LAS ME­GA­CIU­DA­DES DE AMÉ­RI­CA LA­TI­NA Y SU HIS­TO­RIA

Una mues­tra en Nue­va York da cuen­ta de las am­bi­cio­nes de los go­bier­nos na­cio­na­lis­tas de los años 50 y 60 a tra­vés de su ar­qui­tec­tu­ra, sig­na­da por ave­ni­das ma­jes­tuo­sas y par­la­men­tos pa­la­cie­gos.

ARQ - - ARQUITECTURA -

Pa­ra aque­llos via­je­ros que dis­fru­tan del di­se­ño, en­tre las prin­ci­pa­les car­tas de pre­sen­ta­ción de Ciu­dad de Mé­xi­co, Lima o San Pa­blo -aque­llas me­ga­ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas- es­tán sus de­li­ran­tes es­truc­tu­ras mo­der­nis­tas. Aun­que a mu­chas les ven­dría bien una res­tau­ra­ción, esas gran­des to­rres y ave­ni­das ele­va­das aún re­fle­jan las am­bi­cio­nes de los go­bier­nos na­cio­na­lis­tas de los años cin­cuen­ta y se­sen­ta. Ex­po­si­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo “La­ti­noa­mé­ri­ca en cons­truc­ción: su ar­qui­tec­tu­ra de 1955 a 1980”, la prin­ci­pal mues­tra de 2015 del MOMA de Nue­va York, han po­si­cio­na­do el mo­men­to mo­derno co­mo la era de oro de la re­gión; y el tra­ba­jo de ar­qui­tec­tos co­mo Os­car Nie­me­yer y Luis Ba­rra­gán ha mo­ti­va­do ex­po­si­cio­nes, pro­duc­cio­nes de mo­da y fo­tos en Instagram que pa­re­cen ha­ber si­do to­ma­das des­de el mis­mo pun­to. Sin em­bar­go, los que vi­ven en es­tos lu­ga­res sa­ben que sus ex­pe­ri­men­tos ur­ba­nos mo­der­nis­tas es­tán ci­men­ta­dos so­bre una cla­ra his­to­ria pre­via. Es un re­la­to de am­bi­ción, na­cio­na­lis­mo, vio­len­cia, in­no­va­ción téc­ni­ca y trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca que se desa­rro­lla en ave­ni­das ma­jes­tuo­sas y par­la­men­tos pa­la­cie­gos. Mos­trar­lo es la me­ta de “La me­tró­po­lis en Amé­ri­ca La­ti­na, de 1830 a 1930”, una ex­po­si­ción re­ve­la­do­ra y mu­chas ve­ces ro­mán­ti­ca que se pue­de vi­si­tar en la Ame­ri­cas So­ciety en Man­hat­tan. Es­ta mues­tra es un via­je que nos re­gre­sa cien años al pa­sa­do y analiza el pla­nea­mien­to y la ex­pan­sión ini­cia­les de seis ca­pi­ta­les la­ti­noa­me­ri­ca­nas: Bue­nos Ai­res, La Ha­ba­na, Lima, Ciu­dad de Mé­xi­co, Río de Ja­nei­ro (que fue ca­pi­tal de Bra­sil has­ta 1960) y San­tia­go. Los curadores -Idu­rre Alon­so, cu­ra­dor ad­jun­to pa­ra las co­lec­cio­nes de Amé­ri­ca La­ti­na del Getty Re­search Institute, y Ma­ris­te­lla Cas­cia­to, cu­ra­do­ra prin­ci­pal de co­lec­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas­han en­tre­mez­cla­do ma­pas, do­cu­men­tos de pla­nea­ción, fo­to­gra­fías y otros re­gis­tros de cons­truc­ción ur­ba­na de esas seis ciu­da­des, con lo que di­bu­jan una na­rra­ti­va he­mis­fé­ri­ca de he­ren­cia co­lo­nial y as­pi­ra­cio­nes re­pu­bli­ca­nas. El pró­lo­go nos mues­tra có­mo era una ciu­dad pre­co­lom­bi­na a tra­vés de ma­pas pos­te­rio­res a la con­quis­ta de Te­noch­titlán, la ca­pi­tal az­te­ca que se con­vir­tió en Ciu­dad de Mé­xi­co, y Cus­co, la an­ti­gua ca­pi­tal in­ca de Pe­rú. Tam­bién pre­sen­ta el di­se­ño