Espacio co­la­bo­ra­ti­vo.

En Mendoza ca­pi­tal, la pues­ta en va­lor de una na­ve del ex FFCC San Mar­tín da vi­da a un espacio de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo Hi Tech.

ARQ - - EDITORIAL - Ar­qui­tec­to Fran­cis­co Fi­gue­roa Astrain ES­PE­CIAL PA­RA CLA­RÍN

Pues­ta en va­lor de las an­ti­guas ins­ta­la­cio­nes del ex fe­rro­ca­rril en Mendoza.

La Na­ve Crea­ti­va, co­mo par­te del con­jun­to del Po­lo Cul­tu­ral de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cu­yo, cons­ti­tu­ye un espacio cla­ve en el desa­rro­llo de las in­fra­es­truc­tu­ras que im­pul­san la re­cu­pe­ra­ción y el uso de es­pa­cios pú­bli­cos de la ciu­dad de Mendoza. Pro­yec­tar en re­la­ción a es­ta na­ve im­pli­ca un desafío es­tre­cha­men­te li­ga­do a la re­va­lo­ri­za­ción del pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co. En tal sen­ti­do, en­ten­de­mos por pa­tri­mo­nio no só­lo a la en­vol­ven­te y la es­truc­tu­ra exis­ten­te sino tam­bién al va­cío con­te­ni­do, a la re­la­ción en­tre las na­ves del con­jun­to de la ex Es­ta­ción del Fe­rro­ca­rril Ge­ne­ral San Mar­tín y su iden­ti­dad, que es par­te de la me­mo­ria co­lec­ti­va de la ciu­dad.

El con­cep­to prin­ci­pal de la pro­pues­ta es la bús­que­da de un equilibrio en­tre el res­pe­to por la iden­ti­dad del con­jun­to y la in­cor­po­ra­ción de un nue­vo ele­men­to en el in­te­rior de la na­ve, ne­ce­sa­rio pa­ra po­si­bi­li­tar un nue­vo uso del espacio que fo­men­te la in­no­va­ción y el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo. Se bus­ca man­te­ner el espacio ar­qui­tec­tó­ni­co y for­mas es­truc­tu­ra­les así co­mo el ca­rác­ter, la at­mós­fe­ra y la evi­den­cia del pa­so del tiem­po.

Sos­te­ne­mos que la Na­ve Crea­ti­va, co­mo mul­ti­es­pa­cio pa­ra em­pren­de­do­res y to­do el po­lo cul­tu­ral, for­ma par­te de un sis­te­ma ur­bano de es­pa­cios pú­bli­cos tras­cen­den­ta­les de la ciu­dad, jun­to al Par­que Cen­tral.

El pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co se es­truc­tu­ra a par­tir de dos gran­des es­pa­cios lon­gi­tu­di­na­les. Por un la­do se en­cuen­tra la ti­ra/pas­ti­lla, más in­tros­pec­ti­va pe­ro permea­ble, que alo­ja las ac­ti­vi­da­des más sen­si­bles, jun­to con la dis­po­si­ción de es­pa­cios de ser­vi­cio. Por otro, la plan­ta li­bre que se cons­ti­tu­ye co­mo un gran espacio po­li­va­len­te pa­ra aco­ger un gran aba­ni­co de ma­ni­fes­ta­cio­nes y ac­ti­vi­da­des de­bi­do a su fle­xi­bi­li­dad, ofre­cien­do un ám­bi­to de en­cuen­tro que de­mo­cra­ti­za el ac­ce­so al mun­do di­gi­tal y las nue­vas tec­no­lo­gías.

Es­te gran espacio po­ne en va­lor unl ár­bol exis­ten­te y lo in­cor­po­ra co­mo pro­ta­go­nis­ta. Po­ten­cia­mos la in­te­gra­ción con la ciu­dad me­dian­te una co­ne­xión con el Pa­seo An­to­nio Di Be­ne­det­to a tra­vés de una gran ti­ra de ac­ce­so y con la ex­pan­sión to­tal de es­ta plan­ta li­bre en su fa­cha­da sur. Ade­más, se in­cor­po­ra un mu­ral de Que­sa­da so­bre la fa­cha­da nor­te in­te­rior.

