Pa­sión por las ciu­da­des.

Fa­bio De Marco y Ro­ber­to Con­ver­ti, quin­ce años de pro­yec­tos ur­ba­nos, un nue­vo li­bro y una ex­po­si­ción en Pa­rís du­ran­te la se­ma­na de Amé­ri­ca La­ti­na.

ARQ - - EDITORIAL - Mi­guel Ju­ra­do mju­ra­do@cla­rin.com

Los 15 años de Ofi­ci­na Ur­ba­na, su tra­yec­to­ria y sus pro­yec­tos. Ex­po en Pa­rís y nue­vo li­bro.

Con un nue­vo li­bro y una ex­po­si­ción de sus tra­ba­jos en Pa­rís, Ofi­ci­na Ur­ba­na fes­te­ja sus quin­ce años de­di­ca­dos a la pro­ble­má­ti­ca de las ciu­da­des. Ro­ber­to Con­ver­ti y Fa­bio De Marco for­man es­te equi­po que, des­pués de su ex­pe­rien­cia en el ám­bi­to pú­bli­co de la CABA, sa­lió dis­pues­to a de­jar la es­ca­la de los edi­fi­cios.

En el éxi­to de es­ta em­pre­sa in­flu­yó mu­cho la de­ci­sión de dar un sal­to ha­cia un área po­co ex­plo­ra­da de la pro­fe­sión, pe­ro tam­bién la suer­te ju­gó sus car­tas. En 2002, a po­co de ha­ber de­ja­do la fun­ción pú­bli­ca, los ac­tua­les so­cios de Ofi­ci­na Ur­ba­na y el ar­qui­tec­to José Oli­ver man­te­nían reunio­nes pe­rió­di­cas pa­ra per­fi­lar un plan de ac­ción. Fue en­ton­ces cuan­do lle­gó un lla­ma­do de la ciu­dad de San­ta Fe. Ne­ce­si­ta­ban un plan pa­ra re­cu­pe­rar el puer­to. Al po­co tiem­po lle­ga­ron igua­les pedidos de Neu­quén pa­ra su cos­ta flu­vial y de una em­pre­sa es­pa­ño­la que los re­cla­ma­ba en Se­vi­lla. Los tres ca­sos in­vo­lu­cra­ban cos­tas.

Des­pués un tra­ba­jo tra­jo al otro y el es­tu­dio fue ate­so­ran­do una es­pe­cí­fi­ca tra­yec­to­ria en pro­yec­tos so­bre te­rri­to­rios com­ple­jos. De he­cho, el nue­vo li­bro que aca­ban de edi­tar, ba­jo el tí­tu­lo Te­rri­to­rio en Mo­vi­mien­to, da cuen­ta de esa reali­dad que ca­rac­te­ri­za a las en­co­mien­das que re­ci­ben. No hay bu­có­li­cos coun­tries pre­mium, no hay desa­rro­llos en bal­nea­rios de al­ta ga­ma. Sí hay so­lu­cio­nes ur­ba­nas en en­tor­nos de al­ta com­ple­ji­dad con desafíos am­bien­ta­les, en ám­bi­tos mar­gi­na­li­dad y de ten­den­cias in­vo­lu­ti­vas. Sus clien­tes son ciu­da­des y tam­bién pri­va­dos y or­ga­nis­mos de fo­men­to co­mo el BID o el Con­se­jo Fe­de­ral de In­ver­sio­nes.

Los ti­tu­la­res de Ofi­ci­na Ur­ba­na re­co­no­cen que la ciu­dad es el es­ce­na­rio de pro­ce­sos y ten­sio­nes enor­mes y di­cen que, pa­ra en­fren­tar­las y dar­les un des­tino po­si­ti­vo, el di­se­ña­dor ur­bano de­be ac­tuar co­mo un “orien­ta­dor que guía las ma­ne­ras y el com­por­ta­mien­to fu­tu­ro de ese cam­bio,

trans­for­man­do ese ca­mino en un nue­vo acon­te­ci­mien­to me­mo­ra­ble”.

Al con­tra­rio de lo que es el tí­pi­co tra­ba­jo de un ar­qui­tec­to, los te­mas ur­ba­nos re­quie­re de un “diá­lo­go pro­yec­tual” con ex­tre­ma mul­ti­pli­ci­dad de ac­to­res, que fun­cio­na en un pro­ce­so abier­to, rea­li­za­do a tra­vés de in­ter­ac­cio­nes su­ce­si­vas. Es por eso que pa­ra es­tos ar­qui­tec­tos los pro­yec­tos ur­ba­nos no su­po­nen una fe­cha de ini­cio o fi­na­li­za­ción cier­tas.

“El de­ve­nir del pro­yec­to in­clu­ye un diá­lo­go con una va­rie­dad am­plia de dis­ci­pli­nas y la in­ter­pre­ta­ción de los de­seos y ne­ce­si­da­des de la co­mu­ni­dad”, afir­man; y de­ta­llan que en el lar­go pro­ce­so de con­cre­ción de un pro­yec­to ur­bano, tan­to las dis­ci­pli­nas in­ter­vi­nien­tes co­mo los de­seos del pú­bli­co cam­bian, por lo que el pro­yec­to es­tá siem­pre en un es­ta­do “lí­qui­do”.

