Un edi­fi­cio que ha­ce ciu­dad.

En un te­rreno es­tre­cho y en es­qui­na, el es­tu­dio Fraz­zi Ar­qui­tec­tos lo­gró apor­tar un di­se­ño no­ve­do­so a un en­torno ba­rrial tí­pi­co.

ARQ - - NEWS - Inés Ál­va­rez ial­va­rez@cla­rin.com

La obra de Fraz­zi Ar­qui­tec­tos apor­ta ori­gi­na­li­dad en un ba­rrio tí­pi­co de casas ba­jas.

“Un edi­fi­cio con fi­lo­so­fía”, ese era el pe­di­do del co­mi­ten­te pa­ra es­te edi­fi­cio ubi­ca­do en La Pa­ter­nal, en un pe­que­ño lo­te en es­qui­na. El pro­pie­ta­rio es un desa­rro­lla­dor in­mo­bi­lia­rio que des­de 2004 tra­ba­ja con el es­tu­dio Fraz­zi Ar­qui­tec­tos, lo que fa­ci­li­tó la in­ter­pre­ta­ción de es­tas pa­la­bras. “La fi­lo­so­fía”, pa­ra am­bos, im­pli­ca­ba “re­pen­sar la si­tua­ción de es­qui­na, que no fue­ra un edi­fi­cio más de los tan­tos que se cons­tru­yen. Que apor­te di­se­ño a un ba­rrio en cre­ci­mien­to y que es­té cons­trui­do con ma­te­ria­les no­bles, con eco­no­mía pe­ro con as­tu­cia y pro­pues­ta”, re­su­me el ar­qui­tec­to Ma­tías Fraz­zi.

El con­tex­to ur­bano tie­ne sus pe­cu­lia­ri­da­des. La Pa­ter­nal es un ba­rrio tí­pi­co, de es­ca­la ba­ja y, co­mo des­cri­be el pro­yec­tis­ta, “un tan­to bohe­mio, muy fut­bo­le­ro -el edi­fi­cio es­tá a dos cua­dras del Es­ta­dio de Ar­gen­ti­nos Ju­niors-, de una in­tere­san­te ac­ce­si­bi­li­dad pa­ra las di­fe­ren­tes zo­nas de la ciu­dad, y, des­de ha­ce po­cos años, en pro­ce­so de ex­pan­sión y re­no­va­ción”. Es­tas con­di­cio­nes re­que­rían, por lo tan­to, un edi­fi­cio de ima­gen con­tem­po­rá­nea, que mar­que el rum­bo es­té­ti­co a los nue­vos em­pren­di­mien­tos en la zo­na, de fá­cil man­te­ni­mien­to y con una iden­ti­dad re­co­no­ci­ble.

Pa­ra el es­tu­dio el ma­yor re­to lo re­pre­sen­tó el mis­mo pro­gra­ma, que era muy aco­ta­do: en un te­rreno de 10 x 10 me­tros de­bían le­van­tar­se 12 es­tu­dios pro­fe­sio­na­les -tres por plan­ta dis­tri­bui­dos en cua­tro pi­sos- más una plan­ta ba­ja pa­ra las co­che­ras. Fraz­zi re­cuer­da que “ha­bía que pen­sar la ma­ne­ra de op­ti­mi­zar las uni­da­des y có­mo fle­xi­bi­li­zar­las, ana­li­zar el sig­ni­fi­ca­do de los es­pa­cios se­mi­pú­bli­cos y de las ex­pan­sio­nes pri­va­das, sa­car pro­ve­cho de un pre­su­pues­to ajus­ta­do, y dar una fuer­te res­pues­ta ur­ba­na”.

La mor­fo­lo­gía sur­gió de la re­so­lu­ción es­truc­tu­ral, con­fec­cio­na­da con pla­cas de hor­mi­gón vis­to que se yux­ta­po­nen y api­lan ge­ne­ran­do lle­nos y

va­cíos. Con un cier­to tra­ta­mien­to es­cul­tó­ri­co, co­mo lo de­fi­ne Fraz­zi, se le dio iden­ti­dad al edi­fi­cio y se lo in­te­gró al en­torno.