La ti­ra se desa­rro­lla en tres es­tra­tos ho­ri­zon­ta­les su­per­pues­tos, se­pa­ra­dos de la es­truc­tu­ra ori­gi­nal a tra­vés de un fue­lle de ser­vi­cio. En el sub­sue­lo se en­cuen­tran las ac­ti­vi­da­des que re­quie­ren un ma­yor con­trol lu­mí­ni­co, acús­ti­co y de pri­va­ci­dad. En plan­ta ba­ja se en­cuen­tran los ser­vi­cios y es­pa­cios de guar­da­do y áreas con­ti­guas a la na­ve prin­ci­pal. El en­tre­pi­so alo­ja a las ac­ti­vi­da­des de pro­duc­ción di­gi­tal, se­pa­ra­das fí­si­ca­men­te pe­ro co­nec­ta­das vi­sual­men­te con la na­ve prin­ci­pal. In­ter­na­men­te, la pas­ti­lla se or­ga­ni­za a par­tir de un gran mue­ble/ti­ra que in­cor­po­ra es­pa­cios téc­ni­cos, lu­ga­res de guar­da­do y pa­ne­le­ria mó­vil pa­ra di­vi­sio­nes temporales.

Un gran espacio pú­bli­co in­te­rior cu­bier­to que se pro­po­ne co­mo plan­ta li­bre ar­ti­cu­la los usos de la na­ve con los de las de­más na­ves del con­jun­to. Lo­gra con­te­ner las ac­ti­vi­da­des más li­bres del pro­gra­ma gra­cias a su mu­ta­bi­li­dad, fo­men­tan­do el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo y en red. Ade­más, es­te espacio cuen­ta con una nu­be téc­ni­ca que con­tie­ne ar­te­fac­tos de ilu­mi­na­ción, so­ni­do y di­vi­so­res es­pa­cia­les que se des­li­zan por rie­les y se adap­tan a las di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes.

En cuan­to al sis­te­ma cons­truc­ti­vo, hay dos si­tua­cio­nes: por un la­do, la pues­ta en va­lor del pa­tri­mo­nio; por otro, el desa­rro­llo de la pas­ti­lla de ser­vi­cios y ac­ti­vi­da­des. En cuan­to a la na­ve pa­tri­mo­nial, bus­ca­mos res­tau­rar el má­xi­mo de ele­men­tos ori­gi­na­les, de­jan­do que és­ta ex­pre­se la his­to­ria, pre­mi­sa fun­da­men­tal del pro- yec­to. Res­pec­to de la en­vol­ven­te, se pro­po­ne res­tau­rar las cha­pas o bien re­em­pla­zar­las e im­ple­men­tar una do­ble piel de cha­pa con ais­la­ción tér­mi­ca. Y en la cu­bier­ta, el re­em­pla­zo de las cha­pas y lu­ce­ras, in­cor­po­ran­do ais­la­cio­nes con se­lla­do to­tal.

Pa­ra ma­te­ria­li­zar la ti­ra, pro­po­ne­mos un sub­sue­lo con­for­ma­do por ta­bi­ques de hor­mi­gón ar­ma­do so­bre el que se apoya una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca con­for­ma­da por per­fi­les nor­ma­les y un sis­te­ma de lo­sas ti­po steel-deck. La ta­bi­que­ría in­te­rior se ma­te­ria­li­za por vía se­ca, con el fin de fle­xi­bi­li­zar las mu­ta­cio­nes fu­tu­ras.

En cuan­to a la sus­ten­ta­bi­li­dad, desa­rro­lla­mos sis­te­mas pa­si­vos de ilu­mi­na­ción y cli­ma­ti­za­ción pa­ra re­du­cir con­su­mos y me­jo­rar el gas­to ener­gé­ti­co del edi­fi­cio. Ade­más, el di­se­ño con­tie­ne un sis­te­ma de ven­ti­la­ción na­tu­ral que apro­ve­cha las con­di­cio­nes de al­tu­ra de la na­ve. En cuan­to a la ilu­mi­na­ción, se pro­yec­ta una pues­ta en va­lor de las aber­tu­ras exis­ten­tes y se in­cor­po­ran vi­drios pa­ra dis­mi­nuir trans­fe­ren­cias tér­mi­cas.

Por otra par­te, se plan­tea un sis­te­ma de re­co­lec­ción de aguas de llu­via pa­ra su reutli­za­ción. El tra­ta­mien­to de re­si­duos, por su­par­te, res­pon­de a un sis­te­ma de pre­cla­si­fi­ca­ción pa­ra su re­ci­cla­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.