ur­bano del vi­rrei­na­to es­pa­ñol, por me­dio de gra­ba­dos co­mo el de la or­de­na­da San­to Do­min­go, la pri­me­ra ciu­dad co­lo­nial del Nue­vo Mun­do. Su tra­zo rí­gi­do en for­ma de cua­drí­cu­la, que in­clu­ye una enor­me pla­za cen­tral y ca­lles que par­ten des­de ella y la ro­dean, se con­vir­tió en el mo­de­lo pa­ra la cua­drí­cu­la es­pa­ño­la, que se pro­pa­ga­ría por to­do el con­ti­nen­te. En es­tas ciu­da­des co­lo­nia­les, la ca­te­dral, que sim­bo­li­za la ci­vi­li­za­ción eu­ro­pea y la su­pre­ma­cía im­pe­rial, es­ta­ba en el cen­tro y en sus cer­ca­nías se en­con­tra­ban los edi­fi­cios co­mer­cia­les y mi­li­ta­res. La ca­te­dral de Lima, con su par de ca­pi­te­les neo­clá­si­cos que en­mar­can una puer­ta co­lo­sal, aparece en una am­plia­ción de ta­ma­ño mu­ral; una fo­to más pe­que­ña cap­tu­ra la prin­ci­pal ca­te­dral me­xi­ca­na, de cor­te más ba­rro­co, que rei­na so­bre el gi­gan­tes­co Zó­ca­lo. La opu­len­cia de la ca­te­dral re­fle­ja­ba no so­lo el po­de­río re­li­gio­so y mi­li­tar, sino ade­más la ri­que­za lo­cal y la es­tra­ti­fi­ca­ción so­cial. Dos li­to­gra­fías de 1827 de vi­si­tan­tes eu­ro­peos a Río re­tra­tan pi­ca­res­cas es­ce­nas ca­lle­je­ras en las que abun­dan los mer­ca­de­res, los mon­jes, los buho­ne­ros y los es­cla­vos. Los seis paí­ses cu­yas ciu­da­des se ana­li­zan en la mues­tra ob­tu­vie­ron su in­de­pen­den­cia du­ran­te el pri­mer cuar­to del si­glo XIX. Los nue­vos go­bier­nos, re­pu­bli­ca­nos en su ma­yo­ría e im­pe­rial en Río de Ja­nei­ro, se pro­pu­sie­ron reha­cer sus ca­pi­ta­les co­lo­nia­les con nue­vos par­la­men­tos na­cio­na­les y mi­nis­te­rios fe­de­ra­les. Los ar­qui­tec­tos mu­chas ve­ces mez­cla­ban to­ques in­dí­ge­nas mes­ti­zos con tro­pos co­lo­nia­les y de las Be­llas Ar­tes al ser­vi­cio de las nue­vas am­bi­cio­nes na­cio­na­les. Es­tas am­bi­cio­nes tam­bién se ma­ni­fes­ta­ron a tra­vés de mo­nu­men­tos pú­bli­cos nue­vos, in­clu­yen­do es­ta­tuas ecues­tres con cla­ras si­mi­li­tu­des. A Ber­nar­do O’hig­gins, hé­roe de la in­de­pen­den­cia chi­le­na, se le con­me­mo­ra a ca­ba­llo en la pla­za de San­tia­go; Si­món Bo­lí­var ga­lo­pa en Lima, y José San Mar­tín pia­fa en Bue­nos Ai­res. La Ciu­dad de Mé­xi­co di­ri­gió la mi­ra­da ha­cia su pa­sa­do in­dí­ge­na en bus­ca de íco­nos na­cio­na­les. Una es­ta­tua de Cuauh­té­moc, el úl­ti­mo em­pe­ra­dor az­te­ca, se en­cuen­tra de pie so­bre un pe­des­tal des­de don­de mi­ra la nue­va ciu­dad en la que se ha con­ver­ti­do Te­noch­titlán, mis­ma que fue re­di­bu­ja­da por los es­pa­ño­les y en­ton­ces era una fuen­te de or­gu­llo re­pu­bli­cano. Des­cu­bri­mos mu­chas de esas es­ta­tuas en im­pre­sio­nes gra­nu­lo­sas en pla­ta y se­pia; de he­cho, es­ta es tan­to una mues­tra de los prin­ci­pios de la fo­to­gra­fía co­mo lo es de la ar­qui­tec­tu­ra y la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na. Pa­ra 1900, los fo­tó­gra­fos en es­tas ca­pi­ta­les la­ti­noa­me­ri­ca­nas ya po­dían to­mar