CA­TÁ­LO­GO DE SO­LU­CIO­NES DE AR­QUI­TEC­TU­RA

ARQ - - EDITORIAL -

Se sa­be, Estudio Ai­sen­son (EA), un en­sam­ble de do­ta­dos ar­qui­tec­tos y una lar­ga tra­di­ción en el ofi­cio, no se equi­vo­ca cuan­do tie­ne que ha­cer de­par­ta­men­tos. Pe­ro, des­de ha­ce unos años, va­rios con­cur­sos han de­mos­tra­do que es­te equi­po tam­bién es­tá bien acei­ta­do pa­ra ha­cer ar­qui­tec­tu­ra com­pro­me­ti­da con la ciu­dad. In­clu­si­ve, en va­rios en­car­gos ne­ta­men­te co­mer­cia­les, el estudio que li­de­ra Ro­ber­to Ai­sen­son ha de­mos­tra­do que es­tá dis­pues­to a de­fen­der la ca­li­dad y el com­pro­mi­so ur­bano sin per­der de vis­ta las ne­ce­si­da­des de sus clien­tes.

En Pa­la­cio Be­lli­ni, por ca­so, los ar­qui­tec­tos bus­ca­ron com­ple­tar la man­za­na que alberga al Pa­la­cio Los Pa­tos con un blo­que que con­so­li­da esa ti­po­lo­gía pa­ra ha­cer­la más efec­ti­va en el ba­rrio. De he­cho, ar­gu­men­ta­ron y lo­gra­ron tor­cer la pri­me­ra in­ten­ción que fue la de cons­truir una torre.

En to­do es­te cre­ci­mien­to no es po­co el apor­te que des­de los con­cur­sos y la re­fle­xión ge­ne­ra Asn/noi­se, el la­do b del estudio. Un es­pa­cio vir­tual des­de el que Pa­blo Ps­che­piur­ca po­ne en de­ba­te y di­fun­de la producción y el pen­sa­mien­to de su ofi­ci­na.

Aho­ra, EA en­fren­tó el desafío de po­ner un pie en ese es­pa­cio ur­bano va­cío que se­pa­ra/une a Pa­ler­mo Holly­wood y Co­le­gia­les.

El lote de su in­ter­ven­ción, al­go más gran­de que una man­za­na, es­tá ubi­ca­do entre las ca­lles Con­cep­ción Are­nal, Za­pio­la, Co­ne­sa y San­tos Dumont. Es la tran­si­ción di­fí­cil entre un te­ji­do ur­bano que se con­so­li­da a pa­sos agi­gan­ta­dos y un va­cío que, pa­re­ce, nun­ca po­drá cam­biar.

Có­mo in­ter­ve­nir en un es­pa­cio nue­vo sin per­ver­tir el par­ti­cu­lar ca­rác­ter de las ca­lles pa­ler­mi­ta­nas, su mix de fun­cio­nes y es­ca­la. Có­mo di­fun­dir el di­na­mis­mo in­ci­pien­te de ese lí­mi­te ba­rrial y no per­der la esen­cia del ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio.

Las res­pues­tas de EA se ven en el pro­yec­to y cons­ti­tu­yen un ver­da­de­ro ca­tá­lo­go de so­lu­cio­nes de ar­qui­tec­tu­ra.

Pa­ra con­so­li­dar el es­pa­cio tra­di­cio­nal de Pa­ler­mo, el estudio dis­pu­so el edi­fi­cio en ele, si­guien­do la di­rec­ción de las dos ca­lles más po­pu­lo­sas. A su vez, pa­ra re­cons­truir la ca­lle co­rre­dor, es­ta­ble­ció un ba­sa­men­to de 20 me­tros de al­tu­ra que pre­ser­va la es­ca­la so­bre la ve­re­da. Más atrás, cre­ce el edi­fi­cio has­ta al­can­zar los 50 me­tros. Pie­zas más ba­jas re­com­po­nen las lí­neas mu­ni­ci­pa­les del res­to de la man­za­na, don­de la Pla­za Ma­fal­da, el cam­pus de la UCA y su cam­po de deportes, más la plan­ta de tra­ta­mien­tos de re­si­duos del CEAMSE ase­gu­ran una lar­ga per­ma­nen­cia.

De to­dos mo­dos, del pro­yec­to al he­cho, ha­brá que tes­tear có­mo re­sis­te el en­torno una in­ter­ven­ción tan ma­si­va. Ver pa­ra apren­der.

Mi­guel Ju­ra­do Edi­tor ad­jun­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.