MÁS ALLÁ DEL TA­MA­ÑO Y EL USO, LA BÚS­QUE­DA DE BE­LLE­ZA

ARQ - - NEWS - Berto Gon­zá­lez Mon­ta­ner Edi­tor ge­ne­ral

Un lujo. Siem­pre lo es, te­ner en nues­tras pá­gi­nas a Al­va­ro Si­za, con esa ar­qui­tec­tu­ra de re­vo­ques y már­mo­les blan­cos, pin­ce­la­das de ma­de­ra y su­ti­les jue­gos con la luz. En es­te ca­so, una pe­que­ña igle­sia en Ren­nes, Fran­cia, con una plan­ta si­mé­tri­ca, pe­ro que no se vive co­mo tal, sino en diagonal, ar­ti­lu­gio de la mo­der­ni­dad que le otor­ga gran di­na­mis­mo a su es­pa­cia­li­dad (pá­gi­na 14). Co­mo nos tie­ne acos­tum­bra­dos, el maes­tro por­tu­gués pen­só has­ta los más mí­ni­mos de­ta­lles: es una ex­qui­si­tez có­mo re­suel­ve el pa­sa­je del pi­so al zó­ca­lo-pa­ra­pe­to y las ba­ran­das. Y el con­tra­pun­to que ha­ce con el equi­pa­mien­to, las si­llas, la cruz y otros ele­men­tos pa­ra la li­tur­gia, di­se­ña­dos cui­da­do­sa­men­te y con gran sín­te­sis, en ma­de­ra cla­ra. El te­ma “si­lla” da pie a otro in­vi­ta­do de lujo pa­ra es­ta edi­ción de ARQ. El di­se­ña­dor sal­te­ño Fran­cis­co Go­mez Paz aca­ba de pre­sen­tar en la Feria del Mue­ble de Mi­lán la si­lla Eu­to­pia, co­mo el mis­mo la de­fi­ne, “una si­lla ne­ce­sa­ria” (pá­gi­na 20). Pa­ra di­se­ñar es­te equi­pa­mien­to a mi­tad de ca­mino en­tre la pro­duc­ción ar­te­sa­nal y la in­dus­trial usó tec­no­lo­gías fle­xi­bles y bas­tan­te no­ve­do­sas co­mo el cor­te lá­ser, el con­trol nu­mé­ri­co y la im­pre­sión 3D. Cla­ro pa­ra Go­mez Paz “la in­no­va­ción es lo que ha­ce al di­se­ño; de lo con­tra­rio se lla­ma de­co­ra­ción”, ase­gu­ra. Pe­ro ade­más es­ta si­lla tie­ne otras vir­tu­des. Una, que es sú­per li­via­na. Tal es así que pa­ra pre­sen­tar­la eli­gió atar­la a unos glo­bos de gas que la ha­cen ele­var. Otra es que es­tá he­cha con Ki­ri, una de las ma­de­ras con ma­yor ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción de agen­tes con­ta­mi­nan­tes del mun­do, lo que la ha­ce muy sus­ten­ta­ble. Y la ter­ce­ra es que ni usa tor­ni­llos... To­do es por en­cas­tre. La es­tra­te­gia de Ma­tías Fraz­zi pa­ra com­po­ner un pe­que­ño edi­fi­cio, de plan­ta ba­ja y 4 pi­sos, en el ba­rrio por­te­ño de La Pa­ter­nal, es al­go si­mi­lar: no es por el en­cas­tre de pla­nos per­pen­di­cu­la­res co­mo en el ca­so de la si­lla Eu­to­pia sino por su api­la­mien­to (pá­gi­na 6). “La mor­fo­lo­gía con la que se con­for­mó la es­qui­na, di­ce Fraz­zi, sur­ge de la re­so­lu­ción es­truc­tu­ral, a la ma­ne­ra de pla­cas de hor­mi­gón vis­to de ta­blas que se van yux­ta­po­nien­do y api­lan­do, ge­ne­ran­do lle­nos y va­cíos, de cier­to tra­ta­mien­to es­cul­tó­ri­co, dán­do­le iden­ti­dad al edi­fi­cio, in­te­grán­do­lo y “ha­cién­do­lo ciu­dad”. Sin du­da, los tres ca­sos que reune es­ta edi­ción de ARQ , la igle­sia Saint Jac­ques de la Lan­de de Al­va­ro Si­za, la si­lla de Gó­mez Paz y los es­tu­dios de Fraz­zi en La Pa­ter­nal, com­par­ten la pre­mi­sa de que más allá de sus es­ca­las, ta­ma­ños o des­tino, to­dos bus­can be­lle­za. «

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.