VIE­NE DE P.16

ARQ - - AR­QUI­TEC­TU­RA -

dato ca­rac­te­rís­ti­co del lu­gar, mar­ca­do por un sin­nú­me­ro de arro­yos es­ta­cio­na­les (se­cos en in­vierno, re­bo­san­tes en verano) que ba­jan de la cor­di­lle­ra. “Ca­da de­ci­sión to­ma­da fue tra­tan­do de se­guir las in­di­ca­cio­nes que nos pro­por­cio­na­ba el si­tio”.

Uno de los arro­yos más no­ta­bles se eli­gió co­mo pun­to de an­cla­je para to­do el de­sa­rro­llo. Allí se di­se­ñó una se­rie de la­gu­nas des­de don­de hoy aso­ma el ho­tel y por don­de se dis­tri­bu­yen las tres ca­sas cons­trui­das aho­ra (ver El ho­tel... en pág. 21).

“La es­ca­la del si­tio em­pe­que­ñe­cía cual­quier idea -ex­pli­ca el au­tor-. La res­pues­ta, en es­te ca­so, fue re­ple­gar las ca­sas so­bre sí mis­mas con sus pa­tios y me­dian­te el uso ex­clu­yen­te del hor­mi­gón; ma­te­rial to­tal­men­te cohe­ren­te con la cer­ca­nía ex­tre­ma de la Cor­di­lle­ra”.

Las vi­llas son vir­tual­men­te ha­bi­ta­cio­nes au­tó­no­mas ubi­ca­das fue­ra del ho­tel. Pris­mas pri­mi­ti­vos de dos ti­pos: los de dos dor­mi­to­rios y el de un so­lo dor­mi­to­rio, que tam­bién dis­po­ne de pa­tio in­te­rior y te­rra­za con ame­ni­ties. Es­tas cons­truc­cio­nes pue­den es­tar ais­la­das de to­da energía ex­ter­na. Tie­nen tan­ques de re­ser­va de agua y gas, con ne­ce­si­dad pe­rió­di­ca de su­mi­nis­tro ex­terno. Dis­po­nen de un sis­te­ma eco­ló­gi­co y au­tó­no­mo de generación de agua ca­lien­te, para ca­le­fac­ción y uso do­mi­ci­lia­rio por me­dio de pa­ne­les y bom­bas so­la­res. Y un sis­te­ma de energía fo­to­vol­tái­ca al­ma­ce­na­ble.

Las lo­sas ra­dian­tes ca­le­fac­cio­nan en in­vierno me­dian­te el au­xi­lio de los pa­ne­les so­la­res tér­mi­cos. Pe­ro es­tos mis­mos cir­cui­tos ra­dian­tes se uti­li­zan con energía geo­tér­mi­ca para cli­ma­ti­zar la vi­vien­da en tem­po­ra­das ex­tre­mas, ayu­da­dos con bom­bas so-

la­res y el di­fe­ren­cial fluc­tuan­te de 15/20 gra­dos cen­tí­gra­dos en­tre tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior y ex­te­rior. Tam­bién es­tá con­tem­pla­da una ven­ti­la­ción pa­si­va por efec­to chi­me­nea y la ven­ti­la­ción cru­za­da. Las ca­sas, que adop­ta­ron un ri­gu­ro­so módulo de 0.90 x 1.35 me­tros, fue­ron cons­trui­das en 6 me­ses me­dian­te un sis­te­ma de en­co­fra­dos plás­ti­cos usa­dos ex­pe­ri­men­tal­men­te por pri­me­ra vez en el mun­do, pro­du­ci­dos en Ale­ma­nia por PE­RI Gmbh.

La de­ter­mi­na­ción for­mal de las ca­sas, que bus­ca re­cons­truir un prisma vir­tual den­tro del que se desa­rro­llan, es un in­ten­to por ju­gar un contrapunto en­tre la iden­ti­fi­ca­ción ma­te­rial del edi­fi­cio con el en­torno se­co y pé­treo, con­tra­po­nien­do una for­ma pu­ra y abs­trac­ta con el pai­sa­je.

A su vez, las “vi­llas” re­pi­ten un re­cur­so del más ran­cio ra­cio­na­lis­mo de cu­ño ita­liano. Los pris­mas en­vol­ven­tes re­cuer­dan los es­fuer­zos com­po­si­ti­vos que reali­zó el ar­qui­tec­to ita­liano Giu­sep­pe Te­rrag­ni para lo­grar una fa­cha­da prís­ti­na en su Ca­sa del Fas­cio (1936). O los que se pue­den en­ten­der en la Ca­sa Sa­vo­ye (1929) de Le Cor­bu­sier, don­de las vi­gas su­pe­rio­res no tie­nen otro fin que di­bu­jar las aris­tas de un prisma esen­cial que lo en­vuel­ve to­do.

Tam­bién en­con­tra­mos en Ar­gen­ti­na an­te­ce­den­tes de es­ta tendencia a en­vol­ver en un só­li­do pla­tó­ni­co a to­da la vi­vien­da.

En la obra del maestro Vla­di­mi­ro Acos­ta, el de­sa­rro­llo del Sis­te­ma He­lios sir­ve a los pro­pó­si­tos del cli­ma pe­ro no pierde de vista la idea de con­ver­tir­se en una he­rra­mien­ta com­po­si­ti­va que “or­de­na” la for­ma y el con­te­ni­do.

No po­de­mos ol­vi­dar to­dos es­tos an­te­ce­den­tes al ver los pris­mas de Ton­co­nogy, pe­ro sa­be­mos que es­tos no buscan ha­blar­nos de la his­to­ria de la ar­qui­tec­tu­ra, el men­sa­je es más sen­si­ti­vo, me­nos in­te­lec­tual.

Sus for­mas pu­ras se preo­cu­pan por sal­var al pai­sa­je de la pre­sen­cia hu­ma­na en­cap­su­lan­do to­da su ac­ti­vi­dad en una “ca­ja”. Son una apues­ta sen­sual an­tes que in­te­lec­tual. Son la abs­trac­ción de una idea que se ha­ce pie­dra y se se­pa­ra co­mo ar­ti­fi­cial de lo na­tu­ral.

Así, los pris­mas de Ton­co­nogy son au­tó­no­mos en va­rios sen­ti­dos, no de­pen­den de las re­des de sos­tén de la vi­da hu­ma­na, pe­ro tam­po­co re­cla­man el au­xi­lio de com­pli­ci­da­des mor­fo­ló­gi­cas en su en­torno agres­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.