Es­te pe­cu­liar en­fo­que so­bre el pro­yec­to fue for­ja­do por la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da en es­tu­dios co­mo el de Nue­va Cos­ta del Pla­ta, un desa­rro­llo pre­vis­to pa­ra el ki­ló­me­tro 12 de la Au­to­pis­ta La Pla­ta/bue­nos Ai­res, so­bre la cos­ta de los Mu­ni­ci­pios de Ave­lla­ne­da y Quil­mes.

Se tra­ta de un desa­rro­llo de im­pron­ta am­bien­tal que cuen­ta con la opor­tu­ni­dad de pro­mo­ver la or­de­na­ción te­rri­to­rial de un sec­tor has­ta aho­ra in­ha­bi­li­ta­do de la cos­ta rio­pla­de ten­se, tal vez el úl­ti­mo sec­tor que se man­tie­nen en es­ta­do sal­va­je.

El pro­yec­to pro­mue­ve la crea­ción de un ba­rrio abier­to al bor­de de un ex­ten­so y di­ver­so espacio pú­bli­co ri­be­re­ño de 5 ki­ló­me­tros con­ti­nuos de la cos­ta del Río de la Pla­ta. Un área ha­bi­ta­ble de 230 hec­tá­reas de su­per­fi­cie, con ex­cep­cio­na­les ca­rac­te­rís­ti­cas am­bien­ta­les y pai­sa­jís­ti­cas, don­de del to­tal de la ur­ba­ni­za­ción ri­be­re­ña, el 75 % de la su­per­fi­cie se pre­ser­va pa­ra el uso pú­bli­co, uti­li­zan­do el 25 % del sue­lo pa­ra la edi­fi­ca­bi­li­dad de los dis­tin­tos usos pro­gra­ma­dos.

En es­te ca­so, los ti­tu­la­res de la ofi­ci­na en­tien­den que res­ta­ble­cer el víncu­lo en­tre la ciu­da­da­nía y el río im­pli­ca “en­tre­la­zar la cul­tu­ra y la co­mu­ni­dad, con el am­bien­te y su na­tu­ra­le­za, sien­do es­te as­pec­to el que cons­ti­tu­ye uno de los ejes es­tra­té­gi­cos del pro­yec­to, pro­mo­vien­do que la ri­be­ra del Río de la Pla­ta ac­tua­li­ce y re­fuer­ce su iden­ti­dad”. Pa­ra ellos es­ta es la opor­tu­ni­dad de re­de­fi­nir la ca­li­dad de vi­da de am­plios y sec­to­res so­cia­les del área me­tro­po­li­ta­na sur de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

En Asun­ción, co­mo con­se­cuen­cia de la re­lo­ca­li­za­ción de su puer­to flu­vial de mer­can­cías, Ofi­ci­na Ur­ba­na di­se­ñó la re­de­fi­ni­ción y am­plia­ción 28 hec­tá­reas de es­pa­cios subuti­li­za­dos, crean­do el Nue­vo Dis­tri­to Ciu­dad-puer­to que bus­ca in­te­gra­ción so­cial, sus­ten­ta­bi­li­dad pa­tri­mo­nial y am­bien­tal y la par­ti­ci­pa­ción e in­ver­sión al sec­tor pri­va­do.

Co­mo le gus­ta re­cal­car a Ro­ber­to Con­ver­ti, su es­tu­dio ca­bal­ga e in­ter­pre­ta una nue­va eta­pa del pen­sa­mien­to de las ciu­da­des, en la que el pro­yec­to ur­bano es la he­rra­mien­ta del cam­bio, ya no lo es la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na. La que sí es­ta­ble­ce re­gu­la­cio­nes, cri­te­rios y pro­ce­di­mien­tos pa­ra ac­tuar. “Al de­cir de Ig­na­si So­lá-mo­ra­les, la ciu­dad no se pla­ni­fi­ca, se pro­yec­ta, no ha­ce fal­ta de­ci­dir el to­tal de la ciu­dad pa­ra ha­cer un in­ter­ven­ción fo­ca­li­za­da”.

Ac­tuar en la ciu­dad re­quie­re es­tar pre­pa­ra­do psí­qui­ca y fí­si­ca­men­te por­que es me­ter los pies en un te­rri­to­rio en con­ti­nuo mo­vi­mien­to; tal vez esa reali­dad pro­fe­sio­nal es la que ha­ya da­do ori­gen al nom­bre del li­bro que aca­ban de pu­bli­car.

Lo cier­to es que los cri­te­rios pro­yec­tua­les y es­tra­té­gi­cos de Ofi­ci­na Ur­ba­na ya cons­ti­tu­yen un im­por­tan­te cor­pus prác­ti­co so­bre la ciu­dad.

Sus pro­yec­tos e ini­cia­ti­vas se mos­tra­rá en La Ga­le­rie d’ar­chi­tec­tu­re de Pa­rís, el pró­xi­mo 29 de mayo, y co­mo par­te la Se­mai­ne de l’amé­ri­que La­ti­ne et des Ca­raï­bes.

1

SO­CIOS. Ro­ber­to Con­ver­ti y Fa­bio de Marco son Ofi­ci­na Ur­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.