LA PRO­FE­SIÓN CO­MO TRA­DI­CIÓN DE FA­MI­LIA

ARQ - - DEBATE -

Má­xi­mo Mu­rro­ne (21 años) acom­pa­ña­ba a su abue­lo a las obras: “Siem­pre me atra­jo la idea de trans­for­mar un te­rreno o una cons­truc­ción cas­ti­ga­da por el tiem­po en un es­pa­cio to­tal­men­te nue­vo”, cuen­ta. Y sos­tie­ne que al di­se­ñar se co­no­ce co­mo per­so­na y apren­de a reinventarse cons­tan­te­men­te. Mien­tras cur­sa su ca­rre­ra, si­gue aten­ta­men­te es­tu­dios con­tem­po­rá­neos co­mo BIG: “en ca­da pro­yec­to bus­can in­no­var des­de un cam­po di­fe­ren­te al an­te­rior, per­si­guien­do una ar­qui­tec­tu­ra siem­pre con­cep­tual y com­ple­ta”, opi­na. Tam­bién ad­mi­ra la tra­yec­to­ria de ar­qui­tec­tos co­mo Her­zog & de Meu­ron por sus obras icó­ni­cas que de­jan su mar­ca en la his­to­ria “de­fen­dien­do siem­pre la pos­tu­ra de una ar­qui­tec­tu­ra que ha­ble de su tiem­po”. Ac­tual­men­te tie­ne un em­pren­di­mien­to per­so­nal, Mm­zoom ar­qui­tec­tu­ra, de­di­ca­do a rea­li­zar ren­ders. Cons­tru­yen­do con Mis La­dri­llos y de la mano de su pa­pá, Fran­co Vidal (21) se ini­ció en la ar­qui­tec­tu­ra. “Me gus­ta po­der dar for­ma y sen­ti­do a un es­pa­cio, di­se­ñar las di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des de dis­fru­tar­lo, des­ta­ca. Pa­ra ir en­tran­do en ca­lor, Fran­co ayu­da en el re­le­va­mien­to y con­fec­ción de do­cu­men­ta­ción de obra. “En el fu­tu­ro, me ima­gino lle­van­do ade­lan­te la em­pre­sa desa­rro­lla­do­ra que un día lo­gró crear mi pa­dre, apli­can­do mis co­no­ci­mien­tos a la di­ver­si­dad de fu­tu­ros pro­yec­tos”, com­par­te.

Má­xi­mo Mu­rro­ne y Fran­co Vidal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.