di­mos tra­ba­jar la luz in­te­rior con su­ti­le­za y que se ma­ne­je de ma­ne­ra tal que pue­da ilu­mi­nar el 100% de los am­bien­tes de for­ma na­tu­ral. La pri­me­ra de­ci­sión fue vol­car­se ha­cia la me­dia­ne­ra, pe­ro man­te­nien­do una dis­tan­cia a tra­vés de un pa­tio en plan­ta al­ta que ge­ne­ra el in­gre­so de luz na­tu­ral des­de el cen­tro de la vi­vien­da ha­cia el res­to de sus es­pa­cios. El pa­tio, li­neal y an­gos­to, pro­vee luz du­ran­te to­do el día, so­bre to­do a la plan­ta ba­ja, la más des­fa­vo­ra­ble. Por las di­men­sio­nes del pa­tio, la me­dia­ne­ra que­da a la vis­ta, pe­ro a una es­ca­la me­nor. Se ve cons­tan­te­men­te, pe­ro de for­ma tal que pa­re­ce par­te del pro­pio pro­yec­to.

La luz, co­mo uno de los prin­ci­pa­les ma­te­ria­les de la ar­qui­tec­tu­ra, fue uti­li­za­da en es­te pro­yec­to de una ma­ne­ra in­di­rec­ta, lo que dio co­mo re­sul­ta­do una at­mós­fe­ra úni­ca. El va­cío cen­tral ge­ne­ra­do en el co­ra­zón de la ca­sa une es­pa­cios en al­tu­ra.

Otra de las de­ci­sio­nes fue la aper­tu­ra al fren­te, al la­te­ral y ha­cia arri­ba y, de una ma­ne­ra más con­tun­den­te, al con­tra­fren­te. La in­ten­ción fue in­te­grar la ga­le­ría con la pre­mi­sa de des­di­bu­jar los lí­mi­tes en­tre in­te­rior y ex­te­rior. Por un la­do, se lo­gra es­pa­cia­li­dad con luz y ven­ti­la­ción na­tu­ral cons­tan­te; y por otro, pro­mue­ve es­pa­cios más fle­xi­bles, un con­cep­to de eco­no­mía es­pa­cial: con po­cos me­tros re­sol­ve­mos dis­tin­tas si­tua­cio­nes.

La sus­ten­ta­bi­li­dad se tra­ba­jó des­de el di­se­ño bio­am­bien­tal me­dian­te una im­plan­ta­ción que tu­vo en cuen­ta las orien­ta­cio­nes y el di­na­mis­mo del sol y los vien­tos, ilu­mi­na­ción na­tu­ral, ven­ti­la­ción cru­za­da y fres­ca me­dian­te es­pe­jos de agua, te­rra­za ver­de pa­ra la ais­la­ción de la plan­ta ba­ja y la re­co­lec­ción de agua de llu- via pa­ra el rie­go. Te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de cons­truir ar­qui­tec­tu­ra efi­cien­te. Tra­ba­ja­mos cons­tan­te­men­te con los con­cep­tos de eco­no­mía y du­ra­bi­li­dad pa­ra pro­yec­tar ca­sas que sean pa­ra vi­vir y no pa­ra man­te­ner. En cuan­to a ma­te­ria­les, el hor­mi­gón ge­ne­ra ta­bi­ques y lo­sas eter­nos en el tiem­po, que no re­quie­ren man­te­ni­mien­to. So­mos cons­cien­tes del en­torno so­cial y am­bien­tal, con una mi­ra­da in­te­gra­do­ra, cues­tio­na­do­ra y crea­ti­va. Cree­mos que los edi­fi­cios, co­mo las per­so­nas, son al­go más que la su­ma de sus par­tes.

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.