El au­tor sos­tie­ne que el api­la­mien­to tie­ne por fi­na­li­dad re­va­lo­ri­zar las áreas co­mu­nes, que se de­fi­nen co­mo “un es­pa­cio de tran­si­ción que di­lu­ye los lí­mi­tes con el es­pa­cio ur­bano”. Es­to se per­ci­be en el ac­ce­so, un va­cío que fun­cio­na co­mo un pul­món in­terno que se vin­cu­la tan­to con la ciu­dad co­mo con las par­tes pú­bli­cas-pri­va­das del edi­fi­cio, “ge­ne­ran­do con­ti­nui­dad vi­sual, iluminación y ven­ti­la­ción na­tu­ral en ac­ce­sos y pa­lie­res, así co­mo si­tua­ción es­pa­cial pre­via a ca­da cé­lu­la fun­cio­nal pri­va­da”.

“Es­te juego mor­fo­ló­gi­co des­ta­ca el ac­ce­so des­de la ca­lle con una es­pe­cie de pa­tio en cuá­dru­ple al­tu­ra al que balconean las di­fe­ren­tes ex­pan­sio­nes de las uni­da­des”, des­cri­be Fraz­zi co­mo uno de los acier­tos del edi­fi­cio.

En las te­rra­zas, el tra­ta­mien­to de la piel me­tá­li­ca (cons­trui­da con un par­ti­cu­lar sis­te­ma de plan­chue­las de hie­rro tra­di­cio­nal) equi­li­bra el va­cío con res­pec­to a la ma­sa de hor­mi­gón y sir­ve co­mo sos­tén pa­ra el cre­ci­mien­to de la ve­ge­ta­ción com­ple­men­ta­ria, una es­pe­cie de fo­lla­je verde que se co­nec­ta con la per­te­ne­cien­te a la vía pú­bli­ca, su­ma ca­li­dez y apor­ta a la sus­ten­ta­bi­li­dad de la pro­pues­ta.

Las uni­da­des son tra­ta­das co­mo “células” fun­cio­na­les-mono am­bien­tes, y cuen­tan con am­plios ven­ta­na­les que aseguran una co­rrec­ta ven­ti­la­ción e iluminación na­tu­ral du­ran­te bue­na par­te del día.

Los in­te­rio­res se ca­rac­te­ri­zan por el apro­ve­cha­mien­to al máximo del es­pa­cio me­dian­te el ocul­ta­mien­to de la co­ci­na y ba­ño con un sis­te­ma de pla­cas sí­mil ma­de­ra. Así, se lo­gra fle­xi­bi­li­dad y es­té­ti­ca en el uso.

Fraz­zi se­ña­la que los es­tu­dios fue­ron pen­sa­dos co­mo “ca­jas”, pe­que­ños es­pa­cios pa­ra el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les, de acuer­do a la de­man­da ac­tual, adap­ta­das a una am­plia va­rie­dad de pro­fe­sio­nes y, al mis­mo tiem­po, con el ob­je­ti­vo de op­ti­mi­zar los es­pa­cios y ma­te­ria­les. En cuan­to a la pre­fe­ren­cia en el úl­ti­mo ru­bro, “el hor­mi­gón ar­ma­do es to­do -sin­te­ti­za el pro­yec­tis­ta- pues re­suel­ve la mor­fo­lo­gía y la es­truc­tu­ra. Es un ma­te­rial muy no­ble con el cual ve­ni­mos ha­cien­do nues­tras obras des­de ha­ce mu­cho tiem­po. A no­so­tros nos gus­ta mos­trar los ma­te­ria­les co­mo son, en es­ta­do bru­to, tan­to en el ca­so del hor­mi­gón co­mo del la­dri­llo, blo­ques, ma­de­ras y hie­rros, en­tre otros”, re­co­no­ce.

FE­DE­RI­CO KULEKDJIAN

BÁ­SI­COS. Los in­te­rio­res prio­ri­zan el ba­jo man­te­ni­mien­to y una es­té­ti­ca jo­ven.

PLAN­TA BA­JA. 1 Sum y es­pa­cio guar­da­co­ches 2 Sala de má­qui­nas 3 Hall de ac­ce­so 4 Jar­dín

PLAN­TA TI­PO. Pri­mer y ter­cer ni­vel.

COR­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.