ins­tan­tá­neas de los lu­jo­sos par­ques ur­ba­nos en Bue­nos Ai­res y Ciu­dad de Mé­xi­co, que eran es­pa­cios pa­ra el ocio de la nue­va bur­gue­sía. Am­bas ciu­da­des tu­vie­ron re­mo­de­la­cio­nes ra­di­ca­les en aque­lla épo­ca, pues se cons­tru­ye­ron pa­seos os­ten­to­sos y des­co­mu­na­les ins­pi­ra­dos en el mo­de­lo pa­ri­sino. En la ex­hi­bi­ción se apre­cian imá­ge­nes fa­mi­lia­res de un fo­tó­gra­fo no iden­ti­fi­ca­do que re­tra­tan la ma­jes­tuo­sa Ave­ni­da de Mayo de Bue­nos Ai­res (fo­to), un bu­le­var cons­trui­do en con­me­mo­ra­ción de la in­de­pen­den­cia ar­gen­ti­na. En lo que res­pec­ta a las fo­to­gra­fías an­ti­guas de Río, es di­fí­cil ver­las sin sen­tir una en­vi­dia de­ses­pe­ra­da. La que con­si­de­ro la ciu­dad más her­mo­sa del pla­ne­ta aparece, en cier­ta me­di­da, co­mo la más so­fis­ti­ca­da de las seis ca­pi­ta­les ana­li­za­das en es­ta ex­po­si­ción. En dos ex­qui­si­tas fo­to­gra­fías pa­no­rá­mi­cas del fo­tó­gra­fo bra­si­le­ño Marc Fe­rrez, fe­cha­das al­re­de­dor de 1895, el Pan de Azú­car se al­za im­po­nen­te so­bre Bo­ta­fo­go y Fla­men­go, los bu­le­va­res y ca­lle­jue­las de la ca­pi­tal en se­duc­to­ra ar­mo­nía con la pla­za y la la­de­ra. Fe­rrez tam­bién cap­tó los ci­ne­mas se­ño­ria­les de Río, así co­mo los exu­be­ran­tes jar­di­nes bo­tá­ni­cos; ade­más de las nue­vas obras de in­fra­es­truc­tu­ra, co­mo un tran­vía que atra­ve­sa­ba el mon­te ba­jo has­ta el Cor­co­va­do, el pi­co ver­de que pron­to que­da­ría co­ro­na­do con la es­ta­tua del Cris­to Re­den­tor. Con el tiem­po, una nue­va ge­ne­ra­ción de ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res ur­ba­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, me­nos ape­ga­dos a los mo­de­los eu­ro­peos, trans­for­ma­ría es­tas ca­pi­ta­les nue­va­men­te. Una fo­to­gra­fía de 1927 de la pla­za Ma­re­chal Flo­riano en Río nos da un atis­bo de lo que es­ta­ba por ve­nir, con sus mo­sai­cos on­du­lan­tes en blan­co y ne­gro di­se­ña­dos por Ro­ber­to Bur­le Marx. Bur­le Marx tam­bién di­se­ñó el pai­sa­je de la nue­va ca­pi­tal, Bra­si­lia, que lle­va­ría la am­bi­ción na­cio­nal a nue­vos ex­tre­mos. Mien­tras que Bue­nos Ai­res in­vi­ta­ría a Le Cor­bu­sier, el após­tol sui­zo de las to­rres y las ex­ca­va­do­ras, pa­ra re­ima­gi­nar a la ca­pi­tal ar­gen­ti­na des­de ce­ro. Cu­ba adop­ta­ría una es­tra­te­gia dis­tin­ta pa­ra la rein­ven­ción na­cio­nal; una que, iró­ni­ca­men­te, ha de­ja­do bue­na par­te de la ar­qui­tec­tu­ra an­te­rior de La Ha­ba­na en su lu­gar, aun­que al­go de­te­rio­ra­da. Las ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas se con­vir­tie­ron en es­pa­cios de fan­ta­sías utó­pi­cas, que so­lían ir de la mano de pe­sa­di­llas po­lí­ti­cas, pe­ro an­tes de las nue­vas to­rres -y an­tes de los ele­fan­tes blan­cos que son los es­ta­dios olím­pi­cos de Río y los mu­seos de los gran­des ca­pi­ta­les del DF- ya eran ciu­da­des de en­sue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.