Un con­jun­to de vi­vien­das co­mo tes­ti­mo­nio del si­tio

Los alum­nos de la Uni­ver­si­dad de Mo­rón pro­yec­ta­ron un com­ple­jo de 30 vi­vien­das en el área del Del­ta. El pro­ce­so de di­se­ño es­tu­vo mo­vi­li­za­do por la bús­que­da de un ca­rác­ter es­pe­cí­fi­co que de­fi­nie­ra la re­la­ción con el me­dio.

ARQ - - DEBATE -

Me­mo­ria des­crip­ti­va

El Del­ta Se­wing (cos­tu­ra del del­ta) es un con­jun­to de vi­vien­das que pro­po­ne una for­ma de ha­bi­tar en cons­tan­te re­la­ción con su en­torno. Des­de el ini­cio, su pro­ce­so de di­se­ño es­tu­vo mo­vi­li­za­do por la bús­que­da de un ca­rác­ter es­pe­cí­fi­co que die­ra tes­ti­mo­nio de su lu­gar de im­plan­ta­ción, es de­cir, que no pu­die­ra mo­ver­se a otro lu­gar geo­grá­fi­co sin per­der su di­ná­mi­ca. De es­ta ma­ne­ra, el edi­fi­cio se re­suel­ve en una tra­ma es­truc­tu­ral de ma­de­ra que se fil­tra por los pas­ti­za­les del hu­me­dal. Las vi­vien­das, al igual que los es­pa­cios co­mu­nes, son de­li­mi­ta­das por pa­ños trans­pa­ren­tes de vi­drio y por una tra­ma de pa­ra­so­les verticales que brin­dan otra va­ria­ble de per­mea­bi­li­dad fren­te a la luz y al pai­sa­je.

Pa­ra acer­car­se más al en­torno, ca­da vi­vien­da tie­ne ac­ce­so a una pla­ta­for­ma pro­pia a un me­tro de la tie­rra, a la cual se po­drá ac­ce­der co­mo ex­pan­sión o pa­ra sem­brar, en el mo­men­to que el hu­me­dal lo per­mi­ta. De es­ta for­ma, el edi­fi­cio se ex­pan­de o se re­trae bai­lan­do al com­pás de la hi­dro­gra­fía del lu­gar.

En lo que res­pec­ta a la orien­ta­ción, pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo la luz so­lar el con­jun­to es­tá dis­tri­bui­do de ma­ne­ra tal que to­das las ha­bi­ta­cio­nes se dis­po­nen al No­res­te.

A mo­do de pro­pues­ta la­bo­ral, pa­ra sa­car par­ti­do de to­do el po­ten­cial de las ca­rac­te­rís­ti­cas del lu­gar, se pro­po­ne co­mo ac­ti­vi­dad prin­ci­pal el cul­ti­vo de arroz (plan­ta que se desa­rro­lla per­fec­ta­men­te en zo­nas inun­da­das).

Por es­to mis­mo, ade­más de las pla­ta­for­mas pro­pias de ca­da vi­vien­da, la ciu­da­de­la cuen­ta con un es­pa­cio co­mún pa­ra el se­ca­do y otro pa­ra el hor­nea­do y el al­ma­ce­na­mien­to de los gra­nos.

Co­men­ta­rio de la cá­te­dra

Den­tro del mar­co teó­ri­co pro­pues­to por la UM FADAU y el TIL lla­ma­do Uto­pías So­cia­les, el Ta­ller In­te­gral de Ar­qui­tec­tu­ra tra­ba­jó en 2017 en el Del­ta del Ti­gre. Nues­tro fun­da­men­to co­mo ta­ller de ar­qui­tec­tu­ra es adop­tar el si­tio en su to­ta­li­dad co­mo re­gión geo­grá­fi­ca y des­de una mi­ra­da glo­bal, aun tra­ba­jan­do en una pe­que­ña par­cia­li­dad se­lec­cio­na­da.

Se to­ma­ron dos ti­pos de pai­sa­jes, am­bos tie­nen que ver con el agua: es­pa­cios de pro­xi­mi­dad con el río sig­na­dos por su re­la­ción con lo flu­vial, el del­ta y los hu­me­da­les, pe­ro so­bre tie­rra fir­me; y otro do­mi­na­do por la con­di­ción de agua don­de pe­que­ños com­ple­jos flo­tan­tes es­ta­ble­cen su re­la­ción con el pai­sa­je pró­xi­mo a tra­vés del agua y sus con­di­cio­nan­tes. Am­bos con­tie­nen un es­pa­cio de na­tu­ra­le­za agrí­co­la y pro­duc­ti­va.

Es­tas dos po­si­bles lo­ca­li­za­cio­nes, uni­das a es­tra­te­gias de pro­duc­ción y a de­man­das so­cia­les específicas, de­ter­mi­nan un gru­po de ha­bi­tan­tes con­glo­me­ra­dos en una es­pe­cie de co­mu­ni­dad, de no más de 30 vi­vien­das y con ne­ce­si­da­des de or­ga­ni­za­ción y au­to­abas­te­ci­mien­to que trans­for­men a lo que po­dría ser una de­ci­sión la­te­ral, el apro­ve­cha­mien­to de re­cur­sos y ener­gía, en un sis­te­ma pri­ma­rio de fun­cio­na­mien­to.

Ca­da gru­po tra­ba­jó con uno de es­tos dos lu­ga­res, ge­ne­ran­do sis­te­mas de re­la­cio­nes en­tre las ti­po­lo­gías que re­co­noz­can las di­fe­ren­cias y sin­gu­la­ri­da­des de ca­da uno de ellos. Tan­to en la or­ga­ni­za­ción y dis­tri­bu­ción de las par­tes co­mo en la se­lec­ción de los sis­te­mas pro­duc­ti­vos pa­ra ca­